Matrimonio Oculto – Capítulo 150: El cumpleaños más romántico

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


—Vamos —dijo Lu Tingxiao, sosteniendo su mano. —Su movimiento fue extremadamente natural.

Ning Xi miró a sus manos conectadas. A pesar de que sabía que Lu Tingxiao solo estaba preocupado por si llegara a ocurrirle otra cosa, su humor cambió ligeramente.

El cuarto de control estaba pobremente iluminado. Había aproximadamente diez computadoras encendidas, emitiendo una luz fría. Ning Xi siguió a Lu Tingxiao dentro y, al final del cuarto, encontraron a Pequeño Tesoro frente a la máquina más grande.

El niño lucía muy pequeño sentado en una silla acolchonada frente a la monstruosa máquina cubierta por incontables cables. Estaba mirando sin expresión a la pantalla que mostraba incontables líneas de texto del programa del computador. Un pequeño robot que se asemejaba bastante a él estaba a su lado con su cañón apuntándolos directamente.

Cuando vio la expresión solitaria y sin vida de Pequeño Tesoro, Ning Xi sintió que su corazón estaba siendo apretujado por una garra de metal. Dolía tanto que le costaba respirar.

—Pequeño Tesoro… —lo llamó con una voz temblorosa. El pequeño, observando la pantalla, no mostró ninguna reacción de haberla escuchado.

Ning Xi estaba realmente aterrada ahora. Ya había escuchado de Lu Tingxiao y los demás acerca de estos episodios del niño, pero era la primera vez que veía cómo era Pequeño Tesoro en estos momentos.

—¿Qué podemos hacer…? Es mi culpa…

—Ning Xi, no te culpes. No es importante. Es algo bastante común para él terminar en este estado. Estará bien si lo llamas algunas veces más —la consoló Lu Tingxiao.

En realidad, Lu Tingxiao solo dijo esto porque se trataba de ella. Si hubiera alguien más a su lado, las cosas no serían tan sencillas.

Después de forzarse a calmarse, Ning Xi se acercó con cuidado, un paso a la vez. Aunque el pequeño robot siguió sus movimientos de cerca, Pequeño Tesoro permaneció tan inmóvil como antes.

Ning Xi caminó hasta el niño, y se arrodilló lentamente. Luego, con cuidado, tomó una de sus pequeñas manos.

—Pequeño… La tía está de regreso… Lo lamento… Algo me sucedió anoche, y por eso no pude regresar…

Ya que no podía explicarle los detalles, solo pudo bajar la cabeza con tristeza. Después de un largo tiempo, un pequeño puño apareció en su línea de visión.

A continuación, la mano se abrió lentamente para mostrarle una horquilla rosada en el medio de su suave palma. Cientos de pequeños diamantes estaban alineados, formando un corazón en una peineta rosa para el cabello, brillando bajo la fría luz de las máquinas que los rodeaban.

—Esto es… —Ning Xi levantó la cabeza, sorprendida y feliz. Sin embargo, ni un rastro de emoción apareció en el rostro del pequeño.

A su lado, Lu Tingxiao miró el accesorio en la mano de su hijo y le explicó: —Es el regalo de cumpleaños que hizo para ti.

—Para mí… —Como le dijo, el regalo en verdad tenía diamantes. Ning Xi se sintió algo avergonzada, y al verla, Lu Tingxiao se apresuró a explicarle.

—Solo son piedras comunes, así que no son caras. Sin embargo, Pequeño Tesoro pegó personalmente los 99 cristales, uno a la vez.

Cuando Ning Xi lo escuchó, estaba tan conmovida que comenzó a llorar al instante. En lugar de tomar el accesorio directamente, miró al pequeño.

—¿Puedes ayudarme a ponérmelo?

La visión de Pequeño Tesoro se enfocó lentamente en la peineta. Luego extendió su mano y, torpemente, la colocó en su cabello, cerca de la oreja. Ning Xi la tocó, y sonrió feliz.

—¿Luce bien?

Pequeño Tesoro asintió. Consiguiendo por fin una respuesta del niño, Ning Xi no pudo soportarlo por más tiempo y lo rodeó con sus brazos.

En ese momento, el robot a su lado disparó. El proyectil estalló, y confetis de diferentes colores se esparcieron por el aire. De fondo, la canción de “Feliz Cumpleaños” comenzó a sonar.

Los ojos de Ning Xi volvieron a humedecerse mientras miraba al aire lleno de papeles.

—Gracias, cariño. Este es el cumpleaños más romántico que he tenido en mi vida.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.