El Perseguido – Capítulo 71: Infectada

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—Entonces prueba un poco de todo —El príncipe Eymer rápidamente tomó una decisión después de recibir su respuesta.

Chi Yan sintió que algo caliente, con aroma y especias, se acercaba a su boca. Dudó por un momento antes de comer la comida que se le llevó a la boca.

Era pierna de cordero asado. El cordero estaba delicioso y jugoso. Estaba asado a la perfección y no necesitaba demasiados condimentos. Todo lo que se necesitaba era espolvorear un poco de sal y pimienta sobre la carne y sería un sabroso festín para la lengua.

Después de tragar la primera pieza, Chi Yan no pudo evitar querer una segunda.

—Puedo hacerlo por mí mismo. Si pudiese quitarme la cinta negra, puedo alimentarme, —dijo ansioso.

El príncipe no habló. Expresó silenciosamente su respuesta con acciones. Esta vez, fueron los fideos de mariscos los que le acercó a la boca. Estaban cubiertos con salsa con sabor a marisco, eran apetecibles, pero no tan satisfactorios como el cordero asado.

Chi Yan tragó rápidamente.

—… Todavía quiero comer más de ese cordero —susurró de inmediato.

Volvió a oír la risa profunda del Príncipe y no pudo evitar sentir un poco de calor en los oídos. Parecía que avergonzaba a la raza humana una vez más.

Y así, Chi Yan terminó la sabrosa y maravillosa cena lentamente bajo el servicio personal de Su Alteza Real.

Con respecto a la comida, cuando uno está comiendo felizmente, no presta atención a que la otra parte lo está alimentando. En cuatro bocados, tres fueron alimentados con cuchara. Era imposible darse cuenta de lo que se usó para reemplazar la cuchara para alimentarlo en los siguientes. Para ser honesto, esta comida era mucho mejor que el arroz frito que él mismo cocinaba, y era mucho más delicioso que la cocina de Jiang Tian. Uno se sentiría satisfecho y feliz cuando estuviera lleno.

Después de eso, el príncipe Eymer no mencionó chupar su sangre. Solo dijo que Gray lo estaba esperando afuera y lo enviaría de regreso.

Esta cena y la dulce siesta de la tarde, hicieron que Chi Yan sintiera que el viaje de hoy no fue tan malo después de todo. Sintió que sus expectativas de vida eran cada vez más bajas.

El príncipe lo tomó de la mano y lo condujo hasta la puerta de la habitación. Lo soltó, dejándolo empujar la puerta para abrirla y salir solo.

Chi Yan puso su mano en el pomo de la puerta, pero de repente sintió que alguien sostenía su cintura con fuerza. Al mismo tiempo, los afilados dientes del vampiro se hundieron rápidamente en su cuello, del lado derecho. Todo esto sucedió tan rápido y tan repentinamente que ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar.

Sin embargo, esta vez el proceso de succión de sangre fue extremadamente corto. Chi Yan agarró el pomo de la puerta con fuerza, cerró los ojos y abrió la boca ligeramente. No pudo evitar dejar escapar un breve gemido parecido a un sollozo. Para el momento en que la placentera sensación de que le chuparan la sangre se precipitó a su cerebro, los colmillos de la otra parte ya estaban fuera de su cuerpo.

El Príncipe lamió suavemente la herida de su cuello y limpió las diminutas gotas de sangre que salieron junto con sus dientes cuando los sacó.

—… Lo siento, no me pude contener.

Incluso si pudiera reprimir su deseo de beber sangre fresca, no podría refrenar ese poderoso deseo de monopolizar a Chi Yan y mantenerlo a su lado cuando lo vio irse.

El Príncipe besó silenciosamente la parte de su cuello que había atacado hace un rato, esperando pacientemente que el humano en sus labios se recupere lentamente.

—¿Te quedarías aquí esta noche?

Chi Yan volvió la cabeza y abrió mucho los ojos, luciendo un poco sorprendido y asustado. Pero su expresión no era obvia bajo la cubierta de la cinta negra. El Príncipe no habló más. Extendió la mano para abrirle la puerta.

Sintió que el vampiro a su lado se iba en silencio. Debe haber regresado a la habitación. Chi Yan hizo una pausa por un momento y salió. La pesada puerta de madera volvió a cerrarse silenciosamente detrás de él.

Se quitó la cinta y usó su mano para bloquear la luz. La iluminación de toda la mansión era muy débil, anaranjada y tenue. Rápidamente se adaptó al entorno circundante. Como era de esperar, Gray ya estaba parado en el primer piso esperándolo, y el auto negro estaba estacionado afuera de la puerta.

♦ ♦ ♦

Eran casi las diez de la noche y había poco tráfico en las calles de Sophus. La mayoría de los caminos estaban tenuemente iluminados con farolas a ambos lados y de casas silenciosas.

El auto se detuvo frente al dormitorio de Chi Yan. Le dio las gracias a Gray y salió del coche, todavía sosteniendo el abrigo negro. Cuando fue a ver al Príncipe, se había olvidado de sacar el abrigo del coche para devolverlo a su dueño. Además, Gray se negó a ayudarlo a regresarlo, por lo que sólo pudo volver con el abrigo y devolverlo la próxima vez.

Había una ambulancia blanca estacionada en el camino de entrada. Chi Yan tenía curiosidad y no pudo evitar mirar la ambulancia preguntándose qué pasó. ¿Alguno de los estudiantes se lesionó o se enfermó de repente?

La puerta de vidrio fuera del dormitorio solo se podía abrir deslizando una tarjeta. Justo cuando Chi Yan estaba parado afuera de la puerta sacando su tarjeta de estudiante, un grupo de personas gritó y salió apresuradamente. Chi Yan rápidamente se hizo a un lado.

Era un grupo de médicos con atuendo blanco. Entre ellos había alguien cuyo cuerpo estaba atado a una camilla. Ella era muy fuerte y seguía luchando. Su comportamiento estaba completamente fuera de control, como si estuviera loca. Giró el cuello y abrió mucho la boca, tratando de morder al personal médico más cercano a ella.

Su cabello estaba desordenado, su rostro estaba extremadamente pálido. Se veía aterradora, espantosa y extraña. ¡Chi Yan tardó medio minuto en darse cuenta de que esta persona era Emily!

Detrás de ellos estaba la señorita Julia, quien estaba de servicio hoy y la amiga de Emily, Caroline. Parecían muy ansiosas. La señorita Julia subió a la ambulancia mientras insistían en que Caroline se quedara. Pronto, la ambulancia se alejó con todo el ruido, y el camino de entrada se volvió silencioso una vez más, excepto por los sollozos de Caroline.

Chi Yan había visto a Caroline y Emily cocinar juntas en la cocina antes y eran sus conocidas.

—¿Qué pasó? ¿Qué le pasó a Emily? —Se acercó y preguntó.

Caroline parecía perdida y asustada. Ella negó con la cabeza después de escuchar la pregunta de Chi Yan.

—No sé, de repente se puso así, se volvió loca, tratando de morder a cualquiera, casi fui mordida por ella.

Chi Yan sabía que no podía obtener más información de ella, así que consoló a la chica que estaba mentalmente conmocionada y la envió de regreso a su habitación. Después de eso, regresó a su habitación y llamó al teléfono de Ye Ying Zhi.

Originalmente había planeado llamarlo y, además, intuitivamente sintió que el asunto de Emily tenía que ver con esos vampiros.

Ye Ying Zhi respondió el teléfono rápidamente como de costumbre. Parecía no tener nada que hacer en todo el día. Respondió el teléfono una vez que sonó. Pero Chi Yan recordó que este cazador de vampiros había mencionado que estaba en medio de sus vacaciones, por lo que era normal que no tuviera nada que hacer.

Chi Yan le contó en primer lugar lo que sucedió en la tarde con el príncipe Eymer y expresó sus dudas.

—No entiendo por qué quería que me quedara ahí para descansar y cenar. Al final, solo me chupó un poco de sangre. Parecía que no tenía intención de seguir chupándome la sangre, así que no tenía sentido hacer que me quedara.

—Probablemente le agradas o quería disfrutar de la sensación de alimentarte personalmente a mano.

¿Qué tipo de explicación fue esta? ¿Qué quiso decir con “sensación de alimentarte personalmente con la mano”? Chi Yan maldijo en secreto en su corazón.

Sabía que probablemente no podría obtener una respuesta confiable de la boca de Ye Ying Zhi.

—Y hoy, algo le pasó a Emily. Parecía haberse vuelto loca. Su rostro estaba espantosamente pálido y trató de morder a las personas que la rodeaban. Al parecer, tenía mucha más fuerza de lo habitual, ¿sabes qué puede estarle pasando?

La otra parte reflexionó un momento y respondió lentamente: —Entonces debe estar infectada.

—¿Infectada?

—Los vampiros no son humanos. Para ser precisos, aunque muchos miembros del clan también se transforman de humanos a vampiros, todos están muertos en ese momento. Formar parte del clan de sangre no prolongará sus vidas. Solo dependen de la sangre para mantener su existencia básica como muertos vivientes. Por lo tanto, al igual que los zombis, existe el riesgo de infectarse si uno es mordido por un vampiro.

»Los humanos infectados tienen tres resultados. El primero es transformarse en vampiro, pero a través de este método, el poder es relativamente débil en comparación con aquellos que son aceptados formalmente en el clan de sangre a través de una ceremonia. Se convertirán en vampiros del grado más bajo.

»El segundo es la muerte debido a una infección. El tercero es convertirse en un monstruo que ha perdido la cabeza y solo quiere atacar a los seres vivos. La persona irá perdiendo la vida gradualmente en el proceso y, finalmente, se convertirá en un zombi: un muerto viviente que es irracional y sin vida. Por lo general, son tratados por cazadores de vampiros o exorcistas. La persona de la que estás hablando debería haberse encontrado con la tercera situación.

Chi Yan escuchó la clara explicación de Ye Ying Zhi con aprensión. Las palmas de sus manos comenzaron a sudar y su respiración se aceleró gradualmente. Se sentía empático y también temía llegar a ser como Emily algún día.

Ye Ying Zhi pareció sentir su nerviosismo. Bajó la voz y lo consoló.

—Pero no necesitas tener miedo, solo existe la posibilidad de infectarte si un vampiro de bajo nivel te chupa sangre directamente. Existen regulaciones dentro del clan de sangre que no permiten a los vampiros de bajo nivel chupar sangre directamente de humanos o animales. A menudo se mezclan con miembros de clanes de bajo nivel. El príncipe Eymer es uno de los cinco príncipes del clan de sangre que están despiertos y es el más poderoso. Así que ten la seguridad de que no permitirá que esto te suceda.

Chi Yan todavía se sentía un poco incómodo en su corazón.

—Entonces, en este caso, ¿no hay forma de salvar a Emily?

—Sí, la hay, —la voz de Ye Ying Zhi sonaba un poco fría—. Yo no puedo ayudarte, pero el príncipe Eymer debería tener una forma. Debes aceptar sus términos si quieres pedirle ayuda. ¿Has pensado qué podría pedir esta vez? ¿Estás dispuesto a dejar que se salga con la suya contigo para satisfacer todos sus deseos solo para salvar a esta chica? No olvides la vez que trajiste a tu amigo al banquete de vampiros, ella sabía que tú no sabías nada y dejó que fueses engañado. Conocía de qué se trataba el banquete, pero no te ayudó. ¿Quieres pagar sus agravios con virtud?

| Índice |

2 comentarios en “El Perseguido – Capítulo 71: Infectada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *