No quiero ser amada – Capítulo 41: Atada a él

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan debió esperar hasta la mañana siguiente para encontrarse con el príncipe heredero. Mientras tanto, Dimitri fue enviado a prisión, y Rihannan fue encerrada y confinada en la mansión, bajo vigilancia intensa y sin poder hacer nada. Solo tenía un pequeño margen de maniobra hasta la reunión prometida con el príncipe heredero. Hasta entonces, necesitaba ir a la princesa. Solo ella podía ayudarla.

—Pero… no puedo encontrarme con ella en este momento…

Sin mencionar su encierro, tendría problemas para entrar al palacio. Además, había guardias fuera de la mansión que le impedían escapar. Pero… había un guardia cerca de pie quieto y correcto. Ella caminó hacia él.

—Por favor, pasa este mensaje a la princesa… “Rihannan quiere encontrarse contigo”.

Sin embargo, el guardia no reaccionó. Le faltaba la más mínima señal de disposición para transmitir sus palabras. Rihannan suspiró tristemente. Mientras intentaba buscar métodos alternativos, alguien del exterior irrumpió.

—¡Señorita Rihannan!

Era la vieja niñera de la princesa.

Rihannan sonrió y le dio la bienvenida.

—Niñera, ¿está la princesa en el palacio? Por favor, ayúdame…

Pero la vieja niñera sonrió amargamente, sacudiendo la cabeza ante la sincera súplica de Rihannan.

—La princesa fue puesta en un toque de queda. Nadie puede entrar y salir de su palacio. No podrás verla hoy.

Por un ligero fragmento de segundo, una mirada de gran desilusión brilló en su rostro. Si el rey ya hizo un decreto, sería casi imposible encontrarse con la princesa.

—Señorita Rihannan… —La vieja niñera estrechó su mano mientras las lágrimas corrían por el rabillo de sus ojos—. Me da vergüenza decir esto, y sé que estoy cometiendo un crimen atroz que nunca podría lavar, pero… lo diré a pesar de la gran vergüenza que siento… Señorita Rihannan… ¿podría por favor cometer un sacrificio por la princesa solo por esta vez?

Rihannan miró a la vieja niñera. Estaba sin palabras. La princesa siempre había sido amable y cálida con Rihannan. Pensar que resultaría así.

—¿Cómo puedes…?

—Sabes lo inmadura que es nuestra princesa. Si ella se va, nunca podrá aguantar. Por otro lado, la señorita Rihannan ha vivido en Arundell la mitad de su vida. Y más que cualquier otra cosa…

—¿Es esta la posición de la princesa Helena?

La vieja niñera sacudió la cabeza a toda prisa ante la fría declaración de Rihannan.

—No, absolutamente no. No me malinterprete. La princesa Helena está preocupada por usted. Si no fuera por las órdenes del rey, podría verla. Su Majestad es todopoderoso y la princesa no tiene poder aparte de su título…

Rihannan retrocedió un paso y apartó la mano de la vieja niñera. Helena era la amada hija del rey. Él le daría el mundo a ella. Incluso su hermano violento, el príncipe heredero, era tan gentil como una oveja frente a Helena.

Helena era inocente. Vivió una vida sin lucha y dificultades. Lo que dijo la vieja niñera era cierto. Ella era débil, no podría aguantar…

Rihannan levantó la vista hacia el palacio en el que residía la princesa brevemente antes de volver su mirada hacia la vieja niñera.

—Dile que lo entiendo.

Luego se dio la vuelta y se fue.

Los gritos de la vieja niñera sonaron ruidosamente en el fondo.

Después de una caminata larga y agitada, Rihannan notó que se dirigía hacia un camino familiar. Era el jardín que solía visitar en el camino de regreso a casa desde el palacio. Fue allí donde conoció al príncipe heredero sin conocer su verdadera identidad.

Cansada, Rihannan suspiró y se frotó suavemente la frente.

Tienes que tranquilizarte, Rihannan. Este no es el momento de estar…

Un agudo grito de pájaros interrumpió sus pensamientos. Se dio la vuelta y vio el nido del pájaro bajo el ataque de una gran serpiente, la cual enroscó su cuerpo alrededor del árbol, siseando mientras avanzaba hacia arriba. Algunas de las aves ya se habían convertido en su presa, disminuyendo el número de crías. Las aves adultas batieron sus alas y volaron, picoteando con fuerza a la serpiente, pero no era suficiente. La serpiente se tragó los pajaritos restantes uno por uno…

—Ah…

Al pensar en ayudar a los pájaros, recordó una voz que había olvidado por mucho tiempo.

—Ríndete. Ese es el destino del pájaro.

Era la voz de un niño que yacía en el jardín. Se sentía como si fuera ayer.

—Ah…

—Mira su panza caída. Ella es una nueva madre. Si la cacería falla, el pájaro vivirá, pero sus gatitos morirán de hambre.

En ese momento, ella estaba en desventaja. El razonamiento del niño no estaba mal, pero no podía soportar ver morir a ese pájaro. No había nada que ella pudiera hacer, pero eventualmente… el niño trepó al árbol él mismo mientras ella derramaba lágrimas.

Los ojos azul hielo de Rihannan se atenuaron rápidamente. A veces ella pensaba… ¿y si él no hubiera trepado el árbol por ella? ¿Habrían evitado la tragedia de un matrimonio sin amor?

No, se estaba engañando a sí misma.

La reina la amaba porque la eligió como la única candidata a la reina para su hijo, Igor.

Su destino estaba atado a él.

Parecía ser el caso en esta vida. Uno podría resistirse, pero al final solo se comerían. Ese pájaro podría haber logrado evitar el ataque del gato, pero podría haber sido tragado por una serpiente que apareció de la nada a la mañana siguiente.

La vida parecía funcionar así.

Realmente era efímera.

Había tratado de vivir una vida en su propio camino, pero aquí estaba… de vuelta al punto de partida. Mientras el príncipe heredero y el rey continuasen presionándola como candidata para el matrimonio nacional en lugar de su amada princesa, ella terminaría en Arundell y en esa vida como reina de nuevo.

Y… sabía que se despertaría en ese palacio y descubriría que su corazón se rompía de nuevo desde que comenzaba el día.

Justo como la última vez…


Maru
Todo esto es tan... frustrante. Tantas heroínas que viven su segunda vida bien y ella solo sufre. Todo es una constante presión y temor para ella. Es muy triste ver que te acercas al matadero inevitablemente.

| Índice |

5 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 41: Atada a él

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.