Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 3 – Capítulo 8

Traducido por Shiro

Editado por Meli


El alma de Zhou Yun Sheng era poderosa. Cuatro días sin dormir era una nimiedad, podía pasar así hasta cuatro meses. Así que, luego de regresar a su habitación, no se fue a dormir de inmediato, en lugar de eso, se paró junto a la ventana a meditar.

Estaba esperando. Esperando por el espacio medicinal y el manantial espiritual. Mientras Xie Yu Rou viniera, él sería capaz de asegurar la recuperación total del príncipe heredero.

¿Xie Yu Rou vendrá? Con toda seguridad, se respondió a sí mismo, entornó los ojos y sonrió.

—Funcionario Shen, Su Alteza el príncipe heredero lo convoca. —Pensando que estaba demasiado preocupado por el príncipe heredero como para quedarse dormido, el sirviente personal se sintió agradecido.

Al escucharlo, Zhou Yun Sheng se dirigió sin pensarlo a la habitación principal.

—Su Alteza —dijo, haciendo una reverencia una vez llegó junto a la cama.

—¿Me sigues llamando «Su Alteza» incluso en un momento como este? Llámame Si Nian. —El príncipe heredero intentó levantar su torso, queriendo darle un buen vistazo al rostro del joven.

Zhou Yun Sheng lo ayudó a incorporarse, acolchando su espalda en el proceso con una suave almohada, tras lo que satisfizo su demanda, llamándolo Si Nian. Este nombre parecía acortar la distancia entre ambos, trayendo como resultado que sus rostros se llenaran de gentileza.

Riendo con suavidad, lo tomó de la mano y pronunció su nombre también, Yun Sheng, repitiéndolo una y otra vez, como si existiera la vida después de la muerte si dejara pasar esta oportunidad.

—Dijiste que, de tener un accidente, me acompañarías a los manantiales amarillos. ¿Esas palabras todavía cuentan? —Se arrepintió apenas estas palabras abandonaron su boca.

¿Dejarle el camino libre de obstáculos? Todas fueron mentiras…

Era así de egoísta. Incluso de camino al inframundo, quería arrastrar con él a ese hombre.

Si Zhou Yun Sheng le temía a algo, la muerte no lo era. Aún si completaba la tarea de ese mundo, podría ir al siguiente, y luego a otro. No era una gran pérdida, por lo que reflexionó por un momento, sonrió y asintió.

—Esas palabras siempre contarán.

Los ojos del príncipe heredero se iluminaron ligeramente, mientras reía y tosía; su risa contenía una alegría sin precedentes.

Los sirvientes allí presentes tenían los ojos rojos, y se volvieron para limpiarse las lágrimas.

Después de ese evento, Zhou Yun Sheng permaneció cerca del príncipe heredero para cuidar de él. Comía, bebía y dormía a su lado, sin el más mínimo temor de contagiarse. Había dicho que estaba dispuesto a acompañarlo a los manantiales amarillos, pero sabía que su cuerpo transformado podría vivir por un largo tiempo, a menos que tomara la iniciativa de partir. Sin embargo, esa plaga no acabaría con la vida del príncipe heredero.

◆ ◆ ◆

Cuando Xie Yu Rou llegó a la mansión y escuchó que el príncipe heredero estaba al borde la muerte, dejó escapar un suspiro de alivio.

¿Y qué si conseguiste escapar de que te abolieran? Los cielos te han condenado a nunca ascender al trono y aquí enfrentarás la retribución que te corresponde. ¡Si no fuera por esa vida rica y honorable que anhelas, no tendrías que luchar en tu lecho de muerte!, se burló en su interior.

Sin embargo, se postró afuera del patio del príncipe heredero y solo después partió con urgencia a cuidar del séptimo príncipe.

Cuando el séptimo príncipe vio su resolución de ayudarlo, se sintió conmovido y tomó su mano durante un largo tiempo. Xie Yu Rou, le susurró algunas palabras de consuelo, tras lo que comenzó a administrar una gota del manantial espiritual a todos sus bebedizos, tés y comidas; al mismo tiempo, le daba algunas semillas de loto que había pelado y que allí también habían crecido.

Entonces, para evitar que los sirvientes leales que la habían acompañado se infectaran con la plaga, incluso añadió algunas gotas del manantial espiritual al té que ellos bebían.

La efectividad del manantial espiritual era extraordinaria, el séptimo príncipe se recuperó en tan solo un día y los sirvientes en su patio no enfermaron. Por otro lado, en el patio del príncipe heredero, un cadáver era sacado casi todos los días y el príncipe heredero permanecía más inconsciente que consciente; su fin estaba cerca.

Como la medicina que le administraban a ambos era la misma, los médicos imperiales no sospecharon nada, solo pensaron que era la consecuencia de que el príncipe heredero tuviera un cuerpo más débil.

Un día, Zhou Yun Sheng cuidó del príncipe heredero hasta que este se quedó dormido y caminó hasta el patio del séptimo príncipe.

Entonces, presentó sus respetos al enfermizo séptimo príncipe y corrió hacia Xie Yu Rou, quien se encontraba de pie a un lado.

—Dama concubina, por favor, salve también a Su Alteza el príncipe heredero —le imploró y se inclinó con solemnidad.

Los médicos imperiales que estaban en la habitación para realizar un chequeo, quedaron atónitos cuando vieron esta escena.

Aunque Xie Yu Rou sintió gran alarma en su corazón, no lo reveló en su rostro.

—Funcionario Shen, ¿qué quiere decir con esto? —preguntó con incertidumbre—. Esta concubina no sabe de medicina. ¿Cómo podría esta concubina salvar al príncipe heredero?

—Dama concubina es muy modesta. Su Alteza el séptimo príncipe pudo recuperarse así de rápido porque fue bendecido con la panacea de esta dama. Su Alteza el príncipe heredero es el heredero del país, y aunque la dama es poseedora de la medicina, la mantiene un secreto, escogiendo ver a Su Alteza morir de enfermedad. ¿Qué diferencia hay entre eso y traición? —Zhou Yun Sheng sonreía, pero sus palabras eran como dagas que atravesaban a Xie yu Rou.

—El funcionario Shen debe estar bromeando. ¿En dónde esconde esta concubina la panacea de la que habla? El equipaje que esta concubina trajo está todo aquí y, casualmente, los médicos imperiales también están aquí. Siéntanse libres de buscar, si encuentran esa panacea, esta concubina está dispuesta a enfrentar el mayor castigo. La traición es un gran crimen, merecedor de ejecutar a toda una línea familiar. Funcionario Shen, si no hay evidencia, por favor, no haga comentarios irresponsables.

Pensando en el espacio que tenía bajo su control, Xie Yu Rou recuperó la calma.

—Si no tuviera certeza absoluta, este funcionario jamás sería tan descortés con la dama concubina. —Sonrió con gentileza—. Para ser honesto, el sentido del olfato de este funcionario no es como el de gente ordinaria. Este funcionario puede percibir aromas que otros no pueden. Si la dama quiere pruebas, este funcionario le dará una demostración. —Señaló una bolsita de especias que colgaba de la cintura de Xie Yu Rou—. Esta bolsa contiene Angelica dahurica, Angelica sinensis radix, Phragmites japonicus y cinco porciones de Ferula moschata. Además de rizomas de Kaempferia galanga, Lysimachia foenum-graecum, Eupatorium japonicum y dos porciones de Artemisia vulgaris.

Shiro
Como no pude encontrar las traducciones de las plantas al español, por mi sanidad mental, las dejé en latín. Ustedes solo imaginen que está diciendo los nombres en chino. xD

»Por supuesto, estas son las hierbas más comunes encontradas en una bolsa de especias, la dama podría alegar que este funcionario solo está adivinando a ciegas, pero esa aún contiene secretos. En ella también hay un pedazo de ginseng y semillas de loto en un compartimiento separado. La fragancia de ese ginseng es única, inesperadamente, este funcionario nunca en su vida había olido una similar. Este funcionario osa suponer que se trata del legendario y extinto ginseng púrpura y que esas semillas de loto son incluso más místicas. Solo su leve fragancia hace que este funcionario se sienta intoxicado. Este funcionario es ducho en medicina y ha leído todos los libros de medicina de DaZhou, pero este funcionario no es capaz de hacer ni la más mínima suposición respecto al origen de esta cepa.

Luego de terminar de hablar, caminó con parsimonia hacia la mesa, agarró el cuenco de medicina del séptimo príncipe y lo elevó hasta su nariz.

—Este cuenco de medicina está cargado con la fragancia de ese ginseng y esas semillas de loto —afirmó con una sonrisa tras olisquear—. Además de eso, parece contener también la fragancia de una sustancia transparente y fría, llena de espiritualidad. —Bajó el cuenco y miró en dirección a una cesta de frutas que contenía varias cabezas de semillas de loto, y sus ojos se iluminaron.

»La dama concubina es poseedora de tal cantidad de semillas de loto tan extraordinarias —dijo con un suspiro—. La dama concubina debe tener poderes sobrenaturales. —Dio una vuelta por la habitación y se detuvo junto a la ventana, donde señaló con la cabeza una tetera que borboteaba sobre una pequeña estufa.

»Hasta el té de los sirvientes contiene esta panacea —su voz, hasta entonces gentil, se tornó gélida—, pero ¿no está dispuesta a compartir un poco de su caridad con Su Alteza? Dama concubina, ¿cuáles son sus intenciones?

En secreto, Xie Yu Rou apretó los puños, sudando frío. Nunca se había esperado que su espacio medicinal y manantial espiritual serían expuestos a causa de la nariz de un perro.

—Incluso habiendo tantos médicos imperiales presentes, solo el funcionario Shen olió algo extraño —contraargumentó, a pesar de haber perdido la cabeza a causa de la angustia—. La habilidad del funcionario Shen para decir sinsentidos ha ampliado los horizontes de esta concubina. Esta concubina mantiene que no hay tal panacea, son libres de revisar todo mi equipaje. Si encuentran algo sospechoso, por mínimo que sea, esta concubina se declarará culpable.

—Adelante, busquen —dijo en tono pesado el séptimo príncipe una vez se recuperó de su sorpresa. Él y Xie Yu Rou poseían una amplia comprensión tácita, por lo que, en cuanto vio la apariencia confiada de esta, no entró en pánico.

Zhou Yun Sheng aplaudió y rio, parecía haber escuchado un chiste.

—¿Por qué mi persona habría de revisar su equipaje? Solo necesito llevarme este cuenco de medicina, cesta de frutas, tetera y bolsita. Dama concubina, este funcionario ha sido descortés. Si el príncipe heredero se recupera, este funcionario regresará a disculparse sin falta. Pero si el príncipe heredero fallece, este funcionario lo acompañará a los mantiales amarillos, por lo que este funcionario no será capaz de regresar. Este funcionario se retira, espero tengan un buen descanso, séptimo príncipe y dama. —Se despidió con una reverencia y le arrancó sin rodeos la bolsita de especias que colgaba de la cintura de Xie Yu Rou una vez se enderezó. Luego, ordenó que sacaran los platos, la canasta de frutas, la tetera y otros objetos, tras lo que llamó a los médicos imperiales y se alejó con gran pompa.

El espacio medicinal y el manantial espiritual eran objetos del alma y existían solo en una dimensión invisible. Ni siquiera Xi Yi Rou podía creer lo que acababa de suceder, para ella habría sido imposible anticipar que los iban a descubrir. Así, apenas el grupo quedó fuera de su vista, colapsó, su cuerpo flácido como la arcilla. La mirada extraña e inescrutable del séptimo príncipe haciéndola más consciente del oscuro futuro que le esperaba.

Cuando Zhou Yun Sheng regresó al patio, el príncipe heredero aún no había despertado, y los médicos imperiales que lo seguían de cerca preguntaron vacilantes:

—Contraer la plaga es casi una muerte segura, ¿pueden estas cosas de verdad salvar a Su Alteza el príncipe heredero? Funcionario Shen, ¿no se habrá equivocado?

—Sabrán si me equivoqué o no después de usarlas. —Abrió la bolsita de especias y sacó una lonja de ginseng y una semilla de loto, las cuales arrojó al cuenco de medicina.

Acto seguido, ordenó que todas las cabezas de semillas de loto fueran peladas y colocadas en la bandeja del té para su uso posterior y llamó al príncipe heredero mientras lo ayudaba a incorporarse.

—Yun Sheng, parezco estar al borde de la muerte. Tráeme una brocha y una piedra de tinta, quiero escribirle una carta a mi padre imperial. Puedes estar tranquilo, incluso después de mi muerte, garantizaré la prosperidad de la familia Shen por los siguientes cien años —dijo débilmente.

—Su Alteza se sanará hoy —afirmó, peinando el desordenado cabello del príncipe heredero, tras lo que llevó el cuenco de medicina hasta los labios del otro y añadió en voz baja—: Esta es la panacea que trajo Xie-shi. Bébala y se sanará de inmediato.

Aunque el príncipe heredero pensó que lo engañaba, de igual forma sonrió y bebió la medicina. Entonces, luchó contra las arcadas que de él se querían apoderar y masticó las semillas de loto, usando al final el té para bajar la medicina.

Los médicos imperiales observaron esto con los ojos abiertos de par en par, pero no parecían tan confiados como el funcionario Shen, en su interior pensando: Esta plaga es terminal, ¿cómo puede un cuenco de medicina, unas pocas tazas de té y unas semillas de loto curarla? Tal es la preocupación del funcionario Shen por el príncipe heredero que enloqueció. Justo ahora, ofendió al séptimo príncipe y a su concubina más favorecida. Si este llegara a ascender al trono algún día, la familia Shen estará en problemas, ¡ah!

Sin embargo, ocurrió un milagro. Luego de que el príncipe heredero ingiriera la medicina, comenzó a sudar profusamente; el sudor negro y de olor fétido. Era como si todas las toxinas en su cuerpo estuviesen siendo expulsadas. Después de eso, fue al baño repetidas veces, y una vez terminó de tomar un baño caliente, su rostro estaba sonrosado, su ojos brillaban y su cuerpo estaba lleno de vitalidad.

Estos cambios resultaron muy obvios, pero en ellos no había nada sorprendente. Solo el loto dorado de noveno grado tenía un poder medicinal extraordinario, ni se dijera del manantial espiritual y el ginseng púrpura. Xie Yu Rou se había encargado de que el séptimo príncipe ingiriera las semillas en pequeñas cantidades, solo una por día, por lo que su recuperación había sido paulatina. No había manera de compararlo con el príncipe heredero, que comió docenas de semillas en sucesión.

El loto dorado de noveno grado florecía en el manantial espiritual, y las semillas absorbieron el agua de este hasta quedar llenas y regordetas; su eficacia obvia. Además Xie Yu Rou había sido bastante descuidada, teniendo por fuera y al alcance de todos cinco o seis cabezas de semillas de loto, lo que le permitió a Zhou Yun Sheng cumplir con su deseo: limpiar la médula y estimular los meridianos del príncipe heredero.

Shiro
Esto se menciona en un capítulo en un previo. Es posible que con «médula y meridianos» se refiera a dos de los cuatro mares de la acupuntura, con lo cual ZYS considera que el príncipe heredero se recuperaría por completo, que tendría un renacimiento. Gracias por tu ayuda Hime! (˘ ³˘)♥

—Ayúdenme a revisar mi pulso. —El príncipe heredero colocó su muñeca sobre la almohada, su cabello mojado suelto y su voz llena de fuerza.

Los médicos imperiales tomaron turnos para revisarlo, y su fuerte pulso los dejó boquiabiertos.

Wang-shi escuchó las noticias y se apresuró en ir con una toalla en las manos, quería secarle el cabello al príncipe heredero.

—No tienes que volver a aparecer frente a mí, mujer codiciosa por la vida y temerosa de la muerte —dijo el príncipe heredero con los ojos entornados, su voz rebosando de frialdad—. Ven, Yun Sheng, mi cabello gotea y hace bastante frío.

El tono mimado con el que le habló hizo que a Zhou Yun Sheng se le pusiera la piel de gallina, y no tuvo más remedio que acercarse caminando para atenderlo.

Tal fue la aflicción de Wang-shi que, con rostro pálido, fue incapaz de derramar una sola lágrima a pesar de sí misma.

Después que los médicos imperiales terminaron de examinar su pulso, exclamaron:

—¡Su Alteza se ha curado! ¡La medicina de Xie-shi es de verdad milagrosa!

Ahora era conocido por todos que a pesar de poseer la medicina para curar la plaga, la dama concubina, se había rehusado en usarla con el príncipe heredero. Cuando esa noticia llegó a oídos del emperador Tian Chen, Xie Yu Rou no solo sufriría una calamidad, quizás hasta el séptimo príncipe se vería afectado. El príncipe heredero era el sucesor de DaZhou y la pareja se mantuvo al margen mirando mientras este casi moría. Ese crimen era un regicidio.

La revolución mágica de la princesa reencarnada – Capítulo 10: La princesa merodeadora

Traducido por Akatsuki

Editado por Lugiia


Una “estampida” ocurre cuando una piedra demoníaca aparece de imprevisto e incrementa el poder de los demonios a su alrededor, provocando a su vez que se agrupen y actúen como manadas.

Ya que a esos demonios les provee una oportunidad de escapar y sobrevivir al buscar nuevas tierras, es natural que se muestren desesperados por su supervivencia.

Leer más…