¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 104: Ella y lo inesperado

Traducido por Lucy

Editado por Ayanami


—¿Eh?

—Es más seguro que quedarse en la residencia ducal, y lo más importante es que aquí puedo proteger a Lidi. Creo que no es una mala idea.

Cuando no pude decir nada a la sugerencia de Freed, de forma inesperada, mi hermano respondió con entusiasmo.

—Así es… Podría ser lo mejor. Estaré aliviado de dejarte en manos de Freed en lugar de la gente de nuestra agencia… Lidi, hazlo. Informaré al viejo.

—Solo… un momento, no decidas esto por tu cuenta.

Mientras me apresuraba a detener el progreso de la charla, Freed a mi lado siguió hablando.

—No diré que será hasta la ceremonia de la boda. Es solo hasta que podamos confirmar tu seguridad. Tampoco te encerraré. Me parece bien que Lidi pase el tiempo con libertad.

Reaccioné un poco ante esas palabras que confirmaban que no iban a encerrarme.

En ese caso…

—¿Podría tener el permiso para entrar en la cocina…?

—¿Lidi?

Sin entender el significado, Freed preguntó de vuelta, a lo que mi hermano trató de dar una explicación.

—Sí, es el mejor cebo para ella, Freed, la afición de Lidi es la cocina, es la dueña de la receta original del “daifuku” de nuestra casa ducal.

—¿Ese daifuku?

No fue Freed sino Glenn quien levantó la voz. Will, por supuesto, lo sabía, así que son Freed y Glenn quienes lo desconocían. Ladeé la cabeza mientras Glenn abría mucho los ojos por la sorpresa.

—Así es, ¿acaso a Glenn le gustan las cosas dulces?

—No, no me gustan en especial, pero a menudo escucho ese nombre de aquellos con los que me relaciono. Ya veo, usted es la dueña de la receta original.

Me pregunté por el contenido de las palabras de Glenn que parecían estar llenas de emoción. Socializar… Ah, se trata de las damas a las que acompaña por la noche. Es cierto, el daifuku es, en especial, popular entre las mujeres. Puedo entender que Glenn lo haya escuchado de ellas. Con un movimiento de cabeza hice una sugerencia.

—Si quieres, puedo decirte cómo se hace.

Es el hermano menor de Will, él siempre cuida de mí, así que no me importa. Por eso intenté ofrecerlo, pero me respondió con reserva un “si hay oportunidad”. Aunque no hay ninguna razón en particular para ser reservado. Mientras tanto, intenté preguntarle a Freed. Pero, sacudió la cabeza con pesar.

—No, estoy contento, pero no soy muy bueno con los dulces… Pero ya veo, es Lidi quien hizo el daifuku que Alex trae en ocasiones.

—Es la cocinera más querida de la casa ducal, ¿sabes?

Por alguna razón, mi hermano se jactó. Freed asintió y volvió a hablar.

—Entonces, Lidi. Te recomendaré para la cocina. Así que quédate en el Palacio Real.

—Si me dan una habitación separada…

En un principio, pensé que no me importaría quedarme si me enseñaban la cocina, así que asentí de buena gana. Pero, hay una cosa a la que no puedo renunciar. Eso es tener habitaciones separadas.

—Puedo quedarme aquí si me dejas usar la habitación de invitados.

—Sí, eso es rechazado.

Intenté exponer mi deseo, pero fue rechazado con facilidad. No tengo suficiente medicina de la señora Delris para compartir la habitación con Freed. Mi cuerpo no aguantará si me atacan cada vez que los dos estemos solos en la habitación. Hacerlo todos los días… no me importaría, pero entonces me gustaría disminuir un poco la cantidad de veces. Sea como sea, no puedo decir eso delante de esta alineación. Incapaz de decir la razón, al final decidí repetir mi petición.

—Por favor…

—No.

—Quiero mi propia habitación si me quedo…

—De todos modos, pronto viviremos en la misma habitación, así que es mejor acostumbrarse desde ahora. Mi habitación es espaciosa, así que no hay problema con que dos personas vivan allí, ¿verdad?

¡Ese no es el problema! Cuando gemí, mi hermano me miró con lástima. Vaya, entiende a la perfección por qué no quiero. Es muy desagradable que mi verdadero hermano lo sepa. Cuando le fruncí el ceño, miró con torpeza hacia otro lado, aun así se puso del lado de Freed.

—Aah, ya ves. Puede que no te parezca una buena idea, pero también creo que es mejor que te quedes en la habitación de Freed, ¿de acuerdo?

Entiende el por qué, ¡y aun así lo recomienda! Estaba tan sorprendida por el acto diabólico que mis ojos quedaron redondos.

—¡No! ¡No es eso! ¡Es una medida de prevención para el crimen!

—¿Medida de prevención para el crimen…?

Cuando pregunté con suspicacia a mi hermano que había vendido a su hermana menor, éste asintió con rapidez.

—Hay una barrera súper poderosa levantada alrededor de la habitación de Freed. Su propósito es mejorar la seguridad, así que, como es natural, es el lugar más seguro en el que puedes estar, ¿verdad?

—Barrera…

Estas palabras me recordaron lo que escuché de Caín. Es cierto que él también dijo eso. Acerca de que hay una poderosa barrera establecida.

Mientras empezaba a convencerme, Freed también presionó para obtener la respuesta.

—Cuando estés dentro de mi habitación, estarás por completo fuera de su alcance. Podrás pasar el tiempo en paz. En primer lugar, es de sentido común que es imposible que Lidi se quede en la habitación de invitados. Las habitaciones están en la zona general, ¿no? Si Lidi, que ya es reconocida como de la realeza, se alojara allí, sería un caos para los soldados.

—La realeza… Ya veo, entiendo.

A mi pesar estoy de acuerdo con las palabras de Freed. Habiendo recibido una explicación convincente, no puedo oponerme más. Después de causar un terrible problema, no quiero incomodar a los soldados. Ya soy reconocida como de la realeza, no hay manera de que me aloje en la zona general. Que me señalen, es una razón sensata. Sin embargo, eso y compartir la habitación son asuntos diferentes, pero solo pude asentir después de que se hablara de la barrera. Al final, llegué a la conclusión de que no tengo más remedio que quedarme en la habitación de Freed.

—De acuerdo, está decidido. Como dije antes, le explicaré la razón al viejo. Dime si quieres que te entreguen algo. Haré que Zechs lo traiga.

—Entonces… el juego completo de utensilios de cocina por ahora. Creo que sabrás lo que necesito si se lo pides a Thomas.

—Entendido.

Cuando le informé de lo que quería, mi hermano sacó un bolígrafo y un papel y escribió una nota para no olvidarlo. Al vernos así, Glenn se puso de pie.

—Parece que hemos llegado a un acuerdo. Entonces, regresaré en breve.

—Glenn, no olvides reforzar la seguridad.

—Entiendo. Revisaré el plan de seguridad y lo presentaré hoy.

Levantando la cara, mi hermano apuntó con su bolígrafo a Glenn. Cuando le dijo que reforzara la seguridad con una cara seria, él devolvió un breve reconocimiento. Will, que estaba perdido en sus pensamientos, también se puso de pie.

—Su Alteza. Yo también volveré. Tengo la intención de investigar un poco más el asunto de la herramienta mágica.

—Ah, por favor, hazlo.

—Lidi, ¿qué vas a hacer? Si vuelves… te acompañaré.

—Ah, sí.

Pensé un poco en la sugerencia de Will. Es el Comandante de la División de Magos, así que tiene las calificaciones para entrar en los aposentos reales. Por eso no hay problema para que él me escolte, Freed y mi hermano también tienen sus trabajos. Está claro, mirando la pila de documentos en sus escritorios. No debería obstaculizarlos. Pero…

—Freed, ¿me pregunto si puedo quedarme aquí?

—¿Lidi?

Como si hubiera escuchado algo inesperado, Freed parpadeó.

—Por supuesto, volveré si soy una molestia, pero si pudiera quedarme…

—No me importa… ¿Alex?

—Ah, claro, hoy debes sentirte asustada. Entiendo que quieras estar cerca de los demás. Bien, si puedes estar a la vista es un alivio para nosotros también.

—Gracias…

Aliviada di las gracias, y me volví hacia Will.

—Lo siento. Me quedaré aquí. Pero, gracias.

—Lo entiendo. También me faltó consideración… Lo siento.

—No.

Will no necesita disculparse. Esto es… solo mi egoísmo. Quiero quedarme con Freed un poco más. Antes era demasiado repentino, así que compartir la misma habitación solo me hacía pensar en pasar las noches juntos, pero ahora que lo pienso con calma… la convivencia con él no me resulta desagradable. Más bien, debido a que, desde hace un tiempo, me apetece estar con él todo lo posible, sería más difícil esperar a Freed sola en la habitación.

Mientras pensaba en estas cosas, esos dos se fueron a sus puestos. Mi hermano y Freed también se levantaron y comenzaron a trabajar en sus escritorios. Me permitieron observarlos mientras bebía té recién preparado en el sofá.

♦ ♦ ♦

Después de hartarme de que Freed se comportara bien, cenamos y volvimos a su habitación. Mi corazón seguía palpitando con fuerza. Al pensar en lo que había prometido ayer que haríamos a partir de ahora, sentí que mi cuerpo ardía de calor.

¿Por qué te pones tan tímida a estas horas?

Con el corazón palpitando con violencia, entré en el dormitorio. Estoy demasiado avergonzada por mis expectativas. Freed me abrazó y dejó caer un pequeño beso en mis labios… Dulce. Pero, cuando se me ocurrió rodear su cuello con mis brazos y abrir mi boca, por alguna razón, se separó demasiado pronto.

—¿Eh…?

Por reflejo, miré a Freed, que actuaba de forma diferente a la habitual. Me acarició con una expresión suave y, mientras me abrazaba, entró en la cama.

—¿Freed?

Aunque me abrazaba con fuerza, todavía nada. Por lo general, en el momento en que entramos en el dormitorio me quitaría la ropa a una velocidad asombrosa, sin embargo, ¿qué significa esto? Cuando volví a mirarlo, sin entender el significado de su comportamiento, mientras seguía abrazándome, habló:

—Hoy no haré nada.

—¿Eh?

¿Por qué, cómo es que…? Mientras estaba confundida sin poder comprender el significado, Freed aflojó un poco el brazo que me rodeaba y me acarició la espalda. Me desconcertó el gesto de amabilidad que no era para nada sexual.

—Lidi se sintió asustada hoy, ¿no es así? Te abrazaré de está forma, así que vamos a dormir ya.

—Pe… pero, lo prometí ayer…

¿Por qué tengo que ser yo quien saque el tema? Cuando le informé a pesar de pensarlo, se rio diciendo que estaba bien.

—Lidi es más importante para mí que esa promesa. Duerme tranquila hoy. Puede que no seas consciente, pero creo que debes estar más impactada de lo que crees, y sobre todo cansada.

—Freed…

Por lo general me sentiría muy conmovida. Pero al escuchar sus palabras, me sentí como si me derrumbara por un shock en un sentido diferente.

¡Tú! ¡No tienes que preocuparte por mí! Si crees que he recibido un shock, no está bien que me consueles en tu abrazo.

Ni en mis sueños más salvajes se me ocurriría algo tan tonto. Freed continuó.

—No hay necesidad de forzarte sólo porque lo prometiste. Por supuesto, quiero abrazar a mi amada mujer. Si dijera lo contrario, estaría mintiendo, pero mira. Está bien tener estos días de vez en cuando.

—Sip…

Al decirme eso, no pude hacer nada.

Asentí con el corazón roto.

Qué puedo decir…

Aunque vine aquí totalmente motivada, no pensé en absoluto que me harían esperar.

¡Justo hoy, pensé que estaría bien ser aplastada en sus brazos y, sin embargo! ¡O más bien, quería que él me abrazara!

—Buenas noches, Lidi.

—Buenas noches…

Al ver su suave sonrisa, comprendí que se preocupaba mucho por mí, así que no pude decir nada más.

Al final, sintiéndome frustrada, decidí dormir en sus brazos.

Solo que hoy su cálida temperatura me resultaba odiosa.

Llevé mi mejilla a su pecho mientras pensaba:

Waaah… ¡Quería hacerlo!

Uugh. Doloroso.


Lucy
Pobre Lidi... La dejan deseando más UwU

| Índice |

Un comentario en “¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 104: Ella y lo inesperado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.