Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 102: Los sentimientos de Elliot

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Todos abrieron sus ojos de sorpresa ante la explosiva declaración de Philiane. Después de todo, ninguno esperaba este resultado.

Elliot debía ser el más sorprendido de todos. Sus ojos y boca se abrieron a tal punto que no había manera de ocultar su sorpresa.

—U-Um, ¿Philiane? —La llamó Elliot, atónito, pero Philiane solo apretó la fuerza de su agarre. Al observarla de cerca, se dio cuenta de que estaba temblando, por lo que Elliot volvió a la realidad.

Debe estar pasando por un momento difícil, obligada a casarse con este hombre por sus padres… ¿Cuál es el punto si no puedo apoyarla en un momento tan crucial?

Elliot tomó la mano de Philiane y se giró hacia el barón Sunfist.

—Deseo que me permita casarme con la señorita Philiane… Debe pensar que soy una persona inexperta, pero mis sentimientos son verdaderos.

—Elliot…

Sin culparla por sus acciones egoístas, Elliot decidió soportar la carga a su lado. Decidió protegerla con todo su corazón.

El barón Sunfist seguía congelado por la sorpresa, pero finalmente se dio cuenta de algo. Sus ojos miraron a los presentes, para luego regresar con su hija.

A pesar de la fuerte actitud de Philiane al hablar hace unos momentos, era claro que seguía algo insegura. Sin embrago, Elliot estaba agarrando su mano con fuerza, lo que le dejó claro al barón que ella confiaba en él.

¿Cuándo mi hija se convirtió en una persona tan firme…? E incluso trajo a su prometido…

Dándose cuenta de esto, comenzó a sentirse algo solo.

—Te llamas Elliot, ¿verdad? Bueno, es raro que a Philiane le guste alguien, así que estoy muy sorprendido.

—No…

—Ya que eres el ayudante de Sir Aquasteed, puedo confirmar el tipo de persona que eres, por lo que no debería haber problemas. Además, Philiane tiene fuertes sentimientos hacia ti. No puedo oponerme a eso.

Elliot y Philiane quedaron sorprendidos ante el barón sonriéndoles con gentileza.

—Barón Sunfist…

—Padre…

Ambos pensaron que él le pediría que se olvidara de Elliot y se casara con Lucas de inmediato. Sin embargo, en su lugar, reconoció su relación y le dio permiso a Elliot sin dudarlo.

Tiararose, que estaba observando desde un costado, también estaba sorprendida. Pronto, el alivio superó a la sorpresa al ver que todo se resolvería sin problemas.

Sin embargo, eso no significaba que el asunto terminaría así nada más.

—¡Dejen de estar jugando! ¡Philiane es mi prometida! ¡Ya preparé el vestido de novia! ¡También te di el dinero!

—E-Eso es… Pero si quiero considerar los sentimientos de Philiane…

Ante la ira de Lucas, el barón Sunfist intentó su mejor esfuerzo para rechazarlo, pero su voz fue perdiendo fuerza gradualmente. Solía ser pasivo, así que le era imposible responderle a Lucas con convicción.

Si esta fuera la situación de siempre, se rendiría en poco tiempo ante su oponente. Sin embargo, esta vez, Elliot estaba presente.

—Sir Lucas, sus pensamientos pueden ser importantes, pero espero que pueda entender los sentimientos de Philiane.

—¡Deja de estar jugando, plebeyo! ¡Si vas a romper mi plan de matrimonio con Philiane, deberías estar preparado para pagarme el dinero que le di a la familia Sunfist, y la compensación! ¡Me rendiré si haces eso!

—¡Espera un minuto Lucas, ¿de qué estás hablando?!

Elliot intentó tomar en cuenta la opinión de Lucas, pero terminó convirtiéndose en el objetivo de su ira. Lucas estaba clamando que Elliot no entendía cuánto amaba a Philiane.

—Bueno, entonces… —dijo Lucas, sin ocultar lo molesto que se sentía, ni el desprecio que le tenía al plebeyo. Luego sacó un pedazo de papel de su bolsillo interno y escribió algo antes de devolvérselo—. ¡Deberías poder pagar esta cantidad por lo menos! ¡Si lo haces, dejaré ir a Philiane! Probablemente, esto es imposible para alguien como tú.

Lucas sonrió cuando Elliot tomó el papel para ver la cifra.

—¡Espera! ¡Esta cantidad…!

El rostro de Philiane se puso verde al ver el número que Elliot acababa de recibir. Por supuesto, era una cantidad que ella nunca podría pagar, así que era probable que también fuera imposible para Elliot, que no tenía un origen noble.

Se mordió los labios con fuerza, y su expresión se contorsionó, mientras pensaba en este horrible resultado. Debería haber sabido que Lucas haría algo como esto por la ira. Estaba arrepintiéndose de haber involucrado al amable Elliot en este asunto.

—Está bien, Philiane. Por favor no llores.

—No estoy llorando…

—Pero luces como si estuvieras a punto. Te ves mejor cuando sonríes en su lugar. Por eso, por favor, sonríe —le dijo Elliot, dándole él mismo una sonrisa gentil—. Entonces, pagaré esta cantidad de inmediato.

Y con una mirada despreocupada, escribió algo en un papel que introduzco en un sobre que sacó de su bolsillo interno. Luego selló el sobre y realizó un hechizo sobre la carta.

—¡Mueve tus alas, y vuela por las nubes!

En ese momento, la carta se convirtió en un pájaro. Aleteó sus grandes alas, y se alejó por el cielo.

—Con esto, la persona que recibe la carta hará los preparativos para pagar de inmediato —dijo Elliot.

Así, no había manera de que Lucas pudiera retroceder. Este era su primer movimiento.

—¿Q-Qué…? Incluso alguien como yo no puede realizar un hechizo de ese nivel, pero… —Lucas inclinó la cabeza, pensando que era imposible.

Elliot simplemente le sonrió.

—De esta manera, el proceso de pago se realizará pronto. Por favor, confírmelo.

—¡¿Q-Q-Qué…?! ¡No hay manera en que crea eso! ¡Hey, verifícalo de inmediato!

En contraste con la actitud tranquila de Elliot, Lucas, frenético, le instruyó a su sirviente que confirmara el pago.

Qué desarrollo más inesperado, pensó Tiararose con un suspiro.

Elliot no solía mostrar muchas emociones, y tenía poca presencia, pero era increíblemente confiable. Con esta escena, era claro por qué Aquasteed lo eligió para ser su asistente personal.

Si no fuera por lo menos así de extraordinario, no había manera en que hubiera continuado al lado de Aquasteed por tanto tiempo.

—Sir Lucas, será vergonzoso si hace algo más que esto. ¿No le parece?

—¡Señorita Tiararose…! Sin embargo, esta no es una cantidad que un plebeyo pueda pagar. ¡Es probable que solo lo esté diciendo para poder llevarse a Philiane!

Al escuchar esto, ella quedó completamente estupefacta.

Esta persona nunca entenderá con palabras.

—Elliot es un ayudante cercano a Su Majestad Aquasteed. Si niega el pago, estará criticando directamente a su majestad —dijo Tiararose con severidad para hacerlo callar.

—N-No quería decir eso…

Era aterrador siquiera pensar en ofender a un gran reino como Marineforest y hacerse su enemigo. Tiararose tomó una respiración profunda antes de darle una sonrisa a Philiane y Elliot.

—Al parecer todo se ha arreglado por ahora, así que es un alivio. Philiane, estoy feliz de que hayas lidiado con el asunto con tanta habilidad. Elliot también, gracias por protegerla.

—Señorita Tiararose, muchas gracias…

—Mis habilidades todavía no son las suficientes, pero daré mi mejor esfuerzo.

Philiane le sonrió con timidez al lado de Elliot. Lucas estaba viéndose algo frustrado, y Tiararose comenzó a sentirse algo insegura de dejarle el asunto al barón Sunfist, por lo que decidió que le pediría ayuda a su propio padre.

 ♦ ♦ ♦

De esa manera, Tiararose fue conducida a la recepción, y las cosas por fin se calmaron.

El barón Sunfist estaba encantado con Elliot, y estaba de un humor cálido. Ahora mismo, Philiane estaba hablando con sus padres en otro cuarto, mientras Tiararose y Elliot esperaban a que terminaran. Al sentarse frente a ella, él le dirigió una mirada ansiosa.

—Um… Muchas gracias. Si no hubiera ayudado, la situación habría terminado alargándose.

—Soy yo quien está agradecida porque hayas protegido a Philiane… Hablando de eso, ¿antes le enviaste una carta a Sir Aqua?

—Sí, eso es correcto.

Tiararose lo suponía, pero tenía curiosidad por confirmarlo. Al parecer, estaba en lo correcto y antes le había escrito a Aquasteed.

En ese caso, es probable que sir Aqua esté en camino.

Ahora ya no habría problemas si Aquasteed visitaba la casa de Philiane, y más importante, era probable que él quisiera saludar al barón Sunfist como el superior de Elliot.

—En ese caso, vamos a esperar aquí por unos… ¿Hmm?

—¿Niños…?

En ese momento, la puerta se abrió ligeramente, y varios pares de ojos los observaron desde afuera.

—¿Es probable que sean los hermanos menores de Philiane? ¿Por qué no entran?

—Wow… ¡Es la señorita Tiararose!

—Hola.

Cinco niños entraron en el cuarto mientras saludaban.

Tiararose había escuchado de Philiane que tenía hermanos y hermanas menores, pero esta era la primera vez que los veía en persona.

Había un joven que lucía como el mayor del grupo, que estaba de pie delante como el representante.

—Lo lamento, mis hermanos simplemente no me escuchan…

—No me importa. Soy Tiararose Lapis Marineforest. ¿Qué hay de ustedes?

—Soy el hijo mayor de la familia Sunfist, Alan. Tengo dieciséis.

Con el mismo cabello de un tono rubio verdoso que Philiane, parecía ser un joven gentil y amable.

—Soy Elena, tengo quince.

—Soy Luna, tengo doce.

—Soy el gemelo menor de Luna, Rui.

—Y yo soy Nadia, tengo diez.

Todos se presentaron, y al final, llegó el turno de Elliot.

—Soy Elliot. Trabajo como asistente personal de Su Majestad Aquasteed en Marineforest.

—Muchas gracias por ser tan educado. No sabía que nuestra hermana tenía de pareja a un caballero tan maravilloso —dijo Alan con una sonrisa amarga, aunque lucía muy feliz.

Probablemente estaba feliz porque sabía que su hermana también lo estaba.

—Es algo vergonzoso, pero nuestra familia no tiene mucho dinero… Esperando que nuestras hermanas pudiesen casarse por conveniencia en el futuro, nuestro padre no pudo rehusarse al joven Lucas con firmeza.

Por eso estaba agradecido de que Elliot hubiera ayudado a Philiane. Al mismo tiempo, se sentía frustrado porque no pudo ser de mucha ayuda.

—Como el hijo mayor, debería esforzarme más…

—Estás por graduarte, pero sigues siendo un estudiante, ¿verdad, joven Alan? No puede evitarse.

—Señorita Tiararose… Muchas gracias. Sin embargo, ahora mismo, planeo trabajar duro para que mi hermana Philiane y mis hermanas menores puedan casarse con personas como tú. Aunque sigo careciendo de experiencia.

La edad para la graduación de la Academia era de dieciséis. En ese caso, Alan estaría trabajando en el negocio Sunfist el año siguiente. Mostraba mucho entusiasmo, pero Tiararose pensaba que no sería sencillo darle la vuelta a la situación con tanta facilidad.

Es probable que sea algo difícil para un joven de la edad de Alan mejorar el negocio de repente. Quizás, sea bueno comenzar a pensar en un plan, pensó Tiararose, cuando una idea apareció en su mente.

—¡Oh, es cierto! ¡Abramos una tienda de dulces!

—¿Eh…?

Alan, Elliot y el resto de la familia Sunfist se sorprendieron con la repentina propuesta.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.