Soledad – Capitulo 16

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Cuando Chen Dong Lan se despertó, todavía estaba oscuro.

Todos los días, solo dormía siete horas. Se levantaba temprano incluso si había dormido hasta tarde, e incluso antes si había dormido temprano.

Debido a que su escuela secundaria estaba lejos de casa, desarrolló el hábito de reservar tiempo extra por las mañanas.

Sentado en la cama, Chen Dong Lan miró la hora. Eran poco más de las cuatro de la mañana.

Había un mensaje de Xiao De en su teléfono. Él y Olivia ya habían abordado el avión desde hace unas horas, se estimaba que llegarían a casa al mediodía del día siguiente, diciendo que llamaría una vez que aterrizaran. También dijo que cuando lo llevó a casa, Yuan Yuan lo entretuvo con té y los llevó a él y a Olivia al aeropuerto. Esperaba que Chen Dong Lan pudiera ayudar a transmitir su agradecimiento.

Chen Dong Lan miró la pantalla aturdido.

Anoche, aunque estaba muy borracho, todavía estaba vagamente consciente. Cuando fue cargado por Yuan Yuan y sintió las vibraciones de su espalda al hablar, se durmió por completo.

En este mundo, no podía encontrar un lugar más reconfortante que al lado de Yuan Yuan.

Encendió la lámpara de la mesa y leyó un libro para pasar el tiempo. Cuando el cielo comenzó a iluminarse, descubrió que había nevado por la noche. Afuera, había una vasta extensión de blanco.

Fue a la cocina a preparar el desayuno, empezando a pensar en qué hacer, cuando Yuan Yuan salió de la habitación.

—Buenos días.

—Buenos días. ¿Están bien los panqueques para el desayuno?

—Sí. —Yuan Yuan respondió, luego se paró afuera de la cocina mirando su espalda.

Chen Dong Lan sintió su mirada y se giró para encontrarse con sus ojos. —¿Sucede algo?

Yuan Yuan rápidamente cambió su mirada. —Nada en particular. Estoy mirando la nieve afuera.

Chen Dong Lan asintió con la cabeza, pero sintió que era extraño. ¿Podía ver por la ventana desde esa posición? Sacó la masa que había preparado y guardado previamente en el refrigerador. Calentando la sartén, arrancó dos medidas y las colocó en la sartén, usando la espátula para aplanarla. —El pronóstico del tiempo dice que va a nevar durante el día y el viento será fuerte. Recuerda agregar una capa adicional de ropa.

Yuan Yuan respondió distraídamente: —Está bien, tú también.

Después de cocinar una porción de panqueques, Chen Dong Lan puso un poco de brócoli blanqueado al lado y lo colocó sobre la mesa, diciendo: —Está listo. —Luego volvió a la cocina para hacer el suyo.

Siempre fue así, subconscientemente priorizando todo lo relacionado con Yuan Yuan.

Yuan Yuan esperó en la mesa a Chen Dong Lan.

El panqueque de Chen Dong Lan se preparó de manera mucho más simple y no se prensó de manera muy uniforme. Estaba bien en el centro, pero los lados estaban un poco chamuscados y no había brócoli. Si lo vieran personas de fuera, no podrían decir que ambos platos fueron hechos por la misma persona.

—¿Por qué no comiste primero? —Chen Dong Lan se sentó frente a Yuan Yuan.

Yuan Yuan respondió con una pregunta. —¿Por qué el tuyo no tiene brócoli?

Chen Dong Lan se centró en cortar su panqueque en trozos pequeños. —Realmente, no me gusta. ¿Quieres más leche?

Yuan Yuan negó con la cabeza y no dijo nada más.

Recordó que cuando estaban comprando juntos en el supermercado…

Cada vez que Yuan Yuan pensaba que había comprado todo lo que quería, Chen Dong Lan seguía preguntándole qué le gustaba comer y luego agregaba más cosas al carrito de compras. Cuando Yuan Yuan le preguntaba qué le gustaba, sacudía la cabeza y decía que estaba bien con cualquier cosa.

Si Yuan Yuan hubiera estado más atento, se daría cuenta de que muchas veces tendría cosas en su plato que Chen Dong Lan no. Tantos días, ¿cuántas cosas hizo Chen Dong Lan que no le gustaba comer?

Yuan Yuan simplemente no podía seguir pensando en eso.

Se levantó y se sirvió una taza de agua caliente. Su mente divagaba y el agua se desbordó gradualmente sin que él se diera cuenta.

El agua caliente fluyó hacia sus dedos, causándole un dolor agudo.

—¡Yuan Yuan! —Chen Dong Lan exclamó, casi saltando de su silla.

El agua había hervido hace varios minutos, pero se había guardado en un termo tapado. Cualquiera que lo tocara seguramente se quemaría.

Chen Dong Lan tomó la taza de Yuan Yuan con cuidado y tomó su mano en su propia palma para examinarla.

El área que se quemó estaba claramente roja.

Rápidamente, jaló a Yuan Yuan al fregadero de la cocina y abrió el grifo para dejar correr el agua sobre la quemadura.

—Iré a buscar medicamentos para las quemaduras. —Chen Dong Lan estaba más molesto que si fuera él quien se hubiera quemado. El botiquín de primeros auxilios estaba en el mueble del televisor y sacó la caja rápidamente. Buscando a través de él, no pudo encontrar el medicamento, vertiendo todo y esparciendo el contenido en el suelo para buscarlo.

—¿Por qué no está aquí? —Chen Dong Lan empujó la caja con tristeza. Solo le vino a la mente un pensamiento. —Saldré y lo compraré. Volveré pronto.

Al escuchar esto, Yuan Yuan se recuperó de su estado espaciado. El dolor en su mano no era intolerable. Cerró el agua y le dijo a Chen Dong Lan: —Está bien. No es muy doloroso.

—¿Cómo puede estar bien? Tenemos que lidiar con eso rápidamente o se ampollará. —Como una ráfaga de viento, sacó un abrigo de la habitación, se lo colgó del brazo y fue a ponerse los zapatos.

—No te preocupes. —Yuan Yuan lo agarró del brazo. —El tiempo se acaba. Llegarás tarde al trabajo.

Los ojos de Chen Dong Lan estaban llenos de ansiedad. —Voy a correr.

Yuan Yuan no lo liberó. —Hay nieve en la carretera y es difícil caminar. No corras.

Chen Dong Lan apartó la mano y se detuvo a mitad de camino. Se sintió aliviado al descubrir que no era el herido. —No importa si llego tarde.

Yuan Yuan no tenía otra alternativa. —Para cuando regreses, yo también llegaré tarde. ¿Por qué no hacemos esto? Me iré ahora y compraré la medicina de camino al trabajo.

Efectivamente, tan pronto como mencionó que “él también llegaría tarde”, Chen Dong Lan vaciló.

Después de un momento, asintió.

No podía actuar por su propia voluntad para manejar la situación, no podía comprar la medicina rápidamente ni transferir la herida de Yuan Yuan sobre sí mismo.

Bajo su mirada preocupada, Yuan Yuan se puso el abrigo, ordenó sus cosas y se fue temprano al trabajo.

Después de bajar las escaleras y caminar lejos, Yuan Yuan todavía parecía sentir la mirada de Chen Dong Lan.

De hecho, personas como Chen Dong Lan no podían ocultar bien sus sentimientos. Cuanto más lo reprimían, más difícil era ocultarlo. En el momento en que hubiera un gran avance, todo saldría a la luz. Yuan Yuan, a menudo, atraía los ojos atentos de Chen Dong Lan cuando se giraba de repente. Si no pensara en esa dirección, solo lo habría encontrado extraño. Una vez que se dio cuenta de que era afecto, no pudo evitar sentir la espalda entumecida, como si todo su corazón se hubiera empapado en agua tibia. La mayoría de las personas que no eran buenas con las palabras eran así. Como no podían expresar su amor verbalmente, lo expresaban cien veces más con la mirada.

¿Por qué fue que antes… nunca lo sintió?

La respiración de Yuan Yuan era caótica. Incluso después de mucho tiempo, no había recuperado la calma.

♦ ♦ ♦

Para el fin de semana, su herida se recuperó lo suficiente como para no afectar su vida diaria. En estos días, tardó mucho en conciliar el sueño. Durante el trabajo, le era difícil concentrarse, a menudo, mirando las palabras en el papel, mientras sus pensamientos iban a la deriva hacia lugares desconocidos.

No lo sabía.

No sabía cómo afrontarlo.

En cualquier caso, era necesario afrontarlo para poder resolverlo. Si no se atrevía a enfrentarlo, solo resultaría en sufrimiento a largo plazo.

Debido a sus quemaduras, Chen Dong Lan se hizo cargo de la tarea de lavar platos. Durante muchos días, sus manos no tocaron el agua fuera de su necesaria limpieza. Además, Chen Dong Lan recordaría el momento en que necesitaba cambiarse las vendas. No necesitaba un reloj despertador y lo recordaría siempre.

Yuan Yuan estaba profundamente preocupado.

Claramente, conocía sus intenciones, por lo que debería dar una respuesta.

Si no dijera nada, mirando a Chen Dong Lan desde el punto de vista de un extraño, sería demasiado injusto.

Después de la cena del viernes, Yuan Yuan tomó una decisión y sugirió: —Mañana, vayamos y visitemos el parque forestal al que fuimos la última vez. Después de una nevada, el paisaje montañoso será aún más hermoso. Este año ha nevado mucho y las vacaciones de fin de semana son largas. Será una oportunidad única.

Chen Dong Lan estaba aturdido. —¿Quién más irá?

Yuan Yuan pudo ver claramente la agradable sorpresa en sus ojos. —Nadie más. Sólo nosotros dos.

Chen Dong Lan no respondió durante mucho tiempo.

—¿No quieres ir?

—No es eso. —Chen Dong Lan negó con la cabeza. Solo estaba pensando…

Pensando en lo hermoso que sería.

Era una escena que había guardado en su imaginación desde hace mucho tiempo.

♦ ♦ ♦

El sábado por la mañana temprano, empacaron su equipaje y se dirigieron hacia el parque forestal. Durante el largo viaje, no charlaron, como si el acto de estar juntos, en sí mismo, fuera una especie de comunicación entre ellos.

En realidad, esto se debió a Chen Dong Lan.

Para ser considerado con los demás, Yuan Yuan normalmente haría un esfuerzo por encontrar un tema de conversación. Los comentarios de personas ajenas a él, a menudo, serían: es tan cómodo estar contigo. Nunca tengo que pensar en un tema, pero naturalmente habría algo de qué hablar.

No sabían que detrás de la mayoría de los “naturalmente”, era él quien no actuaba de forma natural.

Pero cuando estaba con Chen Dong Lan, normalmente estaría más tranquilo. Chen Dong Lan no necesitó muchas palabras, y mientras estuvieran sentados juntos, estaba muy satisfecho. Quizás, sintiendo su satisfacción, Yuan Yuan dejaría la carga de ser “considerado” y no buscaría con fuerza un tema de conversación.

Sin saberlo, Yuan Yuan había recibido, durante mucho tiempo, más de lo que le había dado. Su principio de justicia nunca podría entrar en uso con Chen Dong Lan.

Después de todo, no había otra persona que convergiera las buenas intenciones con el creador debido a un sentido aún más profundo que una buena intención.

Esta vez, Yuan Yuan reservó dos habitaciones individuales en diferentes niveles del hotel.

Entregando la llave de la tarjeta a Chen Dong Lan, dijo: —Primero tomaremos una siesta, y por la tarde iremos a escalar la montaña.

Chen Dong Lan tomó la llave de la tarjeta, sintiendo una sensación de decepción y pérdida. Él asintió con la cabeza y dijo: —¿Qué tal el almuerzo? ¿Vamos a comer ahora?

Yuan Yuan negó con la cabeza. —No, estoy un poco cansado de conducir y descansaré un rato. Más tarde pediré que me lleven el almuerzo a mi habitación. Si tienes hambre, puedes ir a almorzar al restaurante primero.

Chen Dong Lan estaba muy consciente del agotamiento en sus palabras.

—Está bien. Que tengas un buen descanso. —Retrocedió un paso y tomó la iniciativa de poner cierta distancia entre ellos.

| Índice |

6 comentarios en “Soledad – Capitulo 16

  1. PearGreen says:

    Ja-ja-ja si que jodidamente divertido es Olivia 😡

    Odio estos dos, a Olivia por ser ella y a Xiao De por elegirla ( ಠಗಠ)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.