¡Me convertiré en la villana que pasará a la historia! – Capítulo 2

Traducido por Yonile

Editado por Lugiia


POV Alicia (siete años)

Mi nombre actual es Alicia, tengo siete años y soy la hija menor de la familia Williams.

Ahora mismo, estoy viviendo en un mundo de fantasía donde la magia es real y gran parte de la nobleza puede utilizarla.

Aunque en teoría, solo los miembros de la aristocracia deberían ser capaces de usar magia…, gracias a los recuerdos de mi vida pasada, ya sé que una plebeya con tales habilidades aparecerá en el futuro.  Es decir, la heroína…

Pero, por ahora, no hablemos de ese sujeto en particular.

Lo importante es que yo, como miembro orgulloso de la aristocracia, también soy capaz de utilizar magia.

La familia Williams es una prestigiosa casa noble conocida por su experiencia en el aprovechamiento de la magia de oscuridad, uno de los cinco elementos principales que sustentan este mundo. Los elementos restantes son luz, agua, viento y fuego.

Sin embargo, aunque el reino en el que vivo ahora es famoso por su magia de agua, eso no significa que cada usuario mágico sobresalga en ese atributo en particular. Con el esfuerzo y talento de cada persona se determinará qué tan bien podrá usar la magia y a qué magia puede llegar a tener afinidad.

Por ejemplo, planeo mostrarle al mundo cuán perfecto puedo dominar la magia de oscuridad.

Después de todo, si quiero convertirme en la mejor villana de este mundo, ¡tener habilidades mágicas de primer nivel es imprescindible!

A partir de mañana, necesito asegurarme de levantarme temprano para esconderme en la biblioteca y comenzar a aprender cómo usar mis poderes mágicos.

♦ ♦ ♦

—¡Buenos días, Rose! —le digo a mi doncella personal, Rosetta, mientras paso a su lado y salgo rápidamente por la puerta de mi habitación. Sus ojos se agrandan cuando me ve levantada antes de tener la oportunidad de entrar y despertarme. Su rostro parecía tan desconcertado, casi como si hubiera visto un fantasma.

Ciertamente, tal acontecimiento habría sido impensable para mi antiguo yo. Después de todo, nunca la saludé ni una sola vez por la mañana ni pude despertarme por mí misma.

Era alguien egoísta y orgullosa, que no se molestaba en abrir la boca a menos que fuera para quejarse de algo. Entonces, incluso esto probablemente sea suficiente para sorprender a toda mi familia, y mucho más a mi doncella.

No obstante, no fue del todo mi culpa que haya resultado así, ¿saben? Cuando miro mis recuerdos, todos me dotaban tanto que era bastante natural que me haya convertido en una mocosa tan mimada.

Pero, todo eso está en el pasado ahora.

A partir de hoy, voy a comenzar a ser más estricta conmigo misma.

Mientras corro por los pasillos, observo que mis hermanos están practicando su esgrima en el jardín.

Me pregunto si practican así todas las mañanas… Definitivamente necesito aprender de ellos.

Mi hermano mayor, Albert, tiene doce años. Y luego, están los gemelos, Alan y Henry, quienes cumplen diez este año.

Mis tres hermanos son todo lo opuesto a mi antiguo yo: extremadamente talentosos y trabajadores.

Sin embargo, considerando la educación especial que padre les ha estado dando desde que eran jóvenes, por supuesto que resultarían así.

Y, dado que mis tres hermanos son objetivos de captura, todos son extremadamente guapos.

La razón por la que Alicia comenzó a intimidar a la heroína fue porque pensó que le iba a robar a sus hermanos. Por desgracia, esto terminó siendo contraproducente ya que solo hizo que sus hermanos la odiaran, lo que resultó en que abandonaran a Alicia al final.

Ha, los maravillosos infortunios de una villana…

Pero, ahora que pienso… ¿Cómo intimidó Alicia a la heroína?  No importa cuánto lo intente, parece que no puedo recordar…

Bueno, si no puedo recordar cómo lo hizo la Alicia original, creo que tendré que idear mis propios planes diabólicos para intimidarla.

Como una devota fanática de las villanas, ¡les mostraré a todos que puedo representar el papel de la mujer más vil de la historia!

Al escuchar un sonido metálico, mi atención se dirigió una vez más a la práctica de esgrima de mis hermanos. Cuando los vi trabajar tan duro, me dieron ganas de intentarlo también.

De hecho, tuve buenos reflejos en mi vida anterior. ¡También me encantaba practicar todo tipo de deportes! Aunque nunca tuve la oportunidad de probar la esgrima…, eso solo hace que quiera probarla aún más ahora.

Y si quiero convertirme en una gran villana, estar en buena forma física es imprescindible.

—¡Hermano! ¡Por favor, enséñame a usar una espada también!

Al oírme llamarlos de repente, todos mis hermanos dejaron su práctica y se giraron hacia mi dirección.

¿Hm? Todos tienen expresiones estúpidas en sus rostros.

No me miren así, están haciendo que parezca que dije algo loco.

Me pregunto si es tabú para las mujeres aprender a empuñar una espada en este mundo…

Siento que mis recuerdos de esta vida y aquellos de mi vida pasada se están mezclando. No puedo diferenciar de qué vida viene la información en mi mente.

—¿Ali? ¿Te sientes bien? —Con los ojos todavía abiertos por la incredulidad, Albert mira fijamente mi rostro.

—¡Me siento muy bien! ¡Súper saludable!

—¿Por qué quieres aprender a usar una espada de repente…? —preguntó, sonriendo con amabilidad.  Esa sonrisa, en su casi insoportablemente guapo rostro…., a pesar de que estamos relacionados, sigue teniendo un efecto poderoso.

Por favor, ten cuidado de donde usas tu sonrisa. De lo contrario, harás que todas las mujeres jóvenes lloren por su belleza.

Mientras Albert me muestra sus cegadores dientes blancos, Alan y Henry todavía están de pie, estupefactos.

—Porque quiero ser más fuerte.

—De ninguna manera —dijeron Alan y Henry al mismo tiempo.  Como se esperaba de los gemelos, están perfectamente sincronizados.

Me pregunto si Albert también se sorprendió por mi razón, ya que su rostro pareció endurecerse cuando escuchó mi respuesta.

¡Quiero volverme más fuerte para poder intimidar debidamente a la heroína cuando llegue el momento…! Es una razón muy natural, ¿no te parece?

Después de mirar fijamente mi rostro con atención por un momento, Albert extiende una mano para tocar mi frente.

Qué grosero. No tengo fiebre, ya dije que me siento increíble. Estaba hablando en serio cuando dije que quiero aprender.

Alan y Henry se acercan para estar junto a Albert, quien todavía está tocando mi frente.

Aunque soy su hermana, si alinean sus rostros en fila frente a mí de esa manera y me miran fijamente, todavía me hace sentir vergüenza su belleza.

—Al, ¿qué debemos hacer? —le preguntó Henry a Albert, quién cierra los ojos por un momento, frunciendo el ceño para pensar.

Él murmura algo a los gemelos en voz baja y luego se vuelve para mirarme.

—Está bien —dice Albert, sonriéndome amablemente de nuevo.

Pero Albert, no puedes engañarme. Escuché todo.

“Es probable que se rinda en unos días”, les había susurrado.

Sin embargo, te aseguro que, una vez que he decidido hacer algo, lo haré hasta el final.

Con el propósito de convertirme en la mejor villana de este mundo, superaré todos los obstáculos que se interpongan en mi camino.

—Gracias —respondo, dejando que una gran sonrisa se forme en mi rostro, emanando confianza.  No obstante, ninguno de mis hermanos parece convencido.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *