Mi prometido ama a mi hermana – Arco 7 – Capítulo 14

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Mientras estaba inmerso en la desesperación, todavía acumulé poder mágico durante varios años, luego dibujé el círculo mágico para volar al otro mundo. Fue el mismo proceso de siempre, nada cambió… nada debería haber cambiado y aún así.

Junto a un sonido tempestuoso, innumerables luces salieron del círculo mágico a mis pies. Mientras las partículas de luz se dispersaban en todas direcciones como criaturas vivas que se retuercen, mi cuerpo pronto fue tragado por ellas. Hasta este punto, fue igual que la última vez y la anterior y todas las anteriores. El problema comenzó a continuación. Ocurrió algo diferente que antes. De repente, todas las luces desaparecieron. Sin saber qué pasó, traté de inferir qué pasaba, cuando noté que la invocación mágica se había suspendido a mitad de camino. Justo cuando evaluaba ese hecho, la oscuridad cayó sobre mi cabeza y mi visión se tiñó de negro.

Se me puso la piel de gallina en la espalda cuando sentí que el suelo se desmoronaba debajo de mí. De hecho, no era solo una expresión figurativa, estaba de verdad “cayendo”. ¿Debería decir que me engañó el círculo mágico? Para decirlo de forma sencilla, supuse que la magia había fallado. Y así, no podía pasar al siguiente mundo. Me había preparado para que tal cosa sucediera un día, pero ¿por qué, por qué debe ser ahora? Habría sido mucho mejor si hubiera ocurrido antes, o incluso mucho antes. En el momento en que pensé que todo terminaría ahora y mi mente estaba dominada por un sentimiento de aceptación y resignación… Escuché la voz de Emma. Leer más…

Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 113: Preguntas

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Cuando Rong Zhouzhong terminó de filmar, ya era la una y media de la mañana. Después de cambiarse rápidamente de su ropa mojada y defenderse del elenco y los miembros del equipo que vinieron a celebrar su “muerte” (también conocida como la finalización de la escena final de su personaje), corrió por la playa.

El asistente, que conocía un poco la historia interna, lo persiguió apresuradamente con una toalla. —Ah’Zhong, ¿tal vez, deberías ir mañana? —Él sugirió. —Es tan tarde, el Sr. Shi ya debe haberse ido a la cama. Además, llevas tanto tiempo en el mar, deberías darte prisa y darte un baño caliente para calentarte. ¡Ni siquiera te secaste el cabello! Con este viento, definitivamente vas a coger un resfriado. Leer más…