El Perseguido – Capítulo 83: Devolviendo la sangre

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ye Ying Zhi lo llevó finalmente al suelo. Un viento fresco y húmedo pasó a su lado y levantó el cabello suelto en su frente.

Chi Yan abrió los ojos y vio el cielo nocturno lejano y profundo del hemisferio sur. Las estrellas eran muy brillantes, como diamantes relucientes. La última vez que vio un cielo nocturno tan brillante y claro fue cuando era niño. Cuando creció, no tuvo el ocio y la pasión para observar. Incluso si miraba hacia arriba, no podía ver las estrellas en la ciudad.

La brisa nocturna era suave y notó que estaban en una pradera. No podía ver personas o edificios desde la distancia, solo un tramo completo de pastizales sin fronteras. Especuló que probablemente estaban en algún lugar de las afueras de la ciudad.

La sensación de haber escapado de una calamidad que casi le hizo perder la vida finalmente surgió en su corazón. Pensó en los vampiros que llevaban extrañas máscaras blancas y en su risa burlona; pensó en la música lúgubre y suave; recordó en el punzón triangular largo y afilado detrás de él; las velas largas y las sombras oscilantes magnificadas por las llamas…

Esta fue la primera vez que se sintió tan cerca de la muerte. Incluso la última vez que estuvo en el banquete de vampiros, no tuvo una premonición tan fuerte de que podría morir. Al enfrentarse al príncipe Eymer, subconscientemente creía que este vampiro no le haría daño.

Ye Ying Zhi todavía lo abrazaba y no parecía querer soltarlo. El vampiro podía sentir a su amante temblar constantemente en sus brazos.

Está asustado. Reconoció Ye Ying Zhi y no pudo evitar sentir una mezcla indescriptible de pena y dolor en su corazón.

Apretó los brazos y besó la punta de su cabello y su frente con suavidad. 

—Lo siento, fue mi error, debería haber venido antes… Te prometo que no habrá una próxima vez… —Intentó consolarlo. Instintivamente quería proteger a su pareja de cualquier daño, incluso si la otra persona era lo suficientemente fuerte como para protegerse a sí mismo.

Chi Yan no prestó atención a su susurro. Se apoyó contra el otro durante un rato, respiró hondo dos veces y luego eliminó todas las emociones negativas que acababa de sentir. Recordó las cosas que lo hacían sentir incómodo, y levantó la cabeza para mirar al hombre frente a él. 

—Ye Ying Zhi, vi que parecías haber dicho algo antes de matar a ese vampiro, y luego, esos otros vampiros se volvieron muy respetuosos. Parecían asustados y no se atrevieron a moverse en absoluto. ¿Por qué? ¿Qué les dijiste?

El vampiro todavía sentía dolor por su amante. Tocó el mechón de pelo suelto que le caía por la frente, como si tocara el pelo de un animal pequeño. 

—Sólo les comenté que había venido junto al equipo de aplicación de la ley y que sería mejor que se comporten. —Respondió casualmente.

Chi Yan pensó que los vampiros parecían tener mucho miedo del equipo de aplicación de la ley, ya fuera el del clan de sangre o el de cazadores de vampiros.

♦ ♦ ♦

El plan de viaje de cuatro días de Chi Yan en Sidney aún no había comenzado y Ye Ying Zhi se ofreció a unirse a él. Comentó que por casualidad pidió prestado de un amigo una casa vacía que este tenía ahí, haciendo que el joven cancelara la reserva en el hotel y se mude a vivir con él.

Chi Yan le preguntó qué tipo de amigo era y si también era cazador de vampiros. El otro inventó casualmente una historia, diciendo que también es un cazador y que fue enviado a Europa en un viaje de negocios, por lo que la casa resultó estar vacía. Chi Yan no dudó de él. Después de todo, existía la Interpol en la sociedad humana. Sintió que el amigo de Ye Ying Zhi debía ser un poderoso cazador de vampiros.

Los dos pasaron los primeros tres días recorriendo los famosos lugares turísticos de Sidney y también probaron varios restaurantes reconocidos. Sin saberlo, el tiempo pasó volando y pronto fue el último día. Chi Yan reservó un vuelo de regreso a Sophus por la tarde y Ye Ying Zhi reservó un boleto en el mismo vuelo después de enterarse.

Como su vuelo de regreso fue por la tarde, Chi Yan no planeó una agenda apretada. Planeaba pasear cerca después de despertarse por la mañana y explorar Hyde Park y la Catedral de St. Mary después del almuerzo. Ye Ying Zhi lo escuchó hablar sobre su plan, sonrió y estuvo de acuerdo con la idea.

Volvía a ser un día nublado. Comenzó a lloviznar por la mañana después de que se despertaron y la lluvia se hizo más intensa durante el mediodía. Los dos hombres se refugiaron en un restaurante al costado de la carretera, almorzaron y esperaron a que la lluvia amainara.

Sin embargo, la lluvia no paró y ambos se mojaron un poco. Chi Yan y Ye Ying Zhi paseaban por Hyde Park bajo la llovizna. La iglesia y el parque estaban separados por una carretera. Parados en el costado del parque, pudieron ver claramente el magnífico contorno del edificio gótico bajo el cielo oscuro.

Los dos caminaron uno al lado del otro en el parque durante un rato. 

—Estoy un poco cansado y no estoy muy interesado en la iglesia. Me sentaré aquí y descansaré. Puedes ir y echar un vistazo. Envíame un mensaje cuando hayas terminado y te estaré esperando en la intersección —dijo Ye Ying Zhi mientras se sentaba en un banco debajo de un árbol.

Aunque el cazador de vampiros dijo que estaba cansado, en realidad no lo estaba. Ye Ying Zhi solía vivir en Europa y había visto iglesias de estilo occidental en todas partes. 

Pudo haber visto muchas iglesias más famosas. De hecho, es poco probable que esté interesado en visitar iglesias. Chi Yan asintió, comprendiendo. Pensó para sí mismo que había sido negligente al planificar el itinerario, y no tomó esto en consideración. 

Sacó su teléfono para comprobar la hora.

—Está bien, probablemente echaré un vistazo y debería terminar en quince minutos como máximo.

Ye Ying Zhi sonrió y asintió mientras se alejaba. Extendió su mano izquierda para sostener su barbilla y miró su espalda, pensando para sí mismo que, con suerte, Chi Yan no le pediría que se casaran en una iglesia. Si su amante quería que celebrara una boda por iglesia, se volvería loco. Podría tener que encontrar a alguien para construir una iglesia de vampiros en el acto.

No era domingo, así que no había mucha gente en la iglesia. Dentro reinaba el silencio. En los bancos del medio y de ambos lados, había gente rezando o recitando las escrituras. Un hombre vestido con una túnica de sacerdote estaba distribuyendo agua bendita a cada creyente.

La llama de una vela saltando ardía frente a una estatua. Chi Yan no se atrevió a hacer demasiado ruido, caminó silenciosamente a lo largo de la pared, mirando las tallas y vidrieras en las paredes. Entró por la puerta de la izquierda y dio la vuelta en círculo. Cuando caminó hacia la pared de la derecha, sacó su teléfono y lo miró. Habían pasado quince minutos y debía salir a encontrarse con Ye Ying Zhi.

Un voluntario que estaba distribuyendo agua bendita se acercó a él en ese momento y le ofreció una taza. 

—Esta es el agua bendita que fue consagrada delante del Señor —Habló en voz baja, dibujando una cruz en su pecho—. Que el Señor esté contigo.

Chi Yan estaba un poco perdido. Tomó el agua y agradeció. Pensó por un momento, tomó un sorbo, sonrió y asintió con la cabeza a la otra parte. No sabía mucho sobre estas etiquetas religiosas. Solo cantaba ‘Amitabha’ con las manos juntas cuando visitaba un templo para adorar a Buda. No sabía qué hacer en ese momento para no ser grosero.

La otra parte sonrió amablemente y se fue con la bandeja hacia la siguiente persona.

Chi Yan terminó el agua de la taza de un sorbo. Planeaba tirar el vaso de papel a la basura cuando saliera de la iglesia. Después de dos pasos, sintió un dolor repentino en el pecho y los latidos de su corazón de repente se volvieron anormalmente rápidos, como si saltaran de la cavidad torácica. Se tapó el pecho izquierdo, se detuvo y no se atrevió a caminar de nuevo. El latido continuo le dio la ilusión de que había crecido otro corazón en un instante; no, se sentía más como si hubiera innumerables corazones latiendo en su pecho.

Extendió su mano izquierda para sostener la pared de la izquierda, su conciencia gradualmente se volvió borrosa, su cuerpo se debilitó e involuntariamente se deslizó contra la pared. Vio al voluntario que repartía el agua bendita dejar la bandeja con asombro, y corrió hacia él nerviosamente, gritándole algo, tratando de levantarlo…

El cerebro de Chi Yan ya no podía procesar más información. Antes de que perdiera por completo el conocimiento, la última imagen que vio fue un hombre con un abrigo negro caminando hacia él desde la puerta, vistiendo un par de pantalones largos negros, el dobladillo del abrigo era pulcro, cuello pálido y delgado, labios de color rojo oscuro. y ojos negros profundos… Miró al hombre de abajo hacia arriba, trató de levantar la mano para alcanzarlo y gritó el nombre del otro en su corazón…

—… —Vagamente pronunció una sílaba y finalmente dejó caer la mano débilmente sobre su costado, cerrando los ojos. Su cabeza cayó sobre su hombro izquierdo débilmente, revelando su delgado cuello.

El hombre se acercó, se inclinó, lo abrazó suavemente, se levantó y se fue, como si nunca antes hubiera aparecido.

No fue hasta que su figura desapareció por completo durante mucho tiempo que el voluntario que estaba distribuyendo el agua bendita se recuperó. Miró el lado vacío, con una expresión un poco confusa. 

¿Lo de recién solo fue una ilusión? ¿No se acaba de desmayar alguien de repente? 

Hace un momento había pensado en llamar a primeros auxilios. Sacudió la cabeza y estaba a punto de alejarse. Mientras miraba hacia abajo, vio un vaso de papel blanco usado vacío, exactamente igual que los otros vasos en su bandeja, rodando por el suelo.

♦ ♦ ♦

De vuelta en Sophus, dentro de la mansión del príncipe Eymer, Gray vio al Príncipe ir apresurado al dormitorio del segundo piso sosteniendo al ser humano inconsciente. Estaba un poco sorprendido. Por lo que él sabía, ¿no se suponía que Su Alteza iría a su luna de miel por adelantado? ¿Por qué ahora… el humano se encuentra inconsciente? ¿Qué habrá pasado?

Siguió al príncipe Eymer al segundo piso para que Su Alteza Real pudiera darle órdenes en cualquier momento. El mayordomo se quedó con la cabeza gacha junto a la puerta del dormitorio, pensando por un momento y no pudo evitar decir: —Disculpe, Su Alteza, ¿cuál es la situación?

El Príncipe colocó suavemente al humano en sus brazos en el sofá, desató su abrigo y lo tiró en una silla al lado, se sentó junto al humano y comenzó a desatar los gemelos en la mano izquierda de su camisa. 

—Bebió el agua bendita consagrada en la iglesia ahí por error. El poder sagrado en el agua bendita trató de atacar los rastros de mi sangre que dejé en su cuerpo antes. Su cuerpo no pudo soportarlo y se desmayó —explicó con indiferencia.

Después de desabrocharse los gemelos, el príncipe vampiro se arremangó, se levantó, tomó el cuchillo plateado del escritorio y rápidamente se cortó la muñeca izquierda. La sangre brotó rápidamente de la herida. Puso su muñeca sangrante en la boca del humano, y al mismo tiempo bajó la cabeza y le dijo suavemente: —Sé bueno, bebe un poco, ya no será incómodo si bebes un poco.

Levantó la cabeza y miró a Gray, su expresión cambió de engatusar a serena en un instante. 

—Estamos bien aquí ahora.

La sangre incomparablemente brillante y fresca fluyó de la herida de la muñeca del príncipe vampiro, trayendo consigo un olor extremadamente oscuro y seductor. El humano en sus brazos parecía haber sido tentado y gradualmente se despertó de su coma. Sus ojos aún estaban borrosos, obviamente su conciencia aún no estaba clara.

Movió espontáneamente sus labios hacia la muñeca herida del Príncipe. Al principio fue lento, lamiendo tentativamente la sangre que fluía, pero pronto se sintió insatisfecho. Agarró el antebrazo del príncipe con ambas manos y le chupó la sangre con avidez.

El príncipe le acarició el cabello con indulgencia y sus ojos negros oscuros no tenían fondo. En ese momento, miró al ser humano chupando su sangre. Sus ojos estaban llenos de cantidades desbordantes de amor y cariño.

Las pupilas de Gray se dilataron por la sorpresa. No pudo evitar jadear. 

—Su sangre…

La sangre era la fuente de poder del clan de sangre y lo más importante para un vampiro. Cuán preciosa y poderosa sería la sangre del Príncipe Eymer… ni siquiera podía pensar en eso.

El Príncipe simplemente agitó su mano casualmente. 

—Está bien, puedes irte y cierra la puerta.

Gray vio al príncipe sentado en el sofá, poniendo al humano en sus brazos, sentándolo en su regazo. Debido al cambio de postura, su brazo izquierdo solo se alejó por un tiempo. El humano lo abrazó por el cuello y lo miró con un gemido de insatisfacción. Luego frotó su rostro con el suyo, luciendo como instando al dueño a alimentar al gatito agraviado.

El Príncipe rápidamente ofreció su brazo ensangrentado de nuevo y esperó hasta que el humano comenzó a succionar. Se inclinó hacia adelante y lo besó cariñosamente desde la parte inferior hasta el costado de su cuello, incluso en la parte posterior de la oreja.

—Sé bueno, bebe despacio, bebe todo lo que quieras, nadie peleará contigo… Es todo tuyo… —murmuró suavemente.

El mayordomo negó con la cabeza y cerró la puerta.

 

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *