El caos de la belleza – Capítulo 5: El gran banquete del palacio imperial (1)

Traducido por Naremi

Editado por Michi


El otoño está presente en el reino terrenal, con flores de primavera y cucúlidos salvajes que mantienen en paz la otredad dentro del imperio.

El viento otoñal sopla, y aunque la vista de las flores de loto en el estanque se ha ido, con el aire otoñal engrosándose gradualmente, las hojas de arce flotan hacia el estanque, trayendo consigo sus encantos distintivos, una pequeños giros. Cuando regresó la noche anterior, no notó la caída de las hojas de arce, ¿podría ser que hayan caído durante la noche? Sin darse cuenta de que las flores de ayer ya se habían marchitado, había otras preocupaciones ocupan su mente.

Ella había hecho lo correcto, ¿verdad? Él era originalmente el enemigo del Imperio Celestial, si ella hubiera dejado que el tigre regresara a la montaña, tal vez se sacrificarían más personas en el futuro, si pensaba que esto podría calmar su corazón inquieto en lo más mínimo,  continuará diciéndose eso, ella no está en el mal.

—Gui Wan.

Esa voz suave y considerada grita desde un lugar cercano, una voz tan cálida que solo puede ser de su marido.

Girando lentamente la cabeza, vio a Lou Che caminar por el pasillo, como si él se estuviera revelándose en la niebla, de repente, ella recuerda estos últimos días, todo lo que ha sucedido realmente se siente como un sueño, como humo, como niebla. Una sonrisa flota en la superficie de su cara.

—¿Mi señor esposo, de vuelta de la asamblea de la corte?

Una sonrisa tan ilusoria, era la primera que había visto. Regresando anoche, cuando casi estaba amaneciendo, lo primero que dijo cuándo lo vio se llenó de pérdida y agotamiento.

—Regresé, muy cansado.

Él no sabe lo que había pasado estos últimos días, ella no dice nada, él no pregunta nada, aunque vagamente sabe que ella había usado bastantes espías y guardias, que ya le había prometido a ella que no profundizará en sus asuntos, solo necesita cubrirla.

Lleno de ternura, Lou Che recoge el cuenco descuidado que se dejó en el pasillo, al ver que su contenido quedó completamente intacto, pregunta:

—¿Por qué no estás comiendo la sopa, no es de tu gusto?

—Soy yo quien no tiene apetito— sonríe Gui Wan, la mirada en sus ojos parpadea, los labios ligeramente separados, como si estuviera luchando con algo. Después de un largo rato, ella pregunta— ¿Ocurrió algo importante en la corte imperial?

Él mira a Gui Wan con sorpresa, respondiendo con un indicio de asombro y exploración:

—No sabía que también te interesaban los asuntos del estado.

Al oír esto, Gui Wan no dice nada. Lou Che la mira, solo tiene la sensación de que hoy, ella tiene muchas palabras que aún no ha dicho, toda su persona parece estar perdida, contradictoria, también hay una sensación de melancolía indescriptible, incapaz de soportar esto, también lamentando la mirada de confusión en sus ojos, dice suavemente:

—Algo grande realmente sucedió en la corte imperial, —notando que Gui Wan reveló un indicio de interés en sus palabras, continúa hablando, —se informa que el general Lin estaba a la caza del príncipe de Nu ayer. Al final, lo ha dejado escapar.

Gui Wan levanta la cabeza, confirmando una vez más:

—¿Se escabulló?

—Sí, originalmente ya era un ave en una red, que no habría sabido a mitad de camino, la gente de Nu cobró el rescate, permitiéndole escapar. —Sus palabras no fueron pronunciadas sin pesar.

Gui Wan recogió sus sentimientos encontrados en un momento, los vívidos acontecimientos de ayer en su cabeza. De hecho, no es una persona de sangre fría, por lo que también se sintió perpleja, preocupada, y en conflicto. Ye Li es el enemigo de su tierra natal, es un comandante importante en Nu, su muerte es el deseo de innumerables personas dentro del Imperio Celestial, lo que hizo ayer es completamente correcto, pero al escuchar que él se había escapado justo ahora, la gran carga en su corazón se ha disuelto. Ella no lo mató. Tal vez subconscientemente, también esperaba que no lo matara indirectamente, ni siquiera directamente, esperando que no se involucrara en este tipo de viento asqueroso y derramamiento de sangre.

Poco a poco, débilmente, se ríe, la tristeza en su corazón, barrida, extendiéndose, toma el tazón de sopa y comienza a comer lentamente.

Al ver que repentinamente ha recuperado su apetito, el indicio de melancolía en sus cejas se había ido, el corazón de Lou Che también se tranquilizó:

—Ya está frío, pida a los sirvientes que lo calienten un poco.

—No importa.—  Gui Wan responde con su boca llena de sopa.

Tal vez se deba a la relajación en su estado de ánimo, la sopa moderadamente fría también sabe bien en su boca, suspirando de satisfacción, descubre que Lou Che todavía está en el pasillo y grita de sorpresa:

—Señor esposo, ¿que es importante?

Lou Che camina lentamente hacia el borde, sentado frente a Gui Wan. Mira a Gui Wan, con ganas de decir algo pero no dice nada.

Ella claramente siente que los ojos de Lou Che miran más allá de ella. De hecho, estaba mirando el estanque lleno de esparcimientos de hojas rojas detrás de ella. Al ver el calor en sus ojos, el corazón de Gui Wan se suaviza ante la vista.

—Señor esposo, ¿has pensado en algo?

—Tal vez sea así.—Lou Che siempre lleva esa sonrisa, como la de la brisa de primavera en marzo, haciendo que la gente se sienta fresca y gentil,—Gui Wan, el primer día del próximo mes, tenemos que hacer un viaje al palacio.

¿Primer día del próximo mes? ¿No es eso en cinco días? Gui Wan pregunta:

—¿Hay un evento alegre para celebrar en el palacio?

Lou Che asiente con la cabeza, confirmando sus conjeturas:

—La residencia Jing Yi (sala de observación de paisajes) está completo, y el joven príncipe ahora tiene dos años. El Emperador llevará a cabo un banquete para celebrar estos dos eventos felices al mismo tiempo.

¿La residencia Jing Yi? Un nombre tan familiar… ¿Dónde lo ha escuchado antes? De repente, recordando ese día en el restaurante, el erudito de mediana edad lo mencionó con un tono de ironía, una sala construida para la consorte Ying. De repente, Gui Wan mira hacia Lou Che:

—¿También necesito asistir?— Pensando en los posibles escenarios que se van a presentar ese día, su sangre se congela.

Para acompañar a Lou Che a ver a la consorte Ying, es demasiado extraño.

—Por supuesto, usted es mi esposa.—Su suave voz sonaba muy definida.

Al escuchar sus palabras, Gui Wan se quedó sin habla, vigilando el rostro tranquilo de Lou Che que no revela ningún rastro de cambios de humor, de repente pregunta:

—¿No será conflictivo?

Levantando las cejas, Lou Che le pregunta:

—¿Por qué  habría conflicto?

Gui Wan baja el cuenco, mirando al cielo mientras organiza sus pensamientos, dice gentilmente:

—Señor esposo es el Gran Secretario de la corte, con una autoridad sobrepasando a la corte imperial, en este mundo, ¿qué hay allí que no entiendes? Sabiendo claramente que lo justo es importante, debes hacerlo, pero ¿qué pasa si sabes claramente que está bien, pero te arrepentirás de hacerlo en el futuro, lo harías?

Al ver la seriedad en sus ojos, su tono suavemente hablado, Lou Che se sintió un poco perdido, e intuitivamente preguntó:

—¿Cómo podría haber un asunto que claramente sabes que es correcto, pero que lamentaría hacerlo en el futuro?

—¿No lo has hecho antes?— dijo Gui Wan, riéndose.

Congelándose en el lugar, Lou Che mira hacia Gui Wan con ojos agudos, al ver una mirada tan intensa de él por primera vez, Gui Wan, aparentemente inocente, continúa hablando:

—El Emperador es el señor, el esposo es el sujeto, el poder imperial es el vínculo clave, los sentimientos románticos son frecuentes, ¿no es esto un conflicto?

Lou Che se quedó estupefacto, examinó a Gui Wan con gran detenimiento, ante esta corta inspección, Gui Wan se ríe y se levanta libremente, se agita ligeramente las mangas, se da vuelta y sale del porche, dejando casualmente algunas palabras más:

—Realmente son los jugadores que sostienen los peones ah.

Entendiendo que el significado detrás de sus palabras es señalar algo más, Lou Che se enoja un poco, los problemas que deliberadamente ha estado evitando se han presentado de repente frente a él, también estaba un poco enojado con la figura como nubes ligeras y suaves el viento, hacia la figura de la izquierda, responde:

—El que mira el juego de ajedrez sin palabras es el verdadero señor.

Al escuchar sus palabras, la figura no se detiene, sigue saliendo. Gui Wan piensa en secreto para sí misma, quien les dijo que la arrastraran para ver este juego de ajedrez, la consorte Ying, Lou Che, ella, todos los cuales originalmente tenían sus propios tableros de ajedrez para jugar, pero ahora, solo tenía que haber sido arrastrada a este tablero de ajedrez por ellos, ella también se vio obligada a hacerlo por el destino, sin embargo, la gran fortuna de esta desgracia es que no es ella quien coloca a los peones.

************

Un edificio cada cinco pasos, un pabellón cada diez pasos, los techos conectados, que parecen no tener un final a la vista, como si estuvieran atrapados dentro del patio de azulejos rojos, Gui Wan no pudo evitar suspirar, la magnificencia dentro del palacio es mucho mejor de lo que ella había imaginado.

—Realmente es un desperdicio excesivo de lujo,— dijo Gui Wan, como si estuviera suspirando. Su voz está acompañada solo por el sonido de las ruedas giratorias del carro.

Al escuchar su voz tranquila, Lou Che explica:

—El difunto emperador amaba la belleza del lujo, por lo que el palacio ha pasado por algunas renovaciones.—Su voz también parece tener un toque de melancolía.

Volviéndose a mirar a Lou Che, sus ojos no mostraban emoción, solo con una sonrisa indiferente.

—Supongo que Jing Ye también es tan lujoso.

Lou Che no dice nada, sonríe mientras dibuja las cortinas de los vagones, le da un suave abrazo con suavidad y no responde a su comentario, en cambio dice:

—No abras las cortinas, puedes resfriarte fácilmente.

No acostumbrada a tal intimidad, Gui Wan, quien originalmente quiso alejarlo, escucha esas palabras y se relaja un poco.

Mientras ambas personas estaban ocupadas con sus propios pensamientos, el carruaje se detiene. El sonido de los instrumentos de cuerda, de la risa,y el sonido de la vivacidad pasa a través de las cortinas viajando al interior del carruaje.

Hechizada por estos sonidos, Gui Wan también puede sentir la emoción que surge desde dentro, al escuchar al oficial que reporta en voz alta:

—El Primer ministro Lou y la señora han llegado.

El asiento a su lado estaba vacío, Lou Che ya había bajado del carruaje, Gui Wan mueve su cuerpo un poco, y estaba a punto de seguirlo, cuando se levantaron las cortinas, una con la mano extendida frente a ella, sus ojos miran hacia arriba, el palacio originalmente animado, lleno de funcionarios vestidos de forma extravagante y sus parejas femeninas, todos tenían toda su atención en ellos.

Sonriendo humildemente, toma la mano extendida de Lou Che, descendiendo lentamente del carruaje de caballos. Entre la multitud, parece que algunos estaban alarmados y asustados, recuperándose, varios funcionarios los rodean de inmediato. Hacia Lou Che están llenas de adulación y piratería, las palabras de los funcionarios son palabras vacías, una tras otra, que agregan mentiras a un montón de tonterías. Al verlos con su hipócrita cara aduladora, Gui Wan se ríe burlonamente por dentro, pero también se sorprendió un poco: ¿Así que esto es poder? Realmente es un poder ubicuo ah.

Es durante este momento de ola tras ola de oficiales de adoración, una mirada repentina por el rabillo del ojo, revela que todavía hay personas de pie en la esquina izquierda, permaneciendo firmemente inmóviles, por lo que todavía hay personas que no temen el poder. Para satisfacer su curiosidad, Gui Wan mira ansiosamente, e inmediatamente recibe una conmoción, parada allí, con una postura alta y graciosa, está el general Lin Rui En, ¿quién más podría ser?

Hoy, el general Lin está vestido con una túnica blanca de confucianismo, el aire frío que lo rodea se siente diferente debido a su vestimenta, se ve suave y refinado, solo por mirar su apariencia, ¿quién hubiera sabido que él es un señor de la guerra con tremenda destreza en el campo de batalla? Se encuentra a un lado, rodeándolo también había algunos miembros de la corte, pero la mayoría de ellos eran comandantes militares. No sabía si es su error, pero Gui Wan siente que también está prestando atención a este lado.

Finalmente, después de tratar con las bromas y los saludos de la gran multitud, esperan a que la gente a su alrededor se disperse un poco, Gui Wan se siente un poco fatigada, ¿podría ser este el banquete del palacio imperial? Hipocresía, extravagancia, con un ambiente de desperdicio de lujo.

Al darse cuenta de su extraña actitud, Lou Che pregunta en voz baja:

—Gui Wan, ¿estás cansada?— Le dolía el corazón al verla desgastada.

Girándose hacia él con una sonrisa, Gui Wan se burla:

—Señor, el banquete aún no ha comenzado.

Lou Che se quedó atónito y dejó escapar una risa melodiosa, atrayendo la atención de algunos funcionarios que una vez más los miran.

—Verdaderamente una mujer de elegancia incomparable.

En la esquina, un hombre con un cuerpo alto y fuerte, vestido con una túnica militar, observa mientras comenta. En todo Jing Ye hay vida, en éste lugar, donde solo cuatro o cinco personas se encuentran alrededor de Lin Rui En, el habló fue Feng Luo Cheng, quien se encuentra ante él.

El hombre alto y delgado que está de pie a la izquierda, dice a regañadientes:

—Las personas como nosotros luchan a través de la vida y la muerte en las fronteras, sin embargo, estas personas que generalmente solo saben cómo mostrar sus habilidades literarias, permanecen en la Capital y viven una vida feliz. Mira que a la señora Lou, la vieja  ha vivido tanto tiempo y nunca antes había visto a una mujer tan hermosa.

El emperador actual favorece los asuntos civiles sobre los militares, esto es conocido por el mundo. Los oficiales militares dentro de la corte imperial no son promovidos tan rápido como los oficiales civiles, su tratamiento tampoco puede compararse con el de los oficiales civiles. Todas las tropas fronterizas tienen más o el resentimiento en lo profundo de sus corazones.

—General Zhou, cuide sus palabras, ¿qué lugar cree que es este?— Reprendiendo al erudito de mediana edad que acompaña al general Lin a su lado, él es un asesor militar, conocido por ser capaz de idear cientos de estrategias. además de su gran previsión, su antigüedad en el ejército se ha conservado, por lo que para reprender a alguien así, incluso el hombre alto y delgado mantendrá la boca cerrada.

Dándose la vuelta, ve la mirada insondable en el rostro de Lin Rui En, dejando escapar un pequeño suspiro, dice:

—General, creo que con sus ojos, usted también debería haber reconocido a esa señora Lou. Se puede considerar que hemos tenido el placer de conocerla una vez antes.

Sin decir nada en respuesta, Lin Rui En se vuelve sordo, y continúa mostrando esa mirada helada de indiferencia. El asesor militar prosiguó:

—No pensé que ella es la señora Lou.

Estas palabras habladas no parecían ser las suyas, sino que se dijo en nombre de Lin Rui En, Lin Rui En frunce sus cejas , a punto de decir algo. Justo en este momento, se da cuenta de que Lou Che baja la cabeza, su expresión suave cuando dice algo, Gui Wan gira la cabeza y sonríe con dulzura. Al ver esto, Lin Rui En se congela, sus cejas se juntan aún más, olvidando lo que estaba a punto de decir. Al verlo así, el consejero militar también frunce el ceño, lamentando:

—Las bellezas son desastres.

Al escuchar sus palabras, Lin Rui En ni siquiera tuvo la oportunidad de reaccionar, cuando el hombre alto y delgado, además de él, ya había hablado:

—No creía que el Asesor Militar Lu también se haya interesado por esa belleza.— hace una pausa por un momento, parece haber pensado en algo, vuelve a hablar—Eso no se puede hacer, asesor Militar Lu, su hijo ya tiene la edad adecuada para ingresar al campo de batalla. Para que piense en una belleza tan joven, esto es injusto para la señora. Yo diría que, una joven tan hermosa, parece coincidir bastante bien con nuestro General .

Una vez que dijo eso, incluso soltó una risita o dos, como si sintiera que su propia idea no era mala.

—Cállate.—Lin Rui En regaña,—¿Qué tontería estás hablando?

Las personas cercanas también giran sus cabezas, todos los que acaban de ver a este joven con apariencia de escarcha revelan una mirada de enojo por primera vez. El hombre alto y delgado se congela en el lugar, sin saber cómo responder. Todos los demás también parecen sorprenderse por la expresión de Lin Rui En.

Después de haberlo regañado, inmediatamente se sintió arrepentido, todas estas personas son hermanos con los que había luchado a lo largo de la vida y la muerte en los campos de batalla, pero no pudo controlar sus emociones. En este momento, no sabe por qué, pero simplemente no pudo soportar una conversación tan loca que transmitía ilusiones e interfería gravemente con sus emociones. Por el rabillo del ojo, ve la expresión de comprensión del consejero militar, y una vez más surge otra ronda de irritación. Mirando a otro lado, se encuentra con la mirada sorprendida de Gui Wan, que al cruzar miradas, se da vuelta rápidamente, fingiendo que no lo vio.

En este momento de la infinita irritabilidad de Lin Rui En, una figura de tinta azul se para frente al pasillo, gritando tan alto como pueden sus pulmones:

—Su majestad el Emperador, la Emperatriz y la Consorte I Ying han llegado …

Los funcionarios y sus socios que llenaron todo el salón, todos se inclinaron para saludar, el gran salón se quedó en silencio, solo escucharon el ruido de los pasos que se alzaban, luego se escuchó el modesto discurso

—Dejen las formalidades.

Gui Wan levanta lentamente la cabeza, el Emperador se para en medio del gran salón, una dama a cada lado de él. A la derecha, está la persona con quien Gui Wan se siente familiarizada pero desconocida, la consorte Ying, y en la izquierda debe ser la madre del imperio, la Emperatriz. Ella había escuchado que dentro del palacio, quien se opone específicamente a la consorte Ying es la Emperatriz, incapaz de contener su curiosidad, Gui Wan no puede dejar de mirar hacia la Emperatriz. La emperatriz está vestida con una bata de manga de agua color lila, aunque no tiene una belleza tan sorprendente como la  consorte Ying, ella también tiene los ojos de un fénix, claramente una mujer delicada y hermosa, lo que es más raro es que, dentro de su temperamento, haya tranquilidad, un sentido de una clase de elegancia amable pero inaccesible.

Como compañera, Gui Wan también tuvo que dárselo, cantando en secreto sus alabanzas, ella realmente merece ser la madre del imperio.

Al ver por el rabillo del ojo, que el Emperador ya se ha sentado, Gui Wan también se sienta en el primer asiento a la izquierda, acompañada por Lou Che.

El banquete ya había sido preparado,  pero sin la orden del Emperador, nadie se atrevió a moverse. Gui Wan levanta la cabeza para mirar al Emperador, que es completamente diferente a la imagen que tenía de él. El Emperador tiene una cara hermosa, aunque está cerca de los treinta años de edad, probablemente debido a que ha sido mimado desde joven, parece tener una magnanimidad elegante, sin embargo, lo que hace que Gui Wan se sienta arrepentida es que el Emperador no tiene entusiasmo ni vigor. Cuando el emperador actual era el príncipe heredero era porque era accesible y era amado por la gente, pero como el emperador, una actitud tan modesta definitivamente sería un gran defecto.

Al ver al Emperador sostener la botella de jade, Gui Wan también sostiene la taza de jade blanco frente a ella. En ese momento, ni siquiera llegó a escuchar lo que el Emperador había dicho, solo escuchó a la gente que estaba a su lado recitando “De paz y armonía”, “Una cosecha de oro de los cinco granos”, “Comienzo de un nuevo reinado “, ” El Emperador es ingenioso” palabras de este tipo. Parece que la adulación hipócrita en ocasiones como esta no puede ser más común, Gui Wan tiene una sonrisa burlona,manteniendo su gracia y equilibrio mientras se sienta allí …

—Entonces, ¿esta es la tierna esposa del ministro Lou?

 Las palabras que han estado viajando a su oído parecen haberla mencionado de repente, al escuchar esto, levanta la cabeza y ve que el Emperador sonríe con gracia mientras él la mira.

Junto a ella, Lou Che ya ha dicho:

—Sí.

 Gui Wan asiente con la cabeza con una sonrisa, a modo de indicación.

El Emperador parece estar admirandola bastante, riéndose mientras elogia:

—La gracia de la señora Lou no tiene paralelo, junto con el Ministro Lou, son realmente una pareja tan hermosa como el jade.

Al escuchar esas palabras, la consorte Ying y la Emperatriz ponen simultáneamente su línea de visión en ella. Gui Wan levanta la cabeza, al encontrarse con los ojos de la consorte Ying,tienen un aspecto de perplejidad, ternura e incluso un toque de odio, también había emociones que Gui Wan no puede entender ni definir.

Al ver esos ojos, incluso Gui Wan podía sentir una piedra pesada colocada en su corazón, mirando bruscamente hacia otro lado, se da cuenta de que la Emperatriz la estaba mirando, con una sonrisa en la cara, pero también una mirada de complicación.

Por suerte en ese momento, el Emperador se había vuelto hacia otros oficiales superiores, alejando la atención de ella. Gui Wan respiro ligeramente.

Aunque sabía muy bien que el banquete de hoy tendrá una turbulencia subyacente, pero a lo que se enfrenta ahora, también conlleva la sensación de algo más. Gui Wan se prometió en secreto a sí misma,  que los banquetes como este definitivamente deben evitarse en el futuro, realmente dañan su mentalidad, dañan su espíritu y dañan su cuerpo físico.

Tomando la copa de vino, bebe ligeramente un sorbo, utilizando esta acción para esconderse de varias miradas complejas; no se atreve a levantar la cabeza de nuevo, y mira hacia el asiento perfectamente en el centro, haciendo un punto para mirar hacia abajo un poco.

Sentado debajo del Emperador parece estar el hermano gemelo más joven del Emperador. De hecho, él y el Emperador se ven algo similares, pero sus temperamentos son completamente diferentes. El Emperador es modesto y gracioso, mientras que este Príncipe Duan es conocido por ser frío y despiadado, ya que por haber salvado al Emperador de los problemas, parece que se ha vuelto más dominante. Mientras ella lo estaba estudiando, el príncipe Duan parece haber notado la mirada de alguien sobre él, girando su cabeza hacia ella, sus ojos como los de un águila, disparándose. Hacia esos ojos insensibles, Gui Wan se sobresaltó un poco, pero sonríe y se aleja con indiferencia.

El príncipe Duan la ve apartar la vista de forma natural, y en realidad se sorprendió por un momento. Cuando por lo general se encuentra con tales situaciones, otras personas podrían evitar sumisamente su mirada o estar demasiado asustadas para moverse, esta mujer es realmente diferente de las demás. Este Lou Che, su suerte es anormalmente grande, primero tuvo la incomparable belleza de la consorte Ying, y más tarde consigue una esposa con una elegancia tan exquisita. Las brillantes bendiciones ofrecidas a este mundo, él ha tomado casi la mitad.

Sin siquiera mirar por encima, puede sentir los estallidos de opresión omitidos por el Príncipe Duan. Volviendo la cabeza para mirar hacia abajo, estos funcionarios del gobierno que han estado bebiendo, todas las actitudes crecerán sin restricciones, la risa converge en una, su corazón estalla con irritación. Gui Wan tira de la manga de Lou Che, Lou Che baja ligeramente la cabeza y mira a Gui Wan, perplejo.

—Señor esposo, la mirada del príncipe Duan es un poco descortés, ¿verdad?,— Dice Gui Wan.

Al escuchar esto, Lou Che mira hacia la dirección del Príncipe Duan, su rostro muestra una sonrisa fría, sus ojos transmiten una severa advertencia.

Este tigre sonriente, encontrándose con Lou Che, la mirada del príncipe Duan se vuelve más severa. En este momento no hay necesidad de oponerse a este Primer Ministro, maldiciéndolo en secreto, desvía su rostro.

Al ver tal expresión de Lou Che por primera vez, Gui Wan sintió que realmente no podía adaptarse a esto. El Lou Che que suele ver en casa es generalmente tan suave como la brisa primaveral de marzo, era la primera vez que veía una sonrisa con una espada oculta en su interior, esto también podría considerarse otro lado, ¿verdad? Si no es así, dentro de este entorno en el que puedes engañarte, cómo habría podido mantener su posición de poder.

Diciéndose a sí misma que está pensando demasiado, después de todo, el hombre que está a su lado le ha prometido que no le hará ningún daño. Como él no le hará daño, ¿por qué debería importarle sus tácticas y métodos?

Gui Wan, quien estaba absorta en silencio en sus propios pensamientos, se despertó repentinamente al escuchar el sonido de los instrumentos de cuerda, y solo entonces se dio cuenta de que la música y los espectáculos de danza ya habían comenzado. Levantando la cabeza para mirar por encima, las jóvenes bailarinas frente a los asientos han empezado a bailar al ritmo, con movimientos tan ligeros, con gestos que tocan el corazón de las personas. El sonido de los instrumentos de cuerda es agradable de escuchar, los movimientos de los bailarines son agradables de ver. En ese momento, la sala se vuelve borrosa, viéndose tan mágica como un sueño.

Un rato después, la música y el baile han llegado a su fin. Al escuchar al oficial de informes anunciar la hora, Gui Wan se sorprendió. Solo ha pasado una hora. ¿Podría ser que ella está pasando un día como si fuera un año (para estar en profunda ansiedad), sintiendo que los tiempos son particularmente difíciles de superar?

Según el informador, la música y la danza son solo un breve intervalo del banquete, el verdadero entretenimiento se realizará después de la cena. Gui Wan se quedó estupefacta al organizar un banquete a gran escala para celebrar el cumpleaños de su hijo de dos años, ¿no es esto demasiado extravagante? Más tarde descubre que estaba equivocada, este banquete que oficialmente se dice que es una celebración para el joven príncipe, en realidad es una celebración para la finalización de la residencia Jing Yi. Para usar el cumpleaños de su propio hijo como frente, para buscar el favor de una mujer, todo dentro de este palacio imperial parece ser borroso e increíblemente inconcebible.


1. Aves trepadoras, de pico comprimido, algo arqueado, alas bastante largas, tarsos robustos y cola larga.

| Índice |

Un comentario en “El caos de la belleza – Capítulo 5: El gran banquete del palacio imperial (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.