La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 119: Autodestrucción (3)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—¡De ninguna manera!

Tan pronto como terminó varios pecadores, incluido el vizconde Merriart, cayeron al suelo. Habían estado esperando un poco, pero se dieron cuenta de que era una trampa, no un agujero para escapar.

—¡Urgh…!

El vizconde Merriart soltó un gruñido grotesco al darse cuenta de que Vika lo había engañado nuevamente y no preguntó por su sentencia, como si hubiera perdido toda su voluntad. El noble, que lo miró con ojos fríos, se giró hacia el resto de los pecadores en pánico.

—¡Siguiente!

Como la primera oración fue una decapitación, los otros esperaron su turno mientras se sentían nerviosos y temblaban de miedo. Y cada vez que los llamaban por su nombre, se desmayaban. Los ojos y la boca del noble eran despiadados.

Condenó una decapitación sin piedad de nadie en sucesión, y finalmente llegó a Mielle.

—Pecadora, Mielle Roscent.

Al escuchar su nombre, tomó el brazo de Caín, sorprendida. Su apariencia temblorosa era lamentable. Mielle se volvió para mirar a Aria antes de ser sentenciada. Como aquellos que habían sido condenados a muerte, temía ser traicionada.

—Como eres joven y no cometiste ninguna traición grave que pudiera dañar al imperio, te condeno a cincuenta años de prisión.

¿Cincuenta años de prisión? Era más liviano que una decapitación, pero era lo mismo ya que no podría salir de por vida. Después de ser encarcelada en un corto período de tiempo, Mielle se dio cuenta de que no duraría cincuenta años allí.

Era difícil pasar algún tiempo en prisión incluso cuando era noble. Definitivamente no sobreviviría allí como plebeya. Ella pensó que no solo su cuerpo se pudriría sino que también quedaría mentalmente devastada y se volvería loca. Preferiría morir.

¡Dijiste que me salvarías! ¿Por qué me dejas pasar cincuenta años en prisión? ¡Estás tratando de imitar a un santo con solo dejarme vivir!

Mielle estaba a punto de maldecir a Aria, que la había metido en el infierno, con resentimiento, pero el aristócrata no se movió y continuó:

—Sin embargo, debido a una petición especial, podemos hacer una excepción. Si está dispuesta a ser vigilada todo el tiempo, podrá salir. Si intenta escapar, será ejecutada de inmediato.

¿Qué es eso…? 

Mielle, que no podía entender excepto que podía salir de la cárcel, miró a su hermano Caín en busca de una respuesta. Él había mantenido su expresión dura, pero ahora, había una sonrisa en su rostro.

—Hermano, ¿qué significa eso…?

—Aria debe haberte ayudado según lo prometido. Si estás con ella, podrías salir. Significa que podrías vivir una vida como la has vivido si te quedas con Aria.

Los ojos de Caín se volvieron hacia Aria y le expresó su mayor gratitud.

¿De verdad? ¿Es eso lo que realmente significa? ¿Aria realmente me ayudó, a diferencia de Vika que traicionó a los demás?

—Aria debe haber presentado la petición.

—Sí. Es la única que puede ayudar a esa perra malvada ya que la familia Roscent se ha dividido y dispersado.

—¡Oh, Dios mío! Ella es tan amable.

—¿Pero está bien que la señorita Aria haga el bien por una perra tan perversa como esta?

—Bueno, ¿la señorita Aria no la convertiría en una persona normal?

Todos los espectadores se burlaban de Mielle, adivinaban, y los pecadores la envidiaban.

A pesar de confirmar la situación, Mielle a penas estaba convencida debido a su incompetencia y miró a Aria, quien le había salvado la vida. Ella, sonriendo con alegría mientras estaba satisfecha, estaba llena de pureza y sin malicia.

¿Por qué quería lastimar a una mujer tan buena? 

Sus ojos se llenaron de lágrimas de pesar y alegría, muy cálidas y transparentes. Fue como la buena voluntad de Aria.

—Pecador, Caín Roscent.

El siguiente era Caín. Estaba cerca del lado de Mielle, por lo que fue suficiente girar la cabeza. Su hermana Mielle tuvo la ayuda de Aria, por lo que no estaba preocupado.

Más bien, su rostro parecía brillante. Podría estar pensando que él también podría ser salvado. Era plausible porque su abogado, Lier, había entrado y salido de la cárcel varias veces.

—Se le condena a decapitación.

Sin embargo, lo que cayó fue una condena pesada. Los ojos de Caín miraban incrédulos al aristócrata.

¿Por qué? Mi abogado ha destruido las pruebas con todo su esfuerzo, entonces, ¿por qué?

—¡No puede ser! ¡Hermano!

Mielle, que se sintió aliviada porque evitó morir, tomó a Caín del brazo sorprendida, y su rostro se puso pálido como si estuviera a punto de desmayarse.

—¿Por qué cambiaste de opinión ahora? —le preguntó Carin a Aria en voz muy baja mientras miraba el rostro pálido de Caín.

—Creo que con perder a toda su familia, Mielle estaría loca, y no podría lograr lo que quiero. Si Caín estuviera vivo, podría haberlo usado en alguna parte —le respondió feliz.

—Dios mío, ¿cómo di a luz a este niño aterrador? Tengo un corazón frío, pero no soy tan dura como tú.

Miró a Chloe, que estaba sentado junto a Lohan, admirándola, porque si no se parecía a ella, entonces solo le quedaba compararla con su padre. Entonces, sus ojos se encontraron con los de él. Carin lo miró con el ceño fruncido, pero Chloe sonrió porque él estaba tan feliz, y miró hacia otro lado mientras fruncía un poco los labios.

Al mismo tiempo, el aristócrata continuó declarando la sentencia.

—Ese sería el castigo apropiado, pero según los documentos presentados por el abogado, hay una razón para reducir la pena, por eso te condeno a cadena perpetua. Serás un sirviente del Castillo Imperial, considerando que tienes un padre soltero y enfermo, y una hermana que vivirá en prisión —y una vez terminó, se giró hacia el próximo sin dudarlo.

Aunque no fue una decapitación, Caín se hundió en el suelo con rostro devastador por la desastrosa sentencia que recibió incluso después de contratar al mejor abogado del imperio. Y había algo extraño en la frase…

¿Un padre soltero? ¿Por qué se dirigió a mi padre como soltero?

—Hermano, me alegro de que estés salvo… —Mielle, que no sabía lo que estaba pensando Caín, trató de consolarlo, luciendo aliviada de que su único hermano no estuviera muerto, pero él frunció el ceño.

—¿Por qué, por qué llamó a nuestro padre soltero? —le preguntó después de pensar.

—¿Eso…?

—¡Dijo que habían considerado que tenía un padre soltero enfermo!

—¿Dijo eso? —parpadeó Mielle, que había olvidado las palabras del noble en la alegría de que Caín estuviera vivo.

Caín miró a Aria y Carin, donde se enfrentó con una brillante sonrisa incomprensible.

¿Qué está pasando?

—De todos modos, me alegro de que estés vivo. Mira, somos los únicos dos que hemos sobrevivido aquí.

Mielle alzó la voz con alegría y captó la mirada feroz de los pecadores. Naturalmente, esas miradas no eran de alegría porque había expresado que estaba contenta de sobrevivir sola frente a personas que estaban siendo condenadas a muerte.

Sin embargo, Mielle no ocultó su alegría al enfrentar todo tipo de miradas galantemente como si hubiera decidido confiar en Aria, que la había salvado, y abandonarlos cuando la habían estado alabando hasta ahora.

—¿Cómo pudo ella…?

—No conocía su mal genio en absoluto…

—¡¿Cómo pudo sobrevivir una perra así y yo…?! No importa lo joven que sea… ¡Oh, realmente no he ayudado mucho!

Los caballeros usaron la fuerza para mantener callados a los pecadores que gritaban. Pero para los culpables que estaban a punto de morir, ya no tenían miedo de los caballeros; algunos se apresuraron hacia Mielle, gritando que morirían juntos.

—¡Yaaah!

—¡Parad!

Pero su intento fue fácilmente vencido por los caballeros, resultando en varios acusados con brazos y piernas rotos. Mielle se estremeció en los brazos de Caín.

—Es un espectáculo terrible. Dudo que fueran los nobles del imperio hasta no hace mucho —chasqueó la lengua Asher. Luego, saltó de su asiento como si ya no pudiera ver este desastre y se acercó a los acusados—. Estoy cansado de verte explicarles las mismas cosas porque todos van a oír las mismas palabras.

Asher parecía muy aburrido cuando dijo que el noble continuaría sentenciando una decapitación tras otra, y le tendió la mano al aristócrata que estaba sentenciando.

—Voy a continuar.

—¿Si?

—Mi padre me dijo que terminara rápido e informara, así que tenemos que darnos prisa. Lo importante no es ejecutarlos, sino apoyar su señorío.

Por eso el emperador no asistió aquí.

—Así que me ocuparé de todo de una vez.

Finalmente, el aristócrata, que conocía la personalidad de Asher, entregó los papeles como si fuera inevitable, y el príncipe comenzó a llamar los nombres que aún no habían sido anunciados.

—De esta manera, condeno a los trece a ser decapitados.

Hubo un silencio en ese tono sin compasión, y la plaza se llenó solo con el aire frío que salió de la expresión fría de Asher. Incluso Aria, que había visto su mirada fría en el pasado, se sorprendió por su voz.

—Y quedan los dos, el ex duque y la princesa Frederick.

A diferencia de los otros imputados, como los dos fueron los principales instigadores de esta rebelión, parecían estar recibiendo una sentencia separada. O tal vez le había quitado los papeles al noble, suponiendo que le sería aburrido dejarle la sentencia a otros.

—Lo siento por el duque. A pesar de que había sido hace mucho tiempo, su familia tiene la sangre real, pero en us manos se encuentra el final de la última familia ducal en el imperio

Dijo que lo sentía, pero el duque se tragó la saliva porque su expresión era fría.

—A veces un hombre tiene que apreciar lo que tiene, y podrá obtener algo inesperado y precioso —dijo Asher, mirando hacia donde estaba Aria—. Ahora que lo pienso, debería estar agradecido con el duque, porque ha sido de gran ayuda en muchos sentidos desde que era muy joven.

El invierno no había terminado aún, por lo que el aire frío chocó con el rostro sudoroso del duque.

—¿Por qué hiciste algo tan terrible si estás tan asustado? —se burló del duque y continuó sentenciándolo—. Para el duque Frederick, su sentencia es la decapitación y su cuerpo será colgado a la entrada de la capital durante un mes.

El duque cerró los ojos con fuerza. Sin embargo, no se sorprendió, por lo que parecía estar preparado. No era deseable, pero nada daba más miedo que esto, así que caminó hacia el último pecador, Isis.

—Isis Frederick.

El cuerpo de Isis temblaba de vez en cuando mientras miraba. Era una apariencia diferente cuando se enfrentó a Lohan; estaba lleno de malicia.

—Te asustaste tanto que te casaste con un rey de otro país y vendiste el imperio —le dijo como si le hubiera decepcionado que se hubiera dejado abandonar por la desesperación.

Lo que dijo era verdad.

¿Cómo pudiste pensar en la traición? No importa cuánto me odiaste, incluso si fueras la hija mayor del duque, deberías defender el imperio.

—Si no fueras tan mala, ¿por qué tu hermano traicionó a tu familia? Lamento mucho ver su rostro abatido —susurró Asher, señalando las gradas.

Mientras seguía su mano, Oscar, un hombre pálido, miraba con nerviosismo a su padre y a su única hermana.

Al ver su rostro preocupado, no encontró ni una sombra de un traidor: solo vio el rostro de su propio hermano, arrepentido. Había pensado que si lo veía, terminaría gritándole por las cosas terribles que hizo.

—¿Por qué pones esa cara?

—¿Qué pasará con Oscar? —preguntó Isis.

—Bueno, vivirá como un plebeyo, a quienes odiabas tanto. —Cuando Isis se quedó mirándolo, sin decir nada, él continuó—. Es quien puso a tu familia en el infierno, pero estás bastante aliviada.

¿Qué más podría hacer? No viviría adecuadamente si viviera con su misericordia. Si pudiera volver al pasado… 

Isis, que sabía que era un engaño tonto, esperó a que llegaran sus últimos momentos sin ningún otro estallido desagradable. Todo había terminado.

Ni siquiera podía gritar porque estaba atrapada en una trampa cuando él la había llevado intencionalmente al borde del precipicio. La única buena noticia fue que Oscar sobrevivió. Nunca había pensado en el bienestar de su hermano como un espantapájaros, pero cuando vio su rostro, pensó que era bueno que estuviera vivo.

Asher sonrió y se dijo a sí mismo en voz baja, por lo que Isis sería la única en escucharlo.

—Tomas una decisión estúpida hasta el final. A pesar de todo, tienes algo de sangre real —murmuró Asher para sí con una sonrisa, y solo Isis lo escuchó. Antes de que pudiera darse cuenta de qué significaba, la sentenció—: La pecadora, Isis Frederick, es condenada a decapitación; el cuerpo, como el duque, será colgado en los muros de la capital durante un mes.

Tan pronto como terminó, se ejecutó la sentencia.

El primero fue el vizconde de Merriart, a quien le cortaron la cabeza. Los pecadores que esperaban su turno para la única guillotina estaban llorando, orinándose o expresando sus miedos. Asher lo había preparado a propósito.

La muerte que se desarrollaba ante ellos era suficiente para hacerlos perder la cabeza, y los caballeros les rompían las extremidades cada vez que se desmayaban para despertar.

—¿Qué es lo último que quieres decir? —le preguntó Asher a Isis, que estaba observando a los caballeros recoger la cabeza y el cuerpo del duque que había sido ejecutado justo antes que ella. Aunque se sometió a su destino, era difícil ver la cabeza de su padre separada de su cuerpo. Sacudió la cabeza con los ojos cerrados con fuerza. Sus brazos y piernas eran como hojas delgadas; habían perdido su función y podrían ser sacudidos por fuertes vientos.

—Espero que no renazcas como ser humano en tu próxima vida.

La hoja de la guillotina cayó, y la cabeza de Isis, que cerró los ojos con fuerza, cayó al suelo. Fue una muerte solitaria para la mujer malvada que había sacudido el imperio en su mano y acosado al príncipe heredero.

Tan pronto como el último pecador fue ejecutado, la multitud gritó. Era la condenación para los codiciosos criminales que se habían atrevido a tragarse el imperio y el elogio para el príncipe heredero que los había vencido a todos de antemano sin derramamiento de sangre.

♦ ♦ ♦

—Termina tan fácilmente —dijo Aria, que había visto que le cortaron la cabeza a Isis, con una voz bastante hueca. Isis era una mujer noble de alto rango a quien Aria nunca se había atrevido a ver en el pasado, pero su final fue tan inútil.

La mujer noble de rango tan alto como el cielo, fue tratada como algo trivial, y pensó que en comparación su antiguo yo, cuya cabeza había sido cortada por Caín, no habría sido nada. Si ese mundo seguía girando, sin tener a la mujer malvada cuya cabeza fue cortada, lo más probable es que su cuerpo fue tratado como basura.

Si no fuera por el reloj de arena, no habría visto esta vista preciosa.

Ella había prometido vengarse, pero se sintió extraña porque resultó más fácil de lo que esperaba.

Incluso Mielle y Caín, que se veían tan bien en el pasado cuando ella no tenía nada, solo se veían en los ojos de Aria como una hermana y un hermano muy humildes y en mal estado. Por supuesto, no había terminado por completo porque el punto culminante aún permanecía, pero era diferente del momento en que había apuntado al momento adecuado, aumentando su fuerza hasta entonces. Ahora sólo quedaba disfrutar de su lenta y dolorosa muerte.

—Eso es lo que estoy diciendo. ¿Quién sabía que los grandes nobles del imperio serían así? —asintió Carin, mirando los cadáveres recogidos mientras fruncía el ceño, ya que no era agradable verlos.

Pero fue simplemente por la terrible escena, no porque sintiera lástima para la hermana y el hermano que no la habían tratado como a su madre a pesar de que había sido una farsa. El dúo temblaba asustado con rostro pálido por los cadáveres frente a ellos, pero nadie les prestó atención.

—Ahora que terminó el entretenimiento, creo que deberíamos ir a su mansión —dijo Lohan, saltando de su asiento como si no le importara la escena. Parecía que quería llevar a Aria a Croa tan pronto como fuera posible después de revelar su identidad.

—Sí —concordó Chloe.

Para él era más importante hablar con la mujer y la hija a las que había anhelado que con nobles de otro país con los que no conocía.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.