Al límite – Capítulo 127: Tan cerca

Traducido por Ichigo

Editado Ayanami


Antes de irse a la cama, Han Dong escuchó el teléfono de Yu Ming sonar sin cesar con mensajes de texto y preguntó de forma casual.

—¿Con quién hablas tan alegremente?

No hubo respuesta.

Cuando Han Dong entró en la habitación de Yu Ming, se encontró con que éste ya estaba tumbado en la cama, con su teléfono móvil aún sobre la mesa, emitiendo vibraciones de vez en cuando.

—¿Necesitas que te lo alcance?

—No, apágalo por mí —dijo Yu Ming enseguida.

—¿Apagarlo? ¿No quieres ver quién los envía? ¿Y si pasa algo importante?

—No hay nada grave, sólo tienes que apagarlo —dijo en un tono serio.

Han Dong se interesó al instante y se encargó de leer el mensaje de texto para Yu Ming.

“Se han transferido con éxito a su cuenta 520 yuanes.”

“Se han transferido con éxito a su cuenta 999 yuanes.”

“Se han transferido con éxito a su cuenta 1314 yuanes.”

Han Dong trató de recordar qué hacía su compañero.

—Sigues diciendo que no pasa nada importante, pero te están transfiriendo bastante dinero, ¿eh?

Al oír esto, Yu Ming se enfadó aún más y se hizo más pequeño en su cama sin decir una palabra.

Han Dong cayó en la cuenta de repente.

—¿Este dinero es de Xia Hongwei?

Después de echar un vistazo a la cantidad de la que se trataba, se sintió aún más seguro de sus palabras.

Xia Hongwei sabía que a Yu Ming no le gustaba salir y amaba las compras en línea, por lo que cada vez que él se enojaba, le transfería dinero a la cuenta bancaria directamente, pero él lo ignoraba.

—¡Oh, Dios mío, eres…! ¡Tienes una bendición enfrente y no puedes reconocerla!

—Si quieres el dinero, tómalo —dijo Yu Ming sin poder evitarlo.

—No, no puedo aprovecharme de ti.

—¿Quieres que te ruegue? ¡Me molesta ver esa cantidad de dinero!

Han Dong sintió que Yu Ming estaba viviendo su vida de fantasía demasiado pronto.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, Han Dong no tenía nada que hacer, y fue al mercado a buscar un trozo de madera de huanghuali, y estuvo pasando el tiempo en su habitación.

—¿Qué está pasando? ¿No se llevó el presidente Wang toda la madera la última vez? —Se sorprendió Yu Ming.

—Lo he vuelto a comprar en la maderera. Me costó unos cuantos miles de yuanes, así que me dolió mucho.

Desde el principio sabía que debería haber escondido un pedazo de madera, ¡me hizo gastar mucho dinero!

—¿Qué demonios estás haciendo? —Preguntó Yu Ming.

Han Dong le contestó sin levantar la vista. —Un reloj.

—¿Es para el presidente Wang? —Yu Ming no se sorprendió por las intenciones de Han Dong, sino por su generosidad. Para Han Dong, unos cuantos miles de yuanes equivalían a sacarse los huesos.

—Sí, es un regalo para él.

—¿Aún le haces regalos?

¿No sería mejor que te enviaras directo a su puerta? Suspiró en silencio Yu Ming.

—No tenía elección, no quería dejar ese papel.

—¿Quieres complacerlo para recuperar el papel?

—¿Qué? ¡El personaje es mío! —Han Dong lo había obtenido en una adivinación anoche.

Yu Ming estaba desconcertado. —Entonces, ¿por qué desperdicias este dinero?

Han Dong tenía una expresión miserable en su rostro. —Quiero que Wang Zhong Ding borre la escena del hombre vestido de mujer.

Así que es por eso, pensó Yu Ming, cuando volvió a sonar el teléfono.

Han Dong se apresuró, más emocionado que él. —Déjame ver cuánto es esta vez.

Después de mirar la cantidad, Han Dong se dio la vuelta, tratando de calcular cuánto dinero había perdido Xia Hongwei desde la noche anterior hasta ahora.

Cuando llegó al resultado, se dio la vuelta de repente, teniendo un porcentaje de gastos.

—Dijiste que no gastarías tu dinero. ¿Quién te transfirió en secreto dos mil yuanes hoy? —Se burló Han Dong.

Yu Ming parecía desconcertado. —¿Quién transfirió? No he tocado esa cuenta desde anoche.

Han Dong vio que Yu Ming no parecía estar bromeando, y cuando pensó en ello, sintió que algo estaba mal.

Con el carácter de Yu Ming, no podía culparlo por este pequeño detalle.

—¿Es posible que le hayan robado la cuenta?

Han Dong estaba aún más nervioso que Yu Ming, aún no he aprovechado ni un solo centavo, ¿quién… me ha robado? 

—¿Revisaste la hora en que se transfirió el dinero? —Preguntó Yu Ming.

Han Dong se fijó bien, a las dos de la madrugada, ¿quién seguía levantado tan tarde? ¿O… se había ido a la cama y luego se levantó para cumplir un deseo insatisfecho para sí mismo?

Yu Ming dirigió sus ojos a Han Dong.

—Imposible, soy una persona tan decente, ¿puedo hacer algo así como robar pollos y perros?

Han Dong se quedó sin aliento al decir esto.

—No importa si lo gastas, de todas formas, no lo necesito.

Han Dong entró en su cuenta bancaria y vio que no había ni un céntimo más en ella, así que respiró aliviado.

♦ ♦ ♦

Wang Zhong Ding viajó a Suiza para asistir a una exposición de relojes, y junto a él estaba Yi Lu, que estaba allí como el portavoz de una determinada marca.

Ese día, Yi Lu llevaba un vestido azul con cuello de pico y se cogió del brazo de Wang Zhong Ding.

Cada año, Wang Zhong Ding participaba en la exposición de relojes, y a medida que su colección crecía, le resultaba más difícil comprar nuevos productos.

La novedad no significaba estilo, sino un avance en el proceso de producción y en la tecnología. Iba más que nada por lo visual, y cada año esperaba irse con las manos vacías.

Yi Lu era diferente, como mujer, necesitaba ser visualmente atractiva.

Por eso acudió a la feria y encontró siete u ocho de los modelos atractivos, a ojos de Wang Zhong Ding, eran una completa pérdida de tiempo y resultaban ridículamente caros.

Yi Lu perdió más de treinta millones en un suspiro.

Mientras pagaba, Wang Zhong Ding miró a un hombre que estaba cerca.

El hombre pasó por detrás de Yi Lu y escaneó rápidamente el número de su tarjeta y los datos de su cuenta.

—Por favor, saca este reloj para que lo mire.

Al escuchar una voz familiar, Wang Zhong Ding no pudo evitar girar la mirada hacia el costado y, tomándolo por sorpresa, vio la figura de Li Shang.

—¿Por qué estás aquí? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Li Shang sonrió. —Resulta que no tenía nada que hacer, así que vine a echar un vistazo.

—Entonces, ¿por qué no lo informaste? Si quisieras venir, la empresa habría considerado reembolsarte parte de los gastos de viaje.

Li Shang hizo un gesto con la mano: —No, sólo he venido por algo.

Mientras decía eso, el personal sacó el reloj que Li Shang había pedido. —Señor, esto es lo que quería.

Wang Zhong Ding lo miró y comprobó que Li Shang tenía muy buen ojo.

Esta era una de las pocas piezas que podían llamar la atención del presidente, entre las miles de marcas que había en toda la sala de exposiciones.

Sobre todo, este reloj le venía muy bien a Li Shang.

En comparación con Yi Lu, la imagen de Li Shang a los ojos de Wang Zhong Ding había crecido bastante.

—¿También te gusta coleccionar relojes? —Preguntó.

—No soy realmente un coleccionista, compro lo que me gusta cuando lo veo. Pero tengo todo tipo de relojes, que no necesariamente valen mucho. Lo que más valoro es mi preferencia personal, no puedo pensar en venderlos una vez que los he comprado.

Resulta que esta filosofía era la misma que la de Wang Zhong Ding, y cuando se reunió con su confidente, charló un poco más.

En el transcurso de la conversación, encontró algunas de las opiniones de Li Shang muy perspicaces, y parecía que se había esforzado mucho en su investigación durante este periodo.

—Señor, lo siento, no puede comprarlo.

Muchos de los mejores relojes se envían a un número limitado de personas y, por lo general, sólo atienden a clientes vip de esa marca.

Este servicio tampoco era algo que se pueda pagar sin más, sino que, primero debía comprar algunos de los productos de gama baja y media de la marca y pasar por un proceso de mejora antes de que se le permita a alguien unírsele.

Y no era tan fácil como uno esperaba una vez que te incorporabas, ya que muchos modelos requerían una clasificación a largo plazo.

Estos modelos no eran muy caros, por ejemplo, el que había visto Li Shang costaba algo más de cien mil dólares.

Pero cuando una persona con información privilegiada lo veía, sabía a qué tipo de estatus pertenecía la persona.

Wang Zhong Ding era el cliente más prestigioso de las grandes marcas de relojes y, habitualmente estaba en sus listas de espera.

Por lo que resultaba que tenía derecho a comprar este reloj.

Pero para un amante de los relojes, la calificación era una blasfemia para el reloj.

Así que después de que Wang Zhong Ding lo comprara, no le cobró a Li Shang ni un céntimo, sino que simplemente se lo regaló.

Li Shang sabía el razonamiento que había detrás, así que no fingió y lo aceptó con amabilidad.

Al final, Wang Zhong Ding regresó de su viaje a Suiza bastante decepcionado.

♦ ♦ ♦

—Disculpe, ¿está Yu Ming aquí?

El mensajero llamó a la puerta. Yu Ming se apresuró a hablar.

—Sí.

—Aquí está su paquete.

Como Xia Hongwei enviaba algo de vez en cuando, lo firmó sin siquiera pensarlo.

Han Dong estaba más interesado que él y se apresuró a abrir el paquete.

Después de desenvolverlo, se quedó boquiabierto, una caja llena de artículos de mujer, ropa interior y calzoncillos, ropa y bolsos, cosméticos… casi todos en conjunto.

Dándole una mirada rápida, el precio era de dos mil yuanes, que era la cantidad gastada en la cuenta de Yu Ming.

Han Dong pensó de repente en una posibilidad y no pudo evitar sentir un cosquilleo en el cuero cabelludo.

Yu Ming vio que la cara de Han Dong no tenía buen aspecto antes de preguntar: —¿Qué es?

—No, nada. —Han Dong tenía una mirada avergonzada en su rostro.

Yu Ming se acercó a echar un vistazo, e instantáneamente, una expresión de intolerancia apareció en su rostro.

Han Dong sintió que un rayo estaba a punto de caer desde lo alto. —¡Debe ser Xia Hongwei, ese pervertido! —Han Dong volvió de repente a la vida de forma desesperada, y se dedicó a poner una expresión intolerable: —Date prisa en devolver estas cosas, ¿no es esto un insulto para ti?

Yu Ming no dijo nada y cerró la tapa de la caja de una patada.

Han Dong se apresuró a volver a su habitación, abrió su ordenador y encontró el sitio web de compras que visitaba a menudo, y vio que la cuenta de acceso había cambiado a la de Yu Ming.

Yu Ming había comprado algo en su ordenador, y había guardado el número de cuenta y la contraseña, y configurado el pago automático… Han Dong quiso llorar, y casi se cortó la mano.

Lo que no pudo soportar, ya que también vio su charla con el dueño de la tienda.

—¿Puede ser más barato?

—2.118 es el precio más bajo.

—2.000, que sea un número redondo, y no se te planteará devolverlo, sea cual sea el problema.

—Está bien.

Después de que Han Dong se quedara helado durante unos segundos, se precipitó a la habitación de Yu Ming y dijo con un tono aún más triste: —De todas formas, le costó dinero, así que ¿qué sentido tiene devolverlo? Tíralo por la ventana.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.