Matrimonio Oculto – Capítulo 62: ¡Ven, bésame aquí!

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Dentro de la minivan negra…

—Mi querido nieto, ¿sabes dónde vive tu abuelo?

—Ning Xi, intenta llamarme nieto de nuevo…

—¡Nietooooo! ¿Qué hay si te llamo así?

—Yo… ¡Voy a darte tu merecido!

—¡Ven! ¡Me estaba preocupando de que no te fueras a atrever!

—¡Ah, esta maldita mujer, ¿realmente me estás golpeando?!

El asiento se balanceó por la conmoción, y el manager, Lei Ming, que estaba conduciendo en el frente, se quedó sin palabras.

—Muye, te dije que no podrías ganarle, pero no me creíste. ¿Estás feliz ahora? El titular de mañana va a cambiar de “Bellezas recogen a Jiang Muye del aeropuerto” a “Una anciana busca a Jiang Muye en el aeropuerto”.

—¡Cállate! —Gritó él, avergonzado y exasperado mientras Ning Xi lo inmovilizaba.

Lei Ming miró el campo de batalla en la parte trasera desde el espejo retrovisor, y su boca se crispó mientras su frente se llenaba de sudor.

—Ning Xi, ¿podrías darle un descanso? Piensa en que te estoy rogando. Tiene una película que filmar, un comercial, y una aparición especial en una revista este mes…

—Lo sé, Ming-ge, no tocaré su rostro… ¡Será mejor que dejes de moverte!

En este punto, Jiang Muye había perdido su apuesta y elegante imagen del aeropuerto. Actualmente, tenía sus manos atrapadas y presionadas contra el asiento. Lucía como si hubiera sido violado.

—Ning XI… Me forzaste a hacer esto…

Ning XI seguía golpeándolo felizmente, pero Jiang Muye usó sus manos atadas para rodear su cuello y jalarla hacia él…

Viendo ese rostro apuesto tan cerca en un instante, Ning Xi se retiró inconscientemente y levantó la cabeza con una sonrisa despreocupada en el rostro.

—¿Qué, usarás tu belleza porque no puedes vencerme?

Justo cuando estaba por besarla, Jiang Muye giró el rostro abruptamente.

—Euughhh…

—Hahaha. —Ning Xi rió hasta que tuvo que sostener su estómago por el dolor, retorciéndose—. ¡Ven e inténtalo de nuevo! ¡Ven, bésame aquí! ¿No es lindo el maquillaje de la abuela?

Viendo el rostro arrugado y picado de Ning Xi, Jiang Muye se acostó como un pescado muerto, como si hubiera perdido todo el interés en su vida. Cuando ella terminó de reír, jadeó por aire y se sentó.

—¿Qué sucede? ¿En verdad estás enojado? ¡¿Quién empezó intentando tenderme una trampa?! ¿No me dejarás vengarme?

—¡Maldita, no nos hemos visto desde hace mucho tiempo, ¿no podrías extrañarme un poco?! ¡Simplemente terminaste golpeándome en cuanto nos vimos de nuevo! —Jiang Muye la miró con furia, e incluso con algo de ofensa en lo profundo de sus pupilas.

—¡Por supuesto que te extrañe! ¿No lo dije en el aeropuerto? ¡La abuela quería verte! —Sonrió Ning Xi.

Para evitar morir por furia excesiva, Jiang Muye se rindió en seguir comunicándose.

—¡¿Por qué no me sueltas aún?! —Rugió, levantando sus manos atadas—. ¿Dónde diablos conseguiste estas esposas? ¡Están prohibidas en China, ¿verdad?!

—Esto, bueno, parece que las compré en una sex shop en Taobao. Tenían un 20% de descuento, así que sólo salieron en $9.90.

Preocupado de que ambos se pusieran a pelear de nuevo, Lei Ming se recuperó de la sorpresa por las palabras de Ning Xi, y se apresuró a cambiar el tema.

—Ya dejamos a los reporteros y fans, ¿a dónde vamos ahora?

Jiang Muye sacó un espejo de mano para revisar su cabello. Después de escuchar las palabras de su manager, ni siquiera levantó la cabeza al responder.

—Vuelve a mi residencia en las afueras de la ciudad.

—Entonces, déjame a un lado del camino, tomaré un taxi a casa —dijo de inmediato Ning XI.

—Heh, ¿pensaste que podías huir hoy? ¡Me gustaría ver a dónde intentas escapar! —Jiang Muye apretó los dientes siniestramente, y trabó las puertas del auto. Ning Xi comenzó a sudar. Ya sabía que esto sucedería.

En el camino, por el que no se detuvieron, sintió que algo no estaba bien.

¿Por qué me resulta conocido este lugar?

—Señor Rico, ¿tienes propiedades en Beijing? No tendrás una casa en el Palacio Platino, ¿verdad? —Preguntó indecisa. Jiang Muye bufó.

—¿Y qué si la tengo? ¿Repentinamente te dieron ganas de llevarte bien conmigo? ¡Es demasiado tarde, déjame decirte que a menos que me trates con respeto no pasará!

Ning Xi estaba un poco abatida.

No podría haber una coincidencia como esta, con Jiang Muye también residiendo en el Palacio Platino.

Por alguna razón, las alarmas comenzaron a sonar en su mente, dándole una premonición desagradable…

| Índice |

Un comentario en “Matrimonio Oculto – Capítulo 62: ¡Ven, bésame aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.