Actor de Reparto Masculino – Capítulo 68 – Arco 7: Sui Yan como Sirena

Traducido por Bee

Editado por Ayanami


Fue de esta manera que Sui Yuan regresó a la casa de Max. Por supuesto, el indefenso Ya, que se culpó a sí mismo por haber hecho una mala acción y que también terminó recibiendo el tratamiento frío de Max, también regresó.

Aunque había estado aquí antes, Sui Yuan aún no había mirado detenidamente lo que lo rodeaba. Toda su atención sobre él había estado puesta en Max, cuya actitud y comportamiento siempre estaban al borde de volverse violentos. Ahora, sin embargo, Dima, que era una plaga a los ojos de Max, ya no estaba aquí. Toda la persona de Max pareció relajarse por completo. Incluso el aire frío que había estado emitiendo de su cuerpo pareció dispersarse un poco.

La residencia de Max estaba realmente limpia, limpia hasta el punto de que parecía un poco vacía. Aparte de los muebles necesarios y los muebles para tritones recientemente agregados, prácticamente no había elementos decorativos en absoluto. Hizo evidente el temperamento frío y afilado de su dueño hacia él.

Desde el momento en que salieron del hospital, Ya había estado inusualmente silencioso. No actuó como lo hacía antes, actuando quisquilloso y descontento. Ha decidido dejar que pase lo que tenga que pasar. Max simplemente cumplió su deseo de dejarlo solo y lo arrojó a un lado, sin prestarle ningún tipo de atención.

A pesar del deseo de Max de probar las “108 formas de cuidar a tu tritón” previamente aprendidas en Sui Yuan, se vio obstaculizado por la presencia de una tercera rueda. No podía ir demasiado lejos. Por lo tanto, tuvo que dejar que Sui Yuan aprendiera a cuidarse a sí mismo como lo hizo Ya, solo ocasionalmente aprovechaba la oportunidad para echarle una mano.

Ya era muy tarde cuando terminaron de cenar. Habían pasado demasiadas cosas hoy, lo que hizo que los dos tritones se sintieran bastante cansados. Empezaron a bostezar sin cesar. Max entregó la tarea de limpiar la mesa del comedor al robot doméstico. Luego, llevó personalmente a los dos tritones al baño, planeaba limpiarlos adecuadamente antes de acostarlos.

El baño en la casa de Max era realmente grande. Incluso después de meter a dos tritones dentro, no parecía estar abarrotado en lo más mínimo. Incluso había espacio para que se movieran libremente. Después de llenar su estómago, Ya se había despertado un poco más. Al ser envuelto por el agua tibia, todo su cuerpo adquirió un ligero color rosado. Sin embargo, al ver su propio reflejo en el espejo, mostró una expresión de disgusto y angustia.

—¿Qué pasa? —Como un tritón obediente y considerado, Sui Yuan preguntó de manera oportuna, inclinando la cabeza mientras miraba a Ya.

—No es nada.

Ya movió la cola, un poco nervioso. Después de voltear su cuerpo para que su espalda estuviera hacia el espejo, se apoyó contra el borde de la bañera, sintiéndose un poco incómodo mientras negaba con la cabeza. Poco después, miró a Sui Yuan y habló con una voz de disculpa: —Hoy… Lo siento.

Sui Yuan parpadeó, su expresión era ilegible.

—Por mí, tu… compañero… —Ya dijo las palabras “compañero” en voz muy baja. Después de todo, todavía era incapaz de aceptar la relación entre la raza humana y los tritones. —Fue herido. Tampoco tuviste más remedio que dejar su lado, lo que te rompió el corazón.

Había que decir que cuando se separaron, el acto de llanto de Sui Yuan había sido profundamente conmovedor. Fue tan conmovedor que hizo que Ya, quien originalmente se sentía muy arrepentido hacia Sui Yuan, se sintiera culpable hasta la muerte. Sintió que era el atroz palo de madera que se usaba para golpear a este par de patos mandarines.

Después de escuchar lo que Ya tenía que decir, Sui Yuan sintió que no importaba lo que él le dijera, no sería del todo apropiado. Por lo tanto, dejó de usar palabras y, en cambio, enrojeció sus ojos y evocó un ataque de emociones, luciendo como si de repente se hubiera enfrentado a un asunto desgarrador.

Cuando vio que Sui Yuan parecía querer llorar, le dio un gran susto. Sabía que Sui Yuan era un llorón, sin embargo, nunca había esperado que el otro fuera tan débil. Ya, que no sabía lo que debía decir para que dejara de llorar, estuvo perdido durante mucho tiempo. Después, atrajo con rigidez a Sui Yuan que sollozaba y sollozaba a sus brazos, dándole una palmada en la espalda: —Lo siento. Lo siento. No diré nada más. Tú… Deja de llorar, ah…

Sui Yuan lloraba mientras se apoyaba en el abrazo de Ya. En el exterior, estaba retratando el rostro de una belleza manchada de lágrimas. Por dentro, estaba maldiciendo en silencio, realmente no quería llorar. ¡Quién fue el que hizo que este personaje Lan siempre llorara! ¡Tenía más escenas de llanto que líneas!

Durante este momento crucial, la puerta del baño se abrió. Max, que se había quitado el uniforme militar y se había puesto ropa informal, entró. Echó un vistazo a los dos tritones acurrucados juntos en el baño.

Inmediatamente, el baño originalmente caliente como una sauna se enfrió, como si hubieran sido arrojados al final del invierno.

—¿Qué está pasando?

El tono de Max era sombrío y frío, con una fuerte cualidad interrogativa. Sui Yan estaba asustado y recuperó reflexivamente sus lágrimas. Dejó los brazos de Ya. Al mismo tiempo, Ya soltó sus manos, con el rostro lleno de culpa por haber hecho llorar a Sui Yuan. —Yo … Dije algo mal y lo hice llorar … ¡No lo hice a propósito!

Max miró a Ya oscuramente, caminó hacia el borde de la piscina y le hizo una seña a Sui Yuan, quien se había retirado a un rincón quién sabe cuándo. Había suavizado un poco su expresión. —Ven aquí.

Sui Yuan vaciló por un momento y miró a Ya, advirtiendo a Max con sus ojos que había otra persona presente, para que no pudiera actuar demasiado. Luego nadó, un poco indispuesto.

Max lo acercó a su pecho lejos de Ya, dándole palmaditas en la cabeza. Luego miró a Ya, y con voz apática. —Lan es un invitado. Dima todavía está en el hospital. Tienes que cuidarlo adecuadamente y ser más suave con él.

Ya asintió con la cabeza. ¡Debido al carácter de Sui Yuan, Ya, absolutamente, no se atrevería a intimidarlo! Tan pronto como llorara, ¡cualquiera se sentiría blando de inmediato!

Después de recibir la garantía de Ya, Max parecía un poco satisfecho. Luego, se puso de pie y comenzó a desvestirse.

Sui Yuan estaba apoyado contra el lado de la bañera, y su reacción fue medio latido más lento. La cara de Ya, sin embargo, cambió rápidamente. De repente, sus ojos se abrieron alarmados. —¿Qué quieres hacer?

Si este fuera el mundo original de Ya, nunca tendría una reacción tan grande con respecto a alguien del “mismo sexo” que se desnudara, ya que, anteriormente, había vivido en un dormitorio y había pasado tiempo en baños públicos. Era solo que después de transmigrar a este mundo y descubrir las formas de él, inevitablemente comenzó a sentirse un poco nervioso.

Max le lanzó una mirada fría, como si se burlara de él por pensar que estaba interesado en él de esa manera. —Dima acaba de llamar. Dijo que Lan necesitaba un baño hoy. Dima no puede hacerlo, así que me dijo que ayudara a lavar a Lan en su nombre.

Ya suspiró de alivio, sin embargo, siguió sin poder mirar a Max, que acababa de desvestirse. Tosió un poco incómodo y se agarró al borde de la bañera para levantar su cuerpo: —Entonces… Yo, ya me lavé. ¿Qué tal si me voy primero?

—Bien.

Max asintió con la cabeza con apatía, la comisura de su boca se elevó ligeramente debido al tacto del otro. Acababa de acercarse para pescar a Sui Yuan, pero Sui Yuan lo detuvo y, de repente, reaccionó.

Aferrándose fuertemente a Ya, los ojos de Sui Yuan se llenaron de lágrimas. —¡No, no quiero! Quiero estar con Ya…

¡Como si no supiera qué pasaría si estuviera solo con Max en un baño! ¡Era correcto tener a Ya a su lado en este momento!

La expresión de Max se ensombreció. Cuando acababa de recibir la llamada de Dima, no estaba de buen humor. Fue solo cuando se dio cuenta de que el otro hombre aún no había tenido tiempo de lavar personalmente a Sui Yuan que finalmente se relajó un poco. Sin embargo, al final, la apariencia íntima de Sui Yuan y Ya, solo añadió más leña al fuego.

Naturalmente, Ya sintió el aura opresiva de Max. Miró a Max, sintiendo que la presión era simplemente demasiado grande, y también miró a Sui Yuan. Estaba en un dilema. Afortunadamente, Sui Yuan era terco y Max no estaba dispuesto a presionarlo demasiado. De modo que Max lo aceptó al final.

Como todavía había un forastero presente, Max no se quitó los pantalones y se metió directamente en la bañera. Sin embargo, quién sabía de qué estaban hechos esos pantalones, ya que inesperadamente no se vio afectado por el agua, lo que hizo que Sui Yuan sintiera bastante curiosidad.

Max dejó que Sui Yuan examinara el material de su pantalón. Con una mano, exprimió el champú hecho a medida para tritones y lo frotó en la cabeza de Sui Yuan. Con la otra mano, agarró la mano de Sui Yuan y la colocó directamente sobre su propia entrepierna.

Al sentir ese lugar que comenzaba a hincharse, Sui Yuan se puso rígido de inmediato. De repente, trató de retirar su mano, pero el otro solo sonrió suavemente y, fácilmente, tiró a Sui Yuan a sus brazos. Sui Yuan terminó apretado con fuerza contra el pecho desnudo de Max.

Dado que el agua del baño parecía blanca, y también por el vapor, así como por el hecho de que Ya no se atrevió a mirar directamente a las dos personas por cortesía, no se dio cuenta de que algo inusual estaba sucediendo entre ambos. Simplemente, se quedó de brazos cruzados al borde de la bañera, golpeando con la cola el agua al ritmo de una vieja canción popular.

Cabe decir que esta era la primera vez que veía a Max cuidar de un tritón con tanta paciencia. Ya, sintió que esta era una experiencia bastante nueva, e incluso sintió un toque de celos.

Por supuesto, esto no quería decir que deseara que Max lo tratara de la misma manera. Más bien, de lo que estaba celoso era de cómo Sui Yuan podía interactuar tan pacíficamente con Max. La atmósfera entre ellos era cálida y gentil, completamente diferente al humor frío y rígido entre él y Max.

Después de todo, Max fue la primera persona que conoció al venir a este mundo. Él estaba a cargo de cuidarlo. Era posible que terminaran juntos durante mucho tiempo. No quería que su relación fuera demasiado rígida. Incluso si no podían ser amigos, quería que al menos estuvieran en términos un poco más amigables.

Habiendo pensado en esto, Ya no pudo evitar recordar a Dima, quien había sido hospitalizado por su culpa. Con respecto a este tipo de hombre que arriesgó su vida para protegerlo, el cual tenía una personalidad cálida y gentil, en comparación con Max, él tenía una impresión más favorable de Dima. Por lo tanto, debido a que había causado que el otro resultara herido, sintió una conciencia aún más culpable.

—Eso, Max… —Después de murmurar para sí mismo por un buen rato, Ya, finalmente, abrió la boca, rompiendo la tranquilidad anterior del baño.

Max entrecerró los ojos, divirtiéndose mientras peinaba el largo y brillante cabello de Sui Yuan. Sui Yuan parecía un poco tímido, pero se acurrucó obedientemente en sus brazos, por supuesto, en cuanto a lo que la otra mano de Max estaba haciendo en secreto debajo de la cubierta del agua y el vapor del baño, eso debía mantenerse entre ellos.

La clara voz de Ya arruinó su disfrute, causando que Max se sintiera muy descontento. Además, Sui Yuan se puso muy nervioso al escuchar su voz. El agujero, originalmente apretado y cálido, se apretó aún más. Las escamas que, originalmente se habían abierto para revelar su agujero, también comenzaron a contraerse, atrapando los dedos que habían estado explorando el interior.

—¿Qué sucede?

Aunque no quería molestarse con Ya, Max aún abrió la boca para hablar con frialdad. Bajó la cabeza para mirar a Sui Yuan, quien estaba trabajando diligentemente para mantenerse sobrio, a pesar de sus ojos cada vez más vidriosos. Esta vista evocó una leve sonrisa de Max.

Aunque había un tercero del que no podía deshacerse, este tipo de situación provocó un tipo diferente de emoción. Max movió su dedo levemente, haciendo que Sui Yuan temblara levemente. Mientras tanto, la expresión de Sui Yuan contenía fuertes críticas, dolor e indignación. Sin embargo, también hubo una mirada de éxtasis. Esto hizo que Max no pudiera evitar pensar en la posibilidad de molestar a Sui Yuan para llevarlo a la cama sin alertar a Ya.

—Mañana… ¿Estás libre mañana? ¿Puedes llevarme al hospital para ver a Dima?

Preguntó Ya con aprensión, completamente inconsciente del negocio desvergonzado y turbio que estaban haciendo las dos personas no muy lejos de él. Su voz incluso llevaba un poco de nerviosismo, mostrando una rara muestra de prudencia. Instintivamente, sintió que, como el tritón de Max, hacer este tipo de solicitud era inapropiado. Sin embargo, todavía quería intentarlo, para poder compensar a Dima y expresar su pesar. —Por supuesto, también estaría Lan.

—¿Llevarte? ¿Qué es lo que quieres hacer? —Max se burló, como si lo despreciara. Sin embargo, justo cuando Ya comenzó a sentirse decepcionado, repentinamente, cambió de tono: —Ya que fue por ti que se lastimó, es correcto que vayas a visitarlo con frecuencia. En cuanto a Lan…

Max hizo una pausa y sacudió la cabeza rápidamente, sin embargo, no pudo encontrar una excusa plausible. Solo pudo asentir con la cabeza a regañadientes, —También puede ir con nosotros mañana.

Al obtener el permiso, Ya estaba extasiado. Su impresión favorable hacia Max aumentó instantáneamente. Sintió que, aunque la apariencia de esta persona era grave e insensible, contrariamente a lo que cabría esperar, en realidad era bastante justo y razonable.

—Entonces, ¿mañana vamos a ir a ver a Dima…?

Al darse cuenta de que esta era una buena oportunidad para liberarse, Sui Yuan, en un abrir y cerrar de ojos, habló. Su voz aún tenía un toque sensual, cálido y suave que no se había desvanecido.

—Ya terminé de lavarme. Quiero irme a dormir y levantarme temprano mañana…

Aunque sabía que Sui Yuan solo quería escapar, y no estaba pensando en Dima de ninguna manera, Max, que de repente se molestó, retorció un poco los dedos dentro de esa cálida caverna, provocando un gemido ahogado de Sui Yuan. Sui Yuan no pudo evitar acurrucarse. La cola azul se elevó, saliendo del agua. Golpeó despiadadamente el agua en venganza, salpicando y empapando a Max.

Para sorpresa de Ya, Max no se enojó. Incluso enarcó una ceja, el estado de ánimo, aparentemente, no se mostraba resentido en lo más mínimo, como si fuera un adulto que se entrega a la rabieta traviesa de un niño.

Después de finalmente sacar ese dedo violador, Sui Yuan se limpió dentro del baño. Max actuó como si nada hubiera pasado y, con aire de suficiencia, comenzó a enjuagar el champú del cabello de Sui Yuan.

Sui Yuan suspiró profundamente. Esperó hasta que su cabello estuvo completamente limpio antes de dirigirse inmediatamente hacia Ya. Agarró el brazo de Ya, escondiéndose detrás del cuerpo del otro.

—Esta noche… voy a dormir con Ya… —Los ojos de Sui Yuan estaban llenos de lágrimas, luciendo extremadamente lamentables.

Ya solo podía mirar fijamente y asentir reflexivamente con la cabeza. —Ok…

Sui Yuan se pegó al cuerpo de Ya. Solo entonces se sintió seguro.

Al ver que la mirada de Max comenzaba a volverse peligrosa, Sui Yuan prometió en su corazón que si esta noche, no, debería ser que de ahora en adelante, si Max se atreve a actuar como lo hizo ahora, definitivamente no le pondría cara. ¡Sin duda, gritaría en voz alta y despertaría a Ya!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *