Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 83: Hacia la plaza de los inicios

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


El pasaje secreto en el cuarto de Tiararose estaba conectado a una salida de emergencia en el patio.

—Es sólo para emergencias, así que no debería usarlo demasiado.

No sabía cómo lucía la puerta, y si la usaba descuidadamente, podía dejar rastros que otros podrían usar para entrar.

Por ello, el mejor modo de salir sería por el corredor usual.

Después de salir del pasadizo secreto, se aseguró de que no hubiese caballeros patrullando el área. Si la encontraban después de llegar tan lejos, todo lo que había hecho resultaría en vano.

A esta hora de la noche, el patio estaba en completo silencio. Sin embargo, el anillo de luz brillaba con fuerza en el cielo, por lo que no estaba oscuro.

La primavera casi termina, y el verano está a la vuelta de la esquina. Por supuesto, las rosas fueron plantadas como siempre, pero este año también se habían plantado guisantes dulces. Su esencia relajaba los nervios de Tiararose.

Debería ir rápido a la plaza para que nadie descubra el resto de mi plan.

Normalmente iría en carruaje, pero ahora no tenía otra opción más que caminar. Le tomaría algo de tiempo, pero estaba determinada.

—Muy bien, iré a verificar las puertas ahora… ¿Huh?

Cuando decidió que era tiempo de moverse, escuchó el relincho de un caballo. Normalmente no se usan a esta hora de la noche, así que se preguntó si había algo mal.

Será mejor que vaya a ver, sin que me descubran.

Si algo había sucedido, era probable que el caballero fuese a reportarle a Aquasteed a su cuarto. Y si despierta y descubre que Tiararose no está a su lado, causaría grandes problemas.

El relincho parecía venir del camino que lleva a la puerta que conecta el patio con las calles. Había varios arbustos a cada lado del camino, pero además de eso, nada que pudiera obstruir la vista. Esta era la parte que Tiararose creía que sería la más difícil de hacer en secreto.

—Debería tener cuidado cuando camine, o las patrullas podrían verme.

Espió por los pequeños agujeros entre los arbustos, pero no descubrió a ningún caballero cerca.

Al parecer, estaban patrullando por otra parte. Luego de confirmarlo, Tiararose se apresuró por el camino, pero se detuvo de repente.

Esto podría significar muchos problemas.

—¿Señorita Akari?

Su largo cabello negro estaba atado en una cola de caballo, estaba usando pantalones de equitación y un abrigo en lugar de su vestido usual. Su postura mientras cabalgaba era digna de una heroína.

—Ah, señorita Tiara~.

Cuando Tiararose llamó su nombre, ella la saludó emocionada, a pesar de que era la mitad de la noche.

—Um, señorita Akari, ¿por qué está en Marineforest…? Quiero decir, ¿qué está haciendo afuera tan tarde…?

—¡Por supuesto, es por el anillo de luz que apareció en el cielo de Marineforest! ¡No podría perderme de este evento! Ah, estoy tan feliz de haber tomado clases de equitación…

—Ah… —suspiró Tiararose.

Se preguntó si había obtenido el permiso de su esposo, o si simplemente estaba siguiendo sus planes, pero no tendría sentido esperar algo como eso de alguien como Akari. Entonces, ella inclinó su cabeza en duda cuando notó las ropas inusuales de Tiararose.

—Señorita Tiara, ¿qué está haciendo aquí?

—Ah, um…

—Esas ropas… ¿Va a alguna parte? ¿Es probable que el príncipe Aqua no lo sepa?

—Sí.

Los ojos de Akari brillaron como el fuego mientras miraba a Tiararose. Parecía haberse dado cuenta de que la princesa pensaba que era seguro escaparse y ver el evento tan pronto como comenzara.

Tiararose suspiró de nuevo, incapaz de ocultar sus intenciones.

—Sólo lo estoy confirmando, pero no viniste sola, ¿verdad?

—Bueno, por supuesto que traje a algunos caballeros conmigo. Hartkinght nunca me permitiría venir sola, después de todo.

—Ya veo…

Tiararose estaba aliviada de escuchar que pidió permiso para visitarla.

Los caballeros que la acompañaban parecían estar descansando después de haber sido despedidos por la noche. Aparentemente, Akari salió por su cuenta, porque quería sentir la brisa nocturna. Había planeado visitar a Aquasteed y Tiararose a la mañana siguiente.

—¿Entonces sólo querías pasear…?

No estaba segura de su explicación, ya que no creía que Akari fuera el tipo de persona en hacer eso.

—Ah, por supuesto, no puedo engañarte, ¿verdad? —Dijo Akari al notarlo. Se rió y luego se explicó—: Eso es lo que le dije a todos.

—¿Puedes decirme lo que en verdad estás haciendo aquí?

—He notado que desde que llegué te has estado moviendo mucho, señorita Tiara. Pensé que sucedía algo, así que esperé para averiguar qué tramabas.

Tiararose se sorprendió al escucharla hablar con tanta naturalidad.

No pensó que sus acciones fueran tan obvias. Después de todo, Akari tenía un nivel increíble de magia que le permitía usar el poder de la Oración Sagrada. Quizás, todo lo que necesitó hacer para encontrar a Tiararose era seguir su trazo mágico.

—Bueno, bueno —dijo Akari, sin preocuparse por la actitud sorprendida de la princesa, y la urgió a continuar—. Entonces, ¿a dónde estabas yendo?

—La plaza de los inicios —contestó después de vacilar.

—¡La plaza de los inicios! Entonces, un evento maravilloso debe estar a punto de suceder. Muy bien, señorita Tiara, ven conmigo.

Aunque no le había explicado nada, Akari la apresuró a subirse al caballo.

Ciertamente, ahora que estaba aquí lo mejor sería pedirle ayuda. Tiararose se hizo a la idea y le confesó que no podía contarle todo debido a ciertas circunstancias mientras se subía al caballo.

♦ ♦ ♦

—¡Ah! Es la primera vez que cabalgo con alguien más, pero debo decir que no está nada mal.

—¡Por favor mire adelante, señorita Akari!

Tiararose había pensado que la puerta sería su mayor problema, pero gracias a la magia de Akari, pudieron pasar sin ser detectadas. Utilizó un hechizo mágico que podía ocultar sus presencias.

Parecía un hechizo muy avanzado, digno de la heroína. Tiararose no tenía aptitudes mágicas, así que tenía algo de celos hacia Akari, que pudo usarlo sin problemas.

Podía sentir la fría brisa nocturna chocar contra su piel, pero su cuerpo temblaba por la tensión de no estar acostumbrada a cabalgar con otra persona. Estaba siendo extra cuidadosa para no caerse, y tenía mucho miedo.

—¿Estás bien, señorita Tiara~?

—¡E-Estoy bien!

—Bueno, pronto llegaremos a la plaza de los inicios. ¡Estoy muy emocionada por lo que está por suceder, así que aumentaré la velocidad~!

—¡Espera, sólo vaya a una velocidad normal, señorita Akari!

Ya no se sentía somnolienta. La emoción de Akari seguía aumentando, y Tiararose estaba teniendo dificultades para mantener el ritmo.

Después de un rato, Tiararose y Akari llegaron a la plaza de los inicios.

Como antes, había una fuente de agua en el centro de la plaza con el logo del juego brillando con fuerza. La fuente estaba apagada, así que la oscuridad de la noche era reflejada en las tranquilas aguas. Era una hermosa vista.

Akari ató su caballo a un poste de luz cercano, y saltó emocionada hacia la fuente.

—¿De qué diablos se tratará este evento…? Espera, ¿eso es japonés? “Sostén los Anillos de los Reyes del Bosque, Mar, Cielo y Cielo Estrellado, y haz una oración sin que nadie lo note”. Mm, ya veo, así que necesitamos los anillos…

Akari vio rápidamente que las marcas, en realidad, eran carácteres japoneses, pero inclinó su cabeza al darse cuenta de que no estaba sucediendo nada.

La secuela del juego terminaba una vez que se derrotaba a Liliarge, quien se convertía en un monstruo. Pero en este mundo, Liliarge fue rescatada, así que no llegarían a ese final.

Aun así, Akari sabía de los Anillos. Sabía que Tiararose tenía los del Bosque, Mar y Cielo Estrellado, mientras que Aquasteed tenía el del Cielo.

—¿Así que viniste aquí en secreto porque tienes el Anillo del príncipe Aqua?

De otra forma, ¿por qué vendrías aquí en medio de la noche? Es lo que parecían preguntarle los ojos de Akari.

Tiararose le mostró sus manos en silencio. En sus dedos tenía todos los Anillos de los Reyes Hada y el anillo del Cielo Estrellado que Aquasteed creó.

—¡Increíble! ¡Los tienes todos…! No tuviste que golpear al príncipe Aqua por el suyo, ¿verdad?

—¡No hice algo como eso!

Akari abrió los ojos por la sorpresa ante la objeción de Tiararose. Para ella, golpear a su amado Aquasteed para robarle el anillo era algo impensable.

—Pero tienes el suyo…

—Estaba dormido, así que lo tomé prestado por un momento. El príncipe Aqua estaba algo preocupado… Quizás, pensó que el evento no procedería.

—Ah, ya veo…

Por supuesto, Akari estaba de acuerdo en que el evento nunca podría proceder si nadie podía leer los carácteres en la fuente.

—Por eso no pudiste decirme los detalles, ¿eh?

—Se supone que no debería decirle a nadie.

—Ya veo. Pero está bien. Por ahora, vamos a comenzar el evento. ¡Estoy emocionada por ver lo que sucederá!

Asintiendo ante sus palabras, Tiararose se arrodilló frente al logo en la fuente. Cuando juntó sus manos, los anillos en sus manos comenzaron a brillar levemente.

Las dos comentaron su belleza sin pensarlo.

—Waa, son tan hermosos…

Tiararose cerró sus ojos lentamente y comenzó a orar.

Por supuesto, estaba pidiendo por la paz y armonía de Marineforest.

Que este país sea inundado por la bendición.

Entonces, como respondiendo a su oración, el Anillo del Cielo comenzó a brillar con más fuerza. Pequeñas estrellas comenzaron a brillar alrededor del anillo, trayendo luz a Marineforest.

Entonces, un gran círculo mágico apareció debajo de Tiararose y Akari, que estaba parada a su lado.

—¡Ah!

—¿Huh? ¿Qué es esto? ¿Es… magia de teletransportación?

Tiararose estaba confundida sobre lo que estaba sucediendo, mientras que la intuición mágica de Akari le dijo que estaban por ser teletransportadas. Sus palabras resultaron ser ciertas cuando las dos desaparecieron de su lugar al lado de la fuente de agua.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *