Ya no te amo – Capítulo 13

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


—Ja… —Respiraba con profunda ira. Conocía muy bien a ese tipo de personas, cobardes, personas débiles ante los fuertes y arrogantes con los débiles. La evidencia de aquello era la mujer de cabello rosado, había exhortado con ímpetu a la joven rubia hace un momento, pero ahora ante él, su rostro se había vuelto pálido.

—Su majestad, Joachim XII.

—Ahora que me reconoce, sabe que soy extranjero, ¿no va a continuar? —Su voz estaba llena de burla. Deseaba llamar al emperador de Thierry de inmediato y pedirle que castigara a todas las personas presentes. Si eso hubiera pasado en Vinfriet, él mismo lo habría hecho, les habría dicho que no aceptaba cobardes bajo su mandato. Pero ahí no era su imperio, solo era un invitado distinguido, no un emperador—. Había aprendido muchas cosas admirables de su cultura de alto nivel, pero, ahora, estoy muy decepcionado. —Aun así, todavía podía amedrentarlos con palabras tan simples de pronunciar, que aun murmurando su voz hacía eco. Se reía amargamente en lugar de atacarlos deliberadamente y la gente podía darse cuenta. Ellos no eran lo suficientemente ignorantes para olvidar que era un emperador con una diligencia matrimonial. Había mantenido un perfil bajo con las mujeres insidiosas, pero en esta situación, no iba a bajar la cabeza fácilmente, así que se burló de ellos con confianza.

—…

La mujer detrás de él se quedó parada en silencio, pero le sujetó para que no continuara. Él volteo sin ocultar su enfado, e inmediatamente reaccionó cuando vio quien era la persona que le sujetaba la manga. Su mano era cuidadosa y miraba hacia abajo, como si le costara confiar en sí misma.

¡Ah!

Entendió su actuar, ella era la víctima y su intrusión podría ser molesta. Con una expresión amarga, se centró en ella.

—¿Estas bien…?

Ella asintió con la cabeza.

—Creo que será mejor que me detenga.

De nuevo la mujer asintió.

Querrá salir de aquí.

Le habría sido más fácil inferir los deseos del corazón de aquella mujer si pudiera ver su rostro, pero ella estaba inclinando la cabeza. Entonces era mejor salir a pensar. Dio un suspiro y volvió a sonreír, no podía ocultar aquel desorden.

—¿Damos un paseo juntos? ¿Me permitiría?

—Sí.

—Bueno. —La voz de la mujer le pareció más clara de lo que esperaba, así que exhalo con más suavidad y tomó gentilmente la mano de la joven, casi como si ella fuera de algodón.

De no haber sido por el escándalo de hace un momento, ellos habrían lucido como amantes cariñosos. Se alejaron del lugar con bastante facilidad tan pronto como él empezó a caminar, la gente se dispersó rápido en medio de murmullos.

Pero entre todas las personas, quedó una que miraba como esas dos personas se alejaban como si estuvieran encantadas. Valor.

Sakuya
En tu cara. Así se defiende a tu amada.

♦ ♦ ♦

No fue hasta que estuvieron a una distancia prudente que ella estuvo completamente segura de que su objetivo había tenido éxito.  Esto, debido a que él no había soltado su mano después de unos pasos.

Joachim, me salvaste.

Ella habría llorado, si no hubiera sido porque ella consideraba esto algo insoportablemente odioso. Era porque la persona que había aparecido cuando necesitaba ayuda, no era la persona a la que se había dedicado durante diez años, sino alguien con quien no tenía ninguna conexión. Era realmente triste, sabía que había tirado diez años de su vida al río y eso la hacía sentir vulnerable.

Dejó que su objetivo guiará el camino y la condujera mientras caminaban, pero tuvieron que cambiar su destino al notar como había bastantes amantes compartiendo secretos en el jardín. Así que el emperador abrió la puerta a la sala VIP y entró para que después cerrará la puerta detrás de él.

—La gente no vendrá aquí, tomé un respiro tranquila en este lugar hasta que se calme. Oh, es posible que desee estar sola…

—Así está bien, gracias.

—¿Es así? Bueno, es una suerte. También quería tomar un descanso. —Se rió al sentarse en el sofá.

Solo entonces ella tomó asiento en el sofá de enfrente.

Él la miró fijamente, no se sentía correcto verla. Al encontrarse en un lugar tranquilo, su necesidad de alejarse se hizo presente. Pero ella parecía una muñeca, moviéndose lentamente, no era una lentitud que podía desesperar a las personas, era un movimiento suave, como el aleteo de una elegante mariposa volando a su propio ritmo. Además, tenía un rostro inexpresivo. Él esperaba que al menos tuviera una expresión aterrorizada o que estuviera a punto de derramar lágrimas, estaba poco apasionada.

Estaba preocupado por tener que consolarla, ¿debería decir que todo estará bien?

Aunque fue quien la sacó de aquella situación, no quería parecer un matón ante la mujer. Su plan había sido calmar a una niña que debía estar aterrorizada y luego dejarla tranquila. Pero, la verdad, ella nunca pareció agitarse, como si eso fuera de lo más común. Así que eso lo dejó desconcertado y trató de hablar con cuidado.

—Usted…

Los ojos de ella se movieron tranquilamente, respondiendo a la voz de él.

Esperó a que ella parpadeara antes de poder seguir hablando, quería asegurarse de que estuviera escuchando, pero sorpresivamente pudo transmitir claramente su voluntad sin decir más palabras. Se limitó a toser antes de continuar —Lo ocurrido hace un instante… ¿Es algo que le ocurre a menudo?

—¿Usted qué cree?

—Bueno, parece ser frecuente.

—Casi podría decir que es tan frecuente como cada amanecer.

Significaba que su vida diaria debería ser bastante dura. Ante esa respuesta aparentemente insensible, él dio un respiro sin saberlo.

—Entonces es así.

—¿Parecía que estaba indefensa?

No era usual que le cortaran de esa manera la conversación, así que frunció el ceño, más que por disgusto, fue por dejarlo perplejo. No estaba seguro en qué parte se había perdido con la mujer frente a él. ¿Sería que era una persona orgullosa?

—Pido disculpas si mi ayuda le ha ofendido.

No era realmente su intención.

—Me ofendió un poco, ha pasado tiempo desde que una situación como esa fuese tan emocionante.

Sintiendo sincera aquella respuesta, se rió sinceramente sin darse cuenta. Si su caballero hubiera estado ahí, habría reído un poco más alegre.

—Si es así, entonces está bien. —Había cumplido su deber, ayudó a la otra persona. Ella parecía estable, así que había terminado. Se levantó de su asiento con una sonrisa—. Me retiro, volveré a la fiesta. Aun así, le aconsejo que descanse un poco más. No pasó algo tan desafortunado, así que piense en volver a la fiesta.

—No se vaya.

—¿Disculpe? —Abrió sus ojos un poco más. Podía sentir que la mirada de la mujer se aferraba a él diciéndole que no se fuera.

—Le pregunté hace un momento si había lucido indefensa.

—¿No lo estaba? —Respondió con una pregunta.

—Escuché que está buscando una novia.

Él levantó una ceja y miró a la mujer sentada tranquilamente frente a sus ojos. Por supuesto, esas palabras fuera de contexto eran incorrectas, pero él podía entender el significado detrás de estas. No, más que entenderlo, era evidente. Si sus predicciones eran correctas, entonces aquella mujer había fingido deliberadamente ser víctima de aquella situación para poder conocerle. Todo porque estaba ahí por una prometida. Eso lo desconcertó un poco.

—¿Sabe quién soy yo?

—Alguien que quiere casarse.

—Eso no.

—Joachim XII, de Vinfriet.

—Me alegra que lo sepas.

—Por favor, cásate conmigo.

—Decirlo así es algo ridículo. —Sonrió algo avergonzado. ¿Había valido la pena salvar a alguien que se ahogaba y encontrarse en esa situación ahora? Era cierto que había dicho por todo el continente que se casaría, sin embargo, aún no había encontrado pareja. Entonces, pensó por un momento. ¿Por qué diablos esa mujer tendió una trampa para proponerle matrimonio? Solo una hipótesis plausible llegó a él— ¿Te has enamorado de mí?

—Lo siento, pero no tengo sentimientos por alguien a quien no conozco más que por rumores.

Eso le hizo sentir un poco avergonzado, no se le estaba proponiendo por amor. Era afortunado, pero ¿por qué diablos lo hacía?

| Índice |

10 comentarios en “Ya no te amo – Capítulo 13

  1. Estefi says:

    Ah por favor! Está novela es buenísima! Pero buenísima… La sigo hace mil y me da una felicidad ver qué alguien la traduce, por qué es preciosa!
    Muchas gracias ♥️♥️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *