Querida “amiga” – Capítulo 13: Pies torpes

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


— ¿Qué fue lo que acabas de…?

Afortunadamente, la música suave comenzó a llenar el pasillo. No perdí la oportunidad de levantar mi brazo derecho y entrelazar mis dedos con sus dedos izquierdos. Puse mi otra mano en su hombro.

Xavier tampoco presionó más. En cambio, lentamente, comenzó a bailar. No mucho después, sin embargo…

— ¡Ah!

Una voz adolorida hizo eco en mis oídos. Entré en pánico y me disculpé.

—Oh no…lo siento mucho, alteza —tartamudeé.

—Todo está bien.

No parecía estar bien, sin embargo, y para ser honesta, yo tampoco estaba particularmente bien. Me acabo de dar cuenta que desde que llegué a este lugar, no he bailado ni una sola vez.

Ah, estoy en problemas.

♦ ♦ ♦

— ¿Ella no sabe bailar? ¡Sigue pisando los pies de Su Alteza!

—Oh, por todos los cielos…me pregunto si su pie estará bien. Ser pisado una vez ya es doloroso…

— ¡Comencé a contar por curiosidad, y ya lo han pisado doce veces!

— ¿Tantas? ¡Realmente, espero que no le rompa algún hueso!

— ¿Por qué demonios está actuando así? Se le ha concedido el honor de bailar con el Príncipe Heredero. ¡Ni siquiera estar con la mejor bailarina de la tierra podría compararse!

— ¿Podría ser que ella está haciendo eso a propósito para dejar una impresión en Su Alteza?

De ninguna manera. A menos que este hombre sea masoquista, ¿por qué alguna vez se impresionaría con una chica que lo pisó una docena de veces durante un baile?

No solo eso, sino que estoy a punto de pisarlo una vez más.

Oh, tal vez, una terrible impresión, sí, eso es lo único que puedo lograr…

—Su Alteza…

Decidí ser sincera.

Así es. Como persona, debería valorar la honestidad. Después de todo, creo sinceramente que continuaré pisando los pies de este hombre…

Mi pie golpeó contra el suyo una vez más. Ah, vaya.

— ¿Qué, qué sucede? —Preguntó Xavier.

Casi podía sentir el dolor que intentaba reprimir en su voz, realmente, comencé a sentirme mal. ¿Cómo demonios se supone que debo explicarme? Se sentía como si la cantidad de cosas que debo explicar crece a medida que estamos cerca. Continué sin dudarlo.

—Tengo algo que confesar.

— ¡Urgh! ¿Una…una confesión? —Preguntó.

—Sí.

— ¿Qué clase de confesión estás tratando de hacer en esta situación?

—No, su alteza. Debo confesar ahora mismo.

Interrumpí firmemente a Xavier y, accidentalmente, pisé su pie una vez más.

Dios, eso debe doler como el infierno. No hubiera usado tacones si hubiera sabido que sucedería esto…

La frente de Xavier se arrugó.

—No, no estoy seguro de qué clase de confesión sea, pero ¿no puede esperar?

—No, su alteza. Debo decirlo ahora.

— ¿Qué demonios es?

Por ahora, también debe haberse dado cuenta de la seriedad del asunto.

Contuve el aliento y expresé.

—En realidad no se bailar.

— ¿Qué?

La sangre se esfumó del rostro ya pálido de Xavier. Una ola de culpa me invadió. Este hombre debe haber esperado a una dama de clase alta que estuviera bien versada en el baile. Me sentí increíblemente mal por romper sus expectativas.

No, espera. ¿No es suficiente haber pisado su pie diez, catorce veces, para ser exactos, durante este corto tiempo, es más que suficiente para que se dé cuenta de que soy una bailarina terrible?

—Debes haberlo notado, pero…no se bailar —repetí.

—Querida La… ¡gah!

Nuevamente, pisé su pie. ¿Su pie estará realmente bien después de este baile?

Aunque Mariestella es pequeña, sostuve todo mi peso sobre mis pies. No hay forma de que este bien.

Sintiéndome realmente mal, me disculpé con lágrimas en los ojos.

— ¡Lo siento, alteza! Debería haberte dicho antes, pero también acabo de recordar…

—Supongo que esa es una pregunta que debería haber hecho antes mi lady. ¿Realmente, esperas que crea eso, lady Mariestella?

Por supuesto, para este hombre, no, para todos los que están aquí, esto sería absolutamente increíble. Seguí bailando con la mirada en el piso en símbolo de derrota. Sin embargo, este no es un juego de buscaminas. Incluso si tuviera que bailar mientras miro al piso, si mi compañero movía su pie hacia donde estaba a punto de pararme, no tenía sentido.

Después de ser pisado una vez más, la paciencia de Xavier finalmente pareció haberse agotado.

—Lady Mariestella —dijo.

— ¿Sí, su Alteza? —La culpable soy yo, lo admití internamente, mientras respondo con tristeza. Xavier continuó, pareciendo algo resuelto.

—Creo que esta es la única forma de mantener mis pies seguros.

— ¿Qué está…? ¡Wah!

De repente, sentí que mi cuerpo se levantaba del suelo. Por primera vez, en mucho tiempo, volví a mirar a este hombre.

Mi cerebro pensó inútilmente, que él es demasiado apuesto, tanto que no importa si lo miras desde arriba como desde abajo. De hecho, mirarlo desde arriba, una vez más, me recordó lo definido que es el puente de su nariz. Era un eufemismo compararlo con una estatua.

En ese momento, un aliento cálido y desconocido me hizo cosquillas en la oreja.

—Me moveré, mi señora. Por favor, quédate parada sobre mis pies.

Um… ¿me está pidiendo que me pare sobre lo que pies que he estado…estaba pisando todo este tiempo?

También soy un ser humano, me estás haciendo sentir horrible.

—Soy muy pesada —dije con tristeza.

—No eres tan pesada —aseguró Xavier. —Además, no…no creo que pueda aguantar más tiempo.

Esa frase fue más que suficiente para que cerrara la boca por la vergüenza. En otras palabras, sostener mi peso con sus pies era mejor que ser pisado continuamente. La severidad de su dolor fue mejor entendida por él que por mí. Después de todo, él sabe mejor cuál de los dos es más fácil de soportar: tolerar el peso de Mariestella con los pies o ser pisoteado por la fuerza del peso de una mujer adulta. Este hombre debe haber elegido la opción menos dolorosa.

Espera, resumir todo esto me hace sentir muy mal…

—Mucho mejor —suspiró en mi oído, una vez más. Su pelo me hizo cosquillas en la oreja nuevamente.

Podría haberlo dicho normalmente. ¿Por qué está susurrando…?

—Es bueno escuchar eso, alteza. Aunque…lo siento mucho, pero ¿podrías hablar un poco más lejos de mí? Me está haciendo cosquillas…

—No tengo elección, mi señora —dijo secamente. —Sería una historia diferente si fueras buena bailando, pero no tengo más remedio que hablar a corta distancia como lo hago ahora.

—Yo…

¿Qué podría decir cuando todo es mi culpa? Solo decidí cerrar la boca. Sin embargo, contrario a mi decisión, Xavier continuó hablando conmigo.

—Pero lady Mariestella, hay una cosa que me gustaría preguntar

—Sí, su Alteza, dime.

— ¿Por qué no sabes bailar?

¿Alguien quiere decirme qué debo decir? ¿Cómo debería responder para que no piense que estoy demente?

De hecho, me levanté de la cama esta mañana y perdí todo recuerdo de mis técnicas de baile…suena como una pésima excusa, sin importar por donde lo veas. Si mantengo mi actitud y admito que solo quería su atención, él, definitivamente, pensará que estoy loca. Incluso podría ir a la cárcel por ser una desgracia y ofender a un miembro de la Familia Real.

No, pero ¿cómo se supone que debo responder a eso?

Esto es completamente mi culpa.

Si sabía que habría una fiesta, ¡debería haber aprendido a bailar! Desafortunadamente, la única vez que aprendí a bailar vals fue durante mi primer año de educación física, durante una clase en la escuela secundaria. Incluso entonces, fui tan mala en eso que obtuve una D en la evaluación práctica, mientras que todos los demás obtuvieron A y B, yo ni siquiera alcancé a una C.

—Bueno… — tartamudeé, buscando salvajemente una respuesta.

— ¿Esto también es parte de tu poca personalidad social?

¿El qué?

Parpadeé como una idiota, y Xavier preguntó una vez más con una expresión bastante seria.

—Le pregunté si esto también era parte de su personalidad, como lo que menciono antes.

—Bueno, um…

Esta era mi única oportunidad. Honestamente, sabía que no podía pensar en una mejor respuesta.

| Índice |

3 thoughts on “Querida “amiga” – Capítulo 13: Pies torpes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *