Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 25: Día del Horno

Traducido por Lioi

Editado por Sakuya


—Mamá… me duele un poco el estómago…

—¡Eh! ¿¡Estás bien!?

Inmediatamente corrí hacia Wirbel y puse mi mano sobre su estómago.

—Sí, pero, el edificio principal hoy…

—Ah, es verdad.

Llegué a un entendimiento después de ver a Wirbel mirando al suelo. ¿Podría considerarse esto también una prueba de crecimiento?

Hoy es el día en que traerán el horno. Es un tema candente en la Mansión Sunlight, por lo que, naturalmente, debe haber llegado a los oídos de Wirbel. Bueno, cuando todos actúan inquietos debido a un gran evento, sin duda despertaría la curiosidad de un niño.

Aun así, ¡pensar que Wirbel, que casi nunca es egoísta, fingiría estar enfermo! Wirbel, que fue severamente disciplinado como un hombre nacido en la familia Flaksburb y criado por una madre histérica, obviamente es más maduro que un niño común. Me preocupaba que fuera demasiado maduro. ¡Ser más malicioso está bien! Yo quería gritar.

Sin embargo, no debería mimarlo aquí.

—Es así, entonces, llamemos al médico. Recibirás una medicina amarga y tendrás que pasar todo el día descansando en tu habitación.

—Eso… si…

—¿Wirbel?

Cuando acaricio suavemente la mejilla de Wirbel, que dudaba en hablar, sus jóvenes ojos me miraron.

—Mamá… lo siento en verdad, mi estómago no me duele… quería ver el horno…

Wirbel murmura con una voz llena de arrepentimiento.

Un, qué decir, ¡mi hijo es demasiado serio! Él ya está reflexionando antes de que pudiera decir algo. ¿No está bien que un niño mienta una vez? ¿Esta seriedad proviene de Christhard-sama? Esa persona, da la impresión de ser un rufián, pero creo que es una persona bastante seria.

—¿Vas a odiarme…?

—¡Claro que no! Mamá ama a Wirbel pase lo que pase. Pero engañar a la gente no es bueno. ¿No es así?

—Sí, lo siento.

¡Un, “regañar” es demasiado difícil!

Mentir no es bueno. Pero, ¿ser demasiado serio no es demasiado sofocante? Creo que sí. No puedo decirle que mentir un poco está bien… Entiendo que crecerá al experimentar varias cosas, pero como era de esperar, no puedo evitar desear que su vida no se vuelva difícil.

La crianza de los niños es muy difícil. Entiendo claramente cuál es la respuesta correcta, pero no puedo hacer eso. Por lo tanto, seamos sinceros al menos. No huiré.

—Wirbel, hoy haré dulces llamados Baumkuchen. Mamá hará lo mejor que pueda, así que comamos juntos, ¿de acuerdo?

—¡Sí! ¡También haré lo mejor que pueda para estudiar!

—Sí, entonces, anunciemos los resultados de hoy a la hora del té.

—¡Sí!

Abracé a Wirbel, quien respondió enérgicamente y lo veo en la entrada mientras nos tomábamos de las manos. Cuando nos despedíamos interminablemente, Berta —Por favor, para ya —me regañó.

Pues bien, ¡vamos a la cocina!

El almidón de patata para Baumkuchen ya está preparado. Debido a que todo lo que queda es mezclar los ingredientes, no hay mucho que hacer.

¡Por supuesto, no podré hacer nada! Todos dicen que soy maravillosa dirigiendo a la gente. ¿De verdad? Pero no me siento completa. Tsk.

Oigo voces al acercarme a la cocina.

Esta voz es el jefe de cocina. Suena entusiasta como siempre. Se encendió por mi solicitud de ensalada el otro día.

Las verduras frescas no se comen mucho en este mundo. Pero, si se hierve, su valor nutricional disminuye. Como quería comer una ensalada simple, le dije que me la preparara.

¿Entonces “una ensalada”? Preguntó con signos de interrogación flotando a su alrededor.

Verduras que fortalecen tus dientes. ¿Ingredientes al curry?

¡¡Incorrecto!!

¡Tuve que entrar a la cocina con el jefe de cocina y explicarle repetidamente!

Aunque estaba impresionado —¡Oh! —En un momento, comencé a explicar sobre el aderezo a continuación.

—Ma-Madame, eres la encarnación del Dios de la comida…

Y él comenzó a adorarme.

¡Tienes que estar bromeando! ¡Idiota! ¡Eso no es verdad, nah, de ninguna manera lo digo! [1]… Lo siento, perdí la compostura.

Debido a eso, las coloridas ensaladas ahora se alinean en la mesa del comedor en la Casa Flaksburb, e incluso la Señora Bianca las aceptó con una impresión favorable. ¡Gracias!

Como es una ensalada, el jefe de cocina aprendió a usar varias verduras.

Estaba merodeando sin rumbo por el jardín porque quería aumentar su repertorio de verduras. Como no podía dejarlo ir, le conté sobre las verduras que probablemente eran buenas para comer con mi habilidad. ¡No debes mezclar ninguna verdura dudosa!

—¡Madame! El horno parece haber llegado.

—Ya veo, entonces, vamos a tenerlo instalado.

¡Finalmente llegó! ¡Ahora, hagámoslo!

Hubo algunos problemas con la instalación del enorme horno, pero la instalación se completó de alguna manera.

Después de eso, hornee la masa mientras la vierto en una barra giratoria.

Los alrededores estaban llenos de una dulce, dulce fragancia.

Esto es todo~

¡La fragancia de Baumkuchen, que salió de la pequeña panadería, en mi camino a la escuela en mi vida anterior! Probablemente, en este momento, toda la Mansión Sunlight está llena de esta fragancia.

Una fragancia de felicidad~

—Haa…

Escucho suspiros intoxicados por todos lados. Parece que todos están encantados con esta fragancia. Como de costumbre, Berta está llorando y el jefe de cocina tiembla de emoción. ¡Es una promesa!

Mientras se impresiona, se completa la capa redonda única de Baumkuchen.

—Madame, ¿cómo es?

—Bueno, esto está bien. ¿Lo cortamos después de que se enfríe un poco?

—¡Sí!

Todos miran el Baumkuchen enfriándose mientras aguantan la respiración. Aunque, no se enfriará tan rápido.

El jefe de cocina, los cocineros y aprendices intentan hornear Baumkuchen con la masa sobrante. ¡Haz tu mejor esfuerzo! Parece que fue todo un caos al decidir sobre los miembros que participarían hoy.

No es que todos puedan venir porque hay trabajo en el edificio principal por hacer. —¡Lo haré! ¡No, lo haré! —Fue un derramamiento de sangre, Berta me dijo que el jefe de cocina tenía que calmar las cosas. Las conversaciones se hicieron cada vez más grandes sin que yo lo supiera. Es solo hacer Baumkuchen, ¿saben?

—Madame, ¿está bien?

Becker, que se quedó después de cargar el horno, preguntó.

—Sí, ¿pasa algo?

—Honestamente me quedé perplejo cuando ordenó por primera vez el horno. Sin embargo, cuando se completó, un cierto pensamiento brotó dentro de mí. ¡Y hoy, después de presenciarlo con mis propios ojos, estoy convencido!

Becker dice apasionadamente.

¿Qu-qué pasa?

—¡Madame! ¡Abramos una tienda Baumkuchen!

—¿Ha?

De alguna manera, se convirtió en una cosa exagerada nuevamente.

Logotipo de la marca, libro de recetas, utensilios de cocina, esto y aquello. ¿Después de esto? Todavía hay muchas cosas.

¿No es suficiente ya…?


[1] Amalie aquí habla en dialecto de Kansai

| Índice |

3 comentarios en “Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 25: Día del Horno

  1. CecilianoBueno says:

    Jajajaja, encantada con las reacciones de todos, que rabia no poder probar esta ricura, pero en mi mente ya me conseguiré mi propio dulce para gozar en la realidad mientras leo estas historias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.