Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 52: Segundo período – Higiene 2

Traducido por Hime

Editado por Sharon


Mi cuerpo reaccionó con reflejos de los que estoy orgullosa.

Entendía que eran los escalones más altos de la orden y que no tenían intenciones de dañarme. Aun así, ser fulminada por tantas miradas haría que cualquiera se acobarde.

Aún si sólo expliqué que habría tales riesgos.

Como sea, soy una oradora. Tengo miedo, pero aún así debo mantenerme firme y con buena actitud.

—Ahem —tosió el señor Wilhelm de repente.

Correcto.

Está al final del salón. Con él cerca mío, mi resolución aumentará.

Yo también aclaré mi garganta.

—Como ya expliqué, ingerir agua sin hervir es algo tremendamente peligroso. Algunos casos podrían incluir más que los ya mencionados insectos, sino que también podría haber toxinas que aflojen los intestinos. Y para deshacernos de esas toxinas, es necesario hervir el agua.

Al parecer había que cambiar las percepciones de todos.

Sólo necesito explicárselo a los soldados comunes para que lo comprendan. Pero sería peligroso si todos desde los altos escalones tienen una percepción errada.

¿Cómo puedo explicarlo adecuadamente…?

—Sé que todos ustedes han estado presentes en el campo de batalla. Y una chica como yo solo puede imaginarlo… Vice Capitán Victor.

—¿Qué…?

—¿A qué clase de cosas le presta atención cuando está en el campo de batalla?

—Ah…

Por un segundo, el Vice Capitán Victor frunció el ceño ante mi pregunta.

Realmente tendré que trabajar duro para cambiar las ideas de la orden. Entonces, comenzaré preguntándoles sobre sus percepciones.

Como sea, no tenía la intención de hacerle una pregunta que no pudiera contestar

—Sería…

—No te preocupes por mi, siéntete libre de dar tu opinión.

—Sí, señor.

Ah, ya veo.

Debe ser realmente difícil hablar sobre el conocimiento sobre el campo de batalla con el señor Wilhelm, su superior, cerca.

—Lo primero es… La logística. Cuando el ejército se mueve, no podemos darnos el lujo de estar privados de alimento. Lo siguiente es la estrategia… al considerar esto, es crucial considerar las emboscadas y desvíos del enemigo. Al marchar, debemos ser cuidadosos con el terreno, la presencia de trampas y el contacto accidental con el enemigo. Lo último es la información.

—Muchas gracias, Vice Capitán Victor.

Él guardó silencio.

Ya veo.

Había muchas cosas que yo no entendía sobre logística y estrategia. Pero tal vez podría entender la necesidad de cuidado con el terreno, las trampas y e contacto con el enemigo.

Con eso, pude redirigir mi explicación.

—Bueno, entonces… Vice Capitán Victor, ¿usted dijo que debían moverse con cuidado de no toparse con las trampas enemigas cuando marchan?

—Sí…. ¿Qué hay con ello?

—¿Por qué es que deben moverse mientras observan en busca de trampas?

—Eso no hay ni que decirlo. Si las trampas del enemigo están cerca, nuestros soldados se verían perjudicados al caer en una.

—Pero existe la posibilidad de que no haya trampas, ¿verdad?

—Pero podría haber una.Si no somos cuidadosos… ¡Ha! —exclamó, y levantó la cabeza.

Pareció entender lo que quise explicar.

—Del mismo modo, debemos ser cuidadosos con las toxinas que podría haber en el agua sin hervir.

—Eso…

—El agua que no está hervida podría no traer toxinas. Sin embargo, podría haberlas. Y creo que lo normal es ser cuidadosos al respecto, ya que algo así podría poner al ejército a merced del enemigo. ¿Qué opina usted?

—Em…

Los ojos del Vice capitán se ensancharon ante mis palabras, y asintió con la cabeza.

Al parecer me era posible hacerle entender

—Ya veo. Si lo pones de esa forma, ciertamente estoy de acuerdo.

—En efecto. Si hay un riesgo, las medidas preventivas deben ser lo primero a tomar en cuenta, incluso si son sobre el agua.

—Creí que eran las palabras de una niña que no entendía nada sobre el campo de batalla… Pero, ¿nosotros éramos los ignorantes?

Todos estuvieron de acuerdo.

Al parecer el simple concepto de “si eres cauteloso sobre las trampas, debes serlo también del envenenamiento alimentario” fue comprendido.

—Entonces, aquí concluye la clase sobre higiene. ¿Alguien tiene alguna pregunta?

—No, nadie.

—En ese caso, me gustaría avanzar al siguiente capítulo.

Di vuelta el documento en mi mano y estudié la tercera página.

La tercera página del documento era sobre el procedimiento de los primeros auxilios.

Pensé que en lugar de dar la extensa lista de tratamientos médicos, debería solo dar una clase sobre primeros auxilios. Porque si saben cómo administrarlos, tendrán mayores posibilidades de sobrevivir para cuando el médico los revise. Así que, el documento resultó ser así.

Primero podría ser sobre como tratar heridas corporales.

—Repartiremos una copia para todos. Natalia, hazlo por favor.

—Entendido.

A mi señal, Natalia dio un paso al frente y colocó una copia frente a cada persona.

No era nada grandioso, solo un viejo paño doblado.

Pero en caso de emergencias, podría ser una herramienta para varios tratamientos.

—¿Ya todos recibieron una?

—Sí. Todos han sido distribuidos

—Entonces, continuando. Todos, por favor extiendan la tela que recibieron y échenle un vistazo.

Tras decir eso, todos tomaron su tela y la revisaron.

Era un trozo de tela blanca simple sin adornos. Todo el mundo tenía la misma expresión extraña.

Hice lo mismo y extendí la tela frente a todos.

—La lección de ahora será sobre cómo usar una venda triangular.

Banda triangular

Era un simple trozo de tela, pero nada funcionaba mejor que eso para primeros auxilios.

De aquí en adelante, hablaremos sobre el tema y practicaremos los métodos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *