¡¡Gotas~!! La historia de la Princesa de la Fragancia~ – Entreacto 2: Un plan especial escrito por el mago principal

Traducido por Ichigo

Editado por Dimah


En el centro de la sala estaba la dueña de la misma, la maga principal Cecily Tierney… Su apodo era “mentora” y daba la sensación de que miraba los documentos con sed de sangre. Un montón de libros se apilaban a ambos lados de ella como una jaula.

El aura espeluznante no encajaba con el hermoso clima de las primeras horas de la tarde que estábamos teniendo. Quiero que me deje en paz, pensé, pero no sabía qué me pasaría si lo decía en voz alta. Podría meterme en un aprieto: realmente no quería que eso sucediera. Por lo tanto, lo único que podía hacer era permanecer en silencio. Los otros magos probablemente no hablan por la misma razón. Sin embargo, no puedo estar seguro, ya que no puedo hablar.

El día antes de ayer, mi pequeña maestra, la señorita Cordelia, me dejó estas palabras antes de partir hacia el feudo: “Te dejo las cosas aquí, ¿de acuerdo?”. Posiblemente llegará al feudo mañana, pensé, pero en realidad deseaba ir con ella. Quería evitar quedarme en el ala de los magos. Al menos, será genial si el aura de este lugar vuelve a la normalidad, aunque sea temporal.

Parece que ahora se enfada por cualquier cosa.

Un grito repentino llenó la habitación.

—¡¡Lo hice!!

Cuando se me ocurrió pensar en una razón para recluirme en una habitación diferente. Se escuchó la voz de la mentora.

—¡Fufufu, es perfecto! Con esto, ¡podemos anunciar el plan del maestro…!

—Mentora, ¡parece que vas a colapsar antes de anunciar algo! Por favor, duerme. Tienes unas terribles bolsas en los ojos.

—Oh, sí, no he dormido porque es una pérdida de tiempo… Eso es, Ronnie. Ve a comprarme algo dulce de la tienda de caramelos de Clarie.

—¡¿Qué quieres decir con “Eso es”?!

¿Por qué me convirtieron en un recadero cuando le di un consejo a mi jefe? Esto no es razonable.

Pero la mentora me ordenó como si fuera algo natural.

—¿No vas a escuchar la petición de una chica bonita?

—La chica bonita es la nieta de la mentor… Gahh.

No dije nada; tenía una nieta de diez años, así que era más adecuado llamarla señorita que chica, aunque estuviera en un frenesí justo antes. Así que llamarla chica podría ser una grosería… había pensado, pero Mentora me estaba lanzando un montón de papeles por alguna razón. Me golpeó directamente en la cara. Duele. ¿Reforzó el papel para protegerlo, o para aumentar la potencia del ataque…? En cualquier caso, me duele la nariz.

—Esta vez es culpa de Ronnie.

—Sí, no deberías haber dicho eso.

Las hermanas magas, quienes estaban haciendo su trabajo, dijeron eso. ¿Por qué?

Pero, sabía que no tendría ningún aliado si expresaba mis opiniones. Así que, recogí el papel que fue arrojado. De todos modos, seré yo quien limpie después si lo dejan aquí. 

Entonces me fije en… ¿Qué es esta investigación?

—¿Plan para una bañera con calentador de agua automático…?

En resumen, era un proyecto para una bañera. Era una frase extraña, pero tranquila.

Pensé y leí el título en voz alta, entonces la mentora dijo: “Gracias por preguntar”, Sus ojos negros brillaban.

No, Mentora… Deberías dormir de verdad. Seguro te vas a derrumbar. Pero empezó a hablar con pasión.

—Me di cuenta de esto cuando probé el experimento de la señorita. Que, si queremos un buen resultado con las pruebas, primero necesitamos construir una instalación de baño.

—¿Perdón…?

—La sensación de flotar en la bañera es increíble. Al principio, me preguntaba por qué tenía que sumergirme en la bañera, pero el agua caliente es perfecta. Sin embargo, la gente no lo entenderá si se lo decimos sin una explicación previa. Así que leí artículos extranjeros para exponerlo mejor. Después, encontré un artículo de investigación que documentaba que los efectos térmicos del baño aumentan el metabolismo; eso es más importante que la belleza. Además, los efectos de la presión del agua tampoco se pasaron por alto. Así es… Cuanto más investigaba, más lamentaba no haber pensado en sumergirme en agua caliente hasta ahora. Aunque la sensación de remojo en sí misma es maravillosa, resultaba increíble añadir fragancias para despejar la mente. Nunca había pensado algo como “soy más joven que mi nieta”. Y, no puedo volver a cómo me bañaba antes… ¡Ya no puedo hacerlo!

—Es largo, así que, por favor, sólo cuéntame lo esencial.

—Así que… ¡En resumen, “la señorita es encantadora!” Quiero hacer algo así para la damita; no una bañera a la que sólo puede llamar “bowl”.

La mentora parecía engreída mientras tomaba un libro en la mano. Quería decirle: “En esta bañera caben cientos de personas”. Es imposible que algo de ese tamaño quepa dentro de la mansión, por muy grande que esta sea. ¿Quién entraría en una bañera así, diseñada como un templo? No, la mentora probablemente lo haría.

—¿De qué mundo es este baño? Es demasiado grande.

—Considero que esto aún no es suficiente, comparado con lo que hace la señorita… Bueno, el verdadero sería así de grande —respondió, y mostró algo que había dibujado.

Ya veo, si es esto, entonces sería más o menos del mismo tamaño que la casa de baños que usan los sirvientes… No podía decir algo así. Parecía al menos dos veces más grande que la casa de baños.

—¿Hay varias bañeras porque los efectos del agua en cada una son diferentes?

—Así es. Consideré que sería mejor así porque parece que la señorita ha pensado en un montón de ideas para añadir a la bañera, y no a todos les convienen las mismas cosas.

—Bueno, ciertamente tienes razón… Pero, ¿puedes hacer algo tan increíble para los sirvientes? ¿O es solo para el uso de la señorita?

—¿Qué estás diciendo? Esto es parte de las instalaciones de investigación. Los sirvientes son solo probadores. Es una contribución al experimento de la señorita. Es un equipo para eso… Y, quiero apelar al Maestro. Estoy diseñando una bonita bañera para el uso de la damita.

No, probablemente solo quería usar la bañera. Definitivamente. Su reclamo era poco razonable, pensé.

Pero la mentora posiblemente aparecerá con una excusa razonable para obtener la aprobación mientras espera que el maestro regrese.

O tal vez debería decir que seguramente ya había pensado en una explicación decente y solo estaba enterrada en una pila de documentos.

Sinceramente, no era razonable. Probablemente no estaba dudando porque no tenía ninguna desventaja hacia el maestro. A diferencia de mí, la mentora estaba en una posición molesta, así que posiblemente no hablaría tan activamente si no hubiera alguna ventaja para el maestro… Probablemente.

Sin embargo, sentía curiosidad, ya que la mentora se esforzaba tanto en la planificación. ¿Son tan buenas las bañeras? Un especialista en la calidad del agua habla maravillas de ellas. Es imposible no interesarse.

—Pero, ¿qué va a hacer con el presupuesto? ¿Cómo vas a recaudar fondos para el proyecto?

La mentora se rió cuando pregunté algo obvio.

Ah, esto, tengo un mal presentimiento.

—Aparte de la forma del baño… A decir verdad, ya había renunciado a conseguir el permiso para mejorar la calefacción del agua. Se utiliza para lavar la ropa; convertir el agua fría en agua caliente es más fácil mediante el uso de los dispositivos de calefacción del invernadero. Pero tú, estabas asignado a la señorita cuando pensé en pedir el desarrollo de dicho dispositivo, así que lo pospuse… Ronnie, te lo ordeno en nombre del mago jefe. Termina la investigación de desarrollo de este dispositivo para cuando el maestro y la señorita regresen.

—¿En serio…?

—Pero haré que vayas a comprar unos dulces antes de empezar.

Habló sin dudar; sí. No era tan fácil. En cambio, no sería demasiado tarde para empezar a lamentar el tiempo que uso para ir a comprar dulces. Pero, los ojos de la mentora no se reían. Mierda, ella habla en serio. 

—También es un experimento para mantener la fuerza de los sirvientes. Puedes hacerlo, ¿no es así, Ronnie?

¿Era el sí la única respuesta? No puedo; no tengo las agallas para decir eso. Aunque creo que puedo hacerlo si lo intento…

Me pregunto si ella hará un baño de hombres también…

Mis hombros cayeron, y una mano diabólica los palmeó.

—De todos modos, aquí. Esta es la lista de dulces. Ve a comprarlos.

Las hermanas se rieron y, en lugar de animarme, me entregaron la lista de recados… Sí, lo sé. Cuando llegué aquí por primera vez pensé: “Son preciosas”, pero no tardó ni medio día en desaparecer ese pensamiento. Sí. No voy a llorar. No me arrepiento de haber conseguido un trabajo en este lugar, y si tuviera que escoger, seguiría eligiendo trabajar aquí. 

Pero…, quería ir con la señorita después de todo. Trataré de negociar con ella directamente. 

Por cierto, las negociaciones de la mentora se resolvieron bastante rápido cuando el maestro regresó en un futuro cercano.

Ingenuo; eres demasiado ingenuo maestro. La miel y el azúcar no son suficientes para lo ingenuo que eres.[1]

Pero… Bueno, fui uno de los que habló ya que me quedé despierto toda la noche terminando lo que la mentora me asignó porque pensé que haría feliz a la señorita. 


[1] Usan dulces para describirlo… como si fuera demasiado blando.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.