Hermano de la Villana – Capítulo 34: Hermano mayor, párate en la tierra del destino

Traducido por Dea

Editado por Sakuya


Unos pocos meses después de la ceremonia de mi cumpleaños número 12, estaba en la ciudad de Teneriza, la cual se encontraba en la jurisdicción del duque de Alderton.

La ciudad estaba a unas cuatro horas en carruaje de Kaland, la capital real donde yo vivía, en direcciones opuestas y rodeada de murallas.  Leer más…

La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 117: Autodestrucción (1)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Los nobles, conducidos tontamente por el vizconde Merriart, habían acusado a otros con tal de reducir el peso de sus pecados; lo habrían reconsiderado si estuvieran cuerdos, pero se vieron obligados a arrinconarse.

Algunas de las familias huyeron, como la del vizconde Merriart. Los soldados del Reino de Croa habían desaparecido con todo el dinero, y todas las tierras y su mansión estaban atadas al país. Sobre todo, fue la presencia del abogado de Caín, Lier, quien los puso en una posición más difícil. El abogado del imperio, Lier, había pasado un largo día en prisión, intentando encontrar una manera de salvarlo. Leer más…

Una generación de militares – Capítulo 24: Una audiencia justa (1)

Traducido por Lucy

Editado por Sharon


Yu Han Dan se agarró el pecho con miedo; ni siquiera se atrevía a respirar muy fuerte. Su Ren tragó saliva en secreto, tan nervioso que su espalda estaba cubierta de sudor. Había visto la fuerza de Chi Xue en los campos de batalla, pero hoy por fin se dio cuenta que, aunque Bing Lian normalmente colgaba de una pared, tenía la misma cantidad de poder. 

Tenía el corazón en la garganta. La última vez que pelearon, el Pabellón Ling Yun tardó un mes en ser reparado. Si estas tres personas luchaban… Tendrían que reconstruir toda la corte Yi Tian. Leer más…

Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 112: Pastel

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Lu Shan y Zhang Zhuo Yang discutieron durante varios días antes de que ambas partes estuvieran dispuestas a comprometerse y, finalmente, alcanzaran los términos que podían beneficiar a ambas partes. Resuelta la disputa, Tarántula comenzó a ayudar al gobierno a poner en orden la economía en mal estado de la provincia G. Sin embargo, no parecía que la reconciliación enfriara la ira de Lu Shan; aunque estaba ayudando a las autoridades honestamente, cerró directamente una gran cantidad de empresas periféricas de Tarántula que los funcionarios ya habían cerrado antes. También empacó toda la mercadería previamente detenida en el puerto, preparándose para trasladarla a Formosa. Casi parecía como si hubiera decidido que la olla ya estaba rota, por lo que no importaba si estaba hecha añicos. Leer más…