Matrimonio Oculto – Capítulo 112: La cuñada es increíble

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Al principio, reaccionaron porque Lu Tingxiao, el rey que siempre acecha, había realizado una aparición inesperada en el chat familiar.

Luego porque, santo cielo, el par de padre e hijo lucían como si acabaran de salir de una revista. ¡En verdad querían secuestrar a Pequeño Tesoro y llevárselo a casa! ¡De verdad querían darle a sus hijas para que se casaran!

Si la sociedad moderna no prohibiera el matrimonio entre parientes cercanos, incontables miembros del grupo familiar que tenían hijas se habrían matado entre sí para lograrlo.

—Oh, cielos, cielos, mi nieto es tan adorable. ¡Oh, cielos, cielos, mi hijo es tan apuesto!

La señora Lu estaba tan conmovida que no sabía a quién elogiar primero.

—Tingxiao, ¿quién eligió la ropa para ti y para Pequeño Tesoro? ¿Fue esa mujer que te gusta? —Con una sola mirada, el señor Lu notó que no eran del estilo usual de su hijo.

—Sí.

—¡Sabía que nunca elegirías este tipo de ropa! ¡Mira lo brillante que son los colores! ¡Qué apuesto! No se parece en nada a las ropas oscuras y aburridas que usas siempre. ¡Incluso haces que tu hijo se vista de esa forma! No hay ninguna duda, esa casa necesita de una mujer.

—¿Las fotos las sacó ella? —Preguntó el señor Lu, incapaz de resistirse.

—Sí. —Una vez más, Lu Tingxiao respondió con una sola palabra.

—No está mal —dijo su padre, muy complacido.

Lu Tingxiao odiaba que le tomaran fotos, incluso de niño. Pequeño Tesoro era peor. Por ello, las capturas de padre e hijo eran extremadamente raras, incluso más aquellas en las que posaban juntos. Actuando al mismo tiempo, el señor y la señora Lu guardaron todas las fotos.

—¡Maldición, mi futura cuñada es increíble! De alguna manera se las arregló para que usen ropas de ese color y posen obedientemente para las fotos. Te regalé un traje con un color prácticamente igual a este y pusiste una expresión llena de desdén. ¡Incluso criticaste mi gusto! —Dijo Lu Jingli.

Ya que él había aparecido, refiriéndose a la otra parte como “futura cuñada”, todos los miembros familiares no pudieron seguir conteniéndose. Todos comenzaron el interrogatorio para averiguar de qué familia venía la chica con la que Lu Tingxiao estaba encantado.

—Es un asunto privado —respondió de inmediato Lu Tingxiao.

Es decir, esto es un asunto privado y nadie tiene permitido involucrarse.

Por ello, aquellos que estaban preparándose para investigar el asunto ya no se atrevieron a actuar de forma descuidada.

Lu Tingxiao estaba en la cima de esta gran familia Lu. Su existencia era parecida a la del emperador. La gloria y honor de la familia Lu, además de su respeto y esplendor, dependían de él. Sin lugar a dudas, sus palabras eran iguales a las de un edicto imperial.

En ese momento, había otra persona que había visto las fotos y mensajes del chat que estaba en el grupo familiar: Jiang Muye. Él estaba observando en silencio a quien preguntó “¿Fue la mujer que te gusta?”. Después de observar por un largo rato, le mandó un mensaje a Ning Xi de inmediato.

—Ning Xi, ¿tú tomaste las fotos de Lu Tingxiao y Pequeño Tesoro?

—Sí, ¿cómo lo sabes? ¿Lo viste? —Ning Xi recordó que Jiang Muye tampoco tenía escenas para filmar ese día, así que se preguntó si era posible si ese mocoso se hubiera escabullido de nuevo.

—Hmph, mi tío las subió en el grupo familiar para alardear. ¡Todos están dándole cumplidos!

—Hahaha, ¿en serio? —Preguntó feliz Ning Xi—. ¿Están complacidos por las buenas tomas?

Jiang Muye estaba tan furioso que casi tiró su teléfono.

—¿Podrías enfocarte en el punto principal?

—¿Entonces, en qué debería enfocarme?

—Te lo estoy diciendo, recién…

Jiang Muye quería decirle que Lu Tingxiao acababa de admitir en el grupo que la chica que le gustaba había tomado las fotos por él. Sin embargo, después de pensar en cómo ya se lo había dicho tres veces antes, decidió que esta evidencia no era lo suficientemente fuerte. Lo más probable era que en su lugar terminara sufriendo otra paliza. Por ello, decidió que debía esperar hasta encontrar evidencia irrefutable para convencerla por completo.

—Tenemos escenas juntos mañana. ¡No llegues tarde! —Jiang Muye cambió el tema.

—¡¿Cuándo he llegado tarde?!

—Si todo va de acuerdo al plan será la escena del beso. Si huelo una pizca de ajo mañana estás muerta, ¿entendido?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.