Sentido Comun de una Casa Guerrera – Capítulo 19: El encuentro de padre (2)

Traducido por Tomoe

Editado por Sakuya


Era más que nada intuición. Sin embargo, eran tan precisas como para que simplemente fueran parte de su imaginación.

Mientras pensaba que era imposible, que tenía que ser una coincidencia… pero, comparado con él yendo a un bar simplemente porque su padre le dijo que tenía que conocer a las personas, era una razón mucho más convincente.

Porque actualmente, estaba aquí.

—Es verdad que normalmente voy a bares, ¿sabes? Lo explique antes también… pero, eso es cierto…

Sus ojos, mientras dice eso con una sonrisa irónica, ardieron con una luz sospechosa.

—Eso, “en este mundo, no hay tal cosa como la coincidencia”.

Por un momento, estaba agobiado por él, y entré en un aturdimiento.

—Eso es imposible… la razón del porque fui ahí ese día, era porque mi subordinado me llamó. Fue una completa coincidencia. ¿No será posible que le hayas ordenado a mi subordinado…?

—Sabes qué es realmente difícil conseguir que uno de ellos, que más que simplemente te respetan, pero te adoran, te saquen.

—Entonces, ¿cómo…?

—Cuando las personas toman acciones. Yo creo que hay factores internos y externos que los guían a hacerlo. Los factores internos son, en breve, su forma de pensar. Eso depende de las respectivas personalidades y se puede decir que se tiene que tomar en consideración su conducta usual. Y así, los factores externos incluyen cosas que ya han sido planeadas, y cosas que van a pasar en el futuro. Tomando todo eso en cuenta, este fue el resultado que se consiguió.

Me dio escalofríos ante la forma de hablar de Romeru como si no fuera nada. Sería más convincente si dijera que solo era una coincidencia.

—La predicción del tiempo era simple. Después de todo, fuiste a beber con los chicos del grupo previo, ¿correcto? Bueno, el grupo esta vez se enteró de eso, así que no habría manera de que ellos no te hicieran ir a beber en el último día de entrenamiento.

Es verdad que desde que tome la posición de General, he ido a observar el entrenamiento de muchas personas. El país solicitó que lo haga para otras personas aparte de mis subordinados, pero… como había tantos aspirantes a candidatos, los dividí en grupos y los fui a observar periódicamente.

Como dije, es verdad que en el último día del grupo que estaba observando previamente, fui invitado a beber fuera. Sin embargo, eso es algo que solo pasó hace algunos meses.

Dejando de lado eso, quienes se enlistaron en la armada, para alguien que estaba trabajando como el Primer Ministro, como Romeru, saber los precisos detalles del programa de entrenamiento, hasta el punto en que incluso sabe que fuimos a beber, eso me sorprendió.

—¿Solo que tan lejos tus ojos y oídos alcanzan?

—Es solo natural conocer los movimientos de la armada como el Primer Ministro. En cuanto a la bebida, bueno, si no lo tratas de ocultar, entonces por supuesto las personas van a hablar. Tengo oídos en los bares del pueblo, ¿sabes? Desde que tú eres famoso.

—En cualquier caso, estoy sorprendido de que supieras. Incluso aunque era una tienda diferente a la anterior.

—Si tú vas a todos los lugares, entonces vas a saber cuáles son frecuentados por los caballeros.

Sentí un escalofrío recorrerme.

¡Qué tanto el hombre frente a mí ha visto…! Pensé.

Ya no era una simple predicción, era una adivinación. Él conecto todos los diferentes puntos dispersos por aquí y allá, hizo una conjetura, y luego intervino para conseguir los resultados que él deseaba.

Este es el Primer Ministro del país, me estremecí.

—Llegando tan lejos, ¿por qué estás buscando mi asistencia?

—Bueno, por supuesto, el 90 % es por mi interés como el Primer Ministro… justo ahora, tú eres alguien que el país no puede permitir perder. Tienes popularidad sobre las masas, y tu existencia en sí, sirve como un freno para los otros países. En realidad, las negociaciones con el País Towair fueron sin contratiempos porque tú estabas ahí… ese es el por qué sería problemático aplastarte si te disgustas con las gracias de este país.

—El país, ¿es eso?

—Eso es correcto.

—Entiendo tu poder. Preguntaré sabiendo eso, pero ¿qué tipo de asistencia me puedes dar? Puede ser grosero de mi parte decir esto, pero no pienso que tengas ningún tipo de poder de batalla.

—Eso es verdad… Probablemente incluso perdería contra tu hija también.

Ante las palabras de Romeru, me puse rígido. Aunque me han dado ininterrumpidas sorpresas hasta ahora, aún no me he acostumbrado a eso.

¿Cuánto puede ver este hombre?

—Seguramente bromeas. Mi hija tiene una débil constitución, y simplemente no podría pelear.

—¿Incluso aunque esa enfermiza hija fácilmente masacró a un grupo de bandidos recientemente?

Romeru se rió, mirando con una mirada llena de seguridad. Rápidamente sentí eso, y dejé salir un suspiro.

—Solo por referencia, pero… ¿cómo sabes eso? Por lo menos, la historia exterior es que la doble de mi hija estaba simultáneamente actuando como su guardia y se encargó de ello.

—La primera razón es la distancia desde la Capital a la que fue atacada. Una carnada es algo que se debe enviar muy al frente de uno. Si hubieras tenido un simple guardia actuando separadamente como señuelo, entonces eso sería mucho más eficiente. No obstante, la localización de la carnada estaba en un lugar en que escasamente serían capaces de llegar a la fiesta de té incluso si iban a su máxima velocidad. ¿Realmente harías que una delicada ojou-sama fuera en una marcha forzada? – es lo que pensé.

—¿Y la segunda?

—Intuición.

Escuchando las palabras de Romeru, me reí por primera vez desde mi llegada.

—Esa respuesta es bastante diferente a ti.

—Yo también lo pienso. Solo que… lo vi con mis propios ojos, y lo sentí así. Esa es la razón principal para mi convicción.

—¿Incluso aunque mi hija nunca ha dejado el territorio?

—Asistí al funeral de tu esposa, ¿correcto?

—Ahh…

—Sabes, me dio escalofríos. Entre todos, solo ella se estaba enfocando en el futuro. Mientras perdía las esperanzas ante la irracionalidad de la realidad, su fuerza no cedió a eso… una flama habitaba en esos ojos.

Mientras escuchaba las palabras de Romeru, mis ojos se estrecharon.

Era lo mismo. La misma sensación que una vez sentí de ella.

—Aunque no sé si ella tiene talento en las artes militares. Pero no era como si tu hija fuera a caer enferma “por” la pérdida de su madre. Ella echó a un lado la enfermedad, y corrió más allá de eso. Si ella fuera un hombre, me gustaría tenerla para entrenarla bajo mis órdenes.

— ¿No tienes un hijo?

—Ella entrenaría junto a mi hijo. Si los dos unieran fuerza, parece que serían capaces de hacer algunas cosas interesantes… bueno, sería una cosa extravagante que hacer.

—No hay duda. Ella es una mujer, pero encima de eso, yo también estoy mirando hasta que tan lejos puede refinar sus artes marciales. Ese es el por qué no te la puedo dar.

—Kukuku… ya me lo imaginaba. Bueno, nos hemos salido del tema, pero… es verdad que carezco de poder de batalla. Sin embargo, ¿no crees que tengo bastante como funcionario civil? Para facilitarte el movimiento, te respaldaré tanto como pueda. Si uniéramos fuerzas… no solo serían los bandidos. Seríamos capaces de destruir quienes están detrás de los bandidos también.

—¿Detrás… de los bandidos?

—Qué, ¿aún no has investigado tan lejos? Entonces será un secreto hasta que te alíes conmigo.

—¡Kukuku… jajaja…! —Me reí.

Una gran risa desde el fondo de mi estómago.

Mi risa causó que el mobiliario de la habitación temblara… me reí tan alto.

—Interesante, que interesante. Me acompañarás hasta que complete mi venganza… ¿está bien pensar que ese es el propósito de hacer las cosas fáciles para mí? ¿Está bien por mí ejercer todo mi poder por completo por mi propio bien?

Una sensación de plenitud brotó de lo más profundo de mi corazón. ¿Qué maravilloso sería poder utilizar toda la fuerza y moverse sin pensar en las consecuencias?

Mi verdadera naturaleza, al final, era simplemente la de un soldado… habiéndome dado cuenta de eso, me reí de mí mismo. No estaba mal correr alrededor del campo de batalla como un General.

Más bien, influenciar el progreso de la batalla de acuerdo a mi voluntad, me emocionaba.

Aunque, durante los tiempos pacíficos, el título de General no era nada más que un par de cadenas. Tenía numerosos deberes y negociaciones.

El país y las personas, todos revoloteaban para compartir mi gloria. Incluso, aunque ingresé en la armada para poder distanciarme de la sociedad aristocrática que detestaba, antes de que lo supiera, estaba completamente sumergido en el medio a pesar de mi opinión.

Quienes se acercarían darían una sonrisa amigable, intentando extraer los mejores términos para ellos mismos.

¡Como si me preocupara de algo así! – es lo que mis verdaderos sentimientos eran, pero cuando pensaba en mis subordinados, era incapaz de huir de eso.

Ese tipo de responsabilidades me hacía cada vez más difícil poder moverme.

—Por supuesto. Tomó un gran esfuerzo para unir las manos después de todo… antes que nada, has algo sobre esa conservadora forma de hablar.

—¡Mi error! Entonces, de nuevo… debo decir, ¡estaré a tu cuidado!

—Claro que sí.

Y así, el Primer Ministro del Reino de Tasmeria, y yo, el General, unimos manos firmemente.

| Índice |

3 thoughts on “Sentido Comun de una Casa Guerrera – Capítulo 19: El encuentro de padre (2)

  1. Mery (@Sumiri01) says:

    En el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia, no es la primera vez que se hace el amor. padre.Puede ser por qué amé de más el Romel.
    El más interesante en este capitulo fue el comienzo de las negociaciones de matrimonio. Será tan natural el compromiso entre los dos por la asociación entre los dos abuelos. Lo que más interesó fue la fuerza de voluntad de la Mellice.
    Yo soy super anciosa para el encuentro entre los padres de Iris.Quero ver si fue el amor a primera vista

    https://i.pinimg.com/originals/03/40/99/034099522d10c84d5cdea51d7abca416.jpg

    Esa es la foto de ellos.

    obligada por el capítulo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *