Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 240

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Enfrente, casi todos los mercenarios eran varones. Entre ellos, aunque no faltaban estudiantes, había aún más hombres grandes y toscos.

Las cicatrices eran apenas visibles en su piel. Sus vidas se vivían de pie en el borde de la hoja y posiblemente podrían morir en cualquier momento, por lo que todos se preocuparon profundamente por este momento para disfrutar de los placeres de la vida.

Baili Hongzhuang no estaba familiarizada con eso. En su vida pasada, ella ya había visto a muchos otros así.

El salón del gremio era muy grande, pero como había mucha gente dentro, parecía ser bastante estrecho.

Varias tareas y misiones estaban colgadas en la pared, esperando que alguien las eligiera.

Ya era una larga cola en la recepción. Si alguien preguntara dónde estaba el lugar más ocupado en la ciudad de agua celeste, la respuesta sería sin duda la unión de mercenarios.

Justo cuando Baili Hongzhuang se alineaba, de repente sintió que alguien la estaba mirando. Frunció el ceño y se volvió en dirección a la mirada, un rastro de disgusto flotando por sus ojos.

La persona que la miraba tan abiertamente no era un extraño, ¡pero la venganza y el odio llenaron a Liu Jingkun!

En la etapa de la vida y la muerte, Dai Zhiman había muerto bajo sus manos. A Liu Jingkun le gustaba Dai Zhiman y parecía odiarla hasta los huesos.

—Baili Hongzhuang, no esperaba que todavía te atrevieras a ir a la Escuela de Agua Celeste. ¡Realmente admiro tu coraje!

El rostro de Liu Jingkun era sombrío y frío mientras miraba a Baili Hongzhuang.

Ella había matado a su amada Dai Zhiman. ¡Necesitaba vengarse!

El rostro de Baili Hongzhuang estaba apático, mirando con indiferencia a Liu Jingkun.

—Incluso te atreviste a venir… ¿Crees que tendré miedo?

Al escuchar la burla de Baili Hongzhuang, su rostro se puso aún más frío. 

—Desde que llegaste a la Escuela de Agua Celeste, tu único final es la muerte.

—Jaja. —Baili Hongzhuang se burló y cruzó las manos sobre su pecho, su rostro lleno de ridículo—. Liu Jingkun, ¿realmente crees que me asustaría tu escasa fuerza?

En un instante, los ojos de Baili Hongzhuang se volvieron fríos.

—Si no quieres morir, ¡avanza! De lo contrario, ¡no seré responsable de las consecuencias! 

Al ver que Baili Hongzhuang no le daba ninguna cara, la cara de Liu Jingkun se volvió extremadamente fea.

Él era solo un poco más fuerte que Dai Zhiman. Como Baili Hongzhuang podía matar a Dai Zhiman, ella también podría matarlo a él.

Por lo tanto, no se atrevió a confrontarla directamente.

—Baili Hongzhuang, Dai Zhiman es la hermana pequeña de Dai Yunyang. ¡Ahora que has matado a Dai Zhiman, Dai Yunyang no te va a dejar escapar! —El rostro de Liu Jingkun era siniestro, su voz helada.

Aunque Dai Yunyang no era un estudiante de inscripción especial, dio un gran salto en su cultivo después de unirse a la Escuela de Agua Celeste y así se le permitió cultivar junto con los estudiantes de inscripción especial.

En dos años, logró ganar una reputación muy conocida en la Escuela de Agua Celeste. Pero en este momento, todavía estaba ganando experiencia en el mundo exterior.

Mientras regrese, definitivamente no dejaría ir a Baili Hongzhuang.

—No tienes que preocuparte por mis asuntos. 

La cara de Baili Hongzhuang se mostró indiferente y no cambió en lo más mínimo después de escuchar las palabras de Liu Jingkun,

—¡Ahora, largo!

Liu Jingkun la miró con resentimiento antes de abandonar airadamente el Sindicato de Mercenarios.

Baili Hongzhuang frunció el ceño cuando Liu Jingkun se fue. Ella realmente no tenía idea de que Dai Zhiman en realidad todavía tenía un hermano mayor.

Parece que otra molestia inevitable se acercaba a ella.

Pero diferentes situaciones requieren diferentes acciones. ¡Ella, Baili Hongzhuang, nunca se arrepiente de las cosas que había hecho!

El sindicato de mercenarios era actualmente muy ruidoso. Incluso si hubiera surgido algún tipo de conflicto entre ella y Liu Jingkun, nadie lo habría notado.

Pangyun Xiang estaba eligiendo una misión, cuando de repente vio a Liu Jingkun y una mujer discutiendo. Al mismo tiempo, escuchó a Liu Jingkun decir que Dai Yunyang nunca la dejaría ir. Una luz apareció de repente en sus ojos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *