Ya no te amo – Capítulo 38

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


Aquellas palabras fueron impactantes, pero al final, no era una niña que necesitaba consuelo, había sido sólo su ego.

Sin percatarse cuánto tiempo pasó, le sorprendió un poco. ¿Las nubes de lluvia realmente la habían abandonado para dirigirse a él? Incluso estando empapada bajo la lluvia, no se sentía tan deprimida.

Ocultó su sorpresa tratando de no manejar sus palabras con torpeza.

—Joachim, lo que dije antes, es cierto, realmente no puedo amarte. —Trataba de aliviar sus preocupaciones, pero, por alguna razón, resultó contraproducente.

¿Mis palabras fueron imprudentes?

—… Entiendo, no puedes amarme. —Con una apariencia difícil, que lo hacía lucir como si agonizara, endureció sus labios antes de decirle aquello.

— Así es.

—Entonces, déjame pagar ese favor.

Después de decirle aquello, puso sus manos detrás de los hombros y las rodillas de la joven, sin darle tiempo de gritar ante la sorpresa, la alzó, acercándola a él.

Ella abrió mucho los ojos y sus labios separados, tenía una expresión extraña.

—¿Es esto un favor?

—Digas lo que digas, no te ves bien, así que haré lo que crea mejor. —De alguna manera, recuperó su suavidad previa, sonriendo a la vez, fingiendo ser amable.

Ella protestó diciendo que era demasiado, se sentía extraña.

—¡No quiero este tipo de favor!

—La buena voluntad es inútil, Niveia, sólo llevo una parte de mi equipaje.

—¿Soy equipaje?

—El esguince sería una carga para tus piernas.

¿Cuándo notó el esguince?

No se dio cuenta que sus lágrimas habían vuelto. Su boca se abrió y cerró como un pez fuera del agua, solo lo vio inclinar su cabeza y mirarla.

—¿Qué sucede? ¿Crees que te enamorarás de mí si hago esto?

—Eh, no. Quién se enamoraría…

—Entonces está bien.

Desestimó sus quejas con esas palabras y gentilmente envolvió su cabeza apoyándola en su hombro. En ese momento, comenzó a crear una postura cómoda para ella, como si su rebeldía le molestara.

Ya había pasado mucho tiempo desde que la ropa de invierno se metió profundamente en el armario, así que el sentirla entre ese par de capas finas de ropa, hacía que su expresión se endureciera, quería pedirle que se quedara quieta, pero se quedó con la palabra en la punta de la lengua, sabía que, si decía algo, ella pelearía y dejaría aquella posición.

Se quedó paralizado por un momento, recuperándose lentamente, por cómo estaban las cosas tuvo que frenar el impulso de llevarla a su propia habitación en el palacio. Guardó el deseo de su corazón dentro de una caja y esa caja dentro de otra caja dentro de él.

—Nivea… —Al final, solo dejó salir su nombre de entre sus labios.

—¿Necesita decirme algo? —Había estado viendo fijamente sus rodillas hasta el momento en el que la llamó y volteó a verle como si fuera una luna a punto de salir.

Como si se estuviera quejando, su expresión en silencio le ahogó. Gracias a eso, su respuesta llegó tarde.

—Estaba pensando… que tal vez deberías decirme a donde llevarte.

—Bueno, ¿la sala de descanso?

Le pareció un poco raro, trató de preguntar por qué estaba de mal humor, pero lo hizo a un lado y volvió a preguntar.

—¿No hay destino?

—No lo he decidido, es solo que fui expulsada del patio donde me quedaba, así que solo necesito pasar esta noche… ¿Joachim? ¿Por qué tu expresión cambió?

No respondió a la pregunta de la joven, pero para ser precisos, su expresión mostraba claramente que se estaba conteniendo.

¿Qué es lo que había escuchado? Tuvo que cuestionar sus oídos, pero no pudo evitar hervir por dentro.

—Fui expulsada.

Notó que no debía estar en el palacio en ese momento, pero se preguntaba por qué estaba ahí.

Entendió los sentimientos de su caballero cuando lo vio golpear la pared cercana, pero él no podía golpear algo mientras sostenía a su prometida. No, no podía hacer eso frente a ella. Tenía que ser fuerte por ahora y obedecer a su razonamiento. En primer lugar, ¿no debía enterarse primero de lo que pasó? Y, por supuesto, lo más importante era llevarla a un lugar conveniente.

—Rudiger. —Volvió a abrir sus labios cerrados.

—Sí, su Majestad. —Respondió desde la distancia.

El emperador movió los ojos para voltear a mirarlo, en la pared bajo la oscuridad que se formó.

—Ve a Solen y consigue algo del equipaje de Niveia.

En la superficie, era una orden para traer su equipaje, pero él tenía una larga carrera bajo su mando y con una rápida mirada pudo captar el verdadero significado de la misma.

Ve a Solen y averigua qué pasó.

—Vuelvo enseguida. —Se fue para cumplir sus órdenes.

Tras verlo partir comenzó a andar el camino por el que había llegado a paso lento, con cada paso, los dedos de los pies de su prometida revoloteaban.

Una pregunta atravesó el silencio.

—¿Cuándo le dije que no tenía mi equipaje?

—La verdad, solo lo alejé porque quería estar a solas contigo.

Oh, dios mío.

Abrió un poco la boca. Había usado un truco que consistía en abusar de su poder de jefe. Lo sintió como un inesperado lado de él.

—Si Sir Thorven lo sabe, ¿no rodará en el piso?

—Es así todos los días, supongo.

—Eres un mal jefe.

—Rudiger siempre tiene muchos problemas. —Afirmó.

Aun así, había notado que no borraba su sonrisa, se preguntó si podría decirse que existe una extraña relación de confianza entre ellos. No había forma de que supiera del tiempo que ha pasado entre ellos, por lo que sintió como si viera solo los relucientes granos de arena que estaban fuera del mar.

Los envidio.

Solo el tiempo no crea una relación, era lo que sabía mejor que nadie. Si una relación se pudiera crear pasando tiempo juntos, Valor y ella no habrían fracasado en su relación, serian una brillante pareja, pero ese no era el caso, ya no tenían una relación y no podía esperar que la tuviera ahora. Solo era amigable por cortesía. Él era amable por naturaleza, por lo que jamás rechazaría a una persona que lo necesita. Le molestaba, pero no iba a esperar que profundizaran.

Las personas que han estado solas toda su vida no conocen la soledad. Siempre había vivido así, sentir soledad aun cuando fueran dos, ¿no era esa una paradoja?

Estaba tan inmersa burlándose de sí misma, que tardó en percatarse de que Arendt, había estado caminando durante bastante tiempo.

Abrió una puerta, era una sala común según lo solicitado por Nivea. También era el lugar donde le propuso matrimonio en el pasado.

¿Me ha traído hasta acá?

Teniendo en cuenta el lugar donde estaba el carro hasta la sala de descanso, era una distancia bastante razonable. Los brazos de Arendt no eran del todo cómodos, pero habían avanzado todo ese tiempo y no se dio cuenta. Avergonzada se volvió para mirarlo.

—Ya puede bajarme, ¿no fue pesado?

—Las faldas de Thierry son inútilmente abultadas.

—¿Es así? —Le preguntó si era pesada, pero solo recibió una respuesta vaga.

—Es tan largo y abultado que pesa bastante. —Sonrió levemente mientras la dejaba en el largo sofá.

Significa que al final si fui pesada.

Vio las gotas de sudor resbalar en la frente del hombre, haciendo que no pudiera evitar enrojecer.

—Sí sintió que era pesado, simplemente debió dejarlo.

—¿Era eso posible? Debí dejar “eso” detrás de mí.

De nuevo no había respondido directamente su pregunta. Estaba tan avergonzada que sentía que lloraría.

—¡¿Cómo que “eso”?! ¡Pude haber caminado sola! —Después de decir aquello, se detuvo sin notarlo, al percatarse del tono que había usado. Se había expresado mal con un tono de desprecio con el emperador de otro país.

Por dios.

Había perdido la cabeza, no importaba lo amable que la tratara, ¿cómo había olvidado su estado? Después de recuperarse de ese momento en blanco, intentó escupir una disculpa.

—Me gustaría pensar que obtendré algo de amabilidad después de hacer un favor. —Le pellizcó una mejilla, justo después de que guardara silencio, no quería lastimarla, así que le sonrió y la soltó—. No es bueno hacer del auto desprecio un hábito. No hay mucho que hacer con lo de recién, pero no hay nada por lo cual debas subestimarte.

Ella se limitó a ver esa expresión ajena. Sonreía como siempre, como si demostrara que no le preocupaba en absoluto la forma en que ella acababa de hablarle. Solo entonces se despertó. Le decía aquello para consolarla, no le pidió una disculpa, ni un favor a cambio.

—Está bien.

Fue inevitablemente reconfortante sin razón.

| Índice |

11 thoughts on “Ya no te amo – Capítulo 38

  1. Cata says:

    Muchas gracias por traducir, se me hace tan corto cada capitulo! Me gusta que se conserven los nombres para no confundirnos jajaja 😘

  2. Xoxo says:

    Hola, gracias por su trabajo.
    Me parece bien Niveia por la misma razón de Keysabrizzzz, Valor está bien y Vinfriedt me agrada con d, siento que es más estético.
    Gracias 🌻

  3. Worriless says:

    Muy lindo cap, me encantó 🥰🥰
    El único que cambiaría es el de Valor porque no me gusta como suena jsjddj siento que cada cez que lo leo hablan de dinero xddd
    Por otro lado quería hacer una pequeña acotación como persona que también traduce y corrige novelas… Cuando hablan de un “legislador” en realidad hablan de un “Médico” lo sé porque mientras traducía una vez me pasó y terminé prácticamente desglosando la palabra porque no me hacía sentido la palabra “legislador” onda ni siquiera tenía coherencia con el contexto que tenía mi párrafo sjsjsj y si se fijan, al remplazarla en el texto, tiene mucho más sentido decir médico que legislador uwu
    Esop, disculpen el texto tan largo, estaré con ansias esperando el siguiente 💜💜💜

  4. Maria Dimah says:

    Gracias, me encanta esta novela cada vez más.

    Prefiero Niveia

    Valor, porque se necesita mucho valor para ser tan Hijo de su Santa Madre.

    y el emperador me es indiferente su nombre, lo considero un cero a la izquierda. XD

  5. elegtsol says:

    A mi me gusta Nivea, es más cuando lo leo, en mi cabeza suena así XDDDD, igual me gustan los nombres que utilizan, gracias por su trabajo!!! Adoro esta historia

  6. Rizza says:

    A mi valor me da lo mismo pero igual seria mejor como es Valere porque Valor me recuerda a la cualidad y es algo q él no tiene porque es un cobarde😒gracias😝

  7. Usagimaii says:

    Niveia me gusta, la diferencia un poco de Navier, como a muchas se les escapa cuando comentan el manhwa 😁 y Valor, que se llame como quiera, para mi seguirá siendo inútil 🙄🙄🤣🤣🤣 muuuchas gracias por los capítulos 😘😘😘😘❤️

    • Keysabrizzzz says:

      Me encanta la meticulosidad , no sé si es costumbre pero me quedo con Valor y Niveia (Nivea me hace acordar a la crema jajaja). Supongo que si pones los originales me acostumbro y listo. Y Vinfriedt 😊
      Gracias 💖💖💖

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *