Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 41: La Cena

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Dicho eso, llegamos a la ciudad.

Justo antes de irnos, mi padre regresó, así que Shurei y Kuroitsu le dieron sus respectivos reportes, y también le dije que saldría con todos ellos.

Bueno… si estás cerca de Shurei y Kuroitsu, probablemente no se te ocurra nada raro

Es lo que dijo y pude obtener su permiso con seguridad, pero… Aun así, parece que lo que le preocupa a mi padre es si llego o no, a causar algún problema. Casi enfatizó eso automáticamente.

Sin embargo, ya que anteriormente causé problemas, mantuve mi boca cerrada. Lo mejor es quedarme callada en este tipo de situación.

Dejando eso a un lado, por la noche abundan personas en el distrito comercial. En varios de los locales, hay muchas personas bebiendo y comiendo.

Nuestro grupo entra en uno de esos locales relativamente tranquilo, pero de aspecto algo caro.

En realidad, esta es la segunda vez que vengo aquí. Kuroitsu y los demás me trajeron anteriormente.

—Oh, Shurei. Ha pasado bastante tiempo. ¿Estarás en la capital de momento?

En el momento en que nos dirigimos a nuestros asientos, una mujer viene de la parte interna del local y saluda a Shurei.

Es la dueña de este establecimiento, la Señora Calui.

— ¿Quién sabe? Honestamente no lo sé.

—Jaja. Bueno, está bien tener trabajo. Trabaja duro, y luego gasta tus ganancias aquí y descansa tranquilamente.

—He estado viniendo de vez en cuando, ¿verdad, Señora? —Shurei sonríe irónicamente mientras responde.

La Señora le responde con una sonrisa encantadora.

Aparto mi mirada de la interacción entre ambos y miro dentro del local. El interior está teñido con mujeres bellamente vestidas. Parece que hoy, este negocio también está prosperando.

— ¡Oh…! Así que Mel también vino hoy.

—Ha pasado un tiempo, Señora.

—Bueno… como siempre, ¡qué niña tan educada! Y es realmente encantadora.

La Señora me mira con ojos brillantes y me acaricia la cabeza.

Parece que la última vez que vine, de alguna manera la Señora se encariñó conmigo.

El hecho de que una persona tan hermosa muestre tan buena voluntad hacia mí, se siente muy bien. Aunque… parece haber algunas miradas quisquillosas en nuestra dirección, pero no me importa.

— ¿Qué te gustaría beber hoy, Mel? Adquirí muchos tipos de jugos de fruta para ti.

— ¿En serio? Muchas gracias, Señora…

—Bueno, entonces, vayamos juntas a tu asiento.

La Señora toma mi mano y me acompaña a mi asiento. No me di cuenta que estaba absorta en mi conversación con ella.

—Kuroitsu, dime… ¿Por qué la Señora es tan amigable con Mel?

—Parece que cuando la Señora se encontró con un ladrón de bolsos… Mel fue quien le regresó sus cosas. Apareció galantemente, cortó el camino del perpetrador, y luego castigó bellamente a los furiosos ofensores. Sin pedir ninguna recompensa, incluso la protegió en su camino de regreso. ¡Su encanto en ese momento, y sus acciones que son más masculinas que los hombres son tan encantadoras…! Eso fue lo que dijo la Señora. Por cierto, parece que la propia Mel se ha olvidado por completo de ese incidente.

—Para cautivar a una experta como la Señora… qué inquietante.

—Sí, lo es de muchas maneras.

Detrás de mí, tal conversación se está desarrollando…

Cuando me siento, varias mujeres se sientan junto a mí. A mi lado está la Señora, quien me cuida devotamente.

Mientras disfruto de la conversación con todos, las mujeres a mi lado expanden aún más esa conversación.

—Este jugo de frutas está delicioso. Muchas gracias, Señora.

—Estoy feliz de escuchar tu agradecimiento, Mel. Significa que valió la pena prepararlo. —La sonrisa de la Señora es deslumbrante.

Tal vez esa sonrisa en ella es inusual, ya que las mujeres sentadas con nosotros parpadean sorprendidas al mirar a la Señora.

—La Señora realmente ama a Mel. Ahora que lo pienso, la última vez vino con Kuroitsu, y esta vez vino también Shurei. ¿Qué clase de conexión tienes con todos, Mel…? —Una de las mujeres a nuestro alrededor me pregunta.

—Está entrenando con nosotros. —El que responde a esa pregunta es Kuroitsu.

— ¡¿Ehh?! ¿A esta edad? Todos son fuertes, ¿verdad? Aun así, ¿ella puede entrenar con ustedes…?

—Sí, por supuesto. Si no, no habría venido con nosotros. —Kuroitsu sonríe amargamente ante su continuo interrogatorio.

No… no es sólo Kuroitsu.

Todos a nuestro alrededor están haciendo la misma expresión.

—Pero escuché que el entrenamiento es bastante riguroso. ¿Estás bien, Mel…?

—Al igual que Shurei y los demás, también tengo los mismos deberes de un guardia. Debo ser más fuerte para mi maestro.

Por el momento, le digo lo que me propuse.

Con mi explicación, muchas otras personas se sorprenden y algunas comprenden mis palabras. Sus reacciones son muy divertidas…

Si les dijera mi verdadero estatus, me pregunto qué pasaría. Sin embargo, no pienso hacerlo…

—Ya veo… aunque eres así de pequeña, estás trabajando duro.

—No, no realmente…

Estoy un poco avergonzada mientras siento que se me acumula calor en mi rostro.

—En realidad… tengo una hermana pequeña. Creo que probablemente tiene la misma edad que Mel.

—He… ¿de verdad? Si tienes una hermana pequeña, entonces estoy segura de que es linda.

En realidad, la mujer delante de mí tiene un peculiar cabello liso dorado pálido, y es una persona elegante y hermosa.

—Ohh, Mel. —Sonríe con mis palabras.

Sí, realmente es bonita.

El hecho de que el rostro del hombre junto a Shurei, Doula, se enrojeciera después de verla, es una excelente prueba de ello…

De repente, me concentro en mi propia apariencia. Este cuerpo no tiene ni una pizca de feminidad.

Es el resultado de que Kuroitsu, Shurei y todos me dijeran que soy más masculina que los propios hombres.

No es que esté particularmente insatisfecha, y no me ha importado hasta ahora, pero… cuando estoy rodeada de gente tan bonita, me molesta un poco.

— ¿Qué sucede, Mel?

Me pregunta debido a que o bien mis pensamientos se notan en mi rostro o es muy perspicaz.

—Estaba pensando que todas son bonitas.

—Jojojo… gracias. Pero, Mel también es muy linda, ¿sabes?

— ¿Eso es cierto?

—Lo es, ¿sabes? No hay necesidad de ser impaciente, una chica puede convertirse en lo que quiera ser. Si Mel lo quiere, una vez que crezcas un poco más, estoy segura de que te convertirás en una belleza que puede hacer que cualquiera gire a verte.

Una persona que puede hacer que cualquiera la mire… honestamente hablando, no puedo imaginarlo, pero sus palabras me reconfortan.

—Mel, si tienes algo que quieras consultarme, no dudes en hacerlo cuando lo necesites… probablemente hay mucha gente a tu alrededor que está dispuesta a convertirse en tu aliado. Pero como es de esperar, en el futuro creo que habrá muchas cosas que querrás preguntarle a alguien del mismo sexo.

—Muchas gracias. Um…

—Me llamo Luluria.

—Luluria. Por favor, cuida de mí de ahora en adelante.

Esa noche, comenzando con Luluria, me hice amiga de las hermanas mayores en el local de la Señora y pasé mi tiempo disfrutando antes de salir del local.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *