Violet Evergarden – Folleto 2: Leon Stephanotis y la primera estrella

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Una vez había visto un cometa que solo aparecía cada doscientos años junto con una chica.

Había sucedido hace años. Esa fue una hermosa noche. Incluso ahora, todavía puedo recordar vívidamente el centelleo de las estrellas que observamos ese día mientras nuestros cuerpos se estremecían ante la frialdad del viento nocturno. Como joyas esparcidas sobre un dosel oscuro, el cielo estrellado fue suficiente para hacer que uno se olvide incluso de respirar. Al pasar, arrastrando su cola blanca, el meteoro parecía un hada en vuelo con escamas de insectos esparcidas por sus alas.

Cada vez que miraba un hermoso cielo nocturno, pensaba muchas veces, “Aah, ahora que he marcado este momento en mi corazón, no me arrepentiría si alguien cosechara mi vida”. Si perdiera la vida, quería que fuera en una noche estrellada como esa. Quería morir con el recuerdo de presenciar algo impresionante.

—Que el cielo nocturno sea un hermoso cielo estrellado el día de mi muerte —deseé.

Pero esa noche fue un poco diferente. Quizás porque tenía a alguien que miraba las estrellas conmigo. Quizás porque ese fue mi primer amor.

Ella era una persona hermosa. Incluso más que las estrellas. Su cabello se parecía al sol cuando brillaba bajo la luz de la luna y sus ojos azules eran como piedras preciosas creadas a partir de una mezcla del mar y el cielo. Con su piel de porcelana y su voz de alondra, la forma en que caminaba era como la de una doncella bien cuidada. En realidad, ella era una ex-soldado huérfana, así como una muñeca de recuerdos automáticos de un lejano país del sur, por lo que el dicho “no juzgues un libro por su portada” era pertinente cuando se le ocurrió.

Lo más probable era que fuera una persona única en la vida, una a la que no podías saber si alguna vez llegarías a conocer.

Mi pecho palpitaba incluso con el suspiro que se escapaba de ella cuando estaba mirando el telescopio. Cuando miró en mi dirección y sonrió levemente, experimenté un impacto como si me hubieran golpeado en la cabeza, cediendo a un amor que me hizo sentir que todo mi cuerpo se derretiría y se derrumbaría.

—Maestro, las observaciones astronómicas son algo maravilloso.

Si, por casualidad, mi cuerpo fuera aplastado por una estrella en ese momento, solo ese día quería seguir mirando algo, aunque solo fuera por un segundo más. Quería seguir mirándola. Por siempre y para siempre, lo deseé. Eso fue lo que pensé.

Este encuentro cambió mi vida y decidió mi destino. No me importaba que la gente se riera de eso, llamándome romántico Yo, León Stephanotis, cuyo destino había sido alterado, siempre lo recordaría.

El día que había visto las estrellas con Violet Evergarden.

♦ ♦ ♦

“Había un mar de oro en su tierra”. ¿Quién era de nuevo el que había cantado las alabanzas de un desierto como este?

—Estoy exhausto.

Cuando los ratones de biblioteca leían demasiado, la capacidad de su cabeza excedía el límite, por lo que automáticamente se olvidaban de las cosas que habían leído en sus primeras fases. Tenía confianza en mis habilidades de memorización y, sin embargo, no podía recordar esto, así que seguramente era un pasaje de una novela de aventuras o algo por el estilo que había leído en mi infancia.

Qué hermosa comparación.

Cuando me encontraba en medio de un desierto, mis impresiones fueron atraídas por las temperaturas, la luz solar y otras cosas similares con respecto al medio ambiente, por lo que esta expresión poética no se me había pasado por la mente. En los destinos de mis viajes, a menudo recordaba a cierta persona que estaba en algún lugar de este mundo, así como las cosas que ella, que decía palabras tan hermosas como esas, solía decir, como si las tomara prestadas.

—Tan bonita…

Me gustaba el color del oro. Podía observar los granos de arena moviéndose suavemente por toda la eternidad.

—Todos, lo hicieron bien; los libros que excavamos serán traídos por otro grupo. Lo que significa que nosotros, los de la alineación inicial, finalmente salimos por primera vez en meses.

Mientras me estaba distrayendo, no escuché muy bien las palabras del comandante. Solo estaba mirando al suelo, perdiéndome todo. Cuando levanté la cabeza, los rostros felices de mis compañeros barbudos y algo sucios entraron en mis ojos. Todo lo que entendí de inmediato fue que nos iríamos de vacaciones.

—Después de que tengamos veinte días libres, nos reagruparemos en Iustitia, en el cuartel general de Shaher. Después de eso, iremos a ese lugar en el sur donde se envió el equipo de reconocimiento. A continuación, será nuestro turno de traer el equipaje. No dejes que tus cuerpos se debiliten.

—Entendido. —Una vez que todos dieron una respuesta agradable al unísono, nos separamos del lugar.

Lustitia, la sede de Shaher. La oficina principal de mi ocupación. Anteriormente estaba en una sección llamada departamento del códice, trabajando con devoción en el descifrado de documentos y copiando manuscritos, pero ahora me habían transferido a una sección completamente diferente. Sonaba bien cuando nos llamaron los actores principales, pero en realidad era un grupo de apestosos sinvergüenzas de aventuras, el departamento de recolección de literatura.

Dejé mi pesado saco de equipaje en el suelo y respiré hondo. Limpiando la ropa de los blancos que me habían proporcionado en el lugar, les quité el polvo de arena. Esta ropa llamada dola, una túnica larga sujeta con un cinturón, parecía flácida e inflexible a primera vista, pero era sorprendentemente fácil de mover. Estaba hecha de un material de seda bastante aterciopelado, por lo que normalmente no habría tanta arena pegada a él, pero desde que estuve atrapado en una tormenta de arena hasta hace un momento, no había forma de evitarlo.

Habíamos regresado de una búsqueda exhaustiva en las ruinas de un castillo abandonado, que alguna vez fue el dominio de un clan real cuyo nombre fue eminente en el pasado. Un movimiento de quema de libros había tenido lugar en esta tierra en cierto momento, pero habíamos recibido información de que un erudito de esa época, por miedo a la situación, había escondido libros valiosos en el palacio abandonado. La información aparentemente era correcta, así que después de vagar por todo el castillo desierto, encontramos docenas de libros. Los libros que se llevarían a la sede de Shaher se convertirían en copias escritas y se difundirían por todo el mundo.

Elaborada con fines de protección, la colección de literatura de Shaher también gozaba de buena reputación en otros países. Era difícil negociar con los lugareños responsables del castillo abandonado, pero esta vez también se nos permitió la entrada gracias a nuestros logros hasta ahora. Así, la historia, los estudios y los sentimientos de alguien, que se suponía que habían desaparecido, volverían a respirar. Los libros que habíamos estado buscando se entregarían a otras personas y los consolarían durante las largas noches.

Qué cosa tan maravillosa.

El ambiente de trabajo era terrible, pero estaba orgulloso de mi trabajo.

Me senté en mi equipaje y contemplé el paisaje urbano mientras bebía agua de mi cantimplora. En esta ciudad de la zona desértica, la ropa de todos parecía armonizada sin importar el color que usaran.

—Comandante Leon, ¿qué harás en tus días libres?

Cuando un joven que aún no había abandonado el lugar me llamó, fruncí el ceño y lo miré a la cara. Era un joven de rasgos faciales masculinos, lo cual era envidiable para alguien con cara de niño como yo.

—Hola, señor.

Una rareza entre los miembros de nuestra unidad, el hombre no había nacido en Lustitia. Si no me equivocaba, era un niño rico que había nacido en un país del sur y entró en Shaher a través de conexiones con los ejecutivos de la fundación.

Conseguir un trabajo en el Observatorio Shaher era una tarea abrumadora incluso para aquellos que habían estudiado astronomía. Era difícil hacerlo sin aprender en un buen ambiente desde una edad temprana. Dado que Lustitia, la capital de la observación de estrellas, era el mejor lugar para estudiar, era natural que los contratados fueran en su mayoría lugareños.

Bueno, este tipo tenía conexiones, así que esto no tiene nada que ver con él.

Reflexioné sobre una respuesta.

—Nada en especial.

Por el momento, decidí ser frío, actuando tan indiferente como siempre.

Y esto también era lo mismo de siempre, pero el joven no se ofendió por mi cruda respuesta; más bien, se rio de mí, luciendo feliz.

—Entonces eso significa que no tienes planes. Estaba pensando en irme a casa. Si quieres, ¿qué tal si vamos juntos? Tenemos una villa junto al lago… Si me voy ahora, el horario permitirá que mi familia se una.

—No, ¿por qué yo…?

—La última vez que tuvimos un descanso, les conté a mis hermanitas sobre tu genial historia de aventuras y no se callaron acerca de lo mucho que querían conocerte. Oye, oye, ¿qué te parece?

Estaba desconcertado. No tenía idea de lo que era bueno de mí para este joven, pero extrañamente se acercaba a mí. La razón por la que no le había contado mis planes de inmediato fue porque sentí que me seguiría si lo hacía. Honestamente, era una molestia. Hasta ahora habíamos actuado en grupo. Quería estar solo aunque fuera un segundo antes.

—No.

—De ninguna manera… ¡Mi familia son todos chicos y chicas bonitos! Señor, le gustan las cosas bellas, ¿no es así?

—¿Se parecen a ti?

—Sí.

—Entonces pueden ser bonitos, pero no serán mi tipo.

—¡Señor! ¡Es horrible!

—Tan ruidoso. Si tu familia te está esperando, date prisa y vete.

Mientras gesticulaba con la mano como si estuviera ahuyentando a un perro, el joven puso una cara triste como de cachorro. A pesar de que tenía un cuerpo grande, era amigable y su demostración de emociones era más rica que la de la mayoría de las personas, lo que lo hacía parecer aún más un perro.

—Entonces, si alguna vez tiene ganas de venir a verme durante su descanso…

—No lo haré.

—¿…podría ponerse en contacto con un hotel llamado Varona en Leidenschaftlich?

—Varona… ¿eh?

—Es un establecimiento de alojamiento de primera clase. Está bajo la administración de mi tío, así que puedes quedarse allí de inmediato, y puedo pasar a buscarle tan pronto como le de mi nombre. Oh, está poniendo una cara de interés, ¿eh? ¿Quiere venir conmigo ahora mismo?

Lo que despertó mi interés fue la palabra “Leidenschaftlich”, eso fue todo.

Ahí es donde está la Compañía Postal CH.

Y también era donde trabajaba mi primer amor.

—¿Eras de Leidenschaftlich…?

—Así es. Lo dije en mi presentación personal cuando me uní al departamento.

—Bueno, no escucho a las personas que no me interesan…

Como era de esperar, el hijo menor sonrió de aspecto feliz con toda su cara.

—Señor, me gusta que sea igualmente antipático con todos. La gente sólo se acercaba a mí por mi título… y la posición social de mi familia… pero señor, eres frío y eso se siente bien.

—Tus acciones asfixiantes son un dolor en el trasero para mí. Además, hum…

—¿Qué pasa, señor?

—Hum, digamos… ¿es bien conocida la Compañía Postal de CH?

“¿Conoces a Violet Evergarden?” La razón por la que no podía preguntar esto era una encarnación literal de lo mucho que me faltaban agallas, pensé.

Con un “aah”, el chico inmediatamente hizo una mueca como si el nombre sonara una campana.

—La conozco. Es la compañía de ese empresario, Claudia Hodgins, ¿verdad? Son populares. Es impactante que el nombre de una empresa venga de ti.

—Soy un adulto, después de todo. Al menos sabría el nombre de una o dos empresas de renombre.

—Eso es mentira, ¿no? Ya sé que no le interesan nada más que las estrellas. Erm… si no me equivoco, todas las empresas postales de Leiden quedaron atrapadas. También tuvieron éxito en las escisiones de empresas. Su presidente también es una celebridad. La serie de periódicos donde habla con otros emprendedores es una tendencia… Recientemente se adaptó a un libro. Hay un capítulo en la edición adicional donde habla con su secretaria y el presidente de una empresa afiliada, y es muy divertido. El libro está en mi habitación en la sede, así que puedes llevártelo y leerlo todo lo que quieras.

—¿No hay nada sobre negocios en ese libro? Como, sobre el campo de muñecas de recuerdos automáticos… Hum, según mi investigación, debería haber una muñeca de recuerdos automáticos bastante famosa en él… Aunque no sé si todavía está allí.

Tímidamente intenté preguntar, pero parecía que mi menor no conocía los detalles. Eso era lo esperado. El número de personas que podían contratar una muñeca de recuerdos automáticos era limitado, por lo que casi nadie sabría ni siquiera el nombre de una famosa muñeca a menos que fuera alguien que los conociera marginalmente.

—Me pregunto. Sé que aparentemente tienen una verdadera belleza de muñeca. Pero también tengo una cara bonita… así que no me rindo ante las bellezas de aquí y de allá.

—Entiendo. Gracias por la info. Y por la agradable conversación. Vete a casa.

—¡Señor…! Si se aburre de estar solo, ¡recuérdeme!

Dejando atrás a mi pegajoso junior, despegué de ese lugar. Me pavoneé con una mano en el bolsillo.

Mi junior no era un mal chico. Tenía una personalidad prepotente, pero encajaba en la categoría de buena persona. Debió haberme hablado así porque conocía mis antecedentes como huérfano que había perdido a sus padres y consiguió un trabajo en el observatorio astronómico gracias a la ayuda de Shaher. Lo que significaba que estaba preocupado por su superior, que pasaría sus vacaciones solo sin amante ni familia. La razón por la que me había invitado a una casa donde estaría su familia fue probablemente porque estaba exponiendo sus intenciones a su manera.

Pero al diablo con eso.

Quería estar solo. Decir que las personas que pensaban que yo era lamentable eran realmente lamentables era mi esencia. De todos modos, siempre me había gustado ver las estrellas yo solo, y también disfrutaba los libros sobre estrellas. La lectura de libros no estaba destinada a hacerse con dos personas, ¿verdad? Me gustaba estar solo. Esto también se debía a que había vivido una vida aceptando la soledad durante mucho tiempo, pero en todo caso, era más difícil para mí asentarme cuando estaba en compañía de alguien.

Cuando doblé la esquina de la calle y confirmé que finalmente ya no me seguía, dejé escapar un suspiro de alivio.

Al fin solo. Tiempo y espacio solo para mí.

Los momentos en los que estaba solo así eran en los que me sentía más cómodo, y aunque tenía algunas cosas en las que reflexionar al respecto, desafortunadamente, no tenía una familia que me molestara por tener hijos, a diferencia de los demás del resto de la sociedad. Porque estaba solo.

Entiendo que no es algo bueno.

Había cosas a las que no podía acostumbrarme o cambiar, a pesar de comprender por qué debería hacerlo. Yo era tan obstinado como inferior a los que tenían familia. Solo una persona me había hecho querer estar con ella un poco más cuando estaba en su compañía.

Sólo uno.

Nuestras circunstancias eran similares y también nos parecíamos en que estábamos abrumados por la soledad, pero no era como si ella me gustara por la similitud. Era porque parecía que estaría bien incluso si estuviera sola, así que había deseado quedarme a su lado. Acercarse a ella. Me “gustaba” de esa manera. No era como si quisiera que ella hiciera algo por mí. Yo era el que quería hacer algo por ella. Fue ese tipo de “me gusta”.

Había sucedido hace mucho tiempo.

Después de que pasamos un poco de tiempo juntos, se fue. Cuando nos despedíamos, la detuve y le confesé.

—Violet.

Le dije que estaba enamorado de ella. No le pregunté: “Me gustas, así que, ¿qué quieres hacer?” Simplemente le dije que me gustaba.

—Estoy… estoy… en el departamento de códice ahora, pero… en realidad quería estar en el departamento de recolección de literatura como mi padre.

Ella me dio esta respuesta: la forma en que me quería era diferente.

—Tenía mis esperanzas de que tal vez mi madre volvería a casa algún día si esperaba aquí, trayendo a mi padre de regreso con ella… así que seguí encerrándome hasta esta edad, sin siquiera salir al mundo exterior. Eso era posible en este lugar y yo mismo lo quería. Pero… ahora mismo…

Pero si alguna vez nos volvíamos a encontrar, ella quería pasar tiempo conmigo.

—Acabo de tomar una decisión. Daré la vuelta al mundo como tú.

En ese momento, la mujer que había dicho que no podía sentir emociones…

—Podría enfrentar el peligro. Podría perder mi vida sin que nadie encontrara mi cuerpo, al igual que mis padres. Pero… Pero está bien. Estoy pensando en elegir ese camino.

… Me sonrió como una chica normal, luciendo feliz, y me dijo algo.

—Si hago eso, estoy seguro de que podríamos encontrarnos algún día, en algún lugar, bajo un cielo estrellado. Los dos somos gitanos. Y si eso sucede, ¿podrías…?

… ¿mirar las estrellas conmigo otra vez?

—Sí, señor.

Ella me dijo eso. Lo dijo. Esto solo ya era suficiente para mí. Esto solo me dio el valor para salir del mundo en el que me había estado recluyendo. Incluso si mi amor no fue correspondido, incluso si nunca nos volvíamos a ver, estaba tan feliz.

Ella.

Violet.

Violet Evergarden.

Solo eso, solo el hecho de que ella había prometido mirar las estrellas conmigo, me había hecho feliz hasta el punto de cambiar mi vida.

Seguí haciendo solicitudes de transferencia desde ese día, finalmente obtuve la aprobación y me aventuré al mundo exterior. El mundo distinto de Lustitia que vi por primera vez estaba lleno de una variedad vertiginosa de cosas, lo que me hizo arrepentirme de haberme recluido. Pero seguramente, si no la hubiera conocido, me hubiera tomado mucho más tiempo salir afuera. No, para empezar, es posible que nunca haya dejado esa jaula de pájaros.

Ese ambiente en el que se me permitía revolcarme era terriblemente indulgente. Después de todo, todos eran muy amables conmigo por no poder ponerme de pie, solo porque estaba triste.

No pensé simplemente que definitivamente la vería al menos una vez. La probabilidad de que un astrónomo y una muñeca de recuerdos automáticos, que habían pasado tiempo juntos en el trabajo, se encontraran incluso una vez era seguramente la misma que la del meteoro que habíamos visto ese día, una vez cada doscientos años.

Estaba siendo ridículo. Si realmente quisiera verla, debería ir a visitar su empresa postal en Leiden. La razón por la que no lo hice fue porque tenía miedo. Que tal vez sus palabras fueron solo por amabilidad, y que, si nos conociéramos, ella ni siquiera me recordaría y sería rechazada. Además de estar aterrorizado por esto, también tuve un sueño.

Que si alguna vez nos reuníamos, quería que nos volviéramos a encontrar de verdad por coincidencia, bajo un cielo estrellado.

Si algo así realmente sucediera, ¿qué haría? ¿Sonreiría? ¿Lloraría? ¿O confesarle mi amor de nuevo?

Asentí con la cabeza a un transeúnte que casi chocó conmigo y comenzó a caminar de nuevo. No tenía un destino en particular. También podría volver a la sede de esta manera y ser un ratón de biblioteca ocioso en mi propia habitación, pero hacer turismo por esta ciudad al menos un poco también fue bueno.

No llegaré a ver a Violet si me quedo en ese lugar.

No tenía tiempo libre para gastar dinero, así que podía permitirme el lujo de alojarme en un hotel remotamente agradable. Habiendo tomado mi decisión, salí a la calle principal y comencé a buscar alojamiento en la capital del desierto.

♦ ♦ ♦

Honestamente, los modismos locales eran mi punto débil. Aunque era un idioma común, era difícil de entender debido a la gran cantidad de dialectos. Cuando hablaba con los ancianos, estaba acabado.

Sin embargo, podía entender perfectamente que el dueño de la posada, un anciano, me había tratado como a una “señorita”. Por supuesto, le dije que estaba equivocado, pero no lo escuchó. Me llevó a mi habitación con una mano alrededor de mis caderas.

La habitación era de clase alta, así que la dejé pasar. Si fuera mi antiguo yo, habría estado tan furioso como un fuego furioso. Pero yo había crecido. Al contener mi ira, me las arreglaría para pasar la noche en una cama adecuada, donde no parecía que aparecieran insectos, por lo que convertirme en adulto era lo mejor. Incluso si mi autoestima disminuyó un poco.

Mientras me relajaba en la habitación y escribía mi diario, el sol se puso en un abrir y cerrar de ojos y se hacía tarde.

♦ ♦ ♦

—Tengo que hacerlo.

Era la oscuridad de la noche. Me puse ropa de abrigo y me preparé para salir.

Quería observar el cielo estrellado del desierto a mi propio ritmo. Como nuestras actividades se habían limitado al día desde que llegamos aquí, ahora finalmente podía hacer las cosas que realmente tenía ganas de hacer. Lo había visto junto con todos los demás desde las ventanas de la posada barata en la que se había alojado el personal del departamento de recolección de literatura, pero como era de esperar, quería verlo desde un lugar espacioso sin ruidos ni nada por el estilo. Como erudito nacido en la llamada “capital de la observación de estrellas”, obviamente iba a tener mi ración del cielo nocturno del desierto.

Incapaz de contener mis sentimientos de emoción, salí de la habitación después de que mis labios se relajaron un poco. Por el gusto de hacerlo, saludé al posadero y le dije que iba a ver las estrellas. Cuando lo hice, puso cara de preocupación.

Al parecer, a las mujeres se les prohibía deambular por la noche en estas tierras. No pudo evitar que saliera porque no era local, pero me advirtió que no me acercara demasiado a los hombres. No era como si hubiera muchos rufianes entre la gente que caminaba por la noche, sino simplemente que esta ciudad tenía este tipo de cultura, por lo que si los hombres de repente veían a una mujer, podrían pensarlo mal. Yo había crecido en un dormitorio de hombres viendo a un montón de idiotas, así que entendí lo que estaba tratando de decir.

Le mostré el bastón retráctil que sostenía y, mientras lo hacía, también le demostré con un golpe que también salía una hoja de la punta. No era para matar a nadie, pero fue suficiente para hacer retroceder a la otra parte y detenerlos.

Recibiendo el aplauso del posadero desde atrás, me aventuré a salir.

Las diferencias de temperatura entre la noche y el día eran extremas en el desierto. Habiendo crecido en un observatorio astronómico en la cima de una montaña, estaba acostumbrado a áreas donde había una discrepancia en las temperaturas entre el día y la noche, pero incluso entonces, pude considerarlo cómodo debido a las diferencias de humedad. En el instante en que salí, me estremecí con un “brr”.

Sin embargo, olvidé el frío tan pronto como vi que la vista se extendía por encima. Seguramente Dios debió haber dejado caer su caja de joyas. El cielo estrellado se desplegó de una manera que hizo que incluso alguien como yo se le ocurriera un dicho tan poético.

Debido al hecho de que era de noche, había poca gente afuera, pero no era como si nadie estuviera deambulando por la ciudad. Tal como había dicho el posadero, parecía que alguien con apariencia de mujer (aunque yo no era una mujer en absoluto) que caminaba llamaba la atención de la gente, que me llamaba innumerables veces. Me puse en guardia en cada uno de esos casos, y todos se retiraron con la misma precaución que el posadero.

No dejar que las mujeres caminaran a altas horas de la noche también estaba destinado a protegerlas.

Había escuchado que había un lugar para observar las estrellas dirigido a los turistas en algún lugar un poco lejos de la ciudad, así que me dirigí hacia allí, también por seguridad. Se erigieron varias carpas alrededor de la escasa zona verde. Además de las tiendas de campaña de construcción privada, también había tiendas de campaña comerciales que vendían bebidas y comida.

Después de mirar a través de los letreros con los precios del alcohol y las sopas calientes que la gente de esta región consumía y conocía, escogí el alcohol. Ahora era un adulto y estaba de vacaciones, así que me dije que estaba bien beber hoy y me di permiso.

Fui por una bebida alcohólica de color turbio hervida a fuego lento en una olla grande llamada caldero de brujas. Era cálido y dulce, con un regusto ligeramente picante. Calentaba tu cuerpo cuando lo bebías y era el mejor manjar para saborear en climas fríos.

Algunas personas me invitaron a entrar en sus carpas, pero me negué y comencé a prepararme constantemente arreglando las herramientas de observación astronómica que había preparado. Monté un telescopio astronómico desmontable sobre las sábanas.

Aunque se decía que era un lugar para observar las estrellas, no todos parecían fanáticos de la astronomía como en Lustitia; la mayoría de ellos estaban tirados en el suelo, disfrutando de una conversación con sus compañeros mientras disfrutaban de las joyas de la noche. Todos menos yo teníamos telescopios de mano simples, por lo que algunos lugareños comenzaron a aparecer inquietos a mi alrededor, luciendo muy interesados. En todo caso, no eran solo turistas.

Un padre joven que tenía un hijo con él vino tímidamente a preguntarme:

—¿Cuánto te cuesta dejar que le echemos un vistazo?. —Al parecer, me había confundido con un comerciante.

—No acepto dinero por ello. Es algo para que me divierta.

El joven padre hizo una mueca de desconcierto ante mi respuesta contundente, pero nerviosamente se paró frente al niño y dijo:

—Está bien, incluso si es solo por un momento, ¿no podrías dejar que este niño eche un vistazo?

—Claro, está bien.

También le sorprendió mi rápido consentimiento. Cuando me preguntó una vez más si realmente no iba a cobrar por ello, declaré que no lo haría, jurando por el dios de esta tierra.

Hice una seña al niño. Nuestras alturas no coincidían ya que era demasiado pequeño, así que lo levanté por las caderas.

—¿Puedes verlos?

—Solo un poco más alto.

—¿Todo esto?

—Increíble.

Ante la mirada encantada del niño, el padre y yo nos miramos y nos reímos. Entonces, otras personas que nos habían estado rodeando a la distancia se acercaron una tras otra, pidiéndome que les dejara ver a continuación. Siempre que decía que no estaba cobrando ninguna tarifa, me preguntaban:

—¿Eres un santo o qué?

En una tierra donde se podían ver estrellas tan hermosas, los telescopios astronómicos no estaban esparcidos entre los lugareños, solo los disfrutaban turistas y forasteros. Probablemente ese fue el caso. Para ellos, este era un artículo costoso traído por forasteros. Las estrellas eran lo suficientemente hermosas a simple vista, así que si tuviera que decirlo, los telescopios no eran necesarios. Pero si hubiera algo que les ayudara a ver mejor, obviamente habría gente diciendo que quiere echar un vistazo.

Supongo que me pondré en contacto con los donantes de Shaher e indicaré este lugar como un sitio de donación potencial.

Si esto agradaba a tanta gente, tal vez sería bueno tener un telescopio al que todos pudieran mirar, al igual que había bancos donde todos pudieran sentarse a lo largo de las calles. Me gustaban las estrellas, así que me hacía feliz aunque solo una persona más se enamorara de ellas.

—¿Os divertís?

—¡Sí! ¡Eres tan generoso!

La figura de un anciano mucho mayor que yo sonriendo como un niño, luciendo extremadamente feliz, me llamó la atención con bastante fuerza. No era que quisiera pasar el rato con nadie o que tuviera preferencia por llevarme bien con todo el mundo. Ese no fue el caso en absoluto.

—Esta cosa es cara, ¿no? ¿Estás de acuerdo con que la gente lo toque sin preocuparse?

—No está hecho para decoración; es algo para mirar.

Pero este tipo de momentos eran agradables.

Muy agradable.

Si estos encuentros únicos en la vida aumentaran la proporción de observación de estrellas en la vida de alguien, nada podría hacerme más feliz.

Cuando envejezca, supongo que voy a utilizar un telescopio de alquiler o algo así en alguna parte.

Decidí dar unos pasos atrás y dejar que todos se divirtieran.

Esta sensación de que la alegría del entorno se volvía cada vez más contagiosa. Este sentimiento de que la gente se reunía allí solo por curiosidad y espíritu aventurero, sin fines de lucro. No parecía apropiado para mi yo habitual, pero algo como esto también era concebible de vez en cuando.

Sin nada que hacer, naturalmente comencé a mirar a mi alrededor. Una noche maravillosa, un ambiente maravilloso.

La figura de alguien que estaba quieto entre todo eso entró en mi campo de visión incluso sin que yo quisiera. Todos los demás tenían un compañero.

La persona vestía dola como yo y tenía un velo cubriendo su rostro. Por su físico, de alguna manera podía suponer que probablemente era una mujer.

Con la esperanza de que ningún bicho raro fuera a hablar con ella, me preocupé y vigilé a la mujer, tal como la gente había hecho por mí. Si alguien la atrapa, ¿debería intervenir?

Solía ​​odiar a las mujeres, pero aquí estaba, preocupándome por una. Puede que tenga un sentido de la justicia mal interpretado, pero al menos tenía que preocuparme.

Solo la miré por un momento simplemente por esa razón, pero en el instante en que el viento sopló con fuerza, todos mis nervios la cautivaron. Se le quitó el velo. Se desprendió un poco y pude ver su rostro.

Su cabello dorado ondeaba con indulgencia. Su perfil bien formado quedó expuesto bajo el cielo estrellado. Esta belleza que se podía discernir incluso en la oscuridad nocturna era impresionante.

En realidad, fueron solo unos segundos e inmediatamente volvió a ajustar el velo con fuerza, pero ya la había visto, así que lo sabía. Yo sabía.

Sabía quién era.

Alejándome del telescopio, caminé vacilante hacia ella. Como insectos alados que se juntan a la luz.

Esta persona literalmente brillaba como una linterna en mi vida. Era un fuego que no desaparecía, no importaba cuánto tiempo pasara. El tiempo solo fortaleció el vigor de la llama.

Por eso, aah, yo… yo…

—Violet Evergarden… ¿eres tú?

Por eso la llamé en ese momento, con voz chillona. Mientras me miraba, sus ojos se arrugaron lentamente, las comisuras de sus labios se levantaron y me sonrió.

Sentí ganas de llorar por eso.

—Ha pasado un tiempo, maestro.

Yo había soñado con esto.

—¿De verdad eres tú?

Había soñado con este día.

—Sí, señor.

Siempre lo había estado.

—Estúpida, ya no soy tu maestro… Yo también tengo un nombre… Probablemente lo hayas olvidado, pero yo… Mi nombre es…

Había soñado con este día y siempre había estado pensando en qué decir si volvíamos a encontrarnos.

—Señor Leon Stephanotis. Señor Leon, ¿está bien?

Si estuviera bajo un cielo estrellado sin una sola nube, podríamos hablar de su pura belleza. Si fuera un día lluvioso, podríamos discutir la mitología relacionada con las constelaciones.

—¿Me equivoqué? Tengo confianza en mis habilidades de memorización, pero…

Si fuera en una noche en la que pasara un meteoro de cada dos siglos, podríamos compartir historias del pasado en las que habíamos observado el cielo juntos.

—No… lo hiciste bien. Lo entendiste… Solo “Leon” está bien… Violet, el tiempo que pasaste conmigo fue hace tanto tiempo, y, sin embargo, seguro… te las arreglaste para…

Yo había soñado con esto. No tenías idea, ¿verdad, Violet Evergarden?

—Seguro que te las arreglaste para recordar.

Fuiste mi primer amor. La primera persona de la que me enamoré. Ese día fue la primera vez que me confesé a alguien.

—Leon, ¿recuerdas la promesa que hicimos?

Abrí la puerta al coraje. La abrí pensando que estaría bien incluso si me lastimaba. Pero en lugar de lastimarme, lo aceptaste. Rompiste mi amor en pedazos, pero aun así lo reconociste.

—Sí.

Yo había soñado con esto. Con este momento. No tenías que recordarlo. Podrías haber olvidado lo que me dijiste. Pero al menos, quería mirarte una vez más antes de morir.

—¿Has memorizado…?

Una vez más.

—¿… los nombres de algunas estrellas?

Quería verte una vez más.

Violet Evergarden. Yo, Leon Stephanotis, de dieciséis años, estaba enamorado de ti.

Estaba enamorado de ti. Mi yo actual también. Ahora que estabas frente a mí, podría decirlo, incluso si no quisiera.

La llama dentro de mi pecho decía: “Esta mujer es la que inició el fuego”. Me decía que eras la mujer que me quemó. Me habías quemado y todavía lo hacías. Derretiste todo lo que tenía encerrado en hielo. Me decía que eras la mujer de mi destino.

Violet asintió sin decir palabra. Ella asintió con la cabeza como una niña. Estaba feliz de que recordara lo que me había dicho, lo podía decir por la expresión facial que estaba haciendo.

Solías ser tan inexpresiva y como una muñeca… ¿Quién fue el que te cambió tanto?

Ya no eras una muñeca. Más como una chica que tenía el amor de alguien. Sin embargo, no te parecías a nada más que eso desde que estuviste conmigo. Pero ahora, seguro que tenías a alguien. Este alguien te había cambiado hasta ese punto, ¿verdad?

—Violet —dije, suprimiendo el dolor de mi pecho sofocante—. Si tienes algo de tiempo, ¿no lo pasarás conmigo? —pregunté.

Estaba intentando abrir la puerta al coraje de nuevo. Independientemente de lo que me esperaba más allá, incluso si me arrepiento de haberlo abierto. Pregunté sin embargo.

Me cambiaste. Tú me hiciste quien era. Probablemente no lo sabías. No tenías que hacerlo.

—Sí, por supuesto.

Y esta hermosa mujer frente a mí también.

—Estaba esperando que llegara el día en que le informe sobre los frutos de mis estudios.

Seguramente, ella también la había hecho alguien.

—En caso de que nos encontráramos alguna vez, hubiera querido informarle a usted, incluso si no lo recordaba.

La envidia, el afecto y el apego corrieron por mi cuerpo.

—Eso es lo que estaba pensando.

Mi yo de dieciséis años estaba gritando. “Yo estaba enamorado de ti. Yo estaba enamorado de ti. Yo estaba enamorado de ti. Estoy enamorado de ti. Incluso ahora, todavía me gustas”, gritaba.

No tenía la juventud y la imprudencia de aquellos días. Sin embargo, con respecto a mi amor por ella, el yo de cuando le confesé todavía estaba aquí.

—Estoy seguro de que lo que voy a decir ahora te molestará. Pero, ¿me escucharías?

Yo todavía estaba aquí. Esa versión de mí todavía estaba dentro de mí.

Violet Evergarden, tú …

—Puedes reír si quieres; verás…

… para mí, tú… una mujer como tú eras…

—Fuiste mi primer amor.

Violet Evergarden, tú…

—Todavía me gustas. Perdóname.

Para mí, eras la mujer de las estrellas.


Maru
Si Gilbert no existiera, te apoyaría hasta el final, Leon. Me parece un desarrollo muy lindo el de su personaje y el cómo el encuentro con Violet lo cambió. Ojalá pueda ser feliz, aun más. Y su reencuentro… siempre me parecerá hermoso.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.