Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 56: Recuerdos Perdidos

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


En ese gran cuarto, durmió profundamente toda la noche.

De alguna forma, se siente solitario, pensó Tiararose.

—Pero siempre he dormido sola.

Pensó en por qué se sentía de esa forma, y decidió que se debía a que la habitación era demasiado grande. Estiró sus extremidades lentamente y salió de la cama.

Philliane le dijo que no tenían nada planeado para hoy. Le había sonreído y sugerido que se tomara las cosas con calma. Pero, al mismo tiempo, parecía que quería decirle otra cosa. Tiararose sentía que algo extraño le había sucedido a su realidad.

Si sólo supiera de qué se trata.

Especialmente con Aquasteed.

No sabía porqué estaba con ella. Por supuesto, estaba feliz de ser cercana a un personaje que le gusta, y quería hablar más con él.

Pero Aquasteed parecía…era como…

—Es como…

Apretó sus puños al intentar que su corazón no latiera tan fuerte. Podía sentir a sus mejillas sonrojándose y no sabía qué hacer.

En ese momento, escuchó a alguien golpear la puerta. A continuación, sonó la voz de Philliane, así que Tiararose dejó de pensar al respecto.

La invitó a pasar, ella apareció con algo de té.

—Buenos días, princesa Tiararose.

—Buenos días, Philliane.

Tomó un sorbo de té y se relajó, mientras Philliane preparaba su vestido.

Había sugerido que se tomara el día con calma, pero tenía algo que hacer. Necesitaba hablar con Aishira sobre el manejo del mar.

En cuanto a los recuerdos que involucraban el trabajo en el que estaba involucrada, hasta ahora…ella los tenía todos.

Eso significa que, realmente, está en el castillo de Marineforest.

—Philliane.

— ¿Sí?

— ¿Sabes si la Señorita Aishira visitará el palacio hoy? —Dijo Tiararose. Luego añadió: —Si es así, me gustaría encontrarme con ella.

—Creo que la Señorita Aishira vendrá más tarde…pero, princesa Tiararose, ¿sus recuerdos?

— ¿Huh?

Philliane contuvo el aliento, y Tiararose rió.

—Ayer estaba bastante confundida, pero creo que estoy bien ahora.

—Oh, ¡gracias a los cielos…! ¡Gracias a los cielos!

—Lamento haberte hecho preocupar por mí.

—Oh, no, no es nada de lo que deba disculparse. Llamaré al príncipe Aquasteed de inmediato. ¡Por favor espere aquí!

¿Príncipe Aquasteed?

Antes de que pudiera detenerla, Philiane salió corriendo por la puerta. Fue algo inusual, porque ella siempre se comportaba con elegancia. Tiararose no sabía qué era tan urgente.

—No se supone que nos veamos. ¿Qué le diré…?

Él es el príncipe heredero de Marineforest, por lo que no puede ser grosera. Pero, por ahora, salió de la cama y se puso el vestido que Philliane había preparado para ella.

Como no tenía citas hoy, era un vestido simple y sin accesorios, así que podía ponérselo por su cuenta, lo que era un alivio. Tuvo algunos problemas al ajustarlo, pero no fue demasiado.

—Príncipe Aquasteed, ¿huh…? Morí antes de jugar el juego, así que no sé mucho del personaje.

Cuando estuvieron juntos en la Academia, él era un estudiante tranquilo y ejemplar, que siempre estaba sonriendo. Alguien, digno de la realeza.

— ¡Tiara…!

Justo cuando estaba esperando en dejar el cuarto para esperarlo, las puertas se abrieron con fuerza y Aquasteed entró.

Sus ojos estaban ligeramente húmedos mientras la miraba.

—Oh…

Aquasteed se apresuró hacia ella y la abrazó. Su aroma flotó suavemente hacia su nariz, y ella sintió que su corazón comenzaba a latir. Sus delgados pero fuertes brazos la tocaban como si fuera un tesoro delicado.

¿Por qué…?

No podía ponerlo en palabras.

—Tiara…

—…Mmm.

Sus labios cubrieron los de ella gentilmente.

Se tocaron, partieron, y luego se tocaron otra vez. Sus ojos la miraron con tanto amor que Tiararose no pudo moverse. La había besado de repente, pero no se sentía mal.

La voz que llamaba su nombre, su respiración, estaba tocando sus labios.

Su corazón latía con fuerza, incapaz de controlarlo. Finalmente, puso una mano en el pecho de Aquasteed para separarse.

—Oh…Príncipe Aquasteed.

Tiararose tocó sus labios y dijo su nombre.

No lo llamó ‘Aqua’ como siempre.

—Tiara, tu memoria no regresó… —dijo Aquasteed sorprendido. Tiara sacudió su cabeza.

— ¿Huh? ¿Mi memoria?

En efecto, sus recuerdos parecían borrosos, pero sabía que en este momento estaba en Marineforest, trabajando. Sin embargo…no se dio cuenta que sólo los recuerdos Aqua faltaban.

—Umm, ¿príncipe Aquasteed?

—…Por favor, ¿podrías llamarme Aqua? —Cuando Tiararose se sonrojó confundida, le sonrió gentilmente.

Se dio cuenta de que todavía no lo recordaba, así que lamentó haberla besado.

¿Ahora lo odia? Sin embargo, juzgando por su reacción, no parece ser el caso.

No debería sentirme tan confiado aún.

Le pidió que usara su sobrenombre. Tiararose tragó saliva. Sus ojos giraban por todos lados, aturdida, pero él se dio cuenta que estaba feliz.

Aunque no tuviera recuerdos de él, seguía siendo la misma Tiararose de siempre.

—Por eso, ¿puedo llamarte Tiara también?

—Oh…S-Sí, príncipe A-Aqua… —dijo Tiararose, bajando la mirada.

—Bien.

Era adorable y quería abrazarla, pero contuvo ese sentimiento. Lo más importante ahora es explicarle su relación.

—Tiara, lo que estoy por decir puede ser difícil de comprender, pero quiero que escuches.

—… ¿Es sobre nosotros?

Tiararose pareció pensarlo un momento, y luego abrió la boca lentamente. Él respondió con una afirmación, y ella le miró con seriedad. Claramente, había estado pensando en ello.

—Quiero contarte sobre nosotros…

Prepararon té y frutas, mientras Aquasteed hablaba lentamente sobre su relación.

—Es imposible. Somos una pareja casada…

—Sí. Eres muy importante para mí.

Entonces, Aquasteed se disculpó por besarla hace unos momentos.

—No, no hiciste nada malo, príncipe Aqua…

—Tiara. Por favor, no te fuerces a hacer nada. Si no quieres que te toque, sólo dímelo.

Aquasteed sonrió y le aseguró que no le haría nada para asustarla.

Si no quiero que me toque…

Pero Tiararose se sorprendió al descubrir que no era el caso. Antes, cuando Hartnight casi la tocó, había sentido repulsión.

Realmente, Aqua piensa en mí como alguien importante.

No sería sorprendente si hubieran arreglado un matrimonio político entre ellos, pero no creía que ese fuera el caso. No recordaba que estuvieran juntos, pero se sentía emocionada. Quería saber más sobre él.

—Nunca sentí desagrado hacia ti, príncipe Aqua.

—…Gracias.

Como le dijo que no se preocupara. Entonces, la mano de Aquasteed se extendió…y la tocó. Por el contrario, era confortable.

—Quizás me dejé llevar, así que no te relajes tanto —dijo Aquasteed rápidamente cuando la vio cerrar sus ojos. Ambos se rieron por lo bajo.

Mientras se reían, alguien tocó la puerta, y escucharon la voz de Elliot cuando ésta se abrió.

Aquasteed estaba por regañarlo por entrar sin su permiso…en su lugar, suspiró ante la figura que entró después de empujar a su estudiante a un lado.

Tenía un cabello hermoso y lacio, de color negro al igual que sus ojos. Además, vestía un hermoso vestido de princesa. Era la heroína, Akari, del “Anillo de Lapis Lazuli”.

—Princesa Tiara, ¡ha pasado tiempo! ¿Te sientes bien?

—Uh, sí…

Akari no había cambiado para nada. Ella asintió y rió.

— ¡Estaba tan ansiosa por saber lo que sucedió, que vine a verte en persona! ¿Estás disponible para salir?

—Akari, eso puede esperar. Tenemos un pequeño problema ahora mismo.

Le pidió que esperara un poco, pero el escenario oculto del Rey Hada también era importante.

Tiararose le contó que había algo malo con sus recuerdos. Se preguntaba si Akari podría ayudar con su Oración Sagrada.

Aquasteed no parecía tener una buena opinión de Akari, pero se lo permitió porque era cercana a Tiararose.

—…Ya veo. Dame tu mano, ¿hmm?

— ¿Qué es lo que piensas?

Akari tomó la mano de Tiararose y usó su poder.

—Hmm, no tengo idea —dijo cuando vio que no había nada malo. —Aunque parece que no hay nada malo contigo, físicamente. Eso es bueno.

—Gracias, Akari. Mis recuerdos…estoy segura de que regresarán si sigo viviendo con normalidad. Ayer estaba muy confundida, pero me siento mucho mejor ahora.

Esta persona, que era la amiga de Tiararose, suspiró con alivio. Parecía estar muy preocupada, así que Aquasteed sentía que no debía molestarse demasiado con ella.

Sin embargo, era bastante malo que ni siquiera la Oración Sagrada fuera suficiente para descubrir lo que estaba mal. Se suponía que era un poder increíblemente poderoso.

Como dijo ella misma, lo más probable, es que lo mejor sea esperar a que sus recuerdos regresen.

Por supuesto, deseaba que mejorara tan pronto como fuera posible para poder abrazarla, pero no quería apresurar las cosas.

Mientras pensaba esto, Akari aplaudió con fuerza. Sus ojos brillaron, mientras miraba entre Aquasteed y Tiararose. Era como si hubiera pensado en el plan más brillante.

¿Qué rayos pretende hacer?

Aquasteed tenía sospechas, pero la idea de Akari era sorprendentemente decente.

— ¡Vamos a llamar a todos y tener una fiesta de té! Será un evento, como en el juego otome. Será divertido, ¡lo prometo!

Capítulo 57 ya disponible en la edición 30 de Kovel Times.

| Índice |

2 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 56: Recuerdos Perdidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *