Al límite – Capítulo 95: Fufu, está hecho

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Una hora después, Han Dong fue escoltado de vuelta a la oficina de Wang Zhong Ding.

Junto a su escritorio, había una zona de despacho auxiliar, donde Feng Jun solía acudir a ayudar cuando estaba ocupado.

Era un puesto seguro de segundo al mando, y hoy, el pequeño Han Dong, recibió este honor.

—¿Por qué me miras? Te pedí que revises el manuscrito.

Wang Zhong Ding dio una severa instrucción.

Han Dong simplificó el contenido de acuerdo con los requisitos del “Profesor Wang”, luego lo dividió en secciones, además de la puntuación y consideró que no había nada más que modificar. Levantó la mano antes de hablar.

—He terminado de revisar.

Wang Zhong Ding sólo le lanzó una breve mirada, y luego comenzó a reprenderlo.

—¿Qué te acabo de decir sobre el formato? Tienes que iniciar una línea separada cuando la persona con la que hablas cambia, ¿por qué sigue esto amontonado? Y esta frase, léela tú mismo, ¿es una frase humana? ¿Se puede leer sin problemas? ¿No ves un error tipográfico tan grande aquí? ¡¡¡Revísalo!!!

Han Dong enterró la cabeza y jadeó durante medio día, finalmente, levantó la cabeza y le preguntó al Maestro Wang tentativamente.

—¿Está bien esta vez?

El profesor Wang acababa de mirarlo dos veces antes de volver a golpear a Han Dong en la nuca:

—¿Qué puntuación hay que añadir a este lugar? ¿Es el nombre del título? Piénsalo de nuevo.

Han Dong soltó una carcajada seca:

—Equivocado, equivocado, debería ser un número de extensión.

—¿Dónde está el apóstrofe? Es una comilla doble.

—Cierto, cierto, comillas dobles, me he acordado mal.

Cuando el trastorno obsesivo-compulsivo se encuentra con un imbécil, cuando la élite se encuentra con el analfabetismo, ¿cómo no va a ser malo? Después de que Wang Zhong Ding lo corrigiera, palabra por palabra, y pensara que estaba bien, su rostro se alivió un poco.

—Ven aquí, te enseñaré cómo convertir la historia en un guión.

Wang Zhong Ding le hizo una señal.

Han Dong movió su taburete para sentarse junto a él y se acercó a mirar la pantalla del ordenador con una mirada seria y estudiosa.

—Ya has hecho una película y has visto el guión, así que sabes cuál es la diferencia entre un guión y una historia. Además de tener una trama, debe haber escenas, descripciones de expresiones de acción y diálogos… —dijo Wang Zhong Ding, cuando una pata de perro tocó su mano de repente, la cual controlaba el mouse.

—Tu mano es suave.

Wang Zhong Ding le dedicó una sonrisa siniestra.

Lo reprendió con una voz severa.

—¡Sácala!

Han Dong soltó rápidamente su mano y pareció volver a escuchar con atención.

Como resultado, Wang Zhong Ding habló durante un rato y, de repente, dijo:

—Enséñame la mano.

Aunque Han Dong no sabía qué hacer, estiró la mano obedientemente.

Wang Zhong Ding preguntó.

—¿Por qué tienes las manos tan ásperas?

Lo había sentido la noche anterior cuando tomó la mano de Han Dong para dormir, y las manos de este tipo no eran generalmente ásperas.

Todas las partes de su cuerpo, incluida la cara, eran bastante finas y suaves, excepto estas dos garras, que eran simplemente como papel de lija.

—Soy hijo de un agricultor, ¡y estas son las manos que han estado en la obra y han hecho trabajos agrícolas! Son manos trabajadoras y sabias las que han creado los rascacielos de la capital para que ustedes, trabajadores de élite de cuello blanco, puedan alimentarse en ellos.

Wang Zhong Ding habló en voz socarronamente.

—Te caíste en un pozo un día después de salir de la obra, ¿y mereces que se diga que eres un trabajador?

Han Dong se rió.

—¿Lo sabías?

Wang Zhong Ding miró la estúpida apariencia de Han Dong y no pudo evitar sonreír.

—Tú mismo lo dijiste anoche.

—¿Yo mismo lo dije? ¿Cuándo nos reunimos anoche?

Han Dong tenía una expresión de negación.

Wang Zhong Ding dirigió su mirada directamente a la pantalla del ordenador:

—Continuemos.

—¡No! —Interrumpió de inmediato—. Esto debe quedar claro, ¿cuándo te lo dije exactamente? ¿Qué te he dicho?

Wang Zhong Ding sólo pudo repetir pacientemente todas las tonterías que le había dicho Han Dong.

Han Dong se quedó atónito cuando lo escuchó.

—Yo… ¿mencioné a Xia Hongwei?

—No lo mencionaste, te aferraste a él todo el tiempo —dijo Wang Zhong Ding.

Han Dong se apresuró a preguntar.

—¿No se lo dijiste a Xia Hongwei?

—No he tenido tiempo de contarlo.

Han Dong casi se tira al suelo:

—¡No, hará que me maten! Por favor…

Wang Zhong Ding no se inmutó.

—Si dices la verdad, te jalaré, de todos modos, los dos estamos atados a una cuerda de saltamontes.

—¿Qué tiene que ver conmigo? —Preguntó Wang Zhong Ding.

—¿Por qué no? Sólo salté porque te vi.

Wang Zhong Ding estaba aún más confundido:

—¿Por qué me viste saltaste al pozo?

—Tenía miedo de que me vieras.

Han Dong señaló con el dedo.

Wang Zhong Ding volvió a preguntar:

—¿Por qué temes que te vea?

Han Dong se cubrió la cara de risa barata.

—Eso no es… miedo de que se enamore a primera vista…

Han Dong no tenía vergüenza y levantó alegremente las cejas ante Wang Zhong Ding.

Wang Zhong Ding advirtió:

—¿Qué haces? ¡Te digo que no vuelvas a decir esa mierda inútil!

Efectivamente, Han Dong estrechó la cintura de Wang Zhong Ding y murmuró:

—Realmente somos dos en el futuro.

—Si vuelves a ser pobre, ¿crees que me quedaré?

Han Dong giró inmediatamente la cara, y sus hombros siguieron temblando sin parar.

Wang Zhong Ding lo ignoró y giró su rostro hacia la pantalla del ordenador, revisando personalmente el formato del guión para Han Dong mientras le explicaba pacientemente los puntos principales.

La mandíbula de Han Dong se posó en el hombro de Wang Zhong Ding, éste le miró con los ojos entrecerrados, y Han Dong volvió a tener una expresión de hombre de segunda categoría.

—Tengo el cuello cansado de estirarlo tanto. Acolchónalo un rato…

No sé por qué, pero Wang Zhong Ding consintió este comportamiento de Han Dong.

Durante el intercambio, Han Dong preguntó de repente:

—¿Puedes añadir una escena de cama para mí?

—¡No!

Fue un rechazo directo.

Tras perder, Han Dong se sintió poco complacido y preguntó deliberadamente:

—¿Por qué no puedes añadirlo?

—Porque eres poco atractivo en la cama.

Bueno…

El guión fue completamente revisado. En el momento de la firma, Wang Zhong Ding pidió la opinión de Han Dong.

—Sólo escribe el nombre del departamento de literatura de nuestra empresa —dijo Han Dong.

—¿Por qué no escribes tu nombre?

Wang Zhong Ding se sorprendió bastante.

—Si escribes sobre el departamento de literatura de nuestra empresa, es lo mismo que devolverle un favor al director Lu.

Wang Zhong Ding no esperaba que Han Dong tuviera tantas consideraciones, y ahora que volvía a mirar su expresión colgante, de repente, se sentía bastante atractivo y raro, de nuevo.

—¿Te parece que soy particularmente atractivo y raro?

Han Dong apestaba.

Wang Zhong Ding le espetó con aparente enfado:

—Vete, tengo que ocuparme de mis propios asuntos.

Han Dong tomó el guión impreso y se dirigió a la salida.

De repente, Wang Zhong Ding volvió a llamarlo:

—Espera un momento.

Han Dong se dio la vuelta confundido, de repente, algo estaba acercándose hacia él, agarrándolo con sus reflejos, notó que era una gran botella redonda.

—Vuelve a desvanecer esa garra tuya, las películas de terror tienen mucho que ver con la apariencia de los miembros, una vez que esa gran garra marrón tuya está en la cámara, el público estará definitivamente fuera de la escena.

Han Dong asintió.

—Lo sé, debo mantenerlo tan suave como tú.

—Ve, ve, ve, date prisa y ve.

Tan pronto como Han Dong se fue, Wang Zhong Ding llamó a Xia Hongwei.

—El guión está hecho, haré que alguien lo envíe para revisar el proyecto mañana. Pero el importe de la inversión ha cambiado un poco, no utilizará cincuenta millones en absoluto, veinte millones serán suficientes.

—¿Veinte millones? ¿No estás bromeando? ¿Ahora con veinte millones se puede hacer una película?

—Si el guión es bueno, veinte millones también pueden producir una taquilla de doscientos millones. Si el guión es malo, una inversión de veinte millones puede no recuperarlos —dijo Wang Zhong Ding.

—Veinte millones es muy poco, es fácil recuperarlos —dijo Xia con arrogancia—. ¡Cincuenta millones no me faltaran, lo importante es darle esos treinta millones a Yu Ming como remuneración!

Wang Zhong Ding sonrió con suavidad:

—Si le das 100 millones, la película no perderá dinero.

Xia Hongwei se preguntaba, por la mañana estaba suplicando que lo dejara, ¡pero ahora está jugando a este juego conmigo! ¿Qué demonios?

♦️ ♦️ ♦️

—¡Corte!

Liang Jing dio una orden y Li Shang se liberó finalmente de la trama.

Su pierna había sido sometida a una operación mayor y, a pesar de haberse recuperado, seguía estando mucho peor que antes.

Después de estar colgado durante una hora más o menos, estaba un poco inseguro cuando aterrizó en el suelo.

—¿Cómo estás? ¿Estás bien? —Preguntó Liang Jing.

Li Shang agitó la mano:

—Estoy bien.

—Tus habilidades de actuación han mejorado mucho.

Liang Jing dio una palmadita en el hombro de Li Shang en señal de elogio.

—El futuro del cine de China continental depende de ti.

La cara de Li Shang parecía mucho mejor de repente.

Durante el descanso, los dos hablaron de nuevo acerca de la nueva película del director Lu.

—Se dice que es el elenco original y que el guión está recién estrenado —dijo Xiao Wen.

Li Shang tenía curiosidad:

—¿Es una inversión del presidente Wang?

—¿Será Wang el que se equivoque? Un negocio tan poco fiable, sólo el gran maestro de Yu Ming se atreve a tomarlo. Si invirtiera en la película, habría perdido dinero —dijo Xiao Wen, refiriéndose al acaudalado propietario de Yu Ming.

 Sólo tiene interés en el dinero, ja, ja, ja.

—¿Cuánto se invirtió? —Preguntó Li Shang.

Liang Jing respondió con ligereza:

—He oído que eran veinte millones.

—¿Tan poco? —Se sorprendió Li Shang—. ¿No ofreció ese hombre rico cientos de millones a la vez?

No es un tonto, para decirlo sin rodeos este drama es para hacer de Yu Ming un hombre feliz, y de paso darle cara al director Lu.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *