Caballeros y magia – Capítulo 09: Después de la pelea

Traducido por Army

Editado por Lucy


El sonido de las maderas al crujir se escuchó de repente. El origen era la montaña de masa: el cadáver del Emperador de la Tierra.

Cuando el Behemoth murió, el suministro de maná que alimentaba la magia de refuerzo físico se detuvo. El enorme cuerpo de más de ochenta metros de longitud no pudo soportar su propio peso y se derrumbó sobre sí mismo. El caparazón acorazado que sufrió innumerables grietas en el transcurso de la batalla se desmoronó, los puntales que sostenían el cuerpo se desmoronaron uno por uno, la altura cayó poco a poco. La mitad inferior del cuerpo que soportaba el mayor peso estaba destrozada.

Los caballeros de la guarnición de Jantunen vitorearon cuando la bestia gigante se desmoronó aún más, lanzando al aire sus brazos de silueta con orgullo.

Pero los caballeros sufrieron graves bajas. Por eso, los que sobrevivieron tuvieron que cantar su canción de la victoria en voz alta como tributo a los que cayeron en la batalla.

A cierta distancia de los caballeros, avanzaban tres Silhouette Knights. Entre la banda de caballeros de Karrdator, estos tres tenían una apariencia diferente y se destacaban entre la multitud.

Uno era ellos era el Silhouette Knight “Sordwort”, pilotado por el comandante Philip. En comparación con los Karrdators que se centraban en la practicidad, tenía una prominente y regio y estaba cubierto con una armadura de placas.

A su lado estaba el “Cardiaria” del vicecomandante, un Karrdator que había sido reforzado.

Detrás de ellos estaba la máquina de entrenamiento de la Academia de PIlotos  Laihiala, “Earlecumber”. Su aspecto era tosco, pero estaba cubierto de una armadura de blanca pura, lo que le daba una estética diferente en comparación con los Karrdators.

Pasaron junto al Behemoth que aún se estaba desmoronando y se acercaron a su objetivo. Cuanto más se acercaban, más claras eran las piezas con pintura roja.

—Dispersos por aquí estaban los restos del Silhouette Knight Guyale.

Lo primero que vio Philip, que iba en cabeza, fue el brazo derecho de Guyale. Su estructura esquelética estaba rota y se había doblado. El trío lo miró y continuó sin decir nada, llegando por fin a su objetivo principal. El torso sin la cabeza ni las extremidades, la armadura estaba destrozada, el tejido de cristal ha sido destruido por completo. La armadura que protegía la cavidad torácica se había hundido, todo el torso estaba deformado. La fuerte armadura frontal era un bulto retorcido, mostrando lo fuerte que fue el impacto.

Pensé que sería así… Por lo que parece, el Knight Runner dentro… Es inútil…

Nadie hizo un ruido pensando en lo mismo. Tenían algo de esperanza, pero si el impacto destrozaba el torso, era imposible que el piloto sobreviviera.

Philip y Gottfried miraban en silencio el monitor holográfico. El caballero escarlata de la Academia de Pilotos de Laihiala luchó hasta el último momento contra el Behemoth para proteger a sus compañeros. En comparación con los caballeros que estaban al borde del colapso, estaba en primera línea. Luchó contra la bestia gigante como una antorcha ardiente de valor, derribando al gigante con su vida. Philip se preguntó cómo sería el piloto. El piloto debería ser un estudiante, pero su futuro era inconmensurable. Las habilidades para derrotar a un Behemoth, la actitud virtuosa para arriesgar su vida por los demás y el espíritu indomable para superar las diversidades. Poseía las tres características que debe tener un caballero. Philip no había conversado con él antes, pero hizo una oración silenciosa por el héroe que se sacrificó con honor.

Earlecumber avanzó y se arrodilló junto a Guyale.

La armadura delantera de Earlecumber se abrió con el sonido del aire comprimido saliendo a chorro. Edgar se colocó sobre la armadura, mirando en silencio los restos durante un rato antes de decir.

—Di… llego tarde, pero aún así quiero disculparme… por aquel entonces, pensé que nos habías abandonado y escapado.

A diferencia de su tono tranquilo, la expresión de Edgar se retorcía de arrepentimiento.

—Perdí todo respeto por ti en ese momento… Pero también empaticé contigo. El escenario era entonces demasiado grave, me dije a mí mismo “Di no trabajará con nosotros en esta situación”. Pero… volviste.

Edgar apretó el puño y tembló.

—Y entonces… Lo siento Dietrich. No sé por qué ocultabas tu verdadera fuerza. Aun así, te sacrificaste para salvarnos…

El monólogo de Edgar fue interrumpido por una explosión. Poco después, la armadura pectoral de Guyale voló hacia el cielo ante él.

La armadura pectoral voló e hizo un arco por el cielo y rodó de forma estrepitosa cuando aterrizó.

Los tres robots siguieron el movimiento de la armadura pectoral que salió volando y miraron los restos que quedaban a sus pies. Una figura de baja estatura salió de la cabina mientras ellos miraban asombrados.

—La armadura delantera no puede abrirse porque está doblada. Ha costado mucho esfuerzo sacarlo… ¿Eh? ¿Qué pasa con todos?

—¿Eh…?

♦️ ♦️ ♦️

Jantunen estaba en alerta máxima debido al despliegue de todos los caballeros de la guarnición, pero las puertas estaban por completo abiertas para recibir el regreso de los caballeros. Los victoriosos soldados de la guarnición regresaron de forma ordenada, avanzando despacio por la calle principal.

La noticia de la invasión del Behemoth se había extendido por todo el reino con el despliegue de los caballeros. Los ciudadanos, que temían por el miedo, vitoreaban con desenfreno a los que regresaban sanos y salvos. Su emoción era igual a la de ganar una guerra, y en realidad, derrotar a un gigante con éxito tenía más valor que ganar una guerra.

Algo siguió el avance del desfile y la multitud enmudeció cuando entró en la puerta. Era la cabeza de la bestia demoníaca, que era mucho más grande que un Silhouette Knight. Un carruaje transportaba la intimidante cabeza, incluso los ciudadanos que no la vieron moverse conocían su amenaza. El silencio se extendió, y de repente estalló en vítores el doble de fuertes.

Todo el mundo cantaba las hazañas de los caballeros, profundizando en su respeto por sus soldados guardianes de la guarnición. El desfile de Jantunen alcanzó su punto álgido en ese momento.

A cierta distancia de la calle principal, una tranquila cafetería estaba aislada del bullicio de la ciudad. La mayoría de los ciudadanos estaban reunidos en torno a la calle principal, dejando el café vacío. Sólo había unos pocos jóvenes que frecuentaban el local, eran personas relacionadas con este incidente: Edgar, Stefania, Archid, Adeltrud y Ernesti.

—¡De verdad! Eres demasiado imprudente…

Edgar suspiró y bajó la taza de té que tenía en la mano. Lo decía en nombre de todos los presentes. No pudo evitar hacer un comentario después de escuchar a Eru describir sin preocupación sus acciones durante el incidente del Emperador de la Tierra.

—Esto me hace simpatizar con la “víctima” que fue arrastrada, Di…

Después de hackear el motor magius, Eru ejerció un control total sobre la máquina y luchó. Solo escuchar esto era suficiente para que cualquier persona con sentido común se desmayara después de gritar. Cuanto más detallada era su explicación, más preocupado estaba Edgar. Stefania tenía los ojos muy abiertos y su sorpresa era evidente. Chid y Ady estaban atónitos, pero lo aceptaron ya que se trataba de él. Los gemelos se miraron antes de hablar.

—Ves, secuestró un Silhouette Knight como era de esperar.

—Ustedes dos, ¿qué quieren decir con que “era de esperar”? Aunque tienen razón.

Eru parecía descontento, pero desvió la mirada con culpabilidad cuando los gemelos le devolvieron la mirada.

Aparte de Eru, Edgar era el único con experiencia en el pilotaje de los Silhouette Knights. Por eso se sorprendió tras escucharlo, pero se convenció. Por lo que recordaba, la actuación de Guyale no era tan sobresaliente. Si él no hubiera intervenido, no habría sido tan potente. Pero incluso con los hechos ante él, Edgar se limitó a negar con la cabeza. De repente se le ocurrió algo.

—Ernesti, si Di no corría, ¿qué pensabas hacer?

—Nada. Me dejé llevar por la corriente entonces, lo más probable es que hubiera subido al carruaje y hubiese escapado.

El rostro de Edgar se agrió. ¿Qué habría pasado si Guyale no se hubiera unido a la refriega? En ese caso, Edgar no estaría sentado aquí, y las bajas de los caballeros seguro se habrían duplicado. Y no solo eso, el Behemoth podría no haber sido derrotado. Sin duda, habría que conceder una medalla de honor al pequeño joven que tenía delante de él, pero recompensar su actuación era un problema debido a la posición de Eru. Edgar se mordió los labios y entró en el tema principal.

—Nosotros… los pilotos supervivientes del instituto, iremos a Känkänen para una ceremonia de entrega de premios.

Edgar se sintió conflictivo a pesar de estar hablando de un evento tan glorioso.

—Los caballeros de la guarnición de Jantunen también enviarán representantes, lo más probable es que Sir Hallhagen y algunos otros. Se trata de una invasión de bestias demoníacas a nivel de batallón, una historia que es digna de ser difundida por toda la nación, no, por todas las naciones. Dicen que habrá una gran ceremonia.

—Tienes razón, felicidades… pero pareces infeliz por ello.

—La existencia del caballero escarlata sería encubierta por este incidente… Esto significa que los logros de Ernesti no serán declarados.

Stefania tenía una expresión de disculpa y miraba el té junto a su mano. Chid y Ady comprendieron el significado de estas palabras al cabo de un rato y miraron a Edgar con desprecio. Solo Eru parecía no estar afectado y asintió.

—Ya veo. Si fuera un miembro de los caballeros o alguien de la secundaria, no habría problemas.

—¡Oye, las cosas serían graves si Eru no hubiera estado allí! ¿Por qué no puede recibir una mención?

Chid se levantó en señal de protesta. Stefania lo detuvo con una mirada, suspiró y le explicó.

—Cálmate. Si un caballero normal tiene una actuación destacada, será promovido o elogiado. En el caso de los secundarios, se les alistará como caballero oficial… Pero no podemos promover a Eru de esta manera.

—¿Por qué? ¡Eru es con obviedad más fuerte que esos caballeros corrientes!

—Ser un caballero significa que tiene que unirse a una orden de caballeros. Puede ser miembro con su poder excepcional, pero hay pocos que estén dispuestos a trabajar con un niño de doce años. Trabajar bajo una organización significa que Eru no puede ser voluntarioso en sus acciones.

—Podemos resolver algo si es un adulto… Si pasan por encima de los caballeros y conceden los honores a un niño de doce años, los soldados quedarán mal. Su honor es el del Reino, nadie quiere que eso ocurra.

Eru inclinó la cabeza y preguntó con una sonrisa.

—Entiendo. Senpai, ¿están aquí para convencerme?

La expresión de Edgar y Stefania se tensaron. El niño no dijo mucho sobre sus expresiones y continuó.

—Olvidemos este incidente. Estoy satisfecho con pilotar un auténtico Silhouette Knight. En lugar de pedir de forma descarada recompensas, no hacer nada es mucho más relajante. Además, fui yo quien se entrometió sin permiso. No quiero que otros me manipulen por este incidente.

Stefania asintió con la cabeza.

—Eso no ocurrirá, te lo garantizo en nombre de la familia Serrati.

—Así es, se lo recordaré a Sir Hallhagen.

Eru asintió tras recibir sus promesas. A diferencia de él, Chid y Ady no pudieron aceptarlo, preguntando con un gemido.

—Eru, ¿está esto de verdad bien?

—Sí, el sueño de Eru es ser un caballero y pilotar Silhouette Knights, ¿correcto? ¿Ahora te rindes?

—Este es un caso excepcional. No pienso exigir ninguna recompensa.

Al ver que Eru consolaba a los infelices gemelos, Edgar y Stefania respiraron aliviados. Tanto Guyale como el Behemoth fueron destruidos en la batalla, un testimonio de la desesperada situación en la que se encontraba. El hecho de no darle ninguna recompensa tampoco les sentó bien. Por otro lado, comprendieron que la orden de caballeros no podría manejar bien el caso excepcional de Eru. Se ofrecieron a convencerlo del dilema de los caballeros para evitar utilizar las órdenes oficiales para presionarle. No tenían que preocuparse de que protestara de forma violenta, pero el contenido de su discurso estaba lleno de cosas ilógicas, así que estaban preparados para que las conversaciones se estancaran. Se sintieron agradecidos por la generosa disposición de Eru.

—Uf, eso estuvo cerca. Me adelanté sin pensar demasiado, debe haber toneladas de problemas si hice que los caballeros perdieran el rostro. Darme una forma de rechazar el elogio de forma cordial es una gran ayuda…

Eru, que parecía estar bebiendo té de manera tranquila, estaba sudando frío. Para ser honesto, estaba preocupado por cómo arreglar las cosas por su parte. Era difícil para él hacer algo desde su posición. Que la otra parte propusiera una resolución pacífica hizo que se sintiera aliviado.

Me lo he pasado muy bien pilotando. Incluso pude ver el guión del motor magius, eso es suficiente para una recompensa. Y los caballeros también me deben un favor. 

Ser demasiado contundente echará a perder las cosas, sólo dejaré que se deleiten con la gloria. Además… será bueno si puedo construir una relación cercana con los caballeros y la gente presente. 

Eru terminó su té feliz, mientras pensaba en cómo resolver el asunto.

El ambiente era tranquilo después de terminar el tenso tema. El sonido de los vítores fue continuo durante todo este tiempo. Mientras tanto, charlaban de forma despreocupada.

♦️ ♦️ ♦️

Su conciencia se recuperó poco a poco. Lo primero en su mente fue una pregunta.

—¿Qué…? ¿Qué pasó? Aquella vez… la bestia demoníaca…

Sintió un dolor agudo por todo su cuerpo, estimulando su mente y despertándolo.

—Eh… Uguu…

Dietrich gimió por el dolor de su cuerpo que protestaba y abrió los ojos. Lo primero que vio fue un techo de madera. Giró la cabeza y observó unas cortinas blancas. Todavía estaba confuso, pero comprendió la situación que tenía ante sí. Estaba encerrado en una instalación similar a un hospital, lo que significaba que estaba a salvo.

—Esto significa que la batalla fue ganada…

Se estremeció al recordar a la bestia gigante. Por la situación en ese momento, era imposible salvarlo sin deshacerse de la bestia. Dietrich dedujo de esto que la batalla terminó de alguna manera, y fue un éxito ya que estaba vivo.

—Ara, ¿estás despierto?

El joven se relajó tras deducir que la crisis había terminado, y lo más importante, que estaba a salvo. Mientras se acostaba, una voz llegó desde su lado.

—Esta es la enfermería de los pilotos de Jantunen. Has perdido el conocimiento durante más de un día después de la batalla.

Dietrich giró la cabeza con los ojos muy abiertos. No fue por el contenido del discurso, sino por la persona que lo decía…

—No te preocupes, tienes muchos moretones, pero ninguna herida grave. Eres joven y te curarás enseguida.

Sus ropas blancas casi estallan de su cuerpo musculoso, su pelo peinado en un corte de cuadrilla. Sus pies estaban separados a la anchura de los hombros, pero sus rodillas estaban apretadas. Hablaba de forma femenina a pesar de tener una voz profunda: era un hombre.

Un grito estalló de repente y llenó toda la enfermería.

♦️ ♦️ ♦️

Un convoy compuesto por carruajes y Silhouette Knights viajaba por la carretera de grava que lleva de Jantunen a la capital: la carretera de Fremmevira.

Dentro del carruaje había estudiantes del departamento de caballería de la Academia de Pilotos de Laihiala. Los Silhouette Knights eran escoltas de los caballeros de la guarnición de Jantunen. Los soldados se dirigían a la capital para la ceremonia de entrega de premios y actuaban como acompañantes ya que se dirigían en la misma dirección.

Había una persona sentada en la parte superior de uno de los carruajes. Ese individuo estaba tomando el sol, observando la larga fila del convoy bajo la cálida luz. Al final de la fila había un vagón lleno de piezas de Silhouette recuperadas. La máquina destrozada por el Behemoth se convirtió en chatarra, pero se recuperó el torso más valioso. Se evaluaron los daños, si el motor de magius y el reactor de éter conocidos como el corazón estaban bien, sería más fácil de reparar. En el peor de los casos, podrían colocar el corazón en un nuevo cuerpo.

Los restos de los caballeros de la guarnición de Jantunen habían sido enviados de regreso, los de aquí eran los robots de la Academia de Pilotos de Laihiala.

El chico que estaba encima del carro, Ernesti, miró hacia la parte de atrás con una expresión inexpresiva. En el vagón también tenía que haber piezas del Silhouette Knight escarlata, pero estaban cubiertas por la lona, así que el joven no podía saber dónde estaban. La última escena de la lucha con el Behemoth mientras pilotaba Guyale pasó por su mente. Sintió el golpe del carruaje mientras lo recordaba.

Las acciones que realicé fueron una apuesta que dependía en gran medida de la suerte. Para evitarlo, necesito de una máquina que no se desmorone incluso cuando funcione a plena potencia…  y este problema no debe confiarse a otros a la ligera. 

Ahora mismo, Eru era el único que podía hacer que un robot se estropeara en tan poco tiempo, así que era el único que quería resolverlo. Algún día crearía su propia máquina personal. Necesitaba planificar la llegada de ese día.

—Eru, ¿estás rumiando por aquí?

Mientras se sentía preocupado por muchas cosas, alguien se le acercó por detrás y lo abrazó. En la mente de Eru sólo había una persona que podía hacer eso. Se giró para mirar a Ady detrás de él.

—Sí, estoy pensando en cómo resolver las debilidades de la batalla anterior.

—¿Por qué…? ¿Estás pensando en eso otra vez?

Ella parecía disgustada mientras se inclinaba hacia adelante. Ady era más alta que él, por lo que éste se vio aplastado cuando ella se inclinó con el peso de su cuerpo. Eru protestó mientras su cuerpo se inclinaba hacia delante de forma incómoda.

—Lo sé, pero tengo que pensarlo cuando tenga tiempo, o será un problema en el futuro.

La presión de él se relajó un poco, permitiéndole respirar. Ady dejó de moverse y su disgusto se desvaneció, sustituido por una expresión preocupada.

—Eru…, de verdad… Espero que puedas prometerme una cosa.

—¿Qué promesa quieres que haga?

—¡No te vayas solo, llévanos contigo!

—Eso es un poco…

Eru no podía ver la cara de Ady, pero podía sentir su sinceridad por su voz. No se volvió y miró al frente, pensando en su petición. Se había fijado como objetivo los Silhouette Knights, y trabajar para conseguirlo significaba…

—Puede que no podamos ayudar, pero…

—No digas eso… depende de la situación.

—¿De verdad? No puedo pilotar un Silhouette Knight. ¿Qué tal si nos dices qué piensas hacer?

En este punto, Eru no pudo rechazarla.

—Entiendo… Haré lo que pueda. Pero es una emergencia, tendrá que esperar.

—¡Hmmph! ¡Esa es una manera astuta de decirlo! Aunque no podamos hacer mucho, ¡tres cabezas son mejor que una!

—Ja, ja, así es, tres de nosotros es… ¿tres?

Las palabras desenfadadas de Ady hicieron pensar a Eru. En su corazón había una historia famosa, y le llegó la inspiración.

—Tres es mejor que uno… Tres flechas comparadas con una flecha. Una flecha es fácil de romper, pero es difícil si hay tres. Cierto, es frágil y fácil de romper porque está separada. Eso duele… ¿Qué… edtad… haziendo…?

Ady tiró de las mejillas de Eru mientras éste se desperezaba.

—Presta atención cuando hablas con los demás, eso fue grosero. ¡Hmph!

—Eso duele… Tienes toda la razón, eso fue maleducado de mi parte.

La niña lo miró mientras él se cuidaba las mejillas con dolor y pensó en una buena idea. Se acercó a Eru desde un lado con una sonrisa. El joven tuvo una sensación premonitoria al ver la sonrisa de Ady.

—¡Claro, conozco una manera! Enséñame a pilotar Silhouette Knights.

—¡Wah…! ¡Usar ese método!

Eru gimió y sonrió con torpeza a Ady, preguntándose cómo había llegado a esto.

♦️ ♦️ ♦️

La carne asada en el centro de la mesa desprendía un delicioso aroma.

El estrecho espacio que lo rodeaba estaba lleno de platos. La madre de Eru, Celestina Echevarría, estaba sirviendo sopa en un tazón enorme. A su lado estaba la madre de los gemelos, Ilmatar Olter (Ilma), que preparaba la tarta recién horneada. La extravagante vajilla alegró a las dos mientras colocaban los platos.

—¿Es hora de que tu Ady aprenda a cocinar?

—Jo, jo, ya es hora. Esa niña siempre se mete con Chid.

Terminaron los preparativos con agilidad mientras charlaban y llamaban a sus familias para cenar. Las dos familias se reunieron poco después y comieron con alegría.

Esta era la residencia de los Echeverría. Ellos y los Olter se reunieron para celebrar el regreso de sus hijos. Los padres habían planeado darles la bienvenida después de la excursión. Pero los niños se vieron envueltos en una invasión de bestias demoníacas sin precedentes.

Los rostros de todos los padres se pusieron verdes al recibir la noticia, incluidas estas dos familias. La única parentela de Ilma eran los gemelos, su ansiedad era indescriptible. No podía quedarse sola en ese estado, así que los Echeverría la acogieron por el momento. Ahora, tanto los niños como sus padres habían estrechado su amistad.

Por fortuna, la crisis había terminado y los niños volvieron sanos y salvos, todas las familias estaban ocupadas y aliviadas.

—Para ser sinceros, es estupendo que todos estén a salvo.

Ilma observó cómo los niños terminaban los platos y suspiró. Las lágrimas brotaron de sus ojos y cayeron mientras se relajaba. La mujer se cubrió rápido la cara.

—Hemos hecho que te preocupes. Como puedes ver, no estamos heridos… Esto es un milagro.

—Eso es estupendo, lo más importante es que están a salvo. Tu apetito es bueno, como si nada hubiera pasado.

—¡Nomnomnom!

—¡Norn, norn, norn!

—Tráguense la comida antes de hablar…

Chid y Ady siguieron atiborrándose a pesar de las instrucciones de su madre. Estaban comiendo conservas insípidas mientras viajaban, así que se concentraban en los manjares que tenían delante.

—Hemos oído que era muy peligroso, pero todos parecen estar bien. ¿Qué hizo Eru?

—Sí. El Behemoth y yo nos golpeamos.

Mathias se atragantó con su comida al escuchar la conversación entre la madre y el hijo.

—Ara, ¿no era la bestia demoníaca muy grande? ¿Estás bien? ¿Le diste una buena paliza?

—Tomé prestado un Silhouette Knight de un senpai, así que estoy bien. Era bastante peligroso, pero le di una buena paliza y gané.

—Ara, ara, ¿puedes pedir prestados Silhouette Knights? Eso es maravilloso Eru. Pero no seas demasiado imprudente. No es algo que puedas tomar prestado cuando quieras, ¿verdad?

—Así es. Por suerte tenemos a ese “buen senpai” que me ayudó.

Mathias se obligó a apartar la mirada de los dos, los demás ignoraron de forma casual su conversación. En cierto modo, esta familia era de verdad disciplinada.

Solo el abuelo de Eru se abstuvo de hablar durante la cena, observando todo. Al terminar, lo llamó.

—Eru, quiero que me acompañes a un lugar, ¿de acuerdo?

—De acuerdo abuelo. ¿A dónde vamos?

—Erm, vamos a…

♦️ ♦️ ♦️

La capital del Reino de Fremmevira, Känkänen.

Situada al pie del Monte Aubigne, sirvió como fortaleza de primera línea en el pasado. La carretera a ambos lados estaba hecha con robustas piedras, un legado de sus días como fortaleza. Se levantaron varias capas de murallas con la capital en el centro. Solo el muro de asedio más exterior tenía funciones defensivas, el resto se utilizaba para la segregación total. Su existencia era un testimonio de la historia de esta ciudad y nación.

En el centro de la capital se encontraba el “Castillo Shreiber”.

El castillo tenía rastros de sus días como fortaleza, antiguos y majestuosos. Incluso ahora, el duro aspecto de la fortaleza imponía respeto. Su fama de “Reino de los Caballeros” se prestaba de forma armoniosa, permitiendo a todos los visitantes sentir el orgullo de la ciudad.

En el corazón del castillo de Shreiber había una sala de audiencias para que el rey recibiera a sus invitados.

Era un vasto espacio con un techo alto, suficiente para que los Silhouette Knights entraran cómodos. En todas las paredes se colgaban elegantes cortinas a intervalos fijos entre los pilares. Una alfombra roja se extendía en el centro, y en su extremo estaba el trono del rey. Detrás de éste había un asiento gigante, con un Silhouette Knight sentado en él.

Ese era el Silhouette Knight personal del Rey —conocido como el Knight “Raids of Valor”—. Su aspecto era más elegante que el de cualquier máquina de Fremmevira. Una capa con el mismo estampado de la bandera nacional cubría sus hombros, mostrando la majestuosidad de un caballero en la cumbre. Las Cardiarias pilotadas por los guardias reales se situaban a un lado de la sala con Raids of Valor justo en el centro, una escena poderosa e intimidante.

A veces, la sala estaba abarrotada de soldados y Silhouette Knights, pero hoy solo había unas pocas personas.

Un hombre de mediana edad estaba sentado en el trono ante Raids of Valor, el décimo rey del Reino de Fremmevira, Ambrosius Tahvo Fremmevira. Frente a él se encontraban el marqués Joachim Serrati y el caballero de la guarnición de Jantunen, el comandante Philip Hallhagen. Según la costumbre, debían dirigirse al rey arrodillados y con la cabeza baja. Después de que el rey le diera permiso, Philip levantó la cabeza para informar.

—Con esto concluye el informe de la batalla con el Behemoth.

El rey Ambrosius reconoció con un gruñido y asintió después de escuchar el detallado informe de Philip. Tenía un reporte conciso en la mano y lo hojeaba mientras escuchaba.

—¿Y el cadáver de la bestia?

—Su Majestad, es imposible que los recolectores de basura cosechen una bestia colosal como un Behemoth, he enviado a los Silhouette Knights para ayudar. Debería estar terminado en los próximos días.

—Quiero usar su cadáver para compensar nuestras pérdidas. Pero nuestras bajas son ligeras, considerando que el oponente fue una bestia demoníaca de nivel de batallón.

—Su Majestad, las fuerzas de Jantunen están agotadas, por favor permítame enviar algunos refuerzos para apoyarlos.

Ambrosius se centró en un punto del informe mientras escuchaba a Joachim, eran los registros del caballero escarlata y su piloto Ernesti. Una expresión de desconcierto apareció en el rostro del rey.

—Echeverría… ¿El nieto de Lauri? Qué actuación tan excepcional. ¿No es cierto, Philip? Es increíble, ¿de verdad este niño derribó a la bestia demoníaca ante todos?

—Sí, Su Majestad, lo vi con mis propios ojos. Entiendo que el contenido le parece dudoso a Su Majestad…

Philip no pudo dar una respuesta definitiva al rey con respecto a esto y su voz se fue suavizando. De hecho, Joachim se mostró dubitativo al escuchar la conversación entre ambos.

—No creo que usted se inventara una historia tan ridícula, pero esto me preocupa… En especial esta parte, la de reescribir el guión en el motor magius. Si es cierto, es de verdad maravilloso.

—La mitad son rumores, pero yo mismo lo vi… y estoy convencido de que de verdad ocurrió.

—Escuché el mismo informe… Solo Sir Hallhagen y los caballeros saben la verdad.

Ambrosius cerró los ojos. La capacidad de luchar contra un Behemoth era asombrosa, pero eso era solo el poder de un hombre. Pero era diferente si podía reprogramar el motor mágico, que era una habilidad que no tenía precedentes.

Después de pensarlo, murmuró.

—Este niño es demasiado peligroso…

Philip entró en pánico al escuchar esto. Eru salvó de forma literal la vida de decenas de pilotos con su participación. No podían elogiarlo debido al estado de las cosas, pero el niño lo aceptó de manera incondicional, así que Philip le debía un favor. Podía ser un joven mucho más pequeño que él, pero habiendo luchado como camaradas, no olvidaría cómo salvó a sus caballeros.

—Majestad, permítame informar. Este muchacho puede tener solo doce años, pero es conocedor y valiente. Su etiqueta es buena y sus compañeros le aprecian. Y lo que es más importante, siempre estuvo en primera línea durante la batalla con el Behemoth…

Ambrosius detuvo las palabras de Philip con un gesto.

—No te preocupes, no pienso hacerle nada. Puede que ahora esté bien, pero dices que solo tiene doce años. Tener un poder asombroso a tan tierna edad… Como es solo un niño de doce años, podría volverse salvaje con su fuerza excepcional. Esa es mi preocupación.

Ambrosius tenía razón en estar preocupado. No importaba el talento o la pureza de carácter, la gente podía cambiar con el paso del tiempo. En especial un niño de doce años que estaba entrando en una edad rebelde y emocional. Si se volvía arrogante a causa de su talento, eso le perjudicaría al final.

Pero dentro de Ernesti había un alma con cuarenta años de experiencia, por lo que las convenciones normales no se aplicaban a él. Pero eso estaba más allá de su imaginación, así que les preocupaba que Eru se desviara del camino correcto en el futuro.

—Si ese es el caso, ¿qué debemos hacer?

—Ya que no persigue la gloria sin sentido, podría convertirse en un gran caballero.. Tenemos que guiarlo. Podría ser innecesario ya que Lauri está allí. Hmm, de acuerdo… Haz que Ernesti se reúna conmigo.

Después de que Ambrosius diera sus órdenes, Joachim y Philip se inclinaron y reconocieron la orden.


Army
MIS PALABRAS Hola chicos soy Army, tal vez no muchos me conozcan pero estoy presente cuando menos te lo esperes(>‿◠)✌ Adopte este hermosa historia de la lista de Entregadas a otras paginasᕙ(`▿´)ᕗy pos la tentación(¬‿¬)y también porque no la trataron con cariño( ˘︹˘ ) “Siempre hay que tener respeto con las historiasᕙ(`▿´)ᕗ” Como también ya habia terminado otra historia(Indiferente a las arenas frías-busquelo el Kovel Yaoi(͠≖ ͜ʖ͠≖)👌les gustara mucho) me premiaron con la ampliacion de novelas a mi cargo y pues aquí traduciendo con mis hermosas 4 tazas de café en una tarde lluviosa(─‿‿─)… por ahora tengo 5 volúmenes de la novela ligera. Las ilustraciones de la novela ligera tanto a color y blanco/negro son hermosos, cuando vi por primera vez la portada pense que se trataria de una chica pero ahora tengo a mi cargo a un hermoso chico androgeno✨(っ◔︣◡◔᷅)っc(◕︣◡◕᷅c)✨ Me sentí muy Evangelion traduciendo cada cap , anteriormente lo tenia un miembro del staff pero hubo circunstancias especiales y no pudo seguir este proyecto… Fue cedido pero no recibió el trato que merece y llegó por el destino a mis vista y elección. No se preocupen… traducire lo más rápido el VOLUMEN 2 para que tengan más historias y sobre todo la travesía nuestro niño Otaku de la robótica Solo por si acaso Otaku no solo se utiliza para referirse al anime y/o manga, también tiene su significado como una persona con ciertas aficiones obsesivas, en este caso la Robótica para Eru, yo tambien seria un Otaku de las novelas❤(っ^▿^) Bueno hasta aquí mi reporte Kovelianos(ɔ◔‿◔)ɔ ♥_¡Abajo los lectores fantasma!(ง︡\'-\'︠)ง Besitos, los quiero mucho y también estudien que su premio son mas capitulos ✍(◔◡◔) SALUD por el término de este VOLUMEN (っ^▿^)۶🍸🌟🍺٩(˘◡˘ ) ¡Larga vida al Reino de Kovel!

Lucy
A riesgo de sonar repetitiva porque nuestra pequeña Army ya lo dijo todo, ¡muchas gracias por acompañarnos en este volumen, y espero que sigan para el próximo! Espero que sepan que sus comentarios nos ayudan a seguir mejorando y a emocionarnos para seguir traduciendo, editando, corrigiendo todas las novelas que trabajamos. Desde mi parte, les agradezco mucho ♥. ¡Nos vemos en el siguiente volumen!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *