Prevenir un Harem – Capítulo 90: Dios Masculino ¡Cásate conmigo!

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


En esta hermosa y temprana mañana, donde no tenía que ir a la escuela o al trabajo, Ye Zhizhou, profundamente dormido, fue despertado por el timbre de su teléfono. Palpó adormilado, pero lo que encontró fue una mano delgada y fuerte.

—¿Te despertó el ruido?

Su cara fue besada y luego el teléfono dejó de sonar. Luchó por despertarse, pero el sueño era demasiado fuerte, la manta demasiado suave, el sonido de la respiración de su amante demasiado agradable. Se movió un poco antes de volver a dormirse.

Cen Yuebai levantó la cabeza con la mano y miró a Ye Zhizhou, sus ojos inconscientemente se llenaron de rastros de diversión. Cuando el teléfono celular silenciado se iluminó nuevamente, lo miró y vio las dos palabras “Shen Zixia” en el identificador de llamadas. Entrecerró los ojos, rechazó la llamada y envió un mensaje de texto.

-Él se queda conmigo.- El rostro de Shen Zixia se puso rígido después de leer el texto y luego golpeó con fuerza la almohada del sofá varias veces.

—Hermano mayor, ¿qué pasa? —Shen Mengxi salió con el desayuno y preguntó con curiosidad—: ¿El segundo hermano estaba llamando? ¿Cuándo regresa?

—No volverá. —Shen Zixia se levantó con una expresión sombría y fue a ayudarla a poner los platos en la mesa—. Zihao tiene algo que hacer. Él va a vivir con Cen Yuebai por el momento.

—¿Vivir con la segunda cuñada? —Shen Mengxi de repente sonrió—. Entonces, tengo que preparar algunas cosas para el segundo hermano… ¡Iré a comprarlo ahora! —Después de decir esto, se giró directamente para correr escaleras arriba, ya que no quería desayunar más.

Shen Zixia la vio subir y respiró hondo. Su teléfono sonó de repente y miró el identificador de llamadas. Al ver que era Su Yu, ¡colgó directamente con una expresión oscura! Mientras tomaba un sorbo de su café, su teléfono volvió a sonar. Estaba furioso. Cuando levantó el teléfono, gritó: —¿Eres un cobarde o algo así? Si quieres perseguir, entonces puedes perseguir. Deja de jugar con estas formas indirectas. ¡No soy tan libre como tú!

La persona del otro lado se quedó en silencio por un momento antes de que apareciera la voz única de Yin Feiyu.

—Beba más té de crisantemo si sufre de calor interno excesivo.

Shen Zixia se congeló. Miró la pantalla del teléfono celular y confirmó que la persona que llamaba no era Su Yu, sino Yin Feiyu. Se limpió la cara con tristeza, volvió a colocar el teléfono en la oreja y preguntó: —¿Por qué estás llamando?

—No puedo comunicarme con los teléfonos de Cen Yuebai y Shen Zihao. —Yin Feiyu miró a Fan Lang acostado en la cama del hospital, su alma se estaba oscureciendo rápidamente. Simpatizaba con él y lo odiaba—. Haz que vengan al hospital. El alma de Fan Lang se está oscureciendo.

Yin Feiyu colgó justo después de decir eso, y Shen Zixia bebió con tristeza el resto del amargo café negro que sostenía.

Era la hora del almuerzo cuando Ye Zhizhou y Cen Yuebai llegaron al hospital. Yin Feiyu estaba actualmente mirando la puerta de la sala de Fan Lang y mordisqueando un sándwich. Cuando los vio venir, dijo directamente: —Fan Lang tuvo un día normal ayer. Fue a rehabilitación, tomó su medicina, leyó un libro y luego tomó una siesta por la tarde. Parecía que el alma invasora en su cuerpo no notó la matriz fuera de la habitación. Sin embargo, cuando vine a revisar la habitación más tarde esa noche, la situación cambió. Su alma rápidamente comenzó a oscurecerse, y más de la mitad se volvió negra. Entra y echa un vistazo.

Cuando terminó de comer el último bocado de su sándwich, sacó una toallita húmeda de su bolsillo y se limpió las manos. Empujó la puerta para abrirla.

—Después de que mi abuelo se enteró de esto, insistió en que debía ayudarte. Tch, ustedes tuvieron suerte.

—Gracias. —Tener un tercer ojo hizo las cosas mucho más fáciles. Cen Yuebai fue muy generoso con su agradecimiento.

Ye Zhizhou también le agradeció y luego corrió a la habitación para verificar el estado de Fan Lang. Frunció el ceño.

—¿Él no se ha despertado en absoluto hoy?

—No. —Yin Feiyu abrió el cuadro de registro, lo miró y calculó el tiempo. Ha estado durmiendo durante más de diez horas.

—Una vez que la fusión del alma ha llegado a la mitad, el alma invasora puede controlar el cuerpo de Fan Lang. Probablemente no fue la conciencia de Fan Lang la que se comportó normalmente ayer. Ha descubierto la matriz fuera de la habitación y el alma invasora se encuentra en una situación desesperada.

La expresión de Cen Yuebai se volvió pesada después de verificar la situación. Rápidamente sacó varios talismanes de papel y los dobló. Luego, los colgó alrededor del lecho del enfermo de acuerdo con los cinco elementos y miró a Ye Zhizhou.

—¿Tienes el número de Zhang Lin y Cao Yu? Diles que vengan aquí.

Ye Zhizhou rápidamente sacó su teléfono, mientras los llamaba, preguntó: —¿Por qué quieres que vengan?

—Llamando al alma. Fueron las últimas personas con Fan Lang cuando el alma invasora comenzó a fusionarse con su alma. Los tres crecieron juntos y cumplen las condiciones para recuperar el alma. —Cen Yuebai explicó brevemente y luego sacó una pila de talismanes de papel para doblar—. Tenemos que ser rápidos. Una vez que se complete la fusión del alma, ya no podremos separar a Fan Lang del alma invasora.

Zhang Lin y Cao Yu llegaron muy rápido, ambos con expresiones confundidas. Ye Zhizhou explicó brevemente la situación y luego los empujó hacia el lecho del enfermo.

—¿Qué es la fusión del alma? ¿Qué hacen chicos? —Zhang Lin se impacientó y extendió una mano para quitar el talismán de papel que colgaba junto a la cama del enfermo—. ¿Y para qué es todo esto? ¿Por qué están siendo tan misteriosos?

—No toques. —Ye Zhizhou se adelantó para retirar la mano de Zhang Lin y dijo con voz profunda—: Si quieres que tu hermano nunca regrese, continúa cortejando el desastre.

Zhang Lin todavía le tenía miedo. Retiró la mano cuando escuchó las palabras de Ye Zhizhou y solo pudo contener sus maldiciones.

Si no cooperaban sinceramente, sería inútil obligarlos a ayudar a recuperar el alma. Ye Zhizhou lo pensó y preguntó: —Tongtian, ¿hay alguna forma de abrir el tercer ojo de estas dos personas temporalmente? Solo para dejarles ver la situación de fusión del alma.

[¿Quieres recibir el talismán Tong Shen como recompensa de la tarea antes de tiempo? ]

¿Tong Shen talismán? ¿Sentir algo como si le pasara a uno mismo? Rápidamente seleccionó sí en su mente y el pequeño espejo escupió un talismán negro y tres dorados. Los sacó de su bolsillo y revisó su uso. Luego, subió y colocó el talismán negro en Yin Feiyu y dos talismanes dorados en Zhang Lin y Cao Yu respectivamente. Después de dudar un poco, se pegó el último talismán de oro y explicó rápidamente: —Este es el talismán de Tong Shen, no lo arranques. ¡Zhang Lin y Cao Yu, miren cuidadosamente a Fan Lang en la cama y díganos si quieren salvarlo o no!

Cuando Yin Feiyu escuchó sus palabras, retiró la mano que se extendía hacia el talismán y no se movió en absoluto. El cuerpo de Cen Yuebai se puso rígido, se detuvo en medio de colgar más talismanes alrededor del lecho del enfermo y miró el talismán dorado pegado en Ye Zhizhou.

Zhang Lin y Cao Yu estaban desconcertados por el talismán pegado a ellos y giraron la cabeza para interrogarlo, pero se sorprendieron por las repentinas sombras oscuras frente a ellos.

—¿Q-qué son estas sombras oscuras?

—Esas son vuestras almas. Copié temporalmente el tercer ojo del Dr. Yin en ustedes.

Ye Zhizhou les explicó el poder del tercer ojo y luego miró al lado de la cama para mirar a Cen Yuebai. Había una sombra translúcida en el cuerpo de todos. Zhang Lin era gris caótico, Cao Yu era marrón oscuro, Yin Feiyu era un amarillo cálido y brillante, y Cen Yuebai…

—Xiao Zhou. —Cen Yuebai lo llamó en voz baja, se acercó y le cubrió los ojos—. No mires.

—Por qué… —La tez de Ye Zhizhou palideció. Levantó la mano para apartar la mano de Cen Yuebai, sujetándola, temblando—. Por qué…. ¿No tienes una…?

Era una pizarra en blanco… no había nada. ¿Cómo podría ser posible? ¿Cómo podría un humano no tener alma?

Yin Feiyu los miró y luego caminó en silencio hacia adelante. Le explicó toda la historia a Zhang Lin, que todavía gritaba de miedo, y a Cao Yu, sorprendido. En pocas palabras, calmó a Zhang Lin.

Cen Yuebai lo abrazó y besó su frente.

—Está bien… De hecho, está ahí. Es solo que no puedes verlo.

—Pero…

—Es transparente. —Cen Yuebai se acarició la cara y dijo con una sonrisa—: ¿Cómo puede una persona no tener alma? Es que soy especial y nací con un alma transparente. Uno de los buenos amigos de mi Maestro también tiene su tercer ojo. Me lo ha comprobado. No hay problema.

—¿De verdad? —Los ojos de Ye Zhizhou estaban llenos de esperanza—. ¿Se normalizará gradualmente en el futuro? ¿Esto te hace daño de alguna manera?

—No hay daño. El color de mi alma probablemente se volverá normal una vez que se eliminen las consecuencias del asesinato. —Cen Yuebai una vez más lo abrazó y en silencio quitó el talismán de su cuerpo—. No te preocupes. Como puedes ver, estoy bien.

Todas las sombras desaparecieron. Ye Zhizhou apretó con más fuerza la mano que lo abrazaba y se obligó a relajarse. ¿Era… era realmente que no podía verlo?

Yin Feiyu volvió la cabeza para mirarlos. Sus ojos se encontraron con los de Cen Yuebai. Después de mirarlo por un momento, apartó la mirada con indiferencia. ¿Transparente? Qué asombroso era, inventando este tipo de excusa.

Levantó la mano y se arrancó el talismán de su cuerpo y luego, impotente, se subió las gafas. Las personas enamoradas, no solo bajan su coeficiente intelectual, sino que incluso sus ojos se vuelven ciegos.

Después de ver las cosas misteriosas con sus propios ojos y escuchar la explicación detallada, la actitud de Zhang Lin y Cao Yu se volvió más cautelosa y seria. Aunque tuvieron una gran pelea con Fan Lang, que casi los separa, crecieron juntos y se tienen afecto. Cuando supieran que su hermano estaba en peligro, por supuesto, ¡lo ayudarían! Escucharon las instrucciones de Cen Yuebai, se cortaron los dedos y los presionaron sobre un gran talismán de papel rojo. Luego, cerraron los ojos y comenzaron a recordar los días en que salían a jugar con Fan Lang.

Yin Feiyu y Ye Zhizhou se retiraron a la esquina de la habitación, haciendo todo lo posible para no molestarlos.

No sucedió nada que sacudiera el mundo. Después de que el talismán que colgaba junto a la cama del enfermo se sacudiera varias veces, Yin Feiyu, que estaba observando de cerca la situación, abrió el cuadro de registro y comenzó a garabatear en él. -El color negro ha retrocedido un poco. Está a salvo por ahora.-

Cen Yuebai quemó el talismán de papel en su mano y luego asintió hacia Zhang Lin y Cao Yu.

Zhang Lin se derrumbó directamente en el suelo, con el rostro lleno de miedo.

—Justo ahora, estaba un poco nervioso. Algunos recuerdos que no me pertenecían aparecieron en mi mente. ¿Qué está sucediendo?

—Es la memoria del alma invasora. —Cen Yuebai explicó con calma mientras comenzaba a limpiar los talismanes de papel alrededor de la cama del enfermo—. Llamar al alma debe repetirse muchas veces, ustedes deben prepararse mentalmente. No corras estos días y ten cuidado de no infectarte con cosas inmundas.

El enfoque de Ye Zhizhou estaba en la oración anterior de Zhang Lin, por lo que se acercó para preguntar: —¿Qué viste en esos recuerdos invasivos?

—Vi a dos niños pequeños jugando juntos. —Zhang Lin se levantó con una mirada algo avergonzada—. También vi lo que hicieron cuando crecieron… ugh… —Recientemente, su corazón recto ha sufrido mucho.

—Fuego. —Cao Yu de repente abrió la boca con una cara pálida y miró a Ye Zhizhou con ojos aterrorizados. Inconscientemente tembló—. Hubo un gran incendio, la casa… Todavía había gente en la casa… Alguien estaba parado afuera de la casa riéndose.

Ye Zhizhou se sobresaltó. Volvió a pensar en la información que había encontrado anteriormente y preguntó con seriedad: —¿Dijiste que alguien estaba parado afuera de la casa, riéndose?

—Sí, escuché que alguien lo llamaba Xiao Tao…

¿Xiao Tao? El nombre del alma invasora era Luo Tao y el gran fuego… No pudo evitar apretar el puño cuando el sudor frío apareció en su espalda.

El nombre del gran jefe era Yuan Chang. Vivió una vida miserable cuando era un niño. Su madre murió temprano. Su padre era aficionado a los juegos de azar y la violencia doméstica. El temperamento de su abuela era muy malo debido a su enfermedad… En su segundo año de secundaria, su padre y su abuela volcaron accidentalmente la olla de aceite y prendieron fuego a la casa mientras discutían, resultando en que los quemaran vivos en casa… La abuela de Yuan Chang una vez compró un seguro para ella y su hijo. Después de su muerte, Yuan Chang recibió una gran cantidad de dinero del seguro. Fue con este dinero que él y Luo Tao, cuyos padres murieron temprano, completaron su educación universitaria.

—¿Qué pasa? —Cen Yuebai se adelantó y lo abrazó.

—Yuebai. —Ye Zhizhou ordenó sus pensamientos, giró la cabeza para mirarlo y dijo—: Creo que tenemos que ir a buscar a Yuan Chang.

Originalmente, primero iba a separar el alma invasora y estabilizar a Fan Lang antes de lidiar con el gran jefe, pero ahora… Quien haya colgado la campana en el cuello del tigre debe desatarla, Yuan Chang probablemente no sea inocente. Este viejo rencor, es mejor si deja que los involucrados lo resuelvan ellos mismos.

Yuan Chang y su esposa se mudaron a otra ciudad hace unos años. Cen Yuebai tuvo que observar a Fan Lang en el hospital y vigilar el progreso de la fusión del alma. Ye Zhizhou solo podía ir solo para encontrar a Yuan Chang.

—Haz que Shen Zixia te acompañe. —Cen Yuebai se sintió un poco incómodo.

—No hay necesidad. —Sacudió la cabeza y metió las cosas que necesitaba traer en su espacio—. No quiero dejar que el hermano mayor se involucre en estas cosas otra vez.

En la trama original, Shen Zixia y Su Yu desperdiciaron toda su vida al lado del protagonista. No vivieron una buena vida. Ahora que los dos han regresado a una vida normal, es mejor no involucrarlos nuevamente con Fan Lang.

Cen Yuebai se quitó las cuentas de Buda de la muñeca, tiró de la mano de Ye Zhizhou y se la puso. Lo abrazó.

—Vuelve temprano.

Tocó las cálidas cuentas de Buda en su muñeca, abrazó a Cen Yuebai y asintió suavemente.

—Sí.

Un día después, Ye Zhizhou pisó solo una ciudad desconocida.

A las ocho de la noche, fue a la casa de Yuan Chang y tocó el timbre. La puerta fue abierta por una mujer sonriente con una apariencia brillante. Ella tenía unos 30 años. Se quedó atónita cuando vio a Ye Zhizhou afuera de la puerta. Ella preguntó con duda: —Disculpe, señor…

—Xia Xiang. —Ye Zhizhou interrumpió sus palabras y sacó una foto de su bolsillo, agitándola frente a ella—. Si no quieres que tu hijo y tu hija mueran, dile a Yuan Chang que salga y ambos me acompañen a alguna parte.

La imagen mostraba el lugar de enterramiento de Luo Tao. La tez de Xia Xiang cambió mucho después de ver esto. Se volvió para cerrar la puerta.

—Parece que vas a ver morir tanto a tu hijo como a tu hija. —Ye Zhizhou no se sorprendió por su reacción. Volvió a guardar la foto en su bolsillo y dijo con indiferencia—: ¿O tal vez prefieres que la policía te invite a salir?

Xia Xiang detuvo su acción de cerrar la puerta, mirándolo con miedo. Bajó la voz y espetó.

—¡Por ​​mucho que quieras, te lo daré! No perturbes mi vida.

Como era de esperar, el estilo de una dama rica. Tarareó y se rio, sacando su teléfono celular para marcar el número de teléfono de Yuan Chang. Vio que sus ojos se ensanchaban gradualmente.

—Luo Tao ya está muerto. Su cuerpo está enterrado en el bosque a las afueras de la ciudad B. ¿Quieres saber quién lo mató? Ven a la puerta.

—Tú… —El rostro de Xia Xiang se puso pálido y su cuerpo tembló de rabia—. ¿Cómo tienes el número de teléfono de mi esposo? —Mientras decía esto, parecía haber pensado en algo y cerró la puerta con fuerza.

Ye Zhizhou levantó la mano para mirar su reloj. 36 segundos después, la puerta se abrió y Yuan Chang, alto y de aspecto inteligente, salió corriendo con una expresión retorcida. Sus ojos rápidamente se fijaron en él. Se acercó y preguntó: —¿Fuiste tú quien llamó? ¡Me estás mintiendo, verdad! Xiao Tao se ha ido al extranjero… ¡Por qué no hablas! ¡Dime, cómo podría estar muerto Xiao Tao!

—¡Yuan Chang! —Xia Xiang salió corriendo para tirar de él y comenzó a arrastrarlo de regreso a la casa—. ¡Este hombre es un loco! ¿Cómo puedes creer sus locas palabras? ¡Después de todos estos años de matrimonio, todavía no puedes olvidar a Luo Tao y vivir en paz! ¡Cómo me estás tomando!

—El fuego y la muerte de Luo Tao. —Ye Zhizhou los miró con ojos fríos. Notó la pequeña figura detrás de la puerta por el rabillo del ojo. Rápidamente relajó su expresión y dijo en voz baja—: Ninguno de ustedes está limpio, pero los niños son inocentes. Entonces, ¿vas a seguirme obedientemente o voy a decir tus crímenes directamente frente a tus hijos?

La voz aguda de Xia Xiang se detuvo abruptamente, y la mirada de Yuan Chang se volvió bruscamente para mirarlo.

—Papá, mamá… No peleen, la hermana está llorando… —Un niño pequeño corrió desde detrás de la puerta, agarró las piernas de sus pantalones y tiró suavemente—. La hermana está llorando, tiene hambre…

Los labios de Xia Xiang temblaron varias veces. De repente, se cubrió la cara y se agachó para abrazar al niño. Empezó a llorar.

—No lo digas… Por favor, no lo digas, los niños son inocentes… Te lo ruego… Te acompaño. Por favor no lo digas…

La nuez de Adán de Yuan Chang se movió y apretó el puño.

—Después de que acomodemos a los niños… iré contigo.

[La probabilidad de que Yuan Wei, Yuan Yao y el protagonista se enamoren se ha reducido al 50%, que el anfitrión persista en sus esfuerzos.]

Ye Zhizhou miró el aviso del sistema, su mirada se posó en el niño en los brazos de Xia Xiang y un rastro de ansiedad brilló en sus ojos. Con tal par de padres, ¿qué deberían hacer estos dos niños en el futuro?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.