Soledad – Capitulo 18

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Chen Dong Lan se sentó en los escalones, llorando tristemente.

Lloró durante una hora entera.

Cuando se detuvo, sostuvo su cabeza adormecida y trató de ponerse de pie, pero todo su cuerpo estaba débil.

Se recuperó por un tiempo, luego, finalmente, se enderezó.

Se dirigió hacia las montañas, sintiendo un dolor de hinchazón en los ojos y un dolor sordo en la cabeza.

Mirando hacia atrás en su pasado, fue la primera vez que lloró tan… indulgentemente.

No había llorado más de unas pocas veces. Porque incluso si lo hiciera, nadie lo consolaría, sino que despertaría aversión. Así que reprimirse en secreto se convirtió en la única forma de lidiar con su tristeza.

Con el tiempo, su expresión se endureció gradualmente.

Hoy, había probado la dulzura del llanto. En su vida diaria, su corazón siempre estaba tan pesado que ralentizaba sus pasos. Aunque su mente estaba frita por el llanto, fue inesperadamente relajante.

Al doblar una esquina, una figura familiar se interpuso en su línea de visión.

—¡Chen Dong Lan! —Desde lejos, Yuan Yuan lo llamó en voz alta.

Chen Dong Lan se detuvo en su lugar.

Aun así, no fue tan fácil relajarse.

Yuan Yuan corrió hacia él en unos pocos pasos, jadeando, y dijo: —Si no te hubiera encontrado en unos pocos pasos más, habría llamado a la policía.

Al verlo frente a sus ojos, Chen Dong Lan se sintió mareado. Fingió acomodarse el cabello de su frente, medio cubriéndose los ojos.

—¿Por qué no contestaste el teléfono?

—No lo traje… —Había dejado su teléfono en el hotel.

Yuan Yuan reveló una expresión de “como se esperaba” y comenzó a reprenderlo: —Después de que me separé de ti, volví a buscarte unos minutos después, pero no pude encontrarte. ¡Durante una hora, no dejé de buscarte ni por un segundo, casi yendo al otro lado de la montaña!

Chen Dong Lan abrió mucho los ojos. Miró a su alrededor y se dio cuenta de que no era el camino por el que él y Yuan Yuan habían pasado. Se había desviado del camino cuando se volvió para buscar locamente a Yuan Yuan y no sabía dónde estaba.

Chen Dong Lan estaba extremadamente avergonzado y la sangre se le subió a la cabeza de inmediato.

Yuan Yuan estaba enojado y disparó en rápida sucesión. —No inclines la cabeza. Otros pensarán que te estoy intimidando. Dime claramente a dónde te escapaste. ¿Lo hiciste deliberadamente…?

En ese momento, observó la expresión de Chen Dong Lan y se congeló momentáneamente.

La cara de Chen Dong Lan estaba muy roja, tan roja que era preocupante si los vasos sanguíneos de su cara podían soportarlo o no. Tenía los ojos enrojecidos, hinchados y húmedos, como si las lágrimas fueran a derramarse al momento siguiente.

—Tú…

—¡No lloré! —Con su voz todavía ronca por el llanto, Chen Dong Lan explicó: —Es arena. Hay demasiada arena.

Era el nivel de libro de texto de revelar lo que uno pretendía ocultar[1].

Yuan Yuan tosió levemente. —Ya que hay tanta arena, volvamos al hotel.

Chen Dong Lan no respondió.

Preguntó Yuan Yuan. —¿No quieres volver conmigo?

—No es que… —La mirada de Chen Dong Lan se posó en el rostro de Yuan Yuan por un segundo, luego cambió de inmediato, mirando al árbol detrás de él como si su vida dependiera de ello.

—Vamos. —Yuan Yuan soltó un suspiro en su corazón y se volvió de lado, cediéndole el paso. —Sigue. Yo te seguiré.

Chen Dong Lan asintió y caminó hacia adelante con rigidez.

Yuan Yuan tiró de él hacia atrás impotente. —Camina correctamente.

Sostuvo la muñeca de Chen Dong Lan, la mitad de su mano sobre su manga y la otra mitad tocando directamente el dorso de la mano de Chen Dong Lan.

Como si lo hubieran escaldado, Chen Dong Lan luchó inconscientemente, pero Yuan Yuan no lo dejó ir.

—No permitas que tus pensamientos se vuelvan locos. En cuanto a que te gusto, del tipo entre una novia y un novio, te daré una respuesta cuando regresemos al hotel, ¿de acuerdo?

¿De acuerdo?

Cuando Yuan Yuan habló sobre sus sentimientos de una manera tan directa, Chen Dong Lan se asustó al principio, luego se avergonzó y quiso desaparecer inmediatamente debajo del horizonte.

El calor que acababa de disiparse de su rostro regresó multiplicado.

Bajaron la montaña. Esta vez, además de las zonas demasiado estrechas, caminaron hombro con hombro.

En el camino, el corazón de Chen Dong Lan se sintió como si lo hubieran colocado en una olla caliente y se estuviera friendo lentamente, lo que le dio la ilusión de que el humo se elevaba de su cabeza. Cuando llegaron al vestíbulo del hotel, en la cálida calefacción, sudaba aún más profusamente.

Yuan Yuan se detuvo y miró el sofá de invitados. —Espérame allí. Voy a la recepción para ocuparme de algunas cosas.

Chen Dong Lan asintió varias veces seguidas.

Yuan Yuan sacó un paquete de papel de seda de su bolsillo. —Toma esto y dame tu tarjeta llave.

Sin entender, Chen Dong Lan tomó el papel de seda y le dio la tarjeta llave.

—Límpiate el sudor. —Yuan Yuan no pudo evitar reír y se dirigió a la recepción.

Chen Dong Lan agarró el paquete y se cubrió los ojos con él, aunque era demasiado pequeño para cubrir la mitad de su rostro, siguió con ello.

Pasó mucho tiempo antes de que Chen Dong Lan se recuperara y abriera el paquete de papel de seda. El papel de seda no tenía fragancia y solo tenía un leve aroma a madera, era suave y tranquilo como la persona que lo compró.

Independientemente del resultado, Chen Dong Lan decidió atesorar este paquete de papel de seda.

Cinco minutos después, Yuan Yuan regresó.

Le entregó una tarjeta que era completamente diferente a la anterior y dijo: —He cambiado el tipo de habitación en la que nos alojaremos esta noche.

—Entiendo. —Chen Dong Lan tomó la nueva tarjeta llave y preguntó —¿Hay algo mal?

—No. —Yuan Yuan lo negó. —Anteriormente, eran dos habitaciones individuales. Lo acabo de cambiar a una habitación doble.

Chen Dong Lan lo miró sin entender.

El rostro de Yuan Yuan se mantuvo sin cambios y prosiguió. —Del tipo con una sola cama.

Los ojos de Chen Dong Lan mostraban confusión.

Yuan Yuan agregó: —Todas las habitaciones de este tipo, en este hotel, son suites para parejas, con diferentes nombres. La nuestra se llama “Island Love“. No quiero decir nada con esto, pero siento que, ya que habíamos dormido en la misma habitación antes, cuando no estábamos juntos, ahora que estamos juntos pero separados en diferentes pisos del hotel, incluso si es solo por una noche, tus pensamientos se volverían locos de nuevo.

Chen Dong Lan todavía no respondió, seguía mirando a Yuan Yuan aturdido, como si hubiera olvidado su propio nombre o de dónde venía.

Yuan Yuan mostró una expresión de impotencia. —¿Todavía no lo entiendes?

¿No fue suficiente esta pista? Tan estúpido, no es de extrañar que se hubiera quedado sólo, con una persona durante más de diez años, sin siquiera gritar de dolor al chocar contra una pared.

Inmediatamente después, los ojos de Chen Dong Lan se llenaron de lágrimas.

—No… —Yuan Yuan no sabía qué hacer. Mirando a su alrededor, medio lo persuadió, medio lo amenazó: —Hay mucha gente caminando por aquí. Si ven, será vergonzoso. Vamos…

Antes de que pudiera terminar, Chen Dong Lan se abalanzó sobre él ferozmente, como una bestia salvaje, tirando del cuello de Yuan Yuan con fuerza.

Las lágrimas cayeron sobre su pecho.

—¡Chen Dong…!

Yuan Yuan fue golpeado en la barbilla y dió dos pasos hacia atrás, antes de que pudiera estabilizarse.

Este era el vestíbulo del hotel, donde había gente entrando y saliendo. La música de fondo, los pasos y las voces se unieron y se volvió muy ruidoso.

Pero no podría ser más ruidoso que el corazón de Chen Dong Lan. Su cabeza estaba zumbando, como si todos sus recuerdos pasados ​​emergieran juntos, parloteando en su oído.

A Yuan Yuan le dolía la barbilla debido al golpe y quería retroceder dos pasos. Pero temía que una vez que diera un paso atrás, Chen Dong Lan no tuviera un punto de apoyo y cayera, por lo que se contuvo y no se movió.

—No me compadezcas… —La voz de Chen Dong Lan era muy ronca. —No elijas estar conmigo por lástima. Lo digo en serio. Mis sentimientos hacia ti son más serios que los de cualquier otra persona. Si solo me compadeces, también podrías echarme desde el principio. No vuelvas a mí a mitad de camino. No me des esperanza y me hagas vivir en un estado de suspensión…

Al final, Chen Dong Lan se atragantó.

Usó el tono más descortés que pudo para decir esto.

Pero Yuan Yuan dijo: —No lo hago —Yuan Yuan lo miró con ojos firmes. —No me compadezco de ti. —Frunció los labios y estaba en una calma sin precedentes, agachando la cabeza para encontrar la mano de Chen Dong Lan. Lo sostuvo con fuerza, luego lo sostuvo aún más fuerte. —Ven conmigo. —Llevó a Chen Dong Lan al ascensor y presionó silenciosamente el botón de su piso.

El ascensor se movió hacia arriba. Los dos hombres se tomaron de las manos, uno en silencio y el otro con ojos rojos llorosos, lo que desconcertó a los otros turistas en el ascensor.

Al llegar al piso de su habitación, Yuan Yuan aceleró el paso, casi corriendo para llevar a Chen Dong Lan a la habitación.

Cuando la puerta se cerró, Yuan Yuan tiró con fuerza de Chen Dong Lan a sus brazos.

—No llores… —Su voz estaba rota. —Te lo ruego, no llores.

Comprendió la razón por la que su padre dejó de permitir que su madre entrara en la cocina. Cuando era joven, su madre soltó un grito de dolor mientras cocinaba. Su padre tiró el periódico al suelo mientras corría hacia la cocina, y él lo siguió, encontrando que la mano de su madre tenía un corte largo causado por un cuchillo. Su madre no gritó en ese momento, pero sus ojos estaban llenos de lágrimas. La expresión que tenía su padre cuando la miró en ese momento causó una profunda impresión en Yuan Yuan.

Era como si se hubiera roto algo.

Algo incomparablemente atesorado y amado.

Más tarde, encontró la palabra que podía describirlo claramente:

Angustia.

—Chen Dong Lan —dijo Yuan Yuan. —Nunca he tenido una relación. No importa lo que haga, siempre hago preparativos minuciosos, además de suficiente práctica. Pero no entiendo las relaciones, nunca he buscado información ni he tenido a nadie con quien practicar, así que no puedo garantizar que estar conmigo te hará feliz. Pero te prometo que hablo en serio y te trataré bien.

Chen Dong Lan no habló o tal vez no podía hablar. Solo extendió ambas manos y abrazó a Yuan Yuan, enterrando su rostro en su hombro.

Abrazar con todo su esfuerzo.

Tal vez, para otros, “tratarte bien” era una promesa vacía e inútil. Pero para Chen Dong Lan, esta fue una hermosa promesa, tan hermosa que lo hizo temblar.

Sintiendo la humedad en sus hombros, Yuan Yuan no habló. Se abrazaron durante mucho tiempo.

Después de algún tiempo…

Mucho tiempo…

Un largo tiempo…

Tanto tiempo que las piernas de Yuan Yuan estaban entumecidas.

—¿Chen Dong Lan? —Yuan Yuan soltó su mano con sospecha, queriendo ver la expresión de Chen Dong Lan. Pero Chen Dong Lan apretó sus manos de inmediato para evitar que Yuan Yuan se moviera.

Yuan Yuan temía que todavía estuviera llorando y se echó hacia atrás con dificultad. Pero la cara de Chen Dong Lan estaba enterrada con fuerza, como si estuviera pegada al hombro de Yuan Yuan.

Yuan Yuan se rió impotente. —Levanta la cabeza y déjame ver si has echado a perder tus ojos por el llanto.

Solo entonces, Chen Dong Lan dudó, luego soltó sus manos y dio un paso atrás.

Aunque los ojos de Chen Dong Lan estaban hinchados, no tenían lágrimas en absoluto. Todo su rostro, incluidas las orejas y el cuello expuesto, estaba todo rosado.

Esto no era tristeza, sino timidez.

Era tan tímido que quiso ocultar su rostro.

Sin saber por qué, cuando Yuan Yuan fue a la recepción para cambiar el tipo de habitación, o cuando tiró de la mano de Chen Dong Lan o abrazó a Chen Dong Lan, se veía igual que antes, pero en este momento, incluso su rostro estaba caliente.

—Ejem. —Yuan Yuan se aclaró la garganta. —¿Tienes hambre? Vayamos a comer al restaurante.

Chen Dong Lan negó con la cabeza y luego asintió.

Yuan Yuan: —Entonces, ¿tienes hambre o no?

—¿Tienes hambre? Entonces, vamos a comer. —Chen Dong Lan puso el dorso de la mano contra su rostro en un intento de enfriarlo.

—¿Por qué negaste con la cabeza?

Chen Dong Lan evitó sus ojos. —Yo no tengo mucha hambre…

—Hai… —Yuan Yuan suspiró profundamente. —¿Sabes que hacer esto equivale a jugar a la víctima?

Los ojos de Chen Dong Lan se agrandaron. —¿Jugando a la víctima?

—Así es. —Yuan Yuan asintió. —Cada vez que sufres por mi culpa, te vuelves miserable, haciéndome sentir culpable.

Chen Dong Lan: —…

Chen Dong Lan había perdido la capacidad de hablar correctamente.

Ayanami
La verdad en el capítulo anterior y al principio de este no pude evitar llorar u.u pero ahora pienso en que son tan lindos~♥ espero sean muy felices y en verdad logren amarse mucho, Chen Dong Lan en verdad lo merece y es un gran chico, ¿no están de acuerdo?


[1]La historia del tesoro que donde lo ocultan ponen un cartel que dice “no hay un tesoro aquí”

| Índice |

2 comentarios en “Soledad – Capitulo 18

  1. Daeli says:

    estuve en el pico de ansiedad todo el capitulo, es verdad que se me salio unas cuantas lagrimas pero como ando en examen de ingles me miraron bien raro llorando de la nada

  2. PearGreen says:

    Yo también llore ( ;∀;) al menos ya se está resolviendo solo faltaría decirlo más claro para que entienda bien Chen Dong Land

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *