Lector Omnisciente – Episodio 25: Aquellos que se enfrentan a un Dios (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Alrededor de los altos muros de Verónica, los gigantes llenaron las llanuras. Alguna vez fueron humanos, pero ahora son desastres.

—Malditos bastardos. ¡Esta es mi tierra! —Gong Pildu rugió cuando todas las torretas del castillo dispararon.

Había aproximadamente 50 japoneses corriendo por las llanuras. Este nivel de fuerza significaba que más de la mitad de los desastres de Tierra de Paz se habían reunido.

—¡Váyanse! —Gong Pildu estaba un poco molesto mientras seguía disparando. No sabía cómo había llegado a esta situación. Sin embargo, Lee Jihye pensó que las secuelas de la destrucción de las Zonas Verdes por parte de Kim Dokja aún permanecían.

Observó el gran ejército de desastres y sus dedos temblaron.

—Maldita sea, desearía que hubiera un lago…

—Hagamos todo lo que podamos.

Lee Hyunsung se acercó desde el puesto de vigilancia y se paró junto a Lee Jihye. Ella se dio la vuelta y vio a Lee Boksoon. Los ojos de Lee Jihye brillaron.

—Abuela, ¿puedes tomar prestado el poder de tu patrocinador?

—Juju, ¿quieres que mi antepasado continúe con su servicio?

—Ah, esto es realmente… Soldado ahjussi, ¿el grupo de la hermana Heewon todavía no está aquí?

Lee Hyunsung asintió pesadamente.

—No hay noticias del próximo grupo. Antes de irse, Dokja dijo que harían un escenario aparte…

—Maldita sea. Entonces tenemos que detenerlos.

Luego aparecieron sombras tenues sobre ellos en el cielo. Lee Jihye descubrió los pequeños insectos que llenaban el cielo y se asustó.

—¡Ack!

Había una variedad de monstruos voladores mezclados. Lee Gilyoung y Shin Yoosung habían terminado de preparar el ejército de bestias e insectos. Lee Gilyoung estaba sentado sobre un insecto que parecía una avispa y agitó la mano.

Mientras tanto, los desastres llegaron al castillo y comenzaron a derribar los muros.

—… Ellos vienen. —Lee Hyunsung habló con voz tensa.

Comenzó el asedio en toda regla.

El sonido de las torretas no se detuvo. Por un lado, Gong Pildu disparó mientras que por el otro lado, la gente pequeña gritaba.

—¡Peleen!

—¡Por ​​Verónica!

Las voces resonaron a través del castillo mientras los muros eran aplastados gradualmente por las patadas de los desastres. Ahora el término ‘desastre’ parecía realmente apropiado para estos humanos.

¿Sería así si decidiera convertirme en un desastre?

Lee Jihye recordó las palabras de Kim Dokja y se mordió los labios. La respuesta aún era desconocida.

El grupo se desarrolló mejor de lo esperado.

Estaban las armas de Gong Pildu y el Gran Empuje de Montaña de Lee Hyunsung que dieron golpes efectivos a los desastres. La gran cantidad de insectos y monstruos también ganó tiempo.

A este ritmo, podrían proteger el castillo. Esto fue lo que pensó Lee Jihye hasta que nubes negras cubrieron el horizonte.

—¿Qué es eso? —Dudó de sus ojos.

【El rey de los desastres ha recibido el efecto de beneficio del escenario.】

【Se han eliminado algunas de las restricciones de probabilidad en la constelación ‘Soberano de ocho cabezas’.】

—Qué locura, ¿cómo derrotamos eso?

Algo del tamaño de una enorme fortaleza se acercaba. Había ocho caras y una cruz.

¡Ahjussi! ¡Ven rápido! Lee Jihye gritó internamente.

♦ ♦ ♦

Dejamos el territorio de Kyrgios y avanzamos por la zona rocosa hacia las llanuras.

—Creo que el Soberano de Ocho Cabezas ya comenzó a actuar. No puedo sentir su llamada en esta área —Asuka Ren informó.

—Ren, ¿estás bien?

—Puedo resistirlo hasta cierto punto gracias a mi patrocinador. Sin embargo, las encarnaciones con patrocinadores débiles ya se han congregado en las llanuras.

En el caso del Trono Absoluto, hubo una diferencia en la intensidad del comando dependiendo de la distancia. No había nada absoluto en la Corriente Estelar, incluso si tenía el calificativo de ‘absoluto’.

En el camino, encontramos varios cuerpos de personas pequeñas.

—… No todos en Japón eligieron ser un desastre —Asuka Ren habló con una expresión amarga.

—Lo sé.

Leí el original para poder decirlo claramente. Aparte de Asuka Ren, los japoneses que se convirtieron en ‘personas pequeñas’ no podían ser vistos porque ya estaban muertos o escondidos en algún lugar de este mundo.

—De hecho, no creo que los japoneses que eligen ser un desastre sean malos. Son simplemente ordinarios.

En la novela original, varias encarnaciones coreanas también eligieron ser un desastre. Esta fue probablemente una elección normal para los humanos comunes. Han Sooyoung también estuvo de acuerdo.

—Para decirlo sin rodeos, no elegí ser una persona pequeña. Kim Dokja tampoco tomó esta decisión para proteger a la gente pequeña.

Las palabras de Han Sooyoung fueron agudas.

【La constelación del pequeño planeta te mira con ojos heridos.】

No importaba si era por el bien de la gente pequeña o por los desastres. Al final, la lucha aquí fue un espectáculo.

La gente se sumergió en su papel y olvidó este hecho. Vendieron sus vidas para ganar dinero. Entonces ese dinero se usaría para comprar otras historias. Tal vez los humanos siempre vivieron de esta manera.

Luego, una gran aura se elevó desde el área rocosa. Estaba bastante lejos, pero podía sentir el aura formidable desde aquí.

—Kyrgios se ha dado cuenta. Apúrense.

Me escapé después de pedirle que me enseñara. Sufriría un dolor increíble si me atraparan. Empezamos a correr por las llanuras en dirección a Verónica.

En medio de la carrera, Asuka Ren a menudo miraba hacia el área rocosa. Han Sooyoung miró a Ren y preguntó—: ¿Lo sientes?

—¿Eh? No.

—¿No sientes que es raro? Probablemente sea la primera vez que ves un personaje que creaste.

—… Sí.

—Además, es guapo.

No lo dije antes, pero Kyrgios es guapo. En ‘Formas de Sobrevivir’, una persona guapa a menudo se describe como ‘comparable a Yoo Jonghyuk’ y esta era una forma perfecta de describir a Kyrgios.

El problema era su altura y su temperamento…

¿Cómo te sientes al ver a una persona que creaste respirar y hablar? Si el autor de ‘Formas de Sobrevivir’ estuviera vivo en algún lugar, ¿no sentiría algo similar al mirar a Yoo Jonghyuk?

—Ah, cierto, señor Dokja. Tengo una pregunta. —comentó Ren.

—Sí, dime.

—¿Cómo te ganaste la simpatía de Kyrgios?

—¿Su simpatía?

—Me dio la impresión de que a Kyrgios le gustas.

—… ¿Eh?

—Kyrgios actúa enojado cuando le gusta alguien.

【La constelación ‘Juez de Fuego de aspecto Demoníaco’ ​​está escuchando.】

Eso me recordó que Kyrgios me trató bastante bien a pesar de que no tenía talento. A pesar de todas las veces que me maldijo…

—Señor Dokja.

Volví a pensar en las palabras de Ren y mi expresión se puso rígida, al igual que las dos mujeres. Un humo oscuro se elevaba desde el lugar donde estaba mirando. Era desde donde estaba el Castillo de Verónica. Nos miramos y comenzamos a correr.

No mucho después, se reveló el campo de batalla del Castillo de Verónica. Había cuerpos de monstruos caídos, así como cadáveres pisoteados de personas pequeñas. También vi personas cuyas cabezas fueron aplastadas. Quizás este fue el trabajo de Lee Hyunsung.

A medida que nos acercábamos, el número de cadáveres de personas pequeñas aumentó y los cuerpos de las encarnaciones japonesas disminuyeron.

De ninguna manera, no puedo llegar tarde. Luego, después de un tiempo, fuimos testigos de una escena terrible en la parte trasera del palacio destrozado.

Los cañones de Gong Pildu dispararon.

Afortunadamente, todos los miembros del grupo estaban a salvo. Lee Hyunsung resultó gravemente herido mientras que Lee Jihye y los niños estaban exhaustos, pero sus vidas estaban intactas. Sin embargo, era peligroso. Estaban luchando…

—¡Loco! —Han Sooyoung gritó y dio un paso atrás hacia mí.

—¡Ah! Izumi…

Asuka Ren gimió de dolor mientras se agarraba las sienes y caía. Veinte japoneses se unieron en torno a un ser.

Detrás del cuerpo de un hombre cuyas pupilas se habían vuelto negras, había una sombra de un enorme monstruo que cubría todo el cielo. Las cabezas y la cola recordaban a un valle rojo sangre. El rey de los desastres estaba mostrando parte de su verdadera forma.

De repente, una cabeza se inclinó hacia la persona pequeña más cercana. Este se puso blanco de terror y la serpiente le sonrió. Hubo un crujido y solo quedó la parte inferior del cuerpo de la pequeña persona.

—¡S-Sálvame! ¡Sálvame!

La carne de la persona pequeña fue succionada por la serpiente. Nadie fue capaz de detenerlo. Todas las personas pequeñas, incluidos los miembros de mi grupo, se pararon como maniquíes endurecidos y observaron la escena.

Me di cuenta tarde. No fue porque los miembros de mi grupo lucharon duro que salieron ilesos. Los disparos continuaron, pero fueron por resignación, no había intención asesina en el rostro de Gong Pildu. Fue lo mismo para Lee Hyunsung, Lee Jihye y los demás. La razón por la que todavía estaban vivos era porque eran comidas para la constelación de grado narrativo.

Cada vez que la serpiente abría la boca, algunas personas pequeñas desaparecían.

【La constelación del pequeño planeta está luchando con el dolor.】

【La constelación del pequeño planeta está gritando.】

—Mierda… ¿Qué diablos es esto? —Murmuró Han Sooyoung.

Uno de los tres grandes villanos de Japón, el padre de Shuten-doji, un monstruo mítico, el ‘Soberano de las Ocho Cabezas’, Yamata no Orochi. Tal vez sería destrozado por sus dientes si luchaba contra él.

—N-No peleen. Absolutamente no podemos ganar —Asuka Ren murmuró y Han Sooyoung en trance me agarró.

—Kim Dokja. ¿Seguramente no vamos a luchar contra eso? Huyamos. ¿Sí?

No respondí. La cabeza gigante una vez más barrió a la gente pequeña. Fue un movimiento natural, como sacar un pez de una pecera.

Han Sooyoung me instó: —No es demasiado tarde. Ahora podemos salvar a los niños. Rápido, tráelos y corramos…

—¡Ah!

—¡Todos van a morir!

Negué con la cabeza.

—Esperemos un poco más.

Si actúo ahora, ese tipo nunca se movería. Solo un poco más…

Luego, la boca de la serpiente se dirigió hacia Lee Jihye. Maldita sea. Reflexivamente me levanté y corrí hacia adelante. Sin embargo, la cabeza de la serpiente se movía rápidamente hacia ella.

En ese momento, algo se movió más rápido que yo. Una de las cabezas de la serpiente cayó al suelo con un grito de dolor. La nube de polvo se levantó y se podía ver a un hombre parado sobre la cabeza de la serpiente. Me miró con una expresión fría distintiva.

—… Kim Dokja.

Bien, al fin. Le sonreí.

—Llegas tarde, Yoo Jonghyuk.

Se había convertido en una persona pequeña como yo, pero sentí una fuerte energía de él. Esta persona sostenía un cuchillo ornamental violeta y brillante. Como era de esperar, obtuvo el cuchillo.

Nos miramos el uno al otro sin hablar antes de girar simultáneamente hacia el desastre.

【La constelación ‘Soberano de Ocho Cabezas’ ha revelado una intención asesina hacia ti.】

Yamata no Orochi interrumpió su hora de comer y su cuerpo comenzó a hincharse.

—Aléjate Kim Dokja. Atraparé a este tipo.

—No, no esta vez.

Di un paso hacia Yoo Jonghyuk.

【La habilidad exclusiva ‘Marcador’ ahora se puede activar.】

Sentí una fuerte energía blanca hirviendo en mi corazón.

—Esta vez yo tengo que atraparlo.

En este escenario, rompería el principio de no matar que había estado manteniendo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.