El Perseguido – Capítulo 86: Fingiendo ser un tigre

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan no se había dado cuenta que siempre que se encuentra con problemas, su primera reacción es contactar a Ye Ying Zhi. Ya había considerado inconscientemente a la otra parte como una existencia confiable, aunque a veces en su corazón, la otra parte era un ‘cazador de vampiros algo confiable, tímido y poco hábil’.

No había señal en su teléfono móvil. Lamentaba haber elegido el paquete más asequible de una compañía con la peor señal para ahorrar algo de dinero. En ese momento pensó que solo estaría en la escuela y el dormitorio, no tenía que ir a lugares remotos a menudo. ¿Cómo habría sabido que tendría tanta mala suerte?

Su celular original fue destruido por el vampiro de bajo rango cuando estaba en Sydney. Pero cuando dejó la mansión del príncipe Eymer esa vez, Gray le dio uno nuevo con una tarjeta de llamada reemitida. Sólo necesitaba descargar las aplicaciones que usaba con frecuencia en la tienda de aplicaciones e iniciar sesión en sus cuentas.

Cuando Gray le entregó el teléfono, dijo con calma que era una compensación del clan de sangre. Pero Chi Yan no creyó que el clan de sangre fuera tan meticuloso y amable. No necesitaba que le dijeran quién había ordenado al viejo mayordomo que hiciera esto.

Su estado de ánimo era un poco complicado. Recordó claramente cómo se vio obligado a acceder al acuerdo de 30 días con el príncipe, pero su actitud siempre había sido mejor de lo que esperaba. Mucho mejor…

Sus movimientos de succión de sangre eran suaves la mayor parte del tiempo, excepto que ocasionalmente parecía estar demasiado ansioso. Cada vez lo invitaba a comer una variedad distinta de comidas y luego lo alimentaba pacientemente poco a poco. También lo tomaba en sus brazos, lo abrazaba, le hundía los dientes en el cuello, luego lamía suavemente su herida, lo llamaba bebé, le preguntaba si le dolía y si se sentía cómodo…

Cada vez que Chi Yan pensaba en eso, rápidamente negaba con la cabeza y no se atrevía a pensar más sobre el tema. Se preguntó si padecía el síndrome de Estocolmo, ya que incluso tenía una buena impresión del vampiro que le chupaba la sangre. También se advirtió a sí mismo que no debía dejarse engañar por las apariencias, ya que probablemente este podría ser el método suave utilizado por este viejo vampiro para tratar a su presa. No olvidó que Alex también había sido un cálido y amigable vecino y compañero de clase al principio antes de ser expuesto…

Pero había una vocecita en su corazón que protestaba. Todos los demás miembros del clan de sangre habían dicho que el Príncipe nunca antes había succionado sangre directamente de un humano. Todos decían que era hostil e indiferente con los extraños; pero el Príncipe succionaba sangre directamente de su cuerpo cada vez. También lo alimentó e incluso lo dejó usar su ropa…

Cada vez que el príncipe Eymer le chupaba la sangre a Chi Yan, o incluso cuando escuchaba su voz, sentía calor en el rostro y los latidos de su corazón se aceleraban. Cuando dejaba la mansión del Príncipe, su corazón se sentía vacío. Y esta vez, este sentimiento alcanzó su punto máximo después de que el Príncipe lo alimentó con su sangre.

Chi Yan se sintió disgustado consigo mismo. Se sentía como un niño cobarde de secundaria que se enamora en secreto de la chica más bonita y popular de la escuela. Pero esta linda chica nunca comió ni estudió con otros. Sin embargo, estaba dispuesta a comer con él, estudiar con él e incluso irse a casa con él… ¿También pensaba que él era especial?

No obstante, el príncipe Eymer no era una chica tan sencilla y hermosa. Sería mejor para él detener estos extraños pensamientos. Probablemente sufría del síndrome de Estocolmo, y cuando el acuerdo termine, el Príncipe borrará su memoria, lo dejará… y luego se curaría.

Ni siquiera se atrevió a confiar estos pensamientos a su amigo cazador de vampiros. ¿Qué esperaría decirle a Ye Ying Zhi?

Ying Zhi, hay algo que quiero confesarte. Hace algún tiempo, he estado soñando contigo, pero estos sueños no son fáciles de describir para mí. Pero ahora, le tengo mucho cariño al príncipe Eymer y creo que… me agrada. ¿Puedes decirme qué me pasa? ¿Volveré a la normalidad después de que me vaya y me borren la memoria? 

Ye Ying Zhi probablemente se sorprendería incluso si dijese solo la primera mitad. Quizás rompería su amistad.

Chi Yan no entendía qué tan rápido se había degenerado de esta manera después de llegar a este continente. No solo tuvo sueños amorosos con su amigo, sino que también desarrolló un cariño indescriptible por un vampiro. Era una escoria. No sabía si esto contaba con tener los pies en dos botes al mismo tiempo.

Fue precisamente porque quería escapar de estos sentimientos y pensamientos extraños que participó en este viaje de surf de dos días. ¿Quién hubiera pensado que se encontraría de nuevo con un problema?

Seguramente hubo algún rencor contra los vampiros en su vida anterior.

Jiang Tian estaba sentado a su lado y le preguntó sobre la situación de los vampiros bandidos.

—Se dice que hay vampiros al acecho en las montañas y los bosques. Aparecen en las carreteras remotas por la noche por donde pasan pocos coches. Detienen el automóvil y succionan la sangre de las personas en este. Luego, borran su memoria y los dejan ir. Parece que hubo personas que se escondieron y escaparon sin que les borraran sus recuerdos, por lo que los rumores sobre estos ‘bandidos’ se extendieron. Pero no sabemos qué tan ciertas eran estas historias sobrenaturales, por lo que nadie se toma estos rumores en serio —explicó Tony, sentado en el asiento vacío detrás de ellos—. No esperaba que fuera verdad —murmuró, —el bandido que roba sangre.

El conductor era un hombre blanco corpulento de mediana edad. Aparcó el autobús con nerviosismo y advirtió a todos que no abrieran las puertas ni las ventanas y que no salieran del coche. A juzgar por el sonido, el autobús claramente había chocado con algo, pero no se atrevió a salir a comprobarlo. Como veterano que viajaba a menudo por carreteras de montaña por la noche, obviamente también había escuchado los rumores.

La niebla en las montañas y los bosques se hacía cada vez más grande. La espesa niebla blanca cubrió todo el autobús.

El conductor miró la inusual niebla, apagó el motor y todas las luces dentro y fuera del autobús, con la esperanza de cubrirlo de esta manera. Algunos pasajeros intentaron llamar al número de emergencia para pedir ayuda, pero descubrieron que sus teléfonos no tenían señal.

El conductor se levantó y les susurró a todos que no hicieran ruido ni encendieran luces. De repente, incluso las luces blancas emitidas por los dispositivos electrónicos desaparecieron y todo el autobús se quedó en silencio en la oscuridad total. Solo se oía el sonido de la respiración de todos.

Chi Yan escuchó débilmente el sonido de un susurro en la niebla. Frunció el ceño y volvió la cabeza para mirar. Vio una sombra oscura apoyada en la ventana a su derecha. Una cara de color blanco verdoso pálido con largos colmillos estaba presionada contra la ventana frente a él.

Las pupilas rojo oscuro del vampiro miraron con avidez a Chi Yan y le sonrieron con malicia.

Se sorprendió por un momento y miró al vampiro. Se resistió a desviar la mirada y se tocó la garganta en silencio. Trató de mantener la calma y levantó lentamente la mano izquierda.

Se encontraba el anillo que Ye Ying Zhi había colocado en el dedo anular de su mano izquierda. Había dicho que era un símbolo suyo y que podría ser útil.

Chi Yan no esperaba que fuera útil tan pronto. No sabía si funcionaría. Hizo todo lo posible por ocultar su nerviosismo y su pretensión, preocupándose de quedar expuesto. Con calma, deliberadamente agitó la cara del anillo con el patrón de espinas y rosas hacia el vampiro.

Las pupilas rojo oscuro del vampiro se ensancharon de repente.

Chi Yan pensó por un momento, y luego pegó directamente la cara del anillo en el cristal para que el vampiro pudiera ver con claridad.

De repente se dio cuenta de que su comportamiento era un poco arriesgado. Después de todo, se trataba del símbolo de un cazador de vampiros, y no sabía nada sobre este grupo de vampiros. ¿Qué pasaría si tuvieran enemistad con la familia de Ye Ying Zhi y sus acciones pudieran provocar una reacción violenta? Tony dijo que estos vampiros solo tomaban sangre y no mataban humanos. Chi Yan supuso que perdonan las vidas humanas para no traer demasiados problemas a ellos mismos. ¿Qué pasaría si mostrar el anillo traería más desastres a todas las personas en el autobús y él no tenía la capacidad de proteger a todos?

Justo cuando Chi Yan lamentó su acción impulsiva, el vampiro se cayó del autobús.

Se escuchó el crujir de ramas entre la espesa niebla y voces esporádicas apenas audibles que conversaban en inglés.

Todos dentro del autobús esperaban con miedo, con el conductor guiándolos. Comunicaron su pánico y ansiedad a sus compañeros usando sus ojos y movimientos corporales. Algunos de ellos también vieron a los monstruos pegados en la ventana hace un momento, más de uno, pero no sabían qué eran. Después de más de diez minutos, la espesa niebla se disipó gradualmente, revelando la brillante luz de la luna en el horizonte.

El conductor sacó tranquilamente la linterna de repuesto, abrió la puerta principal del autobús y se bajó para comprobar que todo fuese normal. Era como si la colisión, la espesa niebla y el susurro de sombras oscuras, fueran solo sus ilusiones.

Regresó al autobús, se frotó las manos, murmuró algunas palabras, luego volvió a encender el motor, encendió todas las luces dentro y fuera del autobús y condujo por la ruta familiar como de costumbre. Media hora después, volvió a encender la música. Todo estaba bien hasta ahora, y probablemente no pasaría mucho tiempo antes de que pudiera llegar a casa sano y salvo.

El autobús recuperó su vitalidad una vez más con la relajante música country de fondo.

Los celulares volvieron a tener señal y los pasajeros llamaron a sus familiares y amigos o hablaron de sus extrañas experiencias en las redes sociales.

Chi Yan le envió un mensaje a Ye Ying Zhi, le agradeció el anillo y aprovechó la oportunidad para hacer una pregunta que siempre había querido hacer.

—¿Me borrarán la memoria una vez que se complete mi acuerdo con el príncipe Eymer?

En el pasado, no le preocupaba este asunto, pero después de que Bai Qiu le hiciera esta pregunta, no pudo evitar pensar en ello.

—La decisión de este asunto recae en el príncipe Eymer. Si él no quiere que lo olvides, no lo olvidarás.

—Ya veo. —Chi Yan bajó la cabeza y envió otro mensaje—: Hay una cosa más, Ying Zhi, ¿puedes evitar informar el incidente sobre estos vampiros errantes y simplemente ayudarme a tomar nota de las consecuencias?

—¿Por qué?

—Quiero pedirle ayuda a Eymer.

Sabía que era su propio egoísmo.

En el pasado, Ye Ying Zhi le dijo que le pidiera ayuda al Príncipe Eymer, pero él nunca estuvo dispuesto. Esta vez decidió tomar la iniciativa de preguntarle.

De todos modos, estoy destinado a irme. De todos modos, estoy destinado a olvidar. De todos modos, no tengo una vida útil de cien años y sólo estaré contigo por un tiempo. Así que quiero saber al menos en este momento, mientras todavía puedo recordar, si soy un poco especial para ti, si puedo tener derecho a ser un poco obstinado contigo.

Eymer, me di por vencido. Ya sea el síndrome de Estocolmo o algo así, parece que tengo algunos… 

Chi Yan cerró los ojos y trató de despejar su mente. Guardó el teléfono, se apoyó en el asiento estrecho e inclinó la cabeza hacia la derecha.

El autobús entró en el centro de Sophus. Las tenues luces anaranjadas de la calle al costado de la carretera se reflejaban en las ventanas junto con su rostro que parecía perdido.

Después de todo, no se atrevió a enfrentar su corazón con claridad y franqueza.

Aquellas palabras, ni siquiera lo pensaría.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *