¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 79: Ella y sus dos días antes de la fiesta nocturna (1)

Traducido por Lucy

Editado por Ayanami


—Mmm, estoy libre…

La tarde anterior a la audiencia del Príncipe Heredero y la fiesta nocturna.

Mientras rodaba por la habitación de Freed solté un suspiro.

♦️ ♦️ ♦️

Hace dos días. Habiendo escuchado que el Príncipe Heredero de Sahaja viene de visita, sacudida en un carruaje para el uso personal de la realeza, regresé al Castillo Real junto con Freed.

Había diversos preparativos que hacer y cosas que memorizar.

Me convencieron con esas palabras, como se espera que sea el mismo día… Por eso entendí que no podía evitar ir.

Enciéndete y da lo mejor de ti. Pensando así, mi motivación se encendió de nuevo. Y, sin embargo…

El plan no era más que un plan…

Primero, cuando llegamos, con una sonrisa invariable, Freed me llevó a su habitación sin escucharme. Luego, bajo el nombre de continuar con lo de antes, me abrazó dos veces con gran vigor, hasta que noté que era la hora de la cena.

Me dijo que la coordinación de los modales y el vestido comenzarían a partir de la mañana siguiente, como era de esperar, me llevó a su habitación después de la cena, en nombre del ejercicio después de la comida me probó de nuevo.

Aunque no podía negarme, desgraciadamente, ni mi resistencia ni mis caderas aguantarían, así que, preocupada por el día de mañana, lo convencí desesperadamente al terminar de limitar el número de orgasmos a tres.

Freed puso una cara de insatisfacción increíble, pero no tenía la intención de hacer concesiones considerables.

Está la fiesta de la noche y la audiencia del príncipe heredero. Para ser sincera, me gustaría que lo hiciéramos una vez al día.

Entonces pensé:

Que alguien me diga cuál es el número medio por noche.

No puedo evitar preocuparme por los estándares de este mundo.

¿Freed es normal?

No lo creo, pero, como es lógico, es demasiado embarazoso preguntar.

Después, pasó esto y lo otro, y llegó la hora de acostarse, pero no me dejó salir de la habitación como esperaba.

—¿La habitación de Lidi está aquí?

Con estas palabras, se inclinó hacia delante y se entregó a fondo a lo prometido tres veces.

Hablando de las tres veces, ya habían terminado por el día, pero él salió con una lógica poco clara de que las tres veces se referían al sexo antes de ir a la cama.

Parece que él cuenta de otra manera.

No tengo ni idea de por qué se produjo esa charla.

¿Es algo así como un estómago separado para la merienda…?

Además, la intensidad de esas tres veces fue anormal, cada una fue extrañamente larga también.

Me hicieron venir a fondo, incluso cuando Freed finalmente se había insertado no mostró signos de venirse.

Me sacudió durante mucho tiempo, las posiciones cambiaron, cuando le dije que por favor parara, me dio marcas de besos diciéndome que estaba bien si se salía de los suspiros, bien.

Al final, el acto duró hasta altas horas de la noche, y me desmayé dormida.

El número de veces fue ciertamente tres, pero no se sintió diferente del número habitual de dos dígitos.

Sin embargo, me pregunto si debería agradecer que me dejara dormir.

Tengo una pequeña duda, pero seguramente no me hizo seguir hasta la mañana porque prestó atención a mis necesidades.

Me pregunto si es realmente así… Puede que lo haya dicho, pero no estoy nada segura.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente.

Despedí a Freed cuando se fue a su despacho, y en su lugar vino el profesor exclusivo de la realeza.

Me entusiasmó lo que me enseñaría, pero eran cosas como conocimientos sobre los alrededores, conocimiento y sentido común de la realeza, nombre de cada noble, sus relaciones, etc., eran los conocimientos que ya sabía, en definitiva, terminó siendo sólo un trabajo de repaso. Apenas había información nueva.

Una vez que me dijeron —Fue una conversación innecesaria para la princesa consorte, que proviene de la casa ducal principal —en un tono que no estaba lleno de conmoción ni de elogios, realmente no había nada más que hacer.

Después, sólo recibí la explicación sobre el desarrollo de la reunión en el mismo día.

Se suponía que esto iba a durar al menos un día, pero terminó en poco menos de medio día.

La agenda de la tarde quedó completamente vacía, así que consulté con Clara y terminé la coordinación del vestido antes, que debía hacerse al día siguiente.

No fui especialmente exigente con el vestido. Parece que el diseño ya estaba decidido, así que sólo me tomaron las medidas, después, cuando me preguntaron por el color deseado, respondí violeta.

Y eso fue todo.

Eso es todo.

Todo lo que se había planeado terminó sin problemas.

En otras palabras, tenía la víspera de la fiesta nocturna completamente libre.

Cuando se lo conté a Freed por la noche, después de que mostrara una ligera cara de sorpresa, como era de esperar, me empujaron hacia abajo.

—Pensaba que iba a resultar así.

Mientras Freed me empujaba hacia abajo en una cama sorprendentemente grande con dosel, sonrió con deleite.

¿Podrían entender si lo llamo la sonrisa de un animal carnívoro lamiéndose los labios?

Con un humor como si fuera a morderme, sentí un miedo instintivo e intenté escapar inmediatamente, pero fui atrapada fácilmente.

—Como se esperaba de Lidi. Oye, ahora que has terminado con los preparativos, no tengo que contenerme, ¿verdad?

Me dijo que mañana se contendrá, y mientras pensaba ¿qué pasa con esa promesa? Me abrazó por completo.

Ah, bueno, por un descuido le di mi visto bueno. Creo que esa fue también una de las principales causas de mi derrota.

Pero no importa cómo lo mire, pedir cualquier cosa en medio del acto, es una jugada sucia.

Mientras jugaba con las técnicas de Freed, con voz ronca me preguntó —¿Una vez más está bien? —A lo que no pude hacer otra cosa que asentir.

Al final, me hizo llorar sin parar hasta que amaneció.

Por eso, en la mañana del segundo día —es decir, hoy por la mañana— me aplastó en su abrazo.

Lo pasé muy mal.

Pero, no culpo a Freed.

Al final, sólo era de vez en cuando, pero recuerdo haberlo instigado sin pensar.

Quiero borrar el hecho de que le rogué “más” con una seductora voz nasal que no quiero recordar.

Al contrario que mí que estaba totalmente agotada, Freed parecía estar en perfecta forma.

Por qué, cuando no debería haber pegado ojo.

Fue a la oficina con una sonrisa hace algún tiempo.

Me dijeron que no tenía nada que hacer hoy y que me lo tomara con calma, así que, obedientemente, me fui a dormir por la mañana, ahora es por la tarde. No es de extrañar que me aburra.

Traje la medicina de recuperación de la resistencia, así que mi condición física es excelente.

En resumen, lo que quiero decir es… que soy verdaderamente libre.

—Ah, no es bueno. Me voy a pudrir…

Incapaz de soportar el tiempo libre, me levanté de la cama y, habiendo arreglado mi ropa, me dirigí a la puerta.

No me habían dicho que no saliera. No es que vaya a volver a la mansión, así que está bien.

Como he estado escapando de Freed durante mucho tiempo, no estoy demasiado familiarizada con el Castillo Real.

Es una rara oportunidad. Para matar el tiempo, decidí salir a explorarlo.

Con un sonido chirriante, abrí las puertas dobles. En el momento en que mi cara se hizo visible, mis ojos se encontraron con un guardia real que custodiaba las puertas.

—¿Princesa consorte?

Me paralicé por reflejo, ante la mirada de reproche de sus ojos.

—He pensado en ir a dar un pequeño paseo…

Mientras le informaba nerviosamente, el guardia real intercambió miradas con otro soldado.

Me pregunto si estoy paranoica al pensar que, en esta situación, su mirada está diciendo que tengo intención de huir.

No, no tengo intención de hacerlo.

Pero, aunque lo diga, podría no creerme. Ya he cometido esa ofensa dos veces.

No habrá una sentencia pospuesta. Lo entiendo.

Aun así, traté de apelar humildemente a él.

—Volveré antes de que Su Alteza regrese. Sólo quiero caminar un poco dentro del castillo.

—Entonces, es así.

Entonces, la seguiré. Cuando el soldado trató de continuar, como si fuera natural, me negué en un arrebato.

No puedo verlo, pero Caín debería estar a mi lado, no hay problema con la escolta.

Es imposible que no destaque si me acompaña un guardia real. Un paseo despreocupado se arruinaría.

Sin embargo, el guardia real no se rindió.

Se puso de pie, como para bloquear mi camino y comenzó a hablar de forma dominante.

—No, Su Alteza Friedrich repetidamente, repetidamente me ordenó que no dejara a la Princesa Consorte salir sola.

—Eh…

Lo dijo dos veces… Esta persona lo dijo dos veces.

Diciendo repetidamente como si quisiera enfatizarlo, sentí un poco de ganas de llorar.

Qué poca confianza me tienen.

—Está… está bien. De verdad. No tengo intención de hacer nada peligroso… ¡Will!

Mientras discutía con vehemencia para intentar que el guardia real no me siguiera, alcancé a ver a Will caminando por un pasillo a cierta distancia.

Cuando lo encontré y lo llamé, Will se volvió hacia mí con una mirada sospechosa.

Tras confirmar que era yo, se acercó con una apariencia nerviosa.

Al ver la túnica azul oscuro con bordados plateados en ella, que significaba que era el Comandante de la División de Magos, el guardia real se apartó rápidamente de mí.

—¿Lidi? ¿Por qué estás aquí?

Will se acercó a mí, y miró hacia mi pecho.

El vestido azul oscuro degradado que llevo ahora fue preparado por Clara.

El escote es muy abierto, la “Flor Real” está al descubierto.

Es como caminar con una etiqueta con tu nombre.

Al sentir su mirada, me sentí un poco incómoda, aun así, lo miré a la cara.

—He venido antes de tiempo por la fiesta nocturna de mañana. Estaba un poco aburrida así que pensé en ir a dar un paseo, pero… ¿por qué está Will en un lugar así?

Ahora mismo, estamos en el interior del Palacio Real, en los aposentos reales. No hay ninguna razón para que Will esté aquí.

Cuando pregunté pensando en eso, Will asintió como si estuviera convencido.

—Mantenimiento de la puerta de traslado real…

—Hee, hay tal cosa…

La última vez que fui a ver a Freed vi la gigantesca puerta de transferencia.

Hablando de otras puertas de transferencia que conozco, son las pequeñas que se pueden ver en las ciudades o iglesias y que cualquiera puede usar si se paga una cantidad de dinero y recibe un permiso.

Una puerta de transferencia real… Interesada en lo que es, tiré de la túnica de Will.

—Oye, ¿puedo ir yo también?

—¿Lidi…?

Junté las manos y le pregunté seriamente a Will, cuyos ojos se habían abierto de par en par.

Más que acompañada por el guardia real, será mucho más cómodo y divertido estar con Will.

—No seré una molestia. Pensé que si estoy junto a Will no necesitare la escolta del guardia, me ayudaría mucho…

—Pero eso es… real…

Cuando iba a decir algo, la mirada de Will se detuvo de nuevo en la “Flor Real” de mi pecho.

Incliné la cabeza y, por un instante, Will puso cara de estar soportando algo. Luego, sacudió la cabeza como si hubiera cambiado de opinión.

—No…, no es nada. No hay problema si es Lidi.

—¿Puedo?

—Sí.

—¡Gracias! —Grité de alegría, mientras Will asentía brevemente.

Me volví hacia el guardia real con una sonrisa y le dije:

—No hay problema si estoy con Will, ¿verdad?

—Sí…

Dudó un poco, pero finalmente el guardia real asintió.

Es natural.

Junto a mí está el Comandante de la División de Magos que lo supera.

Tanto en capacidad como en autoridad.

Él no diría que no.

—Llegaré tarde… Vienes conmigo, ¿verdad? Vamos.

—Ah, espera, espera.

Perseguí a Will que había comenzado a caminar, dejándome atrás.

Sin decir nada Will bajó la velocidad y se puso a mi ritmo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.