El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 169: En una de las habitaciones de los sirvientes

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


—Dida, tenemos que hacerlo mejor.

Aunque escuché a Ryle susurrando a mi lado, no tenía la energía para responder.

Al final, no logré ganar ni una vez contra la Señora. Más bien, siento que ella se vuelve mucho más fuerte a medida que luchamos.

Me sentía más tenso que cuando estaba peleando con mi maestro, el general Gazelle. Pero gracias a esto, también aprendí y gané mucho.

Por primera vez, aprendí lo fuerte que era la Señora del Duque de Armelia. Continue reading

Guerras Primordiales – Capítulo 10: ¡Síganme y, a cambio, obtendrán carne!

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Después de comer, a través de esfuerzos conjuntos, los cinco capturaron otros seis peces. Se le dio un pescado a César, sin cocer, porque le gustaba comer alimentos crudos. En cuanto a los cinco restantes, Shao Xuan y los otros cuatro niños tomaron uno de los peces como trofeo.

Cuando Shao Xuan guió a las cuatro personas de regreso, el tío Ge, quien estaba a cargo de entregar la comida, debido a que no había encontrado a Shao Xuan en la cueva, lo estaba esperando afuera.

Los niños en la cueva habían desarrollado un reloj biológico, por lo que se despertaban de forma natural, todos los días a la hora de comer. Además, después de un largo día de sueño, su momento más enérgico era cuando se despiertan. Sin embargo, como Shao Xuan no estaba en la cueva, el tío Ge no distribuiría la comida aún. Los niños tenían hambre y comenzaron a ponerse ansiosos. Dos de ellos, incluso pelearon entre sí por un problema menor y los dos sangraron por la nariz. Continue reading

Consorte experta en venenos – Capítulo 37: Una visita, el joven general recuerda la amabilidad

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami

[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations.]


No, un día es suficiente. Este medicamento extraerá todo el veneno restante de su cuerpo. No deje que la herida se moje y cuando duerma esta noche, asegúrese de no acostarse encima de ella explicó Han Yunxi, meticulosamente.

En realidad, si este tipo no le tenía miedo al dolor, cortarlo de verdad era la opción más rápida. Long Feiye asintió, antes de agitar su mano, indicando que podía marcharse. En este momento, Han Yunxi al salir de la habitación con su bolsa médica, realmente, se parecía a un sirviente.

¡Bien, puedo soportarlo! Continue reading