La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 132: Destino inverso (5)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—¡Sí! Eso es lo que dijo al final. Pero no sé si es real o no.

—Ya veo —dijo Asher con una pequeña risa, o más bien, una burla hacia Mielle. Tan pronto como volvió a mirar los papeles, se levantó de su asiento—. Iré directamente a verla.

—¿Directamente, señor?

—Estoy a cargo, así que lo haré.

—¡Ah…!

El criado, que estaba esperando en la esquina, corrió a buscar la túnica de Asher. Tan pronto como estuvo listo con la ayuda de su sirviente, salió de su oficina con el informe.

El investigador lo siguió al instante con una expresión satisfecha. Mientras caminaban por el corredor del Castillo Imperial con un paso tan rápido y grande, alguien entró de repente y se sorprendió al ver a Asher.

—¿Su alteza? ¿A dónde va? —Era Vika. En lugar de preguntar por su destino, preguntó por qué salía del Castillo Imperial con tanta prisa.

—A la cárcel. Recibí un informe sobre el caso —respondió Asher con disgusto.

—¿Cárcel? ¿Se refiere ahora? Pinonua estará aquí pronto.

Cuando Vika dijo que Lane Pinonua volvería, Asher puso los ojos en blanco y no respondió. Lo había olvidado porque había estado en el campo. Lane era uno de los pocos colaboradores cercanos de Asher que pudo alejarse de los ojos del Partido Aristocrático.

En parte se debía a que había conocido a personas que usaban varios alias, y a que la propia familia Pinonua no tenía mucha influencia, ni era muy cercano a los nobles. Era similar pero diferente a Vika, el espía.

Por eso había dejado que Lane corriera a todos los rincones del imperio para realizar un seguimiento de la situación y seguir recibiendo informes. Sin embargo, hoy era el día en que debería regresar. Entonces, Asher, que había estado agonizando durante un tiempo, tomó una decisión.

—No puedo posponer mi horario y quedarme en la Oficina Oval para esperar su regreso. Dile que espere.

—De acuerdo.

—He recibido todos los informes importantes por escrito, así que no tengo que reunirme con él.

Como dijo Asher, Lane había reportado toda la información que había obtenido al viajar por el imperio a través de cartas. Lo único que podía compartir con Lane, que estaba de regreso en la capital, era un saludo de bienvenida por su regreso o un consuelo por su arduo trabajo.

—O simplemente dile que se vaya a casa y descanse. Lo llamaré más tarde.

Además, debe estar cansado porque ha estado fuera durante mucho tiempo. 

—¡Su alteza Asterope! —gritó Vika, mirándolo decepcionado fingir ser considerado—. Ha estado fuera durante mucho tiempo, pero está siendo demasiado duro con él. Creo que debería verlo y decirle que ha hecho un buen trabajo…

—¿No se siente cómodo sin mí? Eso es extraño.

Había sido diferente según la situación, pero era cierto. Vika no pudo responder y cerró la boca porque el investigador detrás de Asher agregó que se trataba de Aria, y le hizo un gesto de que debía callarse.

Cuando Vika se vio obligado a mostrar aceptación, Asher se apresuró de nuevo.

—Si tiene algo más que deba informar que no mencionó en su carta anterior, pídele que deje un documento.

—Ya veo…

A diferencia de cuando veía a Aria, Asher montó un carromato que era tan simple y ligero que no se podía saber si en verdad pertenecía al Castillo Imperial, y se dirigió directamente a la prisión donde estaba encarcelada Mielle.

Nadie había visitado la prisión desde la última visita del investigador, Mielle yacía indefensa en el suelo como si se hubiera rendido con todo.

No sería extraño incluso que estuviese muerta. En parte se debía al hecho de que lo único que la mantenía con vida era el agua, ya que era lo único que se le dio durante varios días. Sin embargo, al oír los pasos de Asher y el investigador, levantó la cabeza rígida con sorpresa.

—Su alteza, el príncipe heredero…

Cuando se dio cuenta de que el hombre que la visitó era Asher, sintió que el cielo se derrumbaba porque el amante de Aria nunca la escucharía.

—Qué pena. No imaginaba que la mujer que intentó vender el imperio aferrándose a Lohan terminaría así —le dijo con amargura y franqueza.

¿Quién puede pensar en la dama más elegante del imperio cuando mira esta apariencia fea y miserable?, pensó al mirarla.

—Estoy… no soy realmente… Ugh… Esa mujer… esa mujer me ordenó que hiciera esto… ¡La peor mujer no soy yo, pero…! —respondió, incapaz de aceptar la quietud, esperando que alguien la creyera. También se lamentó, pensando que él debería darse cuenta de la identidad de una mujer verdaderamente malvada.

—¿Y? —le respondió Asher con una sonrisa divertida.

—¿Eh?

—¿Y qué? No me importa.

Mielle, que pensó que Asher no había entendido bien lo que quería decir, volvió a revelar la identidad de Aria.

—La… la mujer malvada, ha hecho tantas cosas terribles hasta ahora… Bueno, su alteza no se puede imaginar… Ella finge ser buena por fuera, ¡pero por dentro siempre está pensando en hacer maldades!

—Esa debes ser tú.

En lugar de escucharla hasta el final, Asher le respondió con frialdad, y Mielle se tragó el aliento sorprendida como si hubiera sido alcanzada por un rayo.

—Dijiste que no lo hiciste, pero empujaste al conde Roscent escaleras abajo. Incluso culpaste a la señorita Aria por ese crimen.

—¡Eso es, eso es…!

—Otras personas no pudieron ver la escena, pero yo la vi claramente. Como dijiste, moví el espacio y aparecí allí. Así que creo que eres el villano del que estás hablando, no Aria.

Como sería la última vez que se vieran, Asher mencionó su habilidad.

—¡Entonces, lo que vi…!

—Sí, es correcto. Sin embargo, no cambia nada.

No solo Mielle se sorprendió, sino que el investigador abrió la boca y abrió los ojos de par en par. Tan pronto como lo notó, Asher lo instó a salir de la prisión.

—Además, no me importa quién sea Aria. No importa si es la mujer horriblemente malvada como dices. No, es mejor porque está dispuesta a tratar con mujeres como tú y sobrevivir. —Asher agregó que Aria merecía devolver lo que le habían hecho, y dijo—: Realmente no importa qué tipo de carácter tenga Aria.

¿Qué tipo de respuesta puedo darle a este hombre?

Ahora que no había nadie más que la escuchara, Mielle cayó al suelo.

Sus brazos que la habían sostenido con sus fuerzas restantes perdieron su función. Ni siquiera tenía la fuerza para exprimir más sus lágrimas, y pronto, exhaló como una mujer muerta que se desmoronaba. En ese momento, el sonido de pasos acercándose comenzó a escucharse gradualmente.

Cuando volvió los ojos para ver quién había venido a burlarse de ella, se encontró con Lane Pinonua, quien Mielle había pensado que era el sirviente de un hombre grande y rico; el sirviente del amo que le había enviado una gran cantidad de tesoros de oro y plata y le expresó su favor.

—¡Lane, señor Lane…! —gritó Mielle con un rayo de esperanza de que ese hombre rico pudiera haberlo enviado para salvarla.

—Oh, Dios mío. Te ves terrible —respondió con expresión triste antes de saludar a Asher.

—¿Estás aquí para ayudarme? ¿Verdad?

—¿Eh? —Sin embargo, en sus repentinas e inesperadas palabras, abrió mucho los ojos y volvió a preguntar—: ¿Qué significa eso?

—El maestro de Lane me expresó su favor… —se apresuró a hablar Mielle, emocionada—. ¡Por favor, sáqueme de aquí…! Daré todo lo que quiera… ¡Él puede hacer eso al menos…! Vamos por favor. ¡Por favor…!

Ella parecía pensar que él tenía una riqueza tan grande que podría sacarla y darle la oportunidad de defenderse.

No sabes quién es.

Con una sonrisa divertida, Asher miró a Lane.

Como no sabía que Mielle diría tales cosas, Lane frunció el ceño, sin saber cómo responder.

Él no estaba en problemas porque no podía ayudarla. Lane se sintió ofendido cuando le suplicó que la salvara tanto porque él era quien había hablado con Mielle y con Aria y había experimentado el carácter bilateral de Mielle. Poco después, notó que Asher estaba observando esta situación con interés y abrió la boca como si no tuviera otra opción.

—Lo siento, pero mi maestro… Es su alteza Asterope.

—¿Qué…?

—Los tesoros y favores que mi maestro te había enviado en realidad no eran para ti, te confundí con la señorita Aria. No conocía su nombre al principio, solo que era la dama de la familia Roscent —le respondió Lane, y procedió a ignorar los ojos cansados de Mielle para dirigirse a Asher—. Siento haber demorado en saludarlo. Ella me acaba de hablar, así que… he vuelto de todo el trabajo que me pidió que hiciera.

—Buen trabajo. Le dije a Vika que te dijera que regresaras a tu mansión y descansaras, pero no sé por qué viniste aquí y te avergonzaste.

—Eso es lo que me han dicho, pero vine aquí porque pensé que podría haber olvidado su rostro.

Rápidamente cambió su expresión para no ofender el estado de ánimo de Asher, ya que había estado gruñón.

—Si tu negocio está terminado, ¿le gustaría volver ahora?

—Quieres que vaya a trabajar. ¿Vika dijo algo?

Asher y Lane, que habían ayudado a llevar a hundir a Mielle, intercambiaron bromas frente a ella que no podía salir del pozo de la desesperación en este momento.

—Está bien, he terminado aquí. Volvamos. No tengo nada más que decirle a la acusada, y nada más que averiguar en primer lugar —dijo, como si estuviera dejando de lado un trabajo problemático. Si el asunto con Mielle terminaba, Aria podría escapar del pasado y vivir consigo mismo en el futuro—. Piensa que es la consecuencia natural de tus fechorías. Le hiciste lo mismo a la señorita Aria en el pasado. No, eso fue peor. Al menos tu cuerpo está completo.

—¿De qué estás hablando?

Asher se volvió con frialdad, dejando a Mielle que tenía una mirada de incomprensión debido a la desesperación.

Quería cortarle la lengua como a Aria en el pasado, pero luchó por mantener sus impulsos, pensando que Aria podría querer hablar con Mielle por última vez.

—¿Ha decidido su sentencia? —le preguntó Lane en voz baja una vez subieron al carruaje.

—Bueno, ¿debo romperle las extremidades?

—¿No es eso demasiado cruel?

—No se compara ni a una gota en el balde del sufrimiento de Aria.

Lane ladeó la cabeza al escucharlo.

—Lamento si dije que estaba mal, pero no creo que la hayan tratado tan mal. Por supuesto, Mielle intentó difundir rumores maliciosos o hacer que bebiera té envenenado. Sin embargo, eso es trivial comparado con la muerte o arrancarle las extremidades. El delito de traición a la patria solo debería ser la prisión.

Los ojos de Asher oscurecieron cuando Lane dijo que la estaba castigando con tanta severidad por sus emociones. Sin embargo, como Asher sabía lo que había sucedido en el pasado, pensaba que el castigo era demasiado leve.

Más bien, quería quemar todo su cabello después de torturarla con todo tipo de cosas si podía. Pero si realmente lo hiciera, dirían que era el príncipe heredero loco.

—¿Qué tal arrancarle las extremidades? —preguntó, tragándose la verdad.

—Si vas a ser tan reacio, ¿por qué lo preguntas? —lo refutó Lane, sorprendido.

—Si no puedo destrozarle las extremidades, solo queda un castigo.

Poner su cabeza en la guillotina como si hubiera ejecutado a los nobles del Partido Aristocrático. Era de la misma forma que habían tratado a Aria en el pasado. La insultaría recitando todos sus pecados frente a todos y luego dejarla morir mientras todos vitoreaban.

—Le pregunté porque tenía miedo de que la perdonara de nuevo como la última vez.

—Tal cosa no sucederá más. Se acabó. Tal vez.

Si la venganza de Aria terminaba, no habría más piedad.

Tan pronto como regresó al Castillo Imperial, Asher dijo que necesitaba tiempo para pensar después de lidiar con asuntos urgentes, y dejó que todos los sirvientes en la oficina se retiraran. Ya era el atardecer y la oscuridad caía, por lo que se trasladó a la mansión de Aria.

—¿Puedo salir, Aria? —le preguntó en una pequeña habitación adjunta a la habitación de Aria, avisándole de su presencia.

Aria había construido esa habitación especialmente para él. Tenía un sofá individual y una mesa. Era para asegurarse de que nadie los atrapara, y para que Aria pudiera disfrutar de las visitas de Asher en cualquier momento.

—¿Asher? —preguntó Aria sorprendida. Tan pronto como trabó la puerta de su cuarto, él salió de la habitación contigua.

—Es una habitación muy útil.

—Es bueno haberlo logrado.

Aria, quien recibió a Asher con una sonrisa, llamó a una doncella y le ordenó que le sirviera otra taza de té. Como no podía mostrarle el interior, le pidió que dejara la bebida afuera.

Su criada ladeó la cabeza, pero entendiendo que debía tener sus motivos, hizo lo ordenado.

—¿Qué te trae por aquí a esta hora cuando estás tan ocupado?

—La investigación ha terminado. Solo queda su castigo.

—Ah… Por eso estás aquí.

Vino a pedirle su último permiso. Cuando Aria notó la intención de Asher, tomó un sorbo de té, y se perdió en sus pensamientos por un momento.

—He devuelto todo lo que me hicieron, así que ya no me arrepiento. La he estado acosando lo suficiente. Ya no tengo razones para dejarla vivir. Tal vez pagó demasiado.

No había tristeza ni arrepentimiento en la expresión de Aria. Ahora que acababa de terminar todo su trabajo, sentía que estaba lista para olvidar el pasado.

—Ya veo. Entonces me ocuparé de ello de acuerdo con las leyes del imperio —dijo Asher, sabiendo que por fin podría conseguir lo que deseaba—. No quiero que viva ni un minuto más, y estoy pensando en ejecutarla mañana al amanecer, pero… Bueno, ¿está bien que no veas a Mielle por última vez?

—Finalmente… tienes razón.

Como dijo, si la ejecutaran al amanecer del día siguiente, ya no podría verla.

Además, había algunas preguntas que quería hacer desde que obtuvo el reloj de arena. No pensó que obtendría las respuestas correctas, pero quería preguntar.

Tan pronto como oyó el permiso, Asher se levantó de su asiento y extendió la mano. Como varias veces antes, Aria también se puso de pie y tomó la mano extendida porque conocía sus intenciones.

En un destello, su punto de vista cambió. Aria, que llegó a una prisión sucia que estaba mojada y en mal estado y dependía de algunas antorchas, suspiró aliviada al bajar la mirada y se alegró de estar usando zapatos de interior.

Volviéndose al sonido sorprendido, se encontró con Mielle, que estaba encerrada en una celda desordenada y abarrotada. Pareció sorprendida de verlos aparecer de repente.

—¿Por qué estás tan sorprendida? —preguntó Aria. Asher salió, diciendo que las dejaría solas por unos momentos. Pensó que Aria quería tener una conversación informal sin que nadie la molestara.

—¿Cómo pudiste hacerme esto a mí? —preguntó Mielle con un tono débil pero frío, dándose cuenta que fue Aria quien la llevó al borde del acantilado.

—¿Qué hice?

En lugar de responder, Aria le dirigió otra pregunta, asombrada.

—No cometí un crimen tan grande, pero ¿por qué me has afligido tanto?

En respuesta a la mirada desdeñosa de Mielle, Aria dijo:

—Tenías trece años la primera vez que me hiciste una maldad —dijo Aria al ver su mirada desdeñosa—. Me enviaste a tus sirvientas y les dijiste que me urgieran a hacer cosas malas. Querías que fuera una mujer malvada al igual que los rumores que hiciste.

Era lo mismo en el pasado y en el presente, por lo que Mielle se sorprendió y se tragó el aliento.


Maru
Si es que Asher y Aria están hecho el uno para el otro. Tan malvados que pueden ser los dos y vengativos... Pareja ideal de villanos jajaja

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.