El Perseguido – Capítulo 108: Cosas extrañas

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Al principio, Ye Ying Zhi estaba disfrutando de la dulzura de Chi Yan jugando solo, dejándolo tratar de “calentarlo” con sus propios labios y lengua a su manera. Después de aguantar por un tiempo, no pudo resistirlo más. Se dio la vuelta, lo presionó debajo de él y lo besó. Estuvieron así un largo rato hasta que logró reunir fuerzas para separarse, soltándolo de mala gana.

—… Mi Ah Yan es tan dulce —susurró jadeante.

La cara del joven se puso roja en un instante, lo miraba sin saber cómo reaccionar.

El mayor se inclinó y lo presionó hacia abajo nuevamente. Esta vez, el beso se salió de control y los dos se enredaron aún más tiempo antes de abrazarse y quedarse dormidos.

Chi Yan se sintió aturdido como si volviera a cuando era un niño. Recordaba que también tenía una habitación en Bie Yuan, pero nunca pasó la noche ahí. Mientras permaneciera en Bie Yuan, dormiría junto con Ye Ying Zhi en su dormitorio.

Estaba asombrado. Obviamente, los dos habían estado separados durante tantos años y habían cambiado mucho. Pero después de reunirse de nuevo, parecía como si nunca se hubieran separado.

Incluso la sensación de los brazos del otro le era familiar. Lo que dijo Xu Rui no es cierto. Mi hermano mayor Ying Zhi claramente sigue siendo el mismo, al menos conmigo.

Chi Yan abrazó con fuerza a la persona que estaba a su lado y recordó vagamente lo que el abuelo le había dicho: Los niños deberían tomar la iniciativa, de lo contrario, dejarás que otra persona te la arrebate.

Shisai
Se lo dijo su abuelo en el capítulo 94, ¿recuerdan?

El hermano mayor Ying Zhi había estado solo durante tantos años, pero estaba dispuesto a ser tan afectuoso con él. Pensó que entonces, si tomaba la iniciativa, ¿podría hacerlo suyo? No tenía mucha confianza en el fondo de su corazón. En su mente flotaban algunas hipótesis desalentadoras. Chi Yan no entendía exactamente que lo inquietaba, pero gradualmente se quedó dormido.

En su estado hipnagógico, escuchó a alguien hablando, la voz venía de afuera de la puerta. La habitación estaba a oscuras, las luces estaban apagadas, pero en los pasillos estaban encendidas y un rayo de luz penetraba por los huecos de la puerta. Había voces de gente hablando y algunos susurros de pasos.

—… Tercer Maestro, el viejo Maestro Chi se va a ir, ¿desea que el Joven Maestro Chi regrese y eche un vistazo? —Escuchó a alguien, supuso que sería el tío Fu.

—¿De qué estás hablando? ¿Ah Yan tiene algo que ver con ellos ahora? —respondió una voz fría e indiferente, que reconoció como la de Ye Ying Zhi.

Entonces esas voces desaparecieron. Alguien entró y la puerta del dormitorio fue cerrada con llave. Sintió una mano fría en su frente que luego se deslizó. Percibió un aliento frío acercándose y un beso helado fue presionado en el rabillo de su ojo. Esa persona se acostó a su lado y lo abrazó.

Chi Yan se encogió en los brazos de la otra parte y se durmió de nuevo.

Pero dudas y preocupaciones aparecieron en su corazón. No sabía cómo estaba la salud de su hermano mayor Ying Zhi actualmente. No lo había notado enfermo, pero su cuerpo estaba aún más frío de lo que recordaba.

No soñó nada y cuando se despertó temprano a la mañana siguiente, se sintió renovado. Ye Ying Zhi estaba sentado a su lado leyendo el libro de la noche anterior. Cuando vio que se había despertado, bajó la cabeza y besó su ceja.

—Ah Yan, ve a lavarte. Tu desayuno se enfriará si no te apuras.

La papilla de mariscos estaba deliciosa y la sopa con sabor a huevas de cangrejo era muy fragante. Todos eran los favoritos de Chi Yan y pudo notar por el sabor, que Ye Ying Zhi los había cocinado. No tenía idea de cuándo se había levantado para preparar el desayuno. Era bastante inocente de niño y le gustaba comer lo que cocinaba el otro, por lo que a menudo actuaba como un bebé y le pedía que hiciera sus platos favoritos. No sabía cómo sentir lástima por los demás en ese momento, pero ahora, se sentía mal al pensar en lo egoísta que había sido.

—Hermano mayor Ying Zhi, tienes que descansar más, no necesitas esforzarte para cocinar para mí.

Recordaba al otro pasando una o dos horas en la cocina para complacerlo. Ahora temía que su cuerpo no pudiera soportarlo.

—No me molesta, no te preocupes —respondió mirándolo con una sonrisa—. Solo quédate aquí y hazme compañía. Este hermano mayor cocinará para Ah Yan todos los días.

—Entonces, ¿cómo está el cuerpo de mi hermano mayor ahora? ¿Está mejor?

—Sí. —Ye Ying Zhi sonrió—. Sigue siendo lo mismo, simplemente aguantando. De todos modos, no moriré por un tiempo.

Cuanto más indiferente era, más incómodo se sentía Chi Yan. No podía imaginar a esta persona dejándolo, desapareciendo de este mundo, sin ningún lugar para ser encontrado y nunca más ser visto.

—No cocines en el futuro —dijo asertivamente, Chi Yan no pudo controlar su voz.

—Es solo cocinar, realmente no me causa problemas… —Ye Ying Zhi lo miró. Se detuvo cuando vio los ojos rojos de la otra persona. No parecía esperar que la reacción de Chi Yan fuera tan fuerte, por lo que cambió el tema tentativamente—. Está bien, está bien, ¿cómo durmió Ah Yan anoche?

—Muy bien —El más joven también se dio cuenta de que había reaccionado exageradamente un poco antes, y pensó para sí mismo que se mantendría en vigilancia la próxima vez. No dejaría que Ye Ying Zhi hiciera ningún trabajo laborioso, necesitaba descansar más y recuperarse.

Hablando de anoche, recordó una cosa más.

—Me desperté en medio de la noche y pensé que escuché… ¿Mi abuelo falleció?

De hecho, tal como escuchó decir a Ye Ying Zhi ayer, realmente no tenía nada que ver con la familia Chi ahora, tampoco tenía ninguna relación con el abuelo Chi. Aunque todavía tenía un poco de resentimiento, al dejarlos no tuvo ganas de expresar sus quejas y solo trató a la otra parte como a un extraño.

Inesperadamente, Ye Ying Zhi se sorprendió un poco.

—¿Falleció? ¿De dónde lo escuchaste, Ah Yan? El abuelo Chi está bien, pero ahora está practicando en retiro y no está recibiendo visitas. Si quieres asegurarte, puedo llevarte de regreso a la casa de la familia Chi para que eches un vistazo.

—Pero te escuché hablar con el tío Fu… dijo que el viejo maestro Chi se va a ir y me mencionó —Chi Yan se sentía un poco confundido.

—Lo escuchaste mal —dijo tranquilamente Ye Ying Zhi—, el tío Fu vino a darme mis medicamentos, dijo que no había más.

Shisai
Supongo que en chino las frases deben sonar parecidas, pero se pierde con la traducción

Chi Yan todavía estaba un poco indeciso, pero como Ye Ying Zhi lucía demasiado tranquilo y seguro, solo pudo suprimir temporalmente su duda.

Después del desayuno fue conducido de regreso a la casa Xu por el conductor que lo había llevado el día anterior. Le prometió al mayor que volvería antes de la cena.

♦ ♦ ♦

Una vez que se fue, Ye Ying Zhi regresó a su habitación.

Se paró frente a la ventana, observó cómo el auto negro se alejaba gradualmente y no pudo evitar sonreír.

Finalmente, mi Ah Yan ha vuelto a mi lado.

Se dio la vuelta y se sentó en la cama, extendió la mano para acariciar el lugar donde el joven durmió anoche y entrecerró los ojos.

Ah Yan dijo que le gusto y tomó la iniciativa de besarme.

Ye Ying Zhi recordó la forma en que se besaron mientras estaban acostados. Su rostro enrojecido y sus ojos brillantes con una capa de agua que reflejaba la luz. Parecía una pequeña mascota mirándolo con apego, haciendo que su corazón se sintiera suave y con picazón. Deseó poder atraparlo con las palmas de las manos y nunca dejarlo ir.

Ah Yan no había sido así en el templo de Nuo Shen esa noche.

Su Ah Yan era estúpido. Pero no importa cuánto, después de tantos años de experiencia en la colorida y deslumbrante sociedad de afuera, ¿no sabría lo que significaba un beso? ¿No sabría lo que significaba un beso tan íntimo y cariñoso? A juzgar por su reacción en el Templo de Nuo Shen, Ah Yan claramente lo sabía.

Este pequeño villano simplemente fingió ser lamentable y me sedujo deliberadamente.

Todo el corazón de Ye Ying Zhi flotó. Cuando pensó en la rectitud y solemnidad de su Ah Yan en ese momento diciéndole que tenía a alguien que le gustaba. Pensar que se refería a él. Cerró los ojos y reprimió su emoción. Si fuera en el pasado, probablemente ya estaría enfermo.

Sonrió y se fue calmando gradualmente. Pequeño bastardo, tonto Ah Yan, este hermano mayor esperará y verá qué harás.

♦ ♦ ♦

Después de que Chi Yan llegó a la casa de la familia Xu y vio a Xu Rui, no podía esperar para preguntar: —¿No le pasó nada a la familia Chi anoche? ¿Sabes si está bien mi abuelo?

Si realmente hubiera muerto o incluso si estuviera gravemente enfermo, la noticia definitivamente se difundiría por las distintas familias de la zona. Xu Rui y los demás seguramente escucharían sobre eso, no había forma de ocultarlo.

Xu Rui estaba desconcertado de que Chi Yan hiciera esta pregunta de repente.

—No he escuchado nada, ¿qué pasó? —preguntó después de pensarlo.

—Me pareció haber escuchado que mi abuelo se había ido anoche, y se sintió real, pero el hermano mayor Ying Zhi dijo que lo escuché mal.

—Tsk, sigues llamándolo de esa forma —Xu Rui bromeó—. Seguramente escuchaste mal. Es imposible que un evento tan grande no se anuncie. Además, el abuelo Chi siempre ha gozado de muy buena salud, todavía está en reclusión, por lo que es poco probable que se haya ido tan repentinamente. Pero tú, Joven Maestro Chi, ¿qué te pasó ayer a con tu hermano mayor Ying Zhi?

—¿Qué más hay? Nos volvimos a encontrar y recordamos el pasado —Se sintió culpable al pensar en el beso de ayer, luego lo descartó vagamente.

Pronto Xu Xin también se acercó. Los tres charlaron un rato. Xu Er Ye y su esposa salieron a arreglar algunas cosas, así que almorzaron solos al mediodía.

Los gemelos aprovecharon la oportunidad para burlarse de Chi Yan. Estaban realmente divertidos de que ya fuera tan mayor, sin embargo, cada vez que veía a Ye Ying Zhi, todavía lo llamaba “hermano mayor Ying Zhi”.

—Joven Maestro Chi, ¿cómo esperaría que sostenga mi cabeza en alto frente a mis familiares y amigos en el futuro? Todos lo vieron. El novio que traje de afuera atrajo la atención del Patriarca de la familia Ye, luego esa noche se subió al auto del Tercer Maestro Ye y se quedó a pasar la noche hasta el día siguiente. Incluso fue conducido de regreso en su auto. ¿Qué dices? Todos dirán que mi amado fue arrebatado por el Tercer Maestro Ye —Xu Xin dijo.

—Tú tampoco tienes nada que perder. No es gran cosa si pierdes ante el Patriarca Ye —Xu Rui bromeó con su hermana.

Originalmente era solo una broma ordinaria, pero Chi Yan tenía la conciencia culpable y comenzó a sonrojarse después de escucharlos. Se atrevió a aclarar francamente con Ye Ying Zhi que solo era amigo de los gemelos, pero no se animó a aclararles a ellos que trataba a Ye Ying Zhi como su hermano.

Los tres hablaron y se rieron, hasta que el mayordomo de Xu Rui entró para dar un informe. Miró a Chi Yan, luego miró a Xu Rui, vaciló y esperó instrucciones de la otra parte.

—¿Qué pasa? —Xu Rui le preguntó.

—Se trata de Lin Zhu, el hijo de Lin Er Sao —El mayordomo respondió.

Xu Rui agitó la mano.

—Está bien, solo dilo.

Una expresión extraña apareció en el rostro del mayordomo, como si estuviera considerando qué decir sobre el asunto. Dudó durante dos segundos y dijo—: Lin Zhu acaba de ser encontrado. Está muerto. El cadáver fue hallado en las montañas. Lo revisaron y determinaron que murió hace tres días.

—¿Cómo es posible? —Xu Xin dijo de repente, frunciendo el ceño—. Lo vi ayer a la noche.

De hecho, ella no fue la única en verlo.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 108: Cosas extrañas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.