Modo Automático Apagado – Capítulo 19: Este es el futuro festival

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Después de la refrescante despedida con Greyest-sensei, recuperé mis días de paz.

El incidente que hizo que Greyest-sensei despertara su atributo, sin importar cuánto usara o examinara mi poder mágico, no se conocía la causa segura.

Sin embargo, como resultado de examinar mis poderes mágicos, se descubrió que tengo más poder mágico que lo normal; puede tener algo que ver con la restricción de la magia. Este razonamiento parece ser el más posible.

En realidad, rara vez hay quienes tienen alguna mutación en el poder mágico, y en casos como ésos resulta más difícil de lo normal el controlar el poder mágico. Alguna persona “parece pensar” que la causa se debía al hecho de que el modo automático estaba desactivado, pero… no puedo decir tal cosa, obviamente.

Al final, no se entendió claramente la razón, por lo que se decidió comenzar a controlar mi poder mágico usando una herramienta mágica especial.

El tutor que fue contratado en lugar de Greyest-sensei es una mujer entrada en edad llamada Linda Works. La luz del sol ilumina su cabello y los ojos suaves de abuela, ​​combinando la generosidad que proviene de la experiencia y la peculiaridad materna de las mujeres. Ella parece poseer un inmenso conocimiento no sólo en magia, sino también en “poderes mágicos especiales”, por lo que parece ser la persona ideal para enseñarme magia. Incluso en sus clases, ella es buena enseñando y tiene una personalidad maravillosa.

Si tuviera que plantear un punto que no me agrada de ella… sería que ella me alaba demasiado, me elogia en exceso por responder correctamente cualquier pregunta… no me hace feliz porque todo lo que resuelvo son materiales de nivel escolar primario.

Como dije una y otra vez, mi edad mental es esencialmente 5 veces más que la de un estudiante de secundaria.

Incluso si puedo calcular hasta dos números, leer historias cortas o, incluso si soy elogiada por recordar la historia del país… es difícil alegrarme. Más bien, es bastante doloroso.

Ella es una buena persona, algo así como una dulce tía para su sobrina. Aunque también puedes decir que es una abuela que es dulce con su nieta, pero en realidad no es tan vieja.

Pero todo esto es trivial. Si piensas en compararlo con las banderas de la muerte, más bien prefiero aceptar los elogios exagerados de mi tutora.

Ahora, aparte de Greyest-sensei, siento poco miedo a mi bandera de la muerte. Después de que mis días pacíficos fueron restaurados, pasaron varios años. Antes de que me diera cuenta, tenía nueve años.

♦ ♦ ♦

—Es tan pacífico que da miedo.

—No digas cosas que no tienen sentido, date prisa y termina.

—Sí~.

Keito me cortó inmediatamente y volví a mi cuaderno de notas una vez más. Estamos en el jardín de rosas como de costumbre. Como cuando éramos Greyest-sensei y yo, saqué mis utensilios de escritura afuera y actualmente estoy en el medio de un grupo de estudio. Aunque digo eso, Keito solo está aquí para hacerme compañía.

—¿Por qué siempre me llamas?

—Porque si lo hiciera sola, no me podría enfocar.

—No entiendo por qué estar aquí podría ayudarte a concentrarte.

—Keito está aquí, así que no me siento sola.

—Me voy.

A pesar de que dice eso, en realidad es un tipo bastante agradable que me hace compañía mientras pronuncia malas palabras. Su rostro también es hermoso. Creo que estaría más motivada si él fuera más amigable y me diera palabras de aliento.

Vaya, esto es malo. Me volverá a regañar si pienso en cosas malas. Recientemente, Keito ha sido capaz de leer mis pensamientos. No me refiero a un sentido extrasensorial, sino que parece que le es fácil entenderme por mi actitud.

¿Qué tan fácil es entender los pensamientos de un niño que aún no ha llegado a los 10 años?

—Maria, tus manos se detuvieron.

—Ah… lo siento.

—Si estás cansada, ¿no deberías hacer otras cosas? ¿No tienes algún hobbie?

—Algo como eso.

Aunque no estoy realmente cansada, debo evitar que me atrapen pensando cosas innecesarias para que sigamos juntos. Guardé los utensilios de escritura y saqué una bola de cristal del tamaño de mis manos. Por supuesto, no es sólo una bola de cristal, sino una de las herramientas mágicas.

—Ah, me olvidé del pedestal.

—Tonta.

—¡Ruidoso!

Keito tiene una expresión de incredulidad, pero no me importa porque puedo prescindir de ella. Además, fui llamada “tonta” por un niño, pero soy más vieja que él, ¡no me importa para nada!

Respiré profundamente y luego exhalé, canalizando el poder en mis dos manos con la bola de cristal. Cuando hay un pedestal, sostengo ambas manos hacia la bola de cristal pero ahora que no lo tengo, para ser sincera, de esta manera me es más fácil.

Con unos pocos segundos, el centro de la bola de cristal comienza a brillar débilmente. ¡Perfecto! El día de hoy tendré éxito.

Cuando le pones más poder, el brillo también crece… Sólo un poco más.

—¿Huh?

Cuando pensé que estaba a punto de tener éxito, la luz se debilitó de repente y eventualmente desapareció.

—Error, fallaste de nuevo pero no importa.

— ¡Pensé que era bueno…!

Aunque luché con todo lo que pude, el resultado no cambió. Este ritual que ha estado sucediendo durante medio año ha terminado nuevamente en fracaso.

Como sabía que tenía poderes mágicos diferentes, comencé a aprender magia cuidadosamente. A partir de los fundamentos enseñados por Orsseine-san y también acerca de mis “poderes mágicos especiales”.

[Traducido por Reino de Kovel]

Con eso, hace seis meses, Linda-sensei me dio esta bola de cristal como examen final. Esta bola de cristal es utilizada por humanos que tienen diferentes poderes mágicos como yo… Es una herramienta mágica para aprender a controlar o, ¿es mejor decir material didáctico de magia?

Al poner poder mágico en esta bola de cristal, gradualmente aprendo a controlar y, si adquiero el control perfectamente, esta bola de cristal se deformará como prueba. Si eso sucede, me graduaré de estudiar control mágico y puedo comenzar a practicar magia al aire libre.

—Pensé que tendría éxito hoy…

—Sí, fue lamentable.

—Quiero tener éxito antes de ir a la escuela secundaria…

—¿No vas bien? Linda-sensei dijo que Maria aprende rápido.

—Eso es correcto, pero con la magia sin atributos puedo practicar con Keito. Es aburrido hacerlo sola.

—¿Por qué esto me involucra ahora?

—Eso es eso, esto es esto.

—Estúpida, tonta, eres una señorita-gata.

—Espera un momento, ¿dónde aprendiste esas palabras?

¿Ha empeorado su boca año tras año? ¿Aún es un niño? Greyest-sensei fue amable. Estas son palabras violentas para arrojarlas a una niña.

Intercambiamos insultos verbales. Digo los mismos insultos como “estúpido” y “tonto”, no hay razón para lastimar a la otra parte por cuestiones tan triviales. Después de un rato, terminamos de ofendernos y comenzamos a conversar normalmente otra vez.

—Maria-chan, ¿estás ahí?

Parece que hay visitantes poco frecuentes hoy.

—¿Madre?

—Delia-sama.

—Como pensé, estabas con Keito-kun.

El extraño visitante que apareció con su habitual sonrisa, es Madre. “Delia-sama” es el apodo que Keito utiliza para llamar a mi madre. Al principio él la llamó okusama[1], pero mi madre le dijo que estaba bien con él sólo llamándola “tía” por lo que, al final, se decidió por “Delia-sama”.

—Pensé que estarías aquí en este momento. Lamento haber interrumpido tu estudio.

—No hay problema porque ya terminé.

—Porque Maria no podía concentrarse más.

—¡Keito!

¡No digas cosas innecesarias! ¡Cierra tu boca!

—Fufu, ustedes dos son realmente buenos amigos. Maria-chan, hay algo de lo que quiero hablarte.

—¿Conmigo?

Eso es inusual. No es inusual que hablemos, lo extraño es que mi madre abandone sus actividades rutinarias para visitar el jardín de rosas sólo para hablar.

Hay un jardín de rosas en nuestra casa. La persona que lo mantiene es el padre de Keito y el dueño es mi padre, pero a mi madre parece gustarle más el patio que este jardín por lo que sólo viene cuando está algún visitante.

Incluso si ella tiene algo que decir, me podría decir mientras cenamos juntas. ¿Acaso es urgente? Pero ella no parece tener prisa, entonces… ¿qué es?

—¿Qué es?

—En realidad, la fecha de la fiesta de cumpleaños del segundo príncipe fue decidida.

—Ehhh…

El segundo príncipe… siento que mordí mi lengua y hay un leve rastro de sangre en mi boca al pronunciar esa palabra.

El segundo príncipe, el príncipe número dos, el segundo en la fila para suceder al trono… Tal persona existe y hay una sola persona como ésa en nuestro país. Lo sé, lo recuerdo, pero soy una persona que quiere olvidarlo.

No puedo evitarlo, aún cuando quiero cerrar mis oídos a las palabras de mi madre y no quiero escuchar las palabras que siguen.

La paz que recuperé se verá amenazada una vez que la escuche. Pero lo sé.

Entiendo que no puedo ignorarlo.

—¡Es la próxima semana! ¡Y Maria-chan también se va a unir a nosotros porque te han invitado!

—Es eso así…

Mientras hacía una sonrisa en mi boca, en ese momento pensé que, de alguna manera, tenía que encontrar una manera de enfermarme la próxima semana.

Perdón por decirlo, pero estoy asustada. Me disculpo por haber dicho que me aburría; así que regresa, paz…


[1] Okusama: Un forma extremadamente formal de llamar a la esposa de alguien.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

3 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 19: Este es el futuro festival

  1. Lirio Alicia says:

    Ahhhhhhh q bueno es tener amigos con los q te puedes insultar y después regresas a platicar normalmente 😀😀😀
    Gracias por la droga 😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *