Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 220

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


La reacción de Baili Hongzhuang estuvo completamente en las expectativas de todos.

Todos ellos eran cultivadores, si cedieran ante Tong Shengyi solo por seiscientas monedas de oro, realmente serían demasiado cobardes.

Al ver a Baili Hongzhuang negarse sin la menor vacilación, la cara de Tong Shenyi se llenó de disgusto.

—¡Mil monedas de oro! Leer más…

Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 219

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Todos se volvieron para mirar a Baili Hongzhuang. En ese momento, Agua Celeste Inn estaba muy animado. Todos los estudiantes que realizan la prueba de la Escuela Agua Celeste vendrían aquí, a una posada, para esperar a que comience el examen.

Por lo tanto, casi todas las personas que vinieron a la ciudad eran cultivadores que querían participar en la prueba.

La matrícula de la Escuela de Agua Celeste tenía una cuota limitada, por lo que cada uno de los cultivadores era probable que se enfrentaran entre sí. Leer más…

La Tierra está en línea – Capítulo 38: Por alguna razón, Tang Mo miró a esta persona durante más de dos segundos

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


Después de la maliciosa bendición de «Feliz Navidad», el sol se hundió por completo bajo el horizonte del oeste y los últimos rayos luminosos desaparecieron en el cielo.

Comenzó la víspera de Navidad.

Tang Mo revisó de inmediato las cosas que llevaba con él, confirmando que la pequeña sombrilla y el fósforo gigante estaban donde se suponía. Luego corrió deprisa a una tienda a cincuenta metros de distancia. Esta había sido puesta patas arriba durante mucho tiempo por la gente. Y aunque robado toda la comida y el agua de los estantes, encontró un cuchillo para afilar lápices en un cajón junto a dos baterías. Leer más…

Katarina – Volumen 9 – Capítulo 5: Adiós, nos veremos de nuevo (2)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


Yo, Susanna Randall, también conocida como Lahna Smith, acababa de terminar de dar mi informe en el Ministerio. Ahora tenía que informar al hombre que nos había ayudado durante este incidente, Jeffrey Stuart, el príncipe mayor y el prometido de mi alias público.

—Últimamente he estado tan ocupado que ni siquiera puedo ir a verlos. Es realmente estresante —refunfuñó tan pronto como nos vimos. Hablaba de sus hermanos menores, a quienes amaba hasta la obsesión. Lo miré fríamente. Leer más…