Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 3 – Capítulo 2

Traducido por Shiro

Editado por Meli


Shen Yi Bin era el único hijo varón de la primera esposa de la familia Shen, por lo que siempre había sido mimado, su comida y su ropa eran de primera clase para la época. Después que Zhou Yun Sheng regresó a la residencia de la familia Shen, gozó de algunos días de ocio y felicidad, ¿cómo podía prever que ese día, justo cuando se levantó de la cama, los guardias imperiales lo pondrían en prisión?

Su padre era un ministro cercano al «Hijo del Cielo», por lo que, naturalmente, había tenido oportunidad de acceder a las preguntas del examen. El emperador Tian Chen sospechaba que Shen Hui también había participado en el caso del fraude, por lo que ordenó a los guardias imperiales que lo apresaran.

Shiro
El emperador es considerado el «Hijo del Cielo».

Padre e hijo ahora estaban en cuclillas en una celda apestosa, con moretones negros y azules en los ojos y tez cetrina, lucían muy demacrados.

—¿Cuándo nos enviará madre la cena? No he comido pato de los ocho tesoros en mucho tiempo, tengo muchas ganas de comer uno. —Una pajita colgaba de la boca de Zhou Yun Sheng mientras se sobaba el trasero apaleado con la tabla.

Por fortuna, tenía el hábito de fortalecer su cuerpo cuando entraba a un mundo nuevo, de lo contrario, tendría lesiones internas debido a la golpiza.

Su padre aún no había sido despedido, por lo que, como oficial de la Corte Imperial, la golpiza que había recibido no fue tan fuerte como la de Zhou Yun Sheng, pero el tormento de su corazón era cien veces más doloroso que ser torturado.

—Tú, hijo poco filial, ¿todavía piensas en comer en un momento como este? —lo reprendió con enojo tirando de su oreja—. ¡Confiesa rápido la persona que respondió tus preguntas para que no te torturen más!

—Eso los escribí yo, ¿cómo puedo confesar? —Zhou Yun Sheng cubrió sus orejas, agravio palpable en su rostro.

Shen Hui lo vio impenitente incluso en una situación como esa y no pudo evitar sentir que le faltaba el aliento, le dolía el pecho, por lo que comenzó a balancear los puños. Iba a darle una buena paliza.

Entretanto, la madre de la familia Shen estaba visitando a su hija, la concubina del séptimo príncipe.

—Madre, regresa, yo también soy como un bodhisattva de arcilla vadeando un río. No puedo garantizar ni siquiera mi propia seguridad, así que ¿dónde tengo un excedente de poder para salvar a mi padre y a mi hermano menor? Envié a alguien para que invitara al séptimo príncipe unas cuantas veces, pero no estuvo dispuesto a verme. Es posible que haya notado el propósito con el que lo llamaba porque, inesperadamente, hizo que la concubina madre imperial me convocara al palacio para reprenderme. Ahora, tengo prohibido poner un pie afuera y no sé en qué mes o año recuperaré mi libertad —dijo Shen Qiao Dan derramando lágrimas, expresión desesperada.

Shiro
En las enseñanzas budistas, el bodhisattva es alguien que promete aliviar el sufrimiento y traer bendiciones en todas las circunstancias. Espero se haya entendido a lo que Shen Qiao Dan se refería con sus palabras, cualquier duda, me la hacen saber en los comentarios. ( ˘³˘)♥

Su madre de pronto entendió, y luego de un momento de silencio, suspiró.

—Así que, ¿el séptimo príncipe no piensa hacer nada? Tiene sentido, tu hermano no tiene esperanza de salir de este predicamento en esta vida, y la carrera de tu padre también quedó arruinada. La familia Shen, es inútil para él. Hija, no tienes retoños y has caído en desgracia, ¿qué harás en el futuro? Si hubiese sabido que esto sucedería, te habría comprometido con una familia común para darte una vida pacífica.

Madre e hija se sintieron sobrecogidas por la tristeza y lloraron en el hombro de la otra.

♦ ♦ ♦

Xie Yu Rou se encontraba en el Patio Oeste esperando a la persona que había enviado a investigar la conversación entre madre e hija. Entonces, despidió a la chica sirviente que le hizo llegar el mensaje y se burló:

—La familia Shen ha caído, ¿qué otra salida le queda a Shen Qiao Dan? Las dificultades futuras que le esperan apenas están comenzando. Por favor, tómate tu tiempo en disfrutarlas.

Algunas sirvientas leales que estaban de pie, sumisas y respetuosas, fingieron no escuchar nada.

Justo en ese momento, el séptimo príncipe entró. Vio a la belleza incomparable reclinada en el sofá y sus ojos indiferentes mostraron un atisbo de alegría.

—Zi Qing, la señora Shen vino. Tú no habrás… —Xie Yu Rou mostraba una apariencia amable y gentil frente a otros y, en un momento como ese, era natural que pidiera clemencia.

—No digas más. Padre imperial ahora está iracundo, nadie puede persuadirlo. La familia Shen solo puede depender de sí misma en estos momentos. —El rostro del séptimo príncipe se tornó frío de inmediato. Conocía el principio de enviar carbón en invierno, pero Shen Yi Bin era un bueno para nada, y la carrera de la única persona capaz de la familia Shen, Shen Hui, estaba arruinada. Esta familia ya no tenía ningún valor para él.

Al escucharlo decir eso, Xie Yu Rou no continuó insistiendo, levantó un pañuelo hasta sus labios y rio en secreto.

♦ ♦ ♦

La madre de la familia Shen abandonó la residencia del séptimo príncipe y fue hasta el restaurante Shijin para comprarle a su hijo y esposo un pato de los ocho tesoros recién horneado, tras lo que se dirigió a la prisión.

La familia de tres se sentó frente a sí en silencio.

—Entonces, ¿el séptimo príncipe ha decidido sacrificarnos? —comentó Shen Hui después de un rato y dejó escapar un profundo suspiro.

La señora Shen asintió con la cabeza, lágrimas surgiendo de nuevo.

Zhou Yun Sheng estaba enterrado en un cuenco de arroz caliente masticando una pata de pato, y después de comer hasta saciarse dijo:

—Él ahora favorece ampliamente a la concubina Xie-shi y ha desatendido a mi hermana mayor, burlándose y reprendiéndola repetidamente. Es bueno que nos haya abandonado, ahora Xie-shi no podrá disfrutar de todos nuestros beneficios ni ganarán poder a nuestra costa. —Bajó la voz y agregó—: Padre, ¿qué tal si buscamos pastizales más dignos?

La barba de Shen Hui tembló de ira. Entonces, lo empujó en la caja de la comida y rugió:

—¿Buscar? ¿buscar qué? Ni siquiera nuestras vidas están garantizadas y ¿tú sigues pensando en estas cosas? ¡No sé de dónde sacas tanta confianza!

Zhou Yun Sheng se liberó de las manos de Shen Hui con gran dificultad.

—¡Confesaré! ¡Estoy dispuesto a confesar! ¡Pero primero necesito ver al emperador o golpearé mi cabeza hasta morir! —gritó con la cara llena de granos de arroz.

Debido a que el emperador estaba ansioso por encontrar a la persona que escribió el ensayo, a diario preguntaba al respecto, pero, inesperadamente, Shen Yi Bin había mantenido los labios sellados. Incluso con el trasero casi destrozado, se negaba a ceder. El funcionario de alto rango de la Corte Imperial estaba bajo mucha presión, y ahora que el joven estaba por fin dispuesto a confesar, envió de inmediato a alguien para informar al emperador, considerando este acto como si estuviera declarándose culpable.

Un solo encuentro podía resultar en que obtuviera a un increíble subordinado, por lo que el emperador Tian Chen agitó su mano, accediendo a la solicitud.

Padre e hijo fueron llevados frente al emperador, tras lo que se arrodillaron y saludaron.

—¿Quién es el hombre? ¿Dónde vive su familia? —inquirió impaciente el emperador

—Reportando al emperador, la persona que está buscando está justo frente a usted. Soy yo, su humilde servidor. —La mejilla de Zhou Yun Sheng aún tenía algunos granos de arroz, su apariencia era vergonzosa.

El rostro del emperador Tian Chen se ensombreció al instante.

—Respondiendo al emperador —añadió Zhou Yun Sheng de inmediato—, este plebeyo podía hablar a los ocho meses y podía escribir poesía a los tres años. De niño, este plebeyo tuvo una imaginación volátil, es muy inteligente y, además, tiene una memoria increíble. Este plebeyo ha leído muchos libros y es muy conocedor. El ensayo acerca de esa política de verdad fue escrito por este plebeyo. ¡Este plebeyo busca el entendimiento del emperador!

¿Qué clase de persona era Shen Yi Bin? Nadie lo sabía mejor que su padre. Cuando escuchó a su hijo jactarse con tal audacia, quiso saltarle encima para bloquearle la boca. Pero como se encontraban en el Salón de Gobierno, y estaban frente a la realeza, no se atrevió a actuar de manera impulsiva.

El emperador Tian Chen escuchó su discurso y, de pronto, rio. Acto seguido, lanzó el libro que estaba sobre la mesa, Grandes palabras de Huainan, y dijo con voz pesada:

—Te daré un cuarto de hora para que lo leas y luego lo recites. Una palabra errada, y serás arrastrado para que te azoten hasta la muerte.

Shen Hui comenzó a sudar frío como una cascada, pero Zhou Yun Sheng contestó con respeto:

—Reportando al emperador, un cuarto de hora no es necesario, unas meras respiraciones son suficientes. —Después de decir esto, tomó el libro, lo hojeó una vez y se lo regresó al eunuco en jefe del palacio que acompañaba al emperador. Entonces, cerró los ojos y comenzó a recitar.

El emperador sostenía el libro para comparar, y su expresión pasó de sombría a sorprendida, y luego a atónita.

—Espera, comienza a recitar la tercera línea de la página 76 —ordenó.

Sin pausar en absoluto, Zhou Yun Sheng comenzó a recitar desde la primera palabra de la tercera línea sin cometer error alguno.

—Recita la página 100, sexta línea.

Zhou yun Sheng continuó.

—Comienza a recitar desde la tercera palabra de la séptima línea de la página 38.

Asintió con la cabeza y cumplió con sus palabras. El poder de su alma era formidable, y las habilidades de memorización que declaró no eran exageradas, pero también contaba con un súper motor de búsqueda, 007. Incluso si el emperador encontrara el libro más raro en DaZhou, aún se lo sabría de memoria.

El emperador estaba atónito, y permaneció en silencio durante un largo rato. Después de volver en sí, la posibilidad de que hubiese memorizado ese libro de antemano lo puso ansioso, por lo que envió gente a que buscara el diccionario que acababan de completar los académicos en la Academia Imperial de Hanlin.

El diccionario no había sido aún publicado, solo el personal que lo compiló y el emperador lo habían visto. Tenía millones de palabras, era un volumen enorme.

—Te daré un cuarto de hora, memoriza este diccionario. —Su tono era más relajado, y esta vez, en lugar de arrojar el libro, le ordenó al sirviente más cercano a él que se lo entregara. Cualquiera podía ver que ya estaba algo convencido.

Shen Hui permanecía arrodillado en su lugar, pero, de vez en cuando, se volvía a mirar a su hijo, como si no lo reconociera.

Zhou Yun Sheng le dio certeza y, tal como hizo antes, hojeó el diccionario a velocidad máxima. Entonces, bajo la evaluación del emperador Tian Chen recitó hacia adelante, atrás, desde el medio, secciones específicas y hasta cambiando el patrón. De este modo, demostró su habilidad de nunca olvidar.

El emperador, ahora completamente convencido, guardó silencio durante un largo rato antes de preguntar con gentileza:

—Siendo tan talentoso, ¿por qué compraste las preguntas del examen, entonces? ¿No te causaría esto problemas innecesarios?

El joven se mostró impotente.

—Reportando al emperador, el paje de este plebeyo pensó que este plebeyo no podría pasar el examen y compró las preguntas del examen sin autorización. Este plebeyo se enteró de lo sucedido solo después. En ese momento, este plebeyo se preguntó cómo era posible comprar las preguntas para el examen imperial con unas miles monedas de plata. Fue entonces que este plebeyo se dio cuenta que todo era para hacer trampa, por lo que después de ver la hoja, este plebeyo se deshizo de ella. Este plebeyo es un ignorante y le pide disculpas al emperador.

El emperador asintió con la cabeza y reflexionó, luego de un momento, tanteó:

—La política de tributación doble que planteaste tampoco es perfecta, ¿lo sabías?

Zhou Yun Sheng cerró en un puño su mano derecha y lo envolvió con su izquierda y respondió, su actitud no era dominante ni servil:

—Reportando al emperador, este plebeyo lo sabe, pero como el ensayo tenía un espacio limitado para escribir, este plebeyo no pudo escribir muchas palabras. El sistema de tributación tiene cuatro fallas. En primer lugar, el registro de hogares no alterado a largo plazo y la falta de implementación de una repartición equitativa de la carga entre ricos y pobres.

»En segundo lugar, la tasa impositiva que le correspondería al impuesto doméstico se calcula en dinero, y como la Corte Imperial lo recauda, la cantidad de dinero que circula en el mercado es insuficiente. Esto pronto haría surgir un fenómeno donde el «precio del dinero» es superior al costo de los productos. Esto hará que la gente común venda sus telas de seda, granos y otros productos a precios bajos para ganar dinero y poder pagar sus impuestos, lo que aumentaría la carga de vida.

»En tercer lugar, bajo la venta y compra legal de tierras del sistema de tributación doble, la anexión de tierras sería aún más frecuente, y los ricos…

Desglosó uno a uno los posibles problemas que surgirían de implementarse el sistema de tributación doble, y sobre esta base, sugirió sistemas más razonables: la ley del látigo único y el tangding rumu. Su visión a largo plazo, consideración exhaustiva y orden hicieron que el emperador Tian Chen golpeara la mesa en alabanza.

Shiro
La ley del látigo único fue una reforma fiscal de la dinastía Ming promulgada en 1580 por Zhang Juzheng. Esta medida buscaba simplificar el complejo código fiscal Ming, cambiando la mayoría de imposiciones a un pago en plata basado en la población y tierra cultivada en cada prefectura Por otro lado, la reforma tanding rumu fue un sistema de inicios de la dinastía Qing, la cual fusiona la imposición por tierras con la de capitación. Esto facilitó la tributación al permitir pagar ambos impuestos en dinero, y no en dinero o servicio corvea.

—Vengan, denle al joven Shen y al funcionario Shen un asiento. —El emperador bajó del trono personalmente, con una sonrisa como «la brisa primaveral», para ayudar a las dos personas a levantarse. Siempre que fueran académicos, podrían recibir este trato preferencial, sin mencionar Shen Yi Bin, este genio sin precedentes.

El trasero de Zhou Yun Sheng estaba muy adolorido y, después de sentarse, tembló, haciendo que el emperador Tian Chen se sintiera aún más culpable. Entonces, las dos personas pasaron del tema de la reforma fiscal a la reforma agraria, y luego a la guerra de defensa fronteriza. El refinado discurso de Zho Yun Sheng, así como sus comentarios agudos y sugerentes, hicieron que le resultara casi imposible al emperador culminar la conversación, quien deseaba poder retener a este joven en el palacio para hablar toda la noche.

Shen Hui aún seguía aturdido, sosteniendo una taza de té y mirando perplejo a su hijo.

Pronto, el palacio cerró por ese día y, ante esa situación, el emperador recordó las heridas de padre e hijo y su hambruna. Deprisa convocó al médico imperial y ordenó también una comida imperial. Entonces, luego de tratar sus heridas y cenar, el emperador los guió a ambos hasta la puerta del Palacio Qin Zheng.

—Yi Bin es tan talentoso, ¿por qué fingías ser tan ordinario antes? —preguntó riendo.

Zhou Yun Sheng se ruborizó, tras lo que cubrió su puño derecho con su mano izquierda y dijo:

—Reportando al emperador, como mi padre ansiaba que fuera exitoso, si este plebeyo exponía su inteligencia, sin duda lo mantendría en casa todo el día sin dejarlo salir hasta que leyera cada clásico de DaZhou. Este plebeyo es amante de la comedia física e incapaz de quedarse quieto, se escondió un poco torpemente.

Shen Yi Bin tenía apenas diecisiete años, y como heredó los buenos genes de sus padres, cuando su rostro inmaduro se ruborizaba, se veía increíblemente puro y adorable. Ni siquiera el grano de arroz pegado a su mejilla conseguía arruinar su encanto.

El emperador lo estudió con cautela y, cuanto más miraba, más le gustaba. Entonces, él mismo le quitó el grano de arroz de la cara y rio de buena gana.

—¿Dónde te escondías un poco torpemente? Te escondías muy torpemente.

El joven lucía avergonzado, lo que hizo que el emperador riera de nuevo.

Padre e hijo se subieron al carruaje, y cuando abandonaron los terrenos del palacio, Shen Hui finalmente digirió lo sucedido y comenzó a balancear los puños para darle una buena paliza a su hijo.

—¡¿Yo hice que te escondieras?! ¡¿Yo hice que te escondieras?! Si no nos hubiésemos enfrentado a una muerte segura después de la compra de las preguntas del examen, ¿te habrías escondido toda tu vida?

Zhou Yun Sheng esquivó sus puños y dijo a modo de broma:

—Ciertamente, nadie entiende a un hijo mejor que su padre, este hijo de verdad no quiere ser funcionario. Ser funcionario es demasiado agotador, ir a la corte todos los días, incluso antes de que salga el sol.

Shen Hui dejó de agitar sus puños, dejando escapar de pronto respiraciones agitadas hasta por fin sonreír.

—Incluso si no quieres ser uno, ¿cómo puede el emperador dejarte escapar? Pensé que la familia Shen estaba en una situación desesperada, pero no esperaba haber dado a luz a un hijo tan bueno. Buen hijo, ¿estás herido?

A Zhou Yun Sheng le aterrorizó el tono cursi de su padre.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.