Violet Evergarden – Folleto 6: El sastre y la muñeca de recuerdos automáticos

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Ella era una chica que ocultaba una belleza salvaje. Su cabello dorado parecía teñido con estrellas empolvadas del cielo nocturno. Sus ojos azules parecían joyas de la mejor calidad que uno encontraría engastadas en coronas reales. Materiales de la mejor calidad. Sin embargo, no llevaba maquillaje, simplemente se había despertado, se había lavado la cara, se había vestido y había venido hasta aquí. Su atuendo parecía nada más que eso.

Estaba vestida con prendas que probablemente le habían dado los ancianos. Las telas eran buenas pero no elegantes. El vestido básico de una pieza parecía algo que una pareja de ancianos había comprado para su nieto. Le sentaba bien. Sin embargo, esta chica encajaba mejor con algo más audaz.

Mi mecenas, Claudia Hodgins, había venido aquí acompañado de varias damas hasta ahora. Lo había visto con todo tipo de mujeres, hasta el punto que quería ofrecerle un consejo sincero sobre su círculo de amistades… pero era la primera vez que venía con alguien que me dejaba sin saber cómo tejer el hilo.

Era una niña perdida que había venido a mi castillo, “Canaria Tailor”. Era una novata en la moda, que parecía no saber siquiera lo que era vestirse. Sin embargo, el broche esmeralda brillando en su pecho y su apariencia penetrante naturalmente me llamaron la atención.

—Un placer de conocerlo. Soy Violet Evergarden.

Ella era una clienta que apareció en la tarde de cierto día.

♦ ♦ ♦

Mi castillo, Canaria Tailor, funcionaba como una sastrería de alta gama en Leiden, la capital de Leidenschaftlich. Era una tienda administrada por un hombre de mediana edad que no tenía esposa ni hijos, pero me había ganado un cierto grado de evaluación y de alguna manera me las arreglé para mantenerlo. Sin embargo, estuve en una depresión durante los tiempos de guerra, la condición de mi negocio en su peor momento.

Recientemente, los clientes que habían estado usando mis servicios por un tiempo estaban regresando, así que podía comer con gusto una vez más y podía enviar los diseños que quería hacer al mundo. Mis patrocinadores estaban encantados con mis actividades laborales. Claudia Hodgins, que había creado una gran empresa en Leidenschaftlich, era uno de ellas. Lo conocía desde que era tan alto como mis rodillas. Acababa de graduarme de ser un aprendiz de técnico de costura cuando conocí a ese niño, que caminaba con pasos tambaleantes. Cuando se convirtió en soldado, heredé esta tienda de mis padres y me convertí en un hombre de pleno derecho. Cuando terminó la guerra y él dejó el ejército para iniciar un negocio también, había logrado que otras personas me reconocieran como propietario de esta tienda.

Aunque estábamos muy separados en edad, nuestra relación estaba conectada en cada punto de inflexión como compañeros del negocio de servicio al cliente de la misma ciudad. Pensar que llegaría a confiarme los atuendos de las muñecas de su empresa. Honestamente, algo había llamado la atención.

Era un niño que yo, sin familia propia, había cuidado durante muchos años. Por lo tanto, por la forma en que trató a esta chica, pude decir de inmediato que no eran amantes. Me dijeron que la había contratado como muñeca de recuerdos automáticos para la empresa postal que había abierto o algo así.

—Eras un soldado, ¿verdad?

Cuando le pregunté eso, ella, que había estado de pie esperando dentro de la tienda como una muñeca de juguete, parpadeó con sus grandes ojos.

—¿Puedes saberlo? —susurró. Su tono de voz era hermoso, lo suficientemente frío como para recordar la cristalización de la nieve.

—Puedo. Por la forma en que caminas y te paras y cosas por el estilo. Leidenschaftlich es una nación militar, muchos de mis patrocinadores son soldados. Este tipo de cosas está arraigado en ti y no puedes cambiarlo, ¿verdad?

Aún así, una niña soldado, ¿eh? ¿Entonces esta chica llevaba un arma y corría por los campos de batalla hace un rato? Me resultó bastante difícil de creer, pero cuando supe que tenía extremidades protésicas al tomar sus medidas, la sensación de realidad aumentó.

Esos son brazos artificiales bastante groseros.

Las prótesis en sí mismas no eran infrecuentes. Una gran guerra acababa de terminar. Ese era el tipo de personas que más necesitaban artículos hechos a pedido, así que tuve la oportunidad de verlos en el trabajo. Incluso al caminar por la calle, habría mucha gente cojeando. Pero para que una chica tan joven estuviera…

—Ella era una soldado brillante. Pero… es mi empleada ahora. ¿Verdad, Pequeña Violet? —Hodgins dijo como si quisiera cortar algo, terminando las cosas allí por una vez.

Primero discutimos la propuesta de diseño mientras estábamos sentados a la mesa, pero ella apenas dijo nada. ¿La ropa no despertó su interés o simplemente nunca había tenido interés en la ropa?

—Presidente Hodgins, se lo dejo a usted.

Ella estaba algo distraída. Miraría alrededor de la habitación, luego su broche de esmeraldas y repetiría las acciones.

No tiene ningún interés.

La ropa no le interesaba. Tampoco se arreglaba. Su preocupación se centraba en otra cosa. ¿No era de mala educación hacer eso cuando la persona que los iba a hacer estaba justo frente a ella?

—¿Esta chica normalmente usa ropa así? —pregunté, señalando el traje de una pieza asignado.

—La dama de la familia Evergarden se los arregla. Parece que compró muchas cosas y yo también envío algunas… pero la pequeña Violet solo se pone las sencillas.

—Después de todo, la ropa llamativa convierte a uno en un objetivo fácil.

Al principio, no entendí muy bien de qué estaba hablando. Después de un momento, me di cuenta de que “ah, se trata de recibir un disparo en un campo de batalla”.

—Ya no te dispararán —argumentó Hodgins, aunque no parecía muy convencida.

Me encontré pensando:

Ya veo, así que esta chica ahora descubrirá lo que es vestirse.

Podría entenderlo. Todos los puntos conectados y las cosas que ella me había hecho sentir dieron un giro de ciento ochenta grados. Y luego… luego…

—¿Qué tal si nos probamos un montón de cosas por un rato? —dije, impulsado por una especie de sentido de obligación. Sus ojos azules parpadearon con aire ausente.

Hodgins estuvo de acuerdo. Con esto como mi señal, agarré su brazo protésico sin restricción, llevándola a mi taller.

—Por “muchas cosas”… ¿qué se supone que debo ponerme?

—Muchas cosas son… muchas cosas. Pequeña Violet… los canarios no escuchan a nadie cuando las cosas llegan a esto, ya ves. No tienes más remedio que convertirte en una muñeca de disfraces hasta que esté satisfecho. También solía vestirme elegante en el pasado.

Qué forma tan cruda de decirlo. Esto era lo que debían hacer los sabios. Estímulo otorgado a los jóvenes por los pioneros de la vida.

Lo mejor era aprender desde el nacimiento cuáles eran los efectos de “vestirse”. Lo había estado persiguiendo durante toda la vida. El mundo de la ropa y los complementos fue maravilloso.

Si no lo sabe, quiero enseñárselo. Quiero que sepas. Eso es todo.

—Muéstrame tu voluntad. También debes saber qué te queda bien —dije mientras abría los estantes de ropa.

—¿Por qué es eso?

Su voz resonaba bien. Como para rivalizar con él, hablé en voz alta:

—Dijiste que los colores llamativos son blancos fáciles. Sabe por experiencia que debe usar este tipo de “atuendo” en un campo de batalla. ¿No es eso?

Hubo una pausa y luego asintió.

—Sí.

Quiero que no prestes oído a los ruidos nostálgicos del campo de batalla. Lo que necesitas son las melodías interpretadas por el susurro de cintas, seda y volantes.

—Entonces, de hecho, debes aprender de qué se trata vestirte.

Empujé sobre ella la montaña de vestidos que llevaba. Sacando su rostro de los montones de vestidos, dijo con un semblante ligeramente preocupado:

—¿No es suficiente con simplemente ponerse la ropa?

Como no tenía una personalidad amable, corté despiadadamente la pregunta:

—No lo es. Qué pregunta más tonta. El trabajo en el que vas a trabajar a partir de ahora ha existido desde los viejos tiempos, pero es una ocupación donde las mujeres son las estrellas. Sus clientes querrán que les escriba cartas elegantes, corteses y auténticas. Será mejor que te pongas algo que te quede bien… eso es seguro.

Silencio.

—¿Quieres preguntar por qué?

Mirándome directamente, respondió con un:

—Sí, por favor, dímelo.

¿Qué es esto? Tenía la impresión de que era obstinada, pero ¿no es una buena niña?

Sonreí tranquilamente y dije:

—Estarás luchando en un nuevo campo de batalla de ahora en adelante.

Era más difícil memorizar nombres a medida que envejecía. Ella… Bien, Violet Evergarden abrió los ojos gradualmente más ante las palabras que dije.

—Serás una muñeca de recuerdos automáticos, ¿no es así? Es un trabajo complicado. En este tipo de campo de batalla, una mujer que sea hermosa de una manera que coincida con ella, con su apariencia como debe ser… puede ser tanto un arma para los negocios como un protector personal. Por lo tanto, ahora debe probar muchas armas y encontrar las que más le convengan. Soy el buscador de caminos de ese camino, así que te ayudaré a elegir. ¿Cómo es eso? ¿Te sientes con ganas de hacerlo?

Cuando le pregunté esto, Violet dijo:

—Entendido.

Fueran o no personas extraordinarias, todos eran niños perdidos que buscaban mis enseñanzas.

—Entonces, primero, comencemos con un tipo que tiene una falda un poco más esponjosa.

Había casos en los que la gente sintió que disfrazarse era algo extremadamente aterrador.

—Te ves sorprendentemente bien con atuendos llamativos y exagerados. Entonces, ¿qué pasa con esto?

Mi trabajo consistía en dar un empujón en la espalda a esas personas y darles valor.

—Intentemos hacer lo que podamos. Si hacemos eso, no pensarás que el atuendo que realmente usarás sea demasiado extravagante.

Fueran gordos, delgados, de patas cortas o largas.

—Los tocados y las faldas bulliciosas también te sientan bien… Tengo atuendos que actualmente me piden que haga para una obra de teatro y pueden ser buenos también. ¿Te gustaría probártelos? Quiero un punto de partida para las ideas. Estás… un poco… mejor dando la impresión de que vives en otro lugar que no sea aquí.

Al vestirse, la gente puede brillar. Sus figuras brillantes se convirtieron en sus armas.

—Siéntate allí, pon tu mano en la barandilla de la ventana… gira un poco la parte superior de tu cuerpo y gira hacia mí.

Violet Evergarden.

Te otorgaré un arma que seguramente atraerá los ojos de la gente sin importar adónde vayas. Definitivamente habrá dificultades en el lugar contra el que vas a luchar a partir de este momento que son diferentes a las que has atravesado hasta ahora. Pero está bien. Vístete hermosamente y enfréntate a ellos con resolución.

Estaba a punto de darte una armadura que te permitiría comportarte de esta manera.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *