Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 114: Idiotas y Tontos

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


¿Nuestro hermano? Que maldita broma.

Shi Jin estaba un poco molesto. Rara vez se enfadaba o se hartaba de verdad, pero ahora eran ambas cosas. No fue por Rong Zhouzhong, sino por todo este asunto de la hermandad que parecía demasiado enredado y desordenado como para desenredarlo.

¿Esto es suficiente o no…? ¿Oye, Xiao Si, tal vez matar a este tipo cubierto de pastel no es una mala idea? ¿Debería matarlo?

Xiao Si no respondió, como si nunca hubiera existido.

Shi Jin no pudo soportarlo más. Giró la muñeca en el agarre de Rong Zhouzhong de modo que ahora era él quien estaba agarrando el antebrazo de su hermano y lo empujó hacia un asiento. Agarró una servilleta y limpió la crema de la cara de Rong Zhouzhong, luego se inclinó para que estuvieran uno frente al otro de cerca y habló con impaciencia. —Rong Zhouzhong, ¿no tienes muchas quejas contra mí? ‌¿No me odias mucho? ¡Vamos, no te detengas, habla! ¡Dilo! ¡Quiero que lo digas todo!

Rong Zhouzhong estaba desconcertado por sus acciones, una rara mirada de asombro apareció momentáneamente en su rostro. Sus labios se abrieron y cerraron, luego comenzó. —Xiao Jin…

—¡No me llames así! “Gordo feo”, “tonto que no sabe nada”, “patético, lamentable bastardo”, “¿Te estás muriendo? ¿Finalmente vas a morir?” “¿Por qué alguien como tú tiene que nacer en nuestra familia?” ¡Esto es lo que se supone que debes decir! ¡Así que dilo! ¡Dilo todo! ¡Te estoy diciendo que lo digas!

La voz de Shi Jin se elevó gradualmente, a medida que las emociones ajenas a él surgían en su corazón. Los recuerdos se apresuraron, pero a diferencia del pasado, no logró mantenerse como un observador distante y, en cambio, fue tragado por su torrente furioso.

Lo que vio ya no fue la sala de cine, sino la magnífica casa en el campo de la ciudad M, las paredes blancas del hospital y la cama de hospital en la que estaba atrapado. Se sentó en la casa vacía, en el jardín desierto del hospital, y se acostó sobre él. Su cama, que nunca parecía estar caliente; la gente a su alrededor iba y venía, pero nadie lo escuchaba, nadie se acercaba a él. Era un monstruo feo con el rostro desfigurado y las manos mutiladas, un gordo patético que había perdido toda esperanza y solo estaba esperando a morir.

Luego, llegó su hermano favorito, actuando como un vencedor, mirándolo con una expresión llena de lástima burlona y escupiendo esas palabras viciosas que traspasaron carne y huesos, desgarrándole el corazón.

<Shi Jin, te odio, todos te odian. En realidad, no eres un hijo de la familia Shi, ¿verdad? Eres un gordo feo e inútil>

<¿De verdad querías unirte a Xu Tianhua para luchar contra el Gran Hermano? ¿Eres estúpido? Ah, no necesitaba preguntar, ¿verdad? Después de todo, eres estúpido, eres un tonto que no sabe nada.>

<¿Quieres que te cuente todo? Claro, puedo decirte… ¿Qué, estás llorando? Bastardo patético y lastimoso.>

<No seas ingenuo, como si todo el mundo te tratara como a un hermano menor. Eres diferente a nosotros… ¿Por qué alguien como tú tiene que nacer en nuestra familia?>

<¿Estás muriendo? ¿Finalmente vas a morir? En la próxima vida, recuerda no nacer en la familia Shi. Ninguno de nosotros quiere tener este tipo de hermano menor.>

Los recuerdos se precipitaron ferozmente, la desesperación, la falta de voluntad, la ira, la angustia y muchas otras emociones surgieron. Ya sea por la conmoción, la tristeza o los obstáculos mentales de su cuerpo, no pudo contraatacar estas palabras, e hizo que el torrente de sentimientos dentro de él se intensificara en una tormenta furiosa, rugiendo para destrozar todo. Shi Jin cerró los ojos con fuerza. De repente, se llevó la mano hacia atrás y sacó un cuchillo de la parte posterior de la cintura, abriéndolo justo al lado del hermoso rostro de Rong Zhouzhong.

Las pupilas de Rong Zhouzhong se encogieron. —Shi Jin, ¿qué quieres hacer?

—Quiero matarte. —Shi Jin movió la hoja para que tocara la mejilla de Rong Zhouzhong, luego la arrastró por su rostro hasta sus labios. Su mirada siguió el cuchillo, la lucidez en sus ojos dio paso lentamente a la locura. —Se siente tan incómodo… Solo porque he regresado, solo porque he cambiado todo… Y luego todos lo habían olvidado y solo yo lo recuerdo, ¡solo yo! ¿Qué les hace sentir que ahora pueden venir y tratar de actuar como buenos hermanos mayores? ¿Creen que lo que he experimentado es algo que pueden compensar con algunas palabras de preocupación y disculpa? Ni siquiera saben lo que pasó, lo crueles que han sido, así que, ¿cómo pueden compensarlo? ¡Qué superficial es su remordimiento, sus disculpas! ¿Por qué lo olvidaron todo? ¡Recuerden! ¡Date prisa, recuerda! ¡¿Por qué no lo recuerdan?!

—Xiao Jin… —Rong Zhouzhong lo miró atónito. Extendió la mano para tocarle la cara. —No llores, no llores…

—¡No te muevas! —La expresión de Shi Jin se endureció abruptamente y empujó a Rong Zhouzhong con más fuerza contra el asiento, la fuerza de su agarre se volvió aplastante. —No importa si no lo recuerdas. —Dijo con frialdad. —Te lo recordaré. Vamos, repite después de mí: “Eres un inútil, feo gordo”.

Los hombros golpeados contra el respaldo del asiento dolían. Al ver que el estado de Shi Jin, evidentemente, no estaba bien, Rong Zhouzhong frunció el ceño. —Xiao Jin, tú…

—¡Dilo! —Shi Jin movió el cuchillo y cortó un mechón de cabello de Rong Zhouzhong. —Si no lo dices, el próximo corte será en tu cara. —Gruñó.

Habla en serio. Shi Jin habla en serio, realmente lo hará.

Rong Zhouzhong abrió la boca, pero no salió ningún sonido. No pudo decirlo. Su intuición le estaba diciendo que estas palabras no se podían decir o todo terminaría.

Shi Jin miró fijamente los labios de Rong Zhouzhong, con un brillo febril de anticipación en sus ojos. Sin embargo, su hermano guardó silencio.

—¿Por qué no lo dices? —Su irritación se hizo cada vez más fuerte, frunció el ceño y levantó el cuchillo.

Rong Zhouzhong cerró los ojos y esperó el dolor.

Hubo un sonido ahogado y el dolor no llegó.

Confundido, Rong Zhouzhong abrió los ojos tentativamente, solo para encontrar el cuchillo clavado en el respaldo del asiento junto a su cabeza, sin lastimarlo en absoluto.

—¿Por qué no lo dices? —Shi Jin bajó la cabeza, las sombras oscurecieron su expresión. —En esta vida, todos ustedes son buenos hermanos mayores que sintieron remordimientos y cambiaron su comportamiento antes de cometer errores irreversibles. No tengo nada por lo que culparlos o estar resentido contigo, ¿verdad? Si hay algo, es solo que fingiste amarme, pero fui yo quien creció mimado, por eso… ¿Qué debo hacer? Ni siquiera sabes de lo que estoy hablando… Hermano, todos realmente quieren que me vuelva loco, ¿verdad?

Rong Zhouzhong se sorprendió por la muerte expresada en su voz. Cuando Shi Jin se puso de pie y se movió para dar un paso atrás, se apresuró a extender la mano para agarrar su brazo.

Shi Jin se soltó fácilmente de su agarre y se volvió para irse.

No puedo dejarlo ir. Si se va ahora, realmente no quedará nada.

—¡Xiao Jin! —Rong Zhouzhong se levantó y corrió tras él.

Shi Jin le arrojó el cuchillo, obligándolo a detenerse, luego alcanzó la manija de la puerta.

Se acabó, de verdad se acabó.

—¡Eres un gordo feo e inútil!

Solo después de que las palabras salieron de su garganta, Rong Zhouzhong se dio cuenta de lo que dijo. Su expresión cambió e incluso sus manos comenzaron a temblar como si le hubiera arrojado el cuchillo a Shi Jin.

—N-no, Xiao Jin, no lo dije en serio, lo siento…

—Dilo otra vez. —Pero Shi Jin se dio la vuelta de inmediato, la luz volvió a aparecer en sus ojos de aspecto muerto. Se acercó a Rong Zhouzhong y lo agarró del brazo. —Dilo de nuevo, pero con más frialdad y desdén. Sí, así como así, vamos, dilo.

Por un segundo, Rong Zhouzhong realmente vio a Shi Jin sonreír, no de alegría sino de alivio, como si estuviera a punto de ser liberado. Rong Zhouzhong no entendió. Se sentía como si estuviera teniendo una pesadilla, como si lo desnudaran y lo echaran a la calle, como… como si finalmente dejara al descubierto toda la repugnante y despreciable suciedad en lo más profundo de su corazón.

No quería decirlo, pero no tenía más remedio que decirlo, o su hermano menor podría volverse loco de verdad.

Lo siento.

Con todas sus emociones reprimidas en su interior, adoptó una expresión condescendiente y dijo con una voz despectiva y maliciosa: —Eres un gordo feo e inútil.

Sí, así era él. Al principio, así era como se sentía por Shi Jin. Era un monstruo con un corazón rezumando veneno que soñaba con tirar a su puro y simple hermano pequeño al abismo.

—Eres un idiota que no sabe nada.

Su memoria de actor, entrenada para memorizar líneas, hizo que esto fuera demasiado fácil. Su rostro se transformó en una máscara de desdén, siguió hablando, observando los ojos de Shi Jin que se iluminaban gradualmente y animaban su expresión.

—Patético, lamentable bastardo.

Sin la necesidad de que Shi Jin se lo pidiera, definitivamente habría dicho todas estas palabras viciosas algún día.

—¿Estás muriendo? ¿Finalmente vas a morir?

Era una persona tan terrible. En algún momento del pasado, realmente pensó que sería bueno si Shi Jin pudiera morir.

—¿Por qué alguien como tú tiene que nacer en nuestra familia?

Lo siento.

Dijo frase tras frase, pareciendo ver un cuchillo clavándose en el corazón de Shi Jin, una y otra vez, pareciendo ver a Shi Jin goteando sangre y dolorido, cayendo de la esperanza a la desesperación, de la luz a la oscuridad.

Una vez había pensado, todas estas cosas, pero nunca las dijo. Más tarde, los desterró al rincón más profundo de su corazón y fingió que nunca habían ocupado su mente. Resulta que no decirlos no significaba que la otra parte no los hubiera notado, y que él podía fingir no tener culpa. Algunas cosas, incluso cuando solo se piensan, causarían daño a la otra persona.

No fue Shi Jin quien no entendió nada, sino él.

—Lo siento, Xiao Jin. Lo siento. —Se apoyó contra la pared y cerró los ojos con cansancio.

Sí, era este tono, esta expresión.

Shi Jin contuvo la respiración mientras veía hablar a Rong Zhouzhong, escuchando la voz que sonaba magnética, incluso cuando pronunciaba palabras tan viciosas. El recuerdo y la realidad se superpusieron gradualmente, y la ira y el resentimiento que no había podido expresar en el pasado crecieron lentamente en su pecho.

Por fin, esa boca dejó de moverse. El ataque del enemigo finalmente había terminado… y él, ahora podía defenderse.

Resulta que incluso si regresaba al pasado, todavía tenía la oportunidad de ajustar cuentas por las lesiones que nunca sucedieron en esta vida.

Haahh.

De repente, se relajó, liberando el aliento que contenía. Levantó la cabeza para mirar a Rong Zhouzhong y, sin previo aviso, le dio un fuerte puñetazo en la cara. —¡Vete a la mierda, idiota!

Rong Zhouzhong dejó escapar un gruñido ahogado y cayó de costado al suelo. Se quedó allí, solo levantando la cabeza para mirar a Shi Jin.

Shi Jin no parecía verlo realmente. Caminaba de un lado a otro con nerviosismo, señalando con un dedo acusador a Rong Zhouzhong de vez en cuando, con la voz cada vez más fuerte a medida que las palabras salían de su boca: —¿Llorar? Sí, no debería llorar porque ¿de qué sirve llorar cuando se trata de un bastardo tan vicioso como tú? ¡Debería luchar! ¿Gordo? ¿Y qué si estoy gordo? ¿Es esto de tu incumbencia? ¡Los ataques personales son los más bajos de los bajos! ¿Tus fans saben que en realidad eres tan desagradable? ¡No crees que eso va demasiado lejos!

Los recuerdos y las emociones se elevaron como una marea, inundándolo, y el entorno volvió a cambiar, de una lujosa mansión a una habitación de hospital, donde el sonido de la puerta al abrirse enviaba un destello de pánico a través de él cada vez.

—Sí, soy gordo y estúpido, pero ¿no son todos ustedes los que me hicieron de esta manera, intencional o involuntariamente? Si fuera inteligente, aún me culparías por ser inteligente. Admítelo, estás celoso y asustado de mí, quieres estar cerca de mí y tienes miedo de estar cerca de mí. ¿Soy diferente a ti? ¡Por supuesto que soy diferente a ti! Soy un humano y ustedes son demonios, ¡cómo podríamos ser iguales! Ja, ¿y la parte más ridícula es que sientes que me da lástima? Incluso si era falso, crecí atesorado y amado mientras todos ustedes se revolcaban en el odio y el interés propio. Entre nosotros, ¿quién es el que no ha experimentado afecto y calidez? ¡Los lamentables son en realidad ustedes!

Rong Zhouzhong giró la cabeza para evitar la mirada de Shi Jin, con las manos apretadas en puños.

—¿Qué, estás enojado? ¿Estás decepcionado de no poder convertirme en un monstruo lleno de odio, insensible y de sangre fría como tú? ¿Querías que tomara represalias contra ti para poder decir: “Je, este tipo ingenuo tan cuidadosamente protegido por Shi Xingrui finalmente se ha convertido en alguien igual a nosotros?”. ¿Ya no es especial? ¡Casi puedo escuchar las voces de sus corazones temblando de emoción!

—No, no es así. —Rong Zhouzhong no pudo evitar hablar.

—¿No? —Como si escuchara una broma ridícula, Shi Jin se volvió hacia él, se inclinó y lo agarró por el cuello. Mirándolo a los ojos, dijo: —Si no, ¿por qué tu actitud cambió tan rápidamente como si no pudieras esperar para mostrarme malicia? Me has odiado en secreto durante más de diez años, y de repente tuviste la oportunidad de mostrarme este odio y dejarme responder a él. Eso es exactamente algo que haría un idiota de una sola pista como tú. Almohada de pepino, ¿eh? Al escuchar simplemente que papá se estaba muriendo, ¿no podías esperar a enviarme una declaración de guerra? ¡Tus intenciones estaban escritas en tu cara!

Los pensamientos que Rong Zhouzhong no quería que se conocieran fueron notados por la persona en cuestión. Enfadado por la vergüenza, respondió bruscamente: —¡Te dije que no es así! ¡Y tú eres el idiota!

—No, soy un “tonto”, tu eres un idiota. Sin embargo, no es que sean diferentes, ¡así que no actúes como si fueras mejor que yo! —Shi Jin soltó su agarre, arrojando a Rong Zhouzhong al suelo nuevamente, se enderezó y luego lo miró. —No voy a morir. —Dijo con frialdad. —Viviré más que todos ustedes, así que ninguno de ustedes tendrá otra oportunidad de decirme ‘finalmente vas a morir’. Soy el único que podrá decirlo, solo yo. Además, permítame corregir cierta idea incorrecta que tiene. No es que no debería haber nacido, sino que si no fuera por mí, ¡tú nunca habrías nacido! En todo caso, ¡deberías estarme agradecido! ¡Si no fuera por mí, por haber nacido tan tarde, todos ustedes no hubieran sido más que un tiro en blanco! ¡Cobarde!

Cobarde…

Esta última palabra terminó siendo un golpe crítico. Rong Zhouzhong miró boquiabierto a Shi Jin, sin confiar en sus oídos por un momento, luego se levantó lentamente del suelo. Pareciendo indignado hasta el punto de no estar seguro de cómo reaccionar, giró la cabeza hacia un lado y respiró hondo, como si tratara de reprimir su ira.

—Solo vales por tu cara.

Pero Shi Jin no se había detenido todavía. Dijo frase tras frase, cada palabra salió con fuerza como si, junto con ellas, escupiera todo el resentimiento que había estado reprimido en su corazón durante dos vidas.

—A las personas con malas lenguas se les arrancará la lengua después de la muerte, ¿sabes?

—¡Eres patético y lamentable!

—Cuando te estés muriendo, haré estallar petardos junto a tu cama para celebrar.

—¡Yo no soy el niño innecesario, tú lo eres!

La boca de Rong Zhouzhong se quedó entreabierta y miró a Shi Jin, incapaz de creer que estas palabras realmente estaban saliendo de sus labios. Lo que estaba escuchando debería enojarlo y, de hecho, estaba enojado, pero extrañamente, no tenía ganas de enfurecerse como solía hacerlo.

De repente, Shi Jin se acercó a él nuevamente.

Sorprendido, Rong Zhouzhong dio un pequeño paso hacia atrás. Poniendo una apariencia dura para ocultar lo molesto que estaba, dijo, frunciendo el ceño, —¿Y ahora qué? Si quieres pelear, no me contendré esta vez, solo para que lo sepas.

Inesperadamente, Shi Jin levantó una mano y palmeó el pecho de Rong Zhouzhong sobre su corazón, dándole una sonrisa desagradable. —Ser insultado así, se siente incómodo aquí, ¿no?

La expresión de Rong Zhouzhong se tensó. Lo hizo, pero preferiría morir antes que admitirlo.

—Te lo mereces. —Agregó Shi Jin en voz baja, con un tono lleno de malicia.

—Tú… —Enojado, Rong Zhouzhong trató de agarrar su muñeca.

Shi Jin volvió a esquivar su mano y dio un paso atrás. —Antes, te disculpaste, pero no acepto tus disculpas. Algunas heridas no se pueden borrar con solo decir ‘lo siento’.

Rong Zhouzhong se puso rígido, su ira se disipó en un instante. Cuando volvió a sus sentidos, pareció darse cuenta de algo. Con la comisura de la boca bajando, comenzó: —Yo… ya veo. Entonces… —¿Entonces ya no quieres aceptar a una persona tan despreciable como yo como tu hermano mayor?

—Pero estamos empatados. —Dijo Shi Jin. Al ver la apariencia vergonzosa actual de Rong Zhouzhong, el recuerdo de la mirada burlona y condescendiente de su hermano mientras escupía palabras viciosas se desvaneció gradualmente. Continuó: —Me insultaste, te insulté, me lastimaste, te lastimé; ya no nos debemos el uno al otro. Estoy cansado y no vale la pena hacerme sentir mal.

El corazón hundido de Rong Zhouzhong, repentinamente, comenzó a elevarse de nuevo. Un rayo de esperanza se encendió dentro de él, soltó casi incoherentemente. —Tú, entonces, esto… quieres decir…

—Además, no me disculparé. Nunca esperes escuchar la frase ‘Lo siento’ de mi parte. —Shi Jin caminó hacia la puerta. Cuando tocó la manija de la puerta, dijo en voz baja: —Buenas noches, hermano.

La puerta se abrió y se cerró con un suave clic.

Rong Zhouzhong lo miró fijamente, sus ojos se abrieron lentamente. Mucho tiempo después, de repente, se puso en cuclillas en el suelo, escondiendo el rostro entre las rodillas. Quería maldecir, pero en cambio, vergonzosamente, unas gotas de lágrimas cayeron de sus ojos.

—Este pequeño bastardo… —Se frotó la cara, sonriendo enojado. —Guardas un rencor peor que yo. ¿Qué quieres decir con que no te disculparás? ¿Se supone que debo olvidar que me golpearon y regañaron hoy? Duele, sabes…

Se derrumbó en el suelo y miró la pantalla. En la película, ahora mismo, el hermano mayor estaba desahogando sin escrúpulos su malicia hacia el hermano menor, quien ya lo sabía todo. El corazón de Rong Zhouzhong se estremeció. Con una mueca de disgusto, se acercó a la pequeña mesa del pasillo, tomó el control remoto y rápidamente adelantó la película hasta el final.

En el borde del acantilado, el hermano menor abrazó al hermano mayor, planeando saltar con él. El hermano mayor dejó caer su arma, abrazó a su hermano menor y cerró los ojos con satisfacción. Juntos, los dos cayeron de espaldas al abismo.

Observó por un momento, luego se burló y apagó la película. Miró el pastel en la mesa, al que le faltaban dos rebanadas, tomó el cuchillo de plástico, cortó un gran trozo de pastel y se lo metió en la boca.

En este momento, finalmente entendió lo que Shi Jin quería cambiar. Este niño, que era más suave y amable que ellos, pero también mucho más fuerte que ellos, había estado trabajando tan duro, atormentado casi hasta el punto de volverse loco. Lo hizo solo para evitar cierto futuro posible, un futuro en el que todos se odian y se lastiman, y luego perecen juntos.

Odio y redención. De los seis hijos de la familia Shi, los cinco hermanos mayores, aparentemente poderosos, eligieron el odio, el camino fácil. El único que eligió la redención, un camino mucho más difícil, fue el niño que había sido más herido.

—Estúpido. —Dijo, su voz ahogándose en el pastel, lentamente volviéndose ronca y ahogada por los sollozos. —Efectivamente, realmente es un tonto.

Bajó la cabeza y se llevó una mano a los ojos.

♦ ♦ ♦

El cielo siempre está más oscuro justo antes del amanecer. Esta frase apareció en la mente de Shi Jin, mientras bajaba las escaleras hasta el primer piso. Miró hacia afuera, donde la oscuridad parecía extenderse interminablemente y, de repente, comenzó a correr, corriendo hacia el dormitorio principal.

Cuando abrió la puerta, la luz del interior estaba encendida. Se sorprendió por un momento, luego sintió que los latidos de su corazón se aceleraban y se apresuró a entrar.

Un par de brazos se cerraron repentinamente a su alrededor, envolviéndolo en un firme abrazo.

Shi Jin se detuvo y miró de reojo a la persona que lo sostenía.

—Primero toma un baño y entra en calor. —Lian Jun parecía haber sabido que Shi Jin regresaría corriendo así. No preguntó nada, solo lo abrazó con más fuerza, luego le dio un suave beso en la frente y tomó su mano, llevándolo al baño.

El baño estaba lleno del vapor que salía del agua caliente de la bañera, los artículos de tocador y su pijama estaban dispuestos y esperando.

Un poco aturdido, Shi Jin fue arrastrado por Lian Jun a la ducha.

—Lávate primero, luego métete en la bañera y toma un baño caliente. —Lian Jun lo ayudó a desvestirse y abrió la ducha. Sin importarle si su pijama se mojaría, se paró junto a Shi Jin y lavó cuidadosamente su cuerpo.

El agua tibia y las manos suaves que se deslizaban por su cuerpo, mientras extendían el gel de ducha, se sentían muy cómodas. A medida que su cuerpo se calentaba poco a poco, las manos de Shi Jin temblaban. Miró la apariencia seria y cuidadosa de Lian Jun, y no pudo evitar abrazarlo.

Lian Jun naturalmente también lo abrazó, acariciando su espalda con dulzura.

De repente, a gusto, Shi Jin apretó los brazos y hundió la cara en el hombro de su amante. —Lamento haber hecho que te preocuparas. —Susurró.

Lian Jun le dio un beso tranquilizador, consolándolo sin palabras.

—No volveré a hacer esto, lo prometo. —Shi Jin frotó su frente contra el hombro de Lian Jun, luego retrocedió un poco y le dedicó una gran, aunque un poco vacilante, sonrisa. —No hay nada en el mundo más importante para mí que tú, mi mejor y más preciado Darling.

—¿Hablando así de nuevo? —Lian Jun le devolvió la sonrisa. Apretó la mejilla de Shi Jin y tiró de ella. —Quedarse despierto hasta tarde es un mal hábito. Como castigo, te reportarás a Gua Dos para recibir entrenamiento adicional. ¿Entendido?

—¡Señor, sí señor! —Shi Jin asintió vigorosamente y lo abrazó de nuevo, tan fuerte como si estuviera tratando de fusionar sus cuerpos. “No hay nada más importante para mí que tú”, repitió. —Lo arreglaré y no haré que te preocupes más. —Aunque solo sea por el bien de esta persona, nunca más se dejaría consumir por esas emociones desordenadas e indescriptibles.

Esta vez, había sido realmente aterrador.

Mientras pensaba, subconscientemente, miró la barra de progreso en su mente y descubrió que había bajado a 60.

¿Cayó? Parpadeó, sorprendido, luego apretó los labios. Efectivamente… ¿Así es como es, después de todo?

Apretó las manos. Bajó la cabeza, apoyándola contra el hombro de Lian Jun, sintiendo la temperatura de su cuerpo. En su mente, algo que había sido solo una vaga sospecha se hizo cada vez más cierto.

Xiao Si. —llamó en silencio y continuó hablando sin importar si el sistema respondía. —El último factor letal proviene de mí, no, para ser precisos, del ‘Shi Jin’ original, ¿verdad? Si lo piensas, es bastante obvio, ¿no es así? Lo que puede matar a una persona no es solo un enemigo o un peligro externo, sino también su propio corazón.

Esta vez, Xiao Si finalmente rompió su silencio. 【JinJin, sobrevivirás y luego seguirás viviendo una vida larga y feliz,】dijo con una voz suave pero firme.

Por supuesto que sobreviviré. —Shi Jin se inclinó hacia adelante, poniendo todo su peso sobre Lian Jun, abrazándolo tan fuerte como pudo, como si fuera a romperse si no lo hacía. —Mientras tenga a Lian Jun, nada podrá vencerme. Incluyéndome a mi.


BeeMiracle
No les voy a mentir, lloré mares mientras traducía, tenía que parar por momentos porque las lágrimas no me dejaban 😭😭 ¿Alguien ya había adivinado de donde provenía los últimos puntos? Para mí fue una sorpresa, pero, ¡me ha encantado! Espero que el siguiente capítulo sea más ligero -cruza los dedos-

Ayanami
Dios!! T.T mi pobre kokoro llora lagrimas de sangre 😭 esperemos los demás sean menos dolorosos, aunque algo me dice que no será así e incluso podrían ser peor U.U, pero seré optimista, por otro lado como verán la novela sigue siendo quincenal y no semanal como antes, esto es porque la pagina en inglés esta demorando mucho en sacar capítulos nuevos y casi estamos al día, así que de moemtno seguiremos a este ritmo 😉 ánimo y gracias por su apoyo ♥

| Índice |

3 comentarios en “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 114: Idiotas y Tontos

  1. MissChispasCM says:

    Shi Jin hablando de sus recuerdos en su estado de locura me partio el alma! TuT
    ¿Se dara cuenta el tercer hermano de lo raro que sonaba? xd

    Gracias por su trabajo <3 <3
    P.D. Apuren a los del scan inglés, no creo poder vivir sin el capítulo quincenal! xD

    • Bee says:

      Hahaha, ya quisiera 😅, pero voy a intentar aventarme los caps chinos 🔥🔥, con tío google y mi querida editora! Esperamos su apoyo y comprensión 🥰

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.