Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 107: La batalla del primer ministro, parte 4

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


—Muchas gracias por su duro trabajo durante este caso.

Después de volver a la posada, tomamos un descanso en mi habitación mientras Alf nos entregaba una taza de té y nos dedicaba palabras de agradecimiento.

—Sí… Esto solo fue posible porque todos ustedes nos apoyaron. Gracias.

—Para nada… Los preparativos para el regreso se completarán pronto, así que, por favor, esperen un poco más.

—Seguro…

Mientras los escoltas salían de la habitación, pensé en el intercambio que tuve antes en la casa ducal Sligar, así que miré distraídamente a mi alrededor.

—¿Algo le molesta, maestro…? —preguntó Alf, notando con sus agudos ojos mi reacción.

—¿Hm…? Estaba un poco preocupado por el hijo mayor de la casa ducal Sligar.

—Cordis Sligar, ¿presumo? —preguntó Alf y asentí con la cabeza ante sus palabras—. Entendido. Lo investigaré un poco más… De casualidad, ¿podría decirme la razón por la que le molesta?

—¿No te molesta? Nos mostró el jardín donde cultiva esas plantas venenosas y luego dijo: “me gustaría enseñarles lo maravilloso que es…”. Es bastante evidente lo que está planeando. Para empezar, pude sentir sus malvados pensamientos internos desde que trató audazmente de probarnos para ver si podíamos distinguir si estaba cultivando plantas venenosas o no.

Incluso cuando pienso en esa sección, donde crecían hierbas venenosas que se parecían mucho a las plantas medicinales no venenosas, me da escalofríos.

Hay una línea muy fina entre veneno y medicina.

Si lo usas bien, entonces el veneno podría convertirse en medicina… Por desgracia, la sociedad aristocrática estaba bastante familiarizada con el veneno, y lo primero que pude pensar al ver eso, eran las luchas internas por la posición a jefe de familia.

—Sí. En ese aspecto, el segundo hijo era tan fácil de entender que era casi adorable, ¿no es así?

—En efecto… Alf, mantenme al tanto con tus informes. Y, una vez que regresemos a nuestro país, envía instrucciones a Louis para que empiece a organizar un lugar para nuestra reunión con el Principado de Rinmel. Si puedes brindarle apoyo en ese aspecto, te lo agradecería.

—Entendido, maestro… Ya que aún estoy en medio de nuestros preparativos para regresar, por favor, permítame disculparme un momento.

—Oh, por supuesto. Gracias.

Y luego, más tarde ese día, dejé el Principado de Rinmel y volví al reino de Tasmeria.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *