Prometida peligrosa – Capítulo 18

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Mi nombre es Reinhart Kloud, el subdirector del Ministerio del Interior. Es un honor verla.

El hombre que estaba al frente se inclinó levemente. Su traje formal estaba pulcro y parecía tener unos treinta años. Si fuera el segundo chambelán de la familia imperial, sin duda sería un alto noble con el título de conde o superior.

—Mi nombre es Marianne.

Ella respondió mientras sostenía el dobladillo de su vestido y doblaba ligeramente las rodillas.

No mencionó a propósito que era la hija de la familia Kling porque sintió que no era necesario revelar su identidad cuando no sabía si él era un aliado o un enemigo.

Tampoco utilizó el título honorífico de Dama, asumiendo que podría ser la hija de un conde.

Sin embargo, usó un lenguaje muy educado. Como siempre había estado acostumbrada a un buen trato, no creía que su comportamiento fuera sospechoso.

—He arreglado apresuradamente el alojamiento para usted por orden urgente del emperador hoy, por lo que es posible que falten muchas cosas aquí. Tan pronto como amanezca mañana, permítame realizar algunas comprobaciones de mantenimiento. Por favor, comprenda hasta entonces.

—Gracias por cuidarme.

—Lo siento, pero no puedo quedarme en esta mansión todo el tiempo debido a mi otro deber. Si necesita algo, hágamelo saber a través de la condesa Reinhart, la doncella jefe temporal.

La mujer, que parecía tener su edad, avanzó dos pasos. Su elegante vestido mostraba las últimas tendencias de la capital. Aunque tenía una sonrisa gentil, parecía engreída.

—Soy Charlotte. Puede llamarme cómodamente.

—Espero estar en buenas manos, señora Charlotte.

La señora Charlotte pareció un poco perpleja por eso, pero sonrió en poco tiempo.

—Entonces volveré. Que tenga una noche relajante.

—Yo también tengo que ir por un asunto urgente. ¡No se preocupe, volveré mañana!

Kloud y Colin se despidieron uno a uno y volvieron al carruaje en el que viajaba Marianne. No tuvo tiempo de preguntarles por qué la trajeron aquí. Aparte de Kloud, Colin casi se escapó, de lo que se dio cuenta poco después cuando el carruaje desaparecía en la distancia.

—¿Están los dos atrás en el mismo grupo?

La señora Charlotte cambió de tema. Las personas a las que señaló eran Cordelli e Iric, de pie detrás de ella.

—Sí, son mi guardaespaldas y mi criada. Este es Iric y esta es Cordelli.

—Encantada de conoceros. Señorita Cordeli, puedes usar una pequeña habitación al lado del dormitorio en el segundo piso del edificio principal. Sir Iric, puedes usar la habitación de los caballeros en el anexo.

—¿No podemos quedarnos en el edificio principal?

Iric, que había estado callado hasta ahora, abrió la boca por primera vez.

—¿Por qué? ¿Estás preocupado por la dama?

—Bueno, si estoy cerca de ella, es más fácil para mí hacer frente a cualquier contingencia.

—Todos los guardias de seguridad aquí en la mansión Elior son miembros regulares de los Caballeros Imperiales.

—Sé eso.

La severa respuesta de Iric sonó helada. Cuando Marianne se dio la vuelta para apaciguarlo, la criada principal se rio.

—Oh, es un caballero muy leal. Bueno. Puede usar la habitación del extremo derecho en el tercer piso del edificio principal. Como insistes, hay que tener en cuenta que la habitación no se limpió.

—Gracias.

Iric se inclinó ante ella. La señora Charlotte seleccionó a dos doncellas para que acompañaran a Cordelli e Iric a sus habitaciones.

Marianne la siguió hasta el dormitorio del segundo piso. La habitación estaba limpia y ordenada. Después de ver a las sirvientas desempacar sus paquetes por un tiempo, la jefa de limpieza salió de la habitación diciendo que le mostraría a Marianne la mansión mañana.

Ya era tarde en la noche. Marianne simplemente se lavó con agua tibia y se acostó de inmediato. Las mantas y la cama mullidas eran muy cómodas, en comparación con las de su posada anterior. Miró hacia atrás a su día, frotándose los ojos somnolientos.

¿Por qué me trajeron a esta mansión entre las demás? Si alguien viene a quedarse aquí de repente, seguramente atraerá la atención de otras personas aquí. ¿Hizo el emperador algo que pudiera despertar las sospechas de otras personas? No haría esto de forma imprudente. ¿No es mejor anunciar nuestra boda lo más tarde posible? Necesito más práctica para tentar a Ober. ¿Mi padre está bien? Se sorprenderá al descubrir que me voy a casar con el emperador. Me gustaría reunirme con él lo antes posible para informarle. Si Sir Colin viene aquí mañana, espero que me permita pedirle que organice rápidamente mi reunión con mi padre…

Como estaba realmente cansada, se quedó dormida en poco tiempo.

♦ ♦ ♦

Cuando se despertó, era justo antes del mediodía de la mañana siguiente. En parte porque la manta era muy cómoda, y en parte porque estaba demasiado cansada, parecía haberse quedado dormida.

Tiró de la cuerda conectada con la campana de plata mientras miraba el sol brillando débilmente a través de las cortinas.

—¿Está despierta, señorita? Buenos días. ¡Oh, no, ya es tarde!

Cordelli la saludó con voz alegre. Mientras las otras criadas llamaban a los sirvientes para que prepararan el agua para el baño y la ropa, Cordelli puso una taza de té caliente y un papel en la mesita de té junto a la cama.

—La señora Charlotte preparó el té en persona. Espero que le guste.

Marianne, apoyada en la cama, alcanzó la taza de té. Sostenía una taza de jazmín fresco en la mano derecha. Después de beberlo, sintió que la temperatura era la adecuada y que el agua del té estaba limpia.

Sintiéndose bien, desdobló un montón de papel sobre la mesa de té con la mano izquierda. Era un boletín imperial emitido esta mañana. Quizás fue entregado por la señora Charlotte por cortesía, pero lo encontró muy útil. Desde que decidió hacer un trato con el emperador, tenía que mantenerse al tanto de las noticias imperiales.

Mientras Marianne leía tranquilamente el título del boletín y los anuncios clave, estuvo a punto de escupir el té en la boca.

—Señorita, ¿está bien?

Cuando se atragantó con el té, Cordelli rápidamente tomó su taza de té y le dio unos golpecitos en la espalda con ansiedad. Mientras tosía como si no pudiera respirar correctamente, no apartó los ojos del título.

¡Qué locura es esto!

En lugar de gritar, Marianne siguió tosiendo hasta que salieron las lágrimas. Habría tenido ganas de llorar incluso si no se hubiera atragantado con el té.

Recordó haberle dicho a Colin anoche que quería ver a su padre lo antes posible antes de que se anunciara al público la noticia de su boda, diciendo que su padre no sabía nada al respecto. Sabía que Colin respondió claramente que lo pensaría.

—¡Me dijiste que lo pensarías! ¡Mentiste! ¡Qué tramposo!

Marianne gritó fuerte antes de dejar de toser.

Quienes la miraban ansiosos detrás de Cordelli la miraron con expresión de sorpresa, pero a ella no le importó.

Al final, Cordelli los dejó salir rápidamente de la habitación y la consoló.

—Por favor cálmese. Solo relájese y mírese. Sus manos tiemblan violentamente. Si sujeta el papel con fuerza, se lastimará. Ábralo lentamente.

Le temblaban las yemas de los dedos que arrugaban el boletín, y estaban tan pálidos.

Abrió lentamente la mano, siguiendo el consejo de Cordeli. Varias marcas de colores eran claramente visibles en la palma de su mano.

—Dios mío… ¿No le duele?

Cordelli tomó una toallita empapada en agua y se secó suavemente la palma. Ella sopló el calor en su palma y negó con la cabeza.

— Por cierto, ¿qué quiere decir con el tramposo? ¿Quién se atreve a engañarle?

—Ya…

—¡Es un tonto! Dígame quién es. Déjeme informar a Sir Iric sobre esto de inmediato.

—No tienes que hacerlo.

—¿Por qué? ¿Ese ladrón es mucho mejor en esgrima que Sir Iric?

Bueno, no lo sé, pero puede traer docenas o incluso cientos de caballeros tan buenos como Iric, murmuró para sí misma.

Pero no pudo decírselo a Cordelli y se mordió los labios. No temblaba tanto como antes, pero su sensación de traición seguía ahí. Ella no podía soportarlo.

Aunque no conocía exactamente su impacto para el emperador, era un trato peligroso para ella. Llegó a la capital después de engañar no solo a Ober, sino también a los residentes de la mansión, a sus amigos e incluso a su padre. Entonces no podía estar más desesperada. Lo había apostado todo en el trato. Las cosas no salieron según lo planeado y ahora se encontraba en una situación en la que tenía que casarse con el emperador. Mientras pudiera salvar a su padre y derrotar a Ober, sin embargo, estaba dispuesta a arriesgar cualquier cosa. No importaba lo que le sucediera, sentía que las cosas saldrían mejor para ella que morir. Pero se detuvo un momento y pensó para sí misma.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *