Dejaré de ser la subordinada de una villana – Capítulo 41

Traducido por Herijo

Editado por Dea


Los brotes de bambú que todos habían recolectado fueron llevados a la cocina donde se les limpió la parte dura. Esta incrementaba con el tiempo, por lo que era necesario hacer esto mientras aún se encontraban frescos.

Mientras tanto, el té fue servido a todas las personas cansadas que participaron en la excavación de brotes de bambú.

Bueno, cabe mencionar que solo unos pocos lo tomaron en serio. Los demás fueron como espectadores.

Mientras los veía desde un lado, empecé a pelar los brotes con rapidez.

Existía un platillo que solo podías comer mientras aún estuvieran frescos. Por lo que busqué los más jóvenes y tiernos para ese propósito.

En mi vida pasada, lo comí solo una vez, pero pensé que sería bueno hacerlo de nuevo.

Corté las raíces y lavé brevemente los brotes pelados. Luego, los corté en rebanadas delgadas y las puse en un plato.

¡Todo listo!

Ni siquiera me tomó tres minutos, era así de simple. El sashimi [1] de brotes de bambú estaba terminado.

Me hubiera gustado tener wasabi y salsa de soja para acompañarlo, pero desafortunadamente no tenía ninguno de los dos. Por lo que usé sal y limón en su lugar.

Hmm…

Se parecía a la combinación de una manzana y una pera.

Siendo honesta, no era particularmente delicioso. En realidad, sabía algo raro, pero supongo que era bueno degustar los brotes frescos de temporada.

Mientras me encontraba masticando, George y los demás se acercaron.

—Cosette, ¿qué comes? ¿Brotes de bambú?

—Sí, es sashimi de bambú. Es algo que sólo puedes comer mientras esté fresco, pero no es realmente sabroso.

—¿Sashimi? Parece estar crudo así que sería algo así como una ensalada, ¿no?

—Ciertamente, ahora que lo dices… Sí, es una ensalada.

Luego de ese intercambio, los demás lo probaron también. Sus reacciones fueron variadas.

Era mejor comerlo cocido después de todo.

Tras esperar un poco, el platillo de brotes de bambú nos fue traído.

No había salsa de soja ni mirin [2] en este mundo, por lo que no podía considerarse una comida japonesa sino del oeste. Sin embargo estaba increíble.

Brotes a la crema, cocidos con arroz, salteados; todos eran asombrosos.

Los participantes se relajaron en el jardín y disfrutaron de la comida.

Remy y sus amigas comían y parecían disfrutar también.

—Remy, Marietta, ¿qué les parecen los platillos?

—Son deliciosos. Realmente eres muy buena cocinera, Cosette.

—Muchas gracias, Marietta. Buen trabajo el día de hoy.

—Cosette… —Marietta parecía muy deprimida y tampoco había comido mucho.

No tenía la intención de ser parte del combate individual, y mucho menos ayudar a alguien que participara en uno.

Sobre todo porque mi casa y Signora estuvieron involucrados en los dos duelos anteriores, lo que me ponía en una posición similar a la de un patrocinador.

Después de todo, el objetivo principal de esto era encontrar a la candidata a convertirse en reina, y yo no tenía ninguna intención de obtener ese lugar. Ni siquiera me sentía inclinada hacia alguien en específico, por lo que temía verme involucrada en todo el asunto.

Ya que, a diferencia del juego, aquí no había botón de reinicio.

Mi único deseo era que, quien quisiera el puesto de reina, diera lo mejor de sí para no tener arrepentimientos.

Solo necesitaba crear un lugar al que las señoritas que perdieran pudieran ir.

Sin embargo, me encontraba en un dilema, pues los contenidos de los duelos eran diferentes a los del juego.

Por ejemplo, la batalla por recolectar brotes de bambú no existía. Seguramente fue un cambio causado por mis memorias de la vida pasada.

Pero, a diferencia del juego, las señoritas no estaban compitiendo entre ellas de forma directa, por lo que sus reputaciones se veían mucho menos afectadas.

Tal vez por eso el ánimo de Marietta regresó poco a poco

—Cosette, ¡esta crema es deliciosa! ¿Sería posible que me dieras la receta?

—Qué alegría oír eso. Déjame preguntársela a mis cocineros.

Después de eso, todos hablamos de los platillos y les entregué unos cuantos para que llevaran a casa.

♦ ♦ ♦

—Ese fue un día agotador.

Ahora me encontraba en mi habitación, bebiendo un poco de té que Sisie me había preparado.

Como me encontraba sola, pude rodar en la cama mientras reflexionaba acerca de lo que el maestro Alfred había hecho.

¿Por qué lo hizo?

¿Tenía alguna razón para apoyar a Angie?

Lo único que se me venía a la mente era que si ella se convertía en reina, él se vería beneficiado.

Sin embargo, aún no terminaba de entender la nobleza de este mundo, por lo que algunos detalles seguían siendo un misterio para mí.

Tendré que preguntarle luego a mi padre…

Mientras pensaba en eso, terminé cayendo profundamente dormida.


[1] El sashimi es una técnicas de corte muy fino en el que se guían por las líneas o divisiones de la carne del pescado.

[2] El mirin es un condimiento similar al sake, de color ámbar y de sabor dulce, con poco porcentaje de alcohol, el cual se utiliza únicamente para cocinar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.