¡¡Gotas~!! La historia de la Princesa de la Fragancia~ – Acto 1: Cordelia

Traducido por Ichigo

Editado por Dimah


Pelo rubio platinado y piel blanca. Tenía pupilas rojas con lirios rosados, la firma de la herencia mágica de su casa. Quienes la vieron, al distinguir en ella las características únicas de la Casa del Conde Pameradia, dirían unánimemente:

—Es exactamente como un hada. 

En forma de alabanza.

Ella era Cordelia Enna Pameradia.

Siendo la menor de cuatro hermanos en la Casa del Conde Pameradia y la segunda hija. Desde que nació fue criada cubierta con elogios, y hubo rumores de que algún día se casaría con el príncipe, quien era cercano a ella en edad. No importaba lo joven que fuera Cordelia, ni si ella tenía o no la voluntad de casarse con él.

Sí, Cordelia no tenía intención de casarse con el príncipe. Ya que nació como una de las nobles del reino, y además era la hija de una de las familias más prominentes de los condes. Se le enseñó e informó que era su deber hacerlo.

Cordelia era consciente del hecho de que “ella no era ordinaria”.

Tenía recuerdos de su vida anterior.

Desde los tres años recuperó sus memorias.

A causa de las pesadillas por la epidemia, los recuerdos de su ser “japonés” comenzaron a fluir en su mente, uno tras otro. Como resultado, su cerebro gritó, y se quedó en la frontera de la vida y la muerte durante unos diez días… Ciertamente podía decir que, debido a eso, su vida se había prolongado, ya que si las cosas continuaban de esa manera, el futuro donde se suicidaría llegaría.

Sí, su condición también existía en los espantosos recuerdos que había recuperado. No, para ser exactos, era ella la que crecería hasta convertirse en adulta.

Cordelia se encontraba en un juego virtual de simulación de citas que había jugado en su vida anterior. Sus protagonistas eran  una heroína y unos jóvenes hermosos… Convirtiéndola en la antagonista: la “señorita egoísta y villana” del juego.

La “Cordelia” en el juego era magnífica, pero no se ajustaba a su apariencia. Era una persona sumamente desagradable y en extremo orgullosa. Una dama cruel que miraba con desprecio a los que tenían una posición social más baja que la suya y los veía solo como cosas para ser usadas. Esa chica se enamoró del príncipe, y vilipendió [1] a la heroína, a pesar de que ésta también era de una casa condal como Cordelia, y quien vivió durante mucho tiempo entre la gente del pueblo. Además, siempre conspiró contra la heroína.

Naturalmente, la joven no fue elegida por el Soberano, dado que el objetivo del juego era casar a la heroína y al príncipe, según la elección del jugador.

Si fuera sólo eso, todo estaría bien… No habría ningún problema.

Sin embargo, Cordelia estaba impaciente por la relación entre el príncipe y la heroína. Con magia, causó un mitin para aumentar su reputación, pero falló cuando intentó controlarlo. Como consecuencia de sus actos, no sólo perdió su vida, su familia fue castigada. Eso también estaba implícito en la historia.

Creo que fue la política de educación en su casa lo que hizo que creciera para ser ese tipo de persona, pero esa no es la realidad en este momento. 

Cordelia estaba asombrada.

Qué fastidio en quien he reencarnado. 

¿Por qué reencarné en la opción que no seleccionaría en absoluto si pudiera elegir? Es horrible.

Pero probablemente había un resquicio de esperanza en la nube oscura; Cordelia tenía sólo tres años cuando sus recuerdos vinieron a ella. Su inocencia aún no se había distorsionado y, como noble, seguía siendo una joven relativamente normal. Ni siquiera se escabullía para comer bocadillos; era una buena chica que escuchaba adecuadamente lo que la gente decía. En otras palabras, no era infame ni atroz. Tampoco tenía una personalidad radical o apuntaba demasiado alto.

Resumiendo, vivía acorde a su estatus. Si no se involucraba con el príncipe y evitaba, además, a la heroína, eso debería ser suficiente para evitar el peor resultado.

Esto era por su supervivencia.

Aun si en el futuro se le dice que puede aspirar al puesto de consorte del príncipe (de hecho, sentía que ya la estaban dirigiendo en ese sentido), ella no cedería en absoluto… No importaba lo que sucediera, estaba decidida a evitar al príncipe. Eliminaría cualquier semilla de ansiedad. Su instinto de supervivencia la guiaba.

Así, una febril Cordelia de tres años tomó una firme e intrépida decisión. Se había recuperado de su enfermedad y ahora estaba en el presente.

Por supuesto, su resolución en ese momento no cambió.

Sin embargo.

Ahora que me he calmado y pensado en ello, es un desperdicio dedicar mi vida solo a “evitar al príncipe”. 

¿Qué divertido sería vivir así? No importa la razón, ¿no sería aburrido vivir así?

Además, para empezar, sería más difícil que “me acercara al príncipe” que “evitarlo”.

No pensaba que se acercaría a él, pero suponiendo que, de manera inconsciente, lo hiciera, entonces debería tener algunos planes… Por ejemplo, sentía que podría lograr su objetivo si “no se ajustaba al gusto de su excelencia mientras estaban conversando”. Era poco probable que el príncipe se esforzara por hacer de una señorita, que no tiene valores similares a los suyos, la reina. Después de todo, él podía elegir a cualquier chica dentro y fuera del reino como su novia. Incluso si se involucraban, actuaría con cortesía y trataría de no relacionarse demasiado con él. Entonces, no debería haber problemas.

De todos modos, si solo me concentro en evitar al príncipe, ¿qué debo hacer después de que se case? Seguramente sería una vida pacífica, pero es triste quedarse sin nada.

El objetivo de su vida no era eludir al príncipe.

Evitarlo era solo un punto de control por el que ella debía pasar.

Luego… ¿Qué más debo hacer?

De repente, mientras pensaba, Cordelia se miró al espejo, y encontró la respuesta.

Cordelia es linda. No es un problema decir que se convertirá en una chica hermosa.

Aunque fuera linda a los tres años, era demasiado pronto para deducir que sería una belleza.

Si es así… 

A Cordelia se le ocurrió una cosa que deseaba probar.

Quería mejorar la hermosa apariencia con la que nació.

No era una idea muy infantil, pero su mente tampoco era la de una niña de tres años. “Es ideal mejorarse a uno mismo tan pronto como sea posible”; esa era su determinación.

Tomó medidas inmediatamente.

Su apariencia externa era importante, pero también lo era su aura, la cual enriqueció con cosas como la postura y los gestos, actitudes que tendría que aprender a partir de entonces. Ser no solo hermosa sino también elegante, eso era lo que estaba decidida a hacer.

Así, Cordelia comenzó su viaje por el camino que la llevaría a ser una niña diligente.

Por supuesto, desde que tuvo ese incidente, antes y después de su enfermedad, había una diferencia en lo que Cordelia pedía y quería de los que la rodeaban. Pero por fortuna, nadie a su alrededor sospechó de ella. Dijeron que, el cambio, fue gracias a su período de crecimiento. “La señorita es muy inteligente” y “Está creciendo más y más cada día”. Quienes notaron la transformación en Cordelia fueron los sirvientes y el tutor; los miembros de su familia, con quienes normalmente había poca interacción, no lo notaron. Pero aún así, el jefe de la familia, su padre, Earl Elvis Pameradia, fue informado por el mayordomo.

Aproximadamente un año después, Cordelia empezó a practicar su “entrenamiento de señorita”.

Cuando cumplió cuatro años, Elvis le dijo con seguridad a Cordelia, en un tono más fuerte de lo habitual:

—Debes esforzarte para casarte con la familia real.

No era algo que él había mencionado antes. No, ella podía entenderlo por el estado de ánimo, pero nunca imaginó que su padre diría algo así en este momento.

Una chica noble de alto nivel debe obedecer las órdenes de su progenitor.

Sin embargo, no tenía otra opción que sacudir la cabeza.

Morir. Moriré. No puedo morir. 

Así que, con una mirada de desesperación, apeló a su padre..

¿Qué debo decir? El príncipe y yo somos muy cercanos en edad. 

Ella todavía estaría en desventaja si hiciera un berrinche allí. Sin embargo, y pese a ser consciente de ello, Cordelia gritó:

—¡No quiero!

Era completamente inexcusable que ella bromeara sobre eso.

¡¿Qué puedo argumentar para persuadirlo?! ¿Qué debería decir…?

Las criadas que la cuidaban, también empezaron a entrar en pánico al verla tan desesperada.

Además, su rabieta puso furioso a Elvis. quien la abofeteó en la mejilla… En ese momento, la niña, con los ojos más rojos de lo normal, dijo:

—¡Cordelia se casará con su padre en el futuro! ¡¡Por eso no quiero casarme con el Príncipe!!

Sí, lo único que se le ocurrió fue utilizar el privilegio de ser aún una niña inocente.

Esos no eran de ninguna manera los verdaderos sentimientos de Cordelia.

Eso fue simplemente una “excusa”.

Cordelia y su familia rara vez interactuaban entre sí.

La relación entre sus hermanos estaba bien, pero era estrictamente “buena” como mucho. Su hermana mayor, que pronto se casaría, se mostraba ocupada trabajando como apoderada de su madre, quien era una reclusa. Sus hermanos mayores vivían en un dormitorio, así que rara vez estaban en casa. Sin embargo, su relación no era mala. Incluso podría considerarse buena.

La relación con sus padres, sin embargo, era bastante devastadora. Había visto la cara de su madre pocas veces y sólo se encontraba con su padre cuando tenía “cosas de las que pudieran hablar”, como en este momento.

Así que, naturalmente, Cordelia no tenía motivos para decantarse por su padre.

Solo pronunció esas palabras para ganar tiempo.

Sin embargo, fueron inesperadamente útiles para el testarudo Elvis.

Elvis, que no ocultaba su intensa ira, perdió la compostura, y miró a Cordelia, atónito.

—E-Es que tan… —dijo Elvis torpemente, y luego se fue apresurando su paso. Parecía que su ira había desaparecido por completo. Eso sorprendió tanto a Cordelia como a las criadas. Fue la primera vez que su normalmente severo padre era incapaz de enmascarar sus sentimientos.

Cordelia entendió que “estaba feliz y quería abrazar a su hija por primera vez” y reflexionó:

Eh, ¿por qué la forma de pensar de esta persona es tan linda? 

Entonces, dos días después de que el “quiero ser tu esposa”, pasó el viejo mayordomo le informó por qué su padre actuaba así mientras “hablaba para sí mismo”.

Desde entonces, Cordelia aprovechó todas las oportunidades para recurrir al “yo amo a mi padre” ante Elvis, ya que era tan adorable.

Pero incluso, más que el hecho de que Cordelia pensara que su padre era guapo, ella fue mimada por él mucho más. Su progenitor seguía siendo el mismo hombre severo frente a sus otros hermanos, pero cuando solo eran ellos dos los que hablaban, la forma en que él decía las cosas, era completamente diferente… Para ser más específicos, fue solo un ligero cambio, pero se reflejaba una pequeña sonrisa en su rostro.

Al principio, cuando declaró: “Quiero ser tu esposa”, no hablaba en serio; pero ahora reflexionó: “Si existe un hombre como padre, le propondré matrimonio rápidamente”. Ella pensó que alguien con una personalidad de gap moe[1] podría decir algo así.

Pero, aunque Cordelia se aferró al filtro de “amo a mi padre”, comenzó poco a poco a pensar y a sentir: ¿No es el padre que me adora un poco exagerado?

La primera vez que se dio cuenta de eso fue cuando tenía ocho años.

En ese momento, lo que más le interesaba a Cordelia eran las plantas medicinales.

La gente de la Casa Paramedia podía usar varios tipos de magia, pero ella descubrió que sobresalían, especialmente, en la magia que potenciaba las propiedades de las plantas.

Por eso, cuando ella “volvió a casa de la escuela”, se coló en secreto en el jardín, y absorbió el néctar de una flor, sorprendiéndose por su dulzura. Era una magia conveniente que podía usar si tocaba la planta mientras pensaba en hacer magia.

Por lo tanto, Cordelia pensó: si hay una posibilidad para mejorar las propiedades de las plantas, entonces podría ser capaz de hacer una medicina asombrosa si utilizo plantas medicinales más efectivas. A pesar de que era sólo una idea aproximada, inmediatamente se fue a casa y buscó libros en su grandiosa biblioteca. Eso era lo mucho que le interesaba.

En su vida pasada, estaba tan fascinada por las plantas que las estudió en la “universidad”. Sin embargo, se encontraba aún más intrigada por la posibilidad de ser capaz de crear algo aún mejor. Si pudiera hacerlo, sería un desperdicio no utilizarlo.

Un día, de repente, Cordelia le dijo al Elvis adicto al trabajo, que tenía los hombros rígidos como tablas.

—Puede que haya algo bueno para el cuerpo de mi padre, así que quiero estudiar las hierbas medicinales en el futuro.

Elvis estaba tan conmovido por las palabras de su hija que le prometió que le daría un invernadero cubierto de cristal.

Sea como fuere, Cordelia pensó que estaba bromeando.

Sin embargo, diez días después, lo consiguió.

No debería haber ningún invernadero en este Reino… O eso pensaba ella, pero parecía que estaba diseñado y supervisado por su padre. El invernadero fue construido con tecnología de todas las edades y lugares. A pesar de que sólo tomó diez días erigirlo, era capaz de soportar todo tipo de magia. Por cierto, para poder construirlo, su padre parecía haber usado por primera vez algo llamado vacaciones anuales.

¿Este mundo tiene incluso vacaciones anuales? Y la primera vez… Trabajas demasiado, padre. 

Cordelia miró a la distancia mientras pensaba en ello, pero él la estaba mimando más de lo que ella esperaba. Aún era demasiado pronto para prepararse para el futuro. Era un regalo en extremo lujoso para dárselo a una niña de ocho años.

En este mundo, sin gas ni electricidad, había en su lugar herramientas mágicas, similares a los aparatos electrónicos, que consumían poder mágico. Pero los precios caros que tenían, no eran nada comparados con los de Japón. Una herramienta mágica que soplaba viento caliente para secar el cabello… O lo que se llamaba “secadora” en su vida anterior, tenía el mismo precio que un carruaje del lugar.

Ninguna de las herramientas mágicas duró tanto como los aparatos eléctricos, y al mismo tiempo, no hubo innovaciones en ese campo. Por eso había muy poca variedad. Si hubiera una pequeña variación en la herramienta mágica, el precio se dispararía. Por eso, Cordelia no era capaz de comprender el coste del invernadero que utilizaba todas las herramientas mágicas avanzadas. La niña se sintió mareada antes de ser feliz.

Sin embargo, sería un desperdicio no usar el edificio que había recibido. Odiaba desperdiciar.

Cordelia, quien seguía razonando en lo que estaba por venir, empezó a pensar en lo que podía investigar, antes de hacer un desarrollo rápido. Primero, decidió trabajar con plantas silvestres, llamadas “hierbas” en su mundo anterior. La razón era que tenía algo de conocimiento debido a la investigación que realizó en su vida anterior.

No sería una mentira decir que quería investigar por el bien de su padre, pero tenía unas instalaciones fantásticas. Por eso, quería hacer algo que fuera útil en el futuro.

Otra razón era la situación de los cosméticos en este mundo.

Aprendió, de un libro en la biblioteca, sobre aceites esenciales refinados, obtenidos de nueces ligeramente dulces, con cáscara dura que parecían nueces de su mundo anterior. Con ese nivel de estímulo, y sin ningún tipo de bálsamo o aroma perfumado, combinándolo con los efectos de la magia, se podían hacer productos beneficiosos para la piel. Pero había sido patentado desde que se anunció 200 años antes.

Sí, era razonable escuchar que la tradición había sido patentada, pero no había habido ninguna otra innovación durante todo ese tiempo. No se había hecho nada para mejorar el método de producción, o para mejorar la variedad en sí. La razón de ello era que no había muchos tipos de nueces que pudieran ser refinadas, además del hecho de que los árboles sólo podían producir una cierta cantidad de nueces a la vez, y eran un desafío para cultivarse. Por encima de todo, las nueces eran desmedidamente delicadas, y el proceso de refinamiento requería canalizar una gran cantidad de poder mágico, lo que era muy difícil. Por eso, el precio era extremadamente alto.

A pesar de su limitado uso y variedad, todavía era difícil para los nobles de alto rango, poner sus manos en ella. Algunos dijeron que “tiene valor porque no puede ser obtenido”. Debido a que había circunstancias como esa, muchos nobles sustituían el perfume, y usaban flores de jardín ocultas como popurrí. Sin embargo, el popurrí solo eran flores secas, y tenía la corazonada de que lo único que contenían era su fragancia.

Sin embargo, en contraste con las nueces difíciles de obtener, las hierbas con pequeñas ondas mágicas no habían sido consideradas hasta entonces. Las hierbas eran diferentes a las nueces y no necesitaban complejos ajustes mágicos. Como las nueces no contenían toxinas, no debería ser necesario anularlas con magia.

Entonces, ¿por qué siguen ignorando las hierbas…?

Es probable que se debiera al hecho de que eran consideradas “hierbas salvajes”.

Excluyendo a los pocos que usaban hierbas en la cocina, la mayoría de la gente, en este mundo, pensaba que las hierbas no eran más que “maleza”. Al menos, así era como los libros las trataban. Por eso no estaban a un nivel en el que fueran reconocidas por sus fragancias. En cambio, fue por eso que la idea de usar hierbas no fue creada.

Para empeorar las cosas, las hierbas aromáticas sólo crecían en lo profundo de las montañas. Las hierbas que usaban los chefs crecían en la base de las montañas o eran cultivadas por la gente. Sin embargo, era bastante fácil hacer tierra fértil y rica en magia y cultivar flores, siempre y cuando se pudieran obtener… Por ejemplo, algunas hierbas no podían crecer fuera de su ambiente natural, por lo que se necesitaba tierra de las montañas.

Para empezar, sabía de hierbas que otras personas en el mundo ni siquiera conocían, porque existían en su vida anterior. Pero aunque las conociera en su última vida, era difícil confirmar la existencia de hierbas que no fueran comestibles, como la albahaca. Por desgracia, no encontró libros especializados en hierbas. Al final, halló una imagen en una gran enciclopedia, como resultado de leer, como loca, los libros de la biblioteca. Pero, no se mencionaba dónde encontrarla. Así que no pudo confirmar si existía o no.

Cordelia le preguntó en secreto al jefe de cocina:

—¿No hay otras hierbas aromáticas además de las comestibles?

Estaba fuera de la experiencia del jefe de cocina, pero le preguntó a su conocido y reunió información para ella. Como resultado, descubrió que había muchas hierbas en el mundo que se reconocían y crecían en la naturaleza. Le pidió más favores al jefe de cocina; le solicitó que obtuviera menta, que no se usaba en la comida en ese mundo, y tocó su magia ligeramente; las hojas se volvieron más vibrantes que antes, percibiendo que tenía una gran afinidad con la hierba y su magia. Además, a diferencia de las nueces, no tenía ningún método de manipulación peculiar. Estaba convencida de sus muchas posibilidades.

Cordelia aprovechó la oportunidad.

Si ella podía producir aceites esenciales a partir de hierbas medicinales fáciles de manejar y tenía éxito en la producción de cosméticos a partir de ellas, entonces sería posible reducir los costos de manera significativa. Además, los precios de distribución también podrían reducirse en cierta medida. Por supuesto, era necesario mantener un cierto precio para los productos de alta calidad; pero funcionaría de alguna manera si ella los clasificaba por calidad. Por encima de todo, los nobles eran del tipo que les gustaba seguir las nuevas tendencias. Si podía producir aceites esenciales que solo ella podía hacer, entonces, inevitablemente sería contactada por ellos en el futuro. Por supuesto, algo que ella podía usar era útil, pero también lo era hacer conexiones. Cuantas más personas conociera, mejor. Incluso si hubiera conexiones que ella misma no podía usar, Elvis podría hacerlo.

Desde que decidió realzar la belleza con la que nació, no tenía razón para dejar pasar la oportunidad de construir conexiones personales, quienes podrían convertirse en un arma para su arsenal, a futuro.

Así, Cordelia levantó el telón de su rebelión…


[1] Vilipendio: desprecio.

Cuando un personaje actúa de forma diferente a sus hábitos, personalidad, carácter, etc.

| Índice |

One thought on “¡¡Gotas~!! La historia de la Princesa de la Fragancia~ – Acto 1: Cordelia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.