Escapó otra vez – Capítulo 80: ¡Llevando la cuenta!

Traducido por Army

 Editado por Ayanami


Xia Yuqing sintió que fue alcanzada por un rayo. Frente a un enemigo tan fuerte, retrocedió unos pasos y tomó algunas precauciones, mientras miraba a Feng Tingye.

¡Rayos! ¿Cómo podría olvidar que la última vez que se llevó el pequeño libro amarillo, la persona frente a mí había aprovechado esta oportunidad para aprender todas las posiciones allí y usarlas en mí? Esta vez, podría ser lo mismo …

—Su…. Su Majestad, acaba de regresar de la sala de estudio Imperial, si tuviera que regresar ahora, sería demasiado molesto.

Zhen también tenía los mismos pensamientos. Por lo tanto, eso será para la próxima vez. Además, el libro de Ai Fei no sólo menciona la sala de estudio imperial, sino que también parecía mencionar el dormitorio.

—En este pasaje dice: el velo rojo volando, Feng Tingye, abrumó a Yan Ran en la cama carmesí. Yan Ran, que estaba jadeando, no pudo soportarlo más. Gritando en voz alta: ‘¡Mariposa elegante!’ ¿Qué es esta elegante mariposa? ¿Podrían ser palabras para animar las cosas? Tal vez, más tarde, Ai Fei también gritará estas palabras para Zhen.

—¿Mariposa elegante? Elegante mariposa tu trasero. Eres la mariposa elegante, toda tu familia son Mariposas elegantes. ¿Quién quiere gritar esas cosas? ¡Piérdase!

Al ver a Feng Tingye cerca, paso a paso, Xia Yuqing tragó saliva. Luego, sacrificó su última carta de triunfo:

—Su Majestad, el doctor imperial dijo que los primeros tres meses de embarazo son los más vitales. No se permite tener…

—Qué tal esto. Solo toma nota de ello, y llevamos la cuenta.

Xia Yuqing se sintió frustrada. ¡Mierda, mantén las pestañas! Señor Ultra Seme, ¿cómo podría ser tu conciencia tan pequeña? ¿Esto es algo pequeño y todavía tienes que estar al pendiente? Tan amplio como el cielo, ¿qué vastas aspiraciones? ¿Cómo podrías tener tiempo para jugar? Además, ¿no dijimos que llevaríamos la cuenta? Entonces, ¿por qué me estás presionando, piérdete!

Mirando a Feng Tingye, con la sospecha de querer engañarla de nuevo, Xia Yuqing se rebeló vigorosamente, luego…

Otro par de libros salieron del edredón bordado con un sonido agudo.

Los movimientos de Xia Yuqing y Feng Tingye se detuvieron. Al mismo tiempo, ambos se volvieron hacia los libros dispersos en el suelo, e inmediatamente después, ambos se lanzaron hacia ellos.

Por supuesto, no habría grandes cambios en los resultados, por lo que Feng Tingye agarró la pila de libros, mientras Xia Yuqing mordía su pañuelo silenciosamente, en lágrimas. Interiormente, había tomado una resolución firme, cuando tuviese tiempo escribiría otro libro.

El título será “Las penas y tragedias de tener los brazos cortos”.

¡Te intimidan demasiado fácilmente!

Completamente satisfecho, abrió un libro y sus expresiones, una vez más, se agrietaron…

El palacio interior. Detalle dos: El método correcto para derribar a la esposa de un héroe fuerte…

El palacio interior. Detalles tres: Despertarse cada mañana para ver a su esposo empujando el iceberg …

El palacio interior. Detalle cuatro: ¡el shotacon del Señor Ultra Seme no puede ser tan lindo!

Zhen debería haber sabido que si hay uno, entonces hay dos, y si no, hay tres, entonces, no está completo. Como había uno, ¿por qué no habría más? Entonces, Ai Fei, ¿qué planeas escribir para el libro 5?

—Obviamente, derrocando y siendo derrocado, los rencores y resentimientos de los miembros de la familia real de los dos países. Amarse y matarse, entonces resulta que él…

La reacción de Xia Yuqing no fue lo suficientemente rápida y, accidentalmente, lo dejó escapar. Después de hablar, deseó poder llenar su propia boca. Cubriéndose la boca, retrocedió unos pasos.

Las cejas de Feng Tingye se crisparon:

—¿Dos miembros de la familia real? ¿Él?

—Jajaja, esto es solo un malentendido. Chen Qie no quiso decir eso

Ai Fei, Zhen descubrió que tenemos muchas cosas que podemos controlar. Llevar la cuenta podría convertirse en nuestro pequeño secreto.

—Una vez que nazca nuestro hijo, incluso podríamos compartir este secreto con él. Esto podría no ser necesariamente algo malo. ¿Qué dices?

Xia Yuqing estaba llorando, mientras miraba el hermoso rostro de Feng Tingye acercarse silenciosamente.

El señor Ultra Seme, se transforma, casualmente, en un estado oscuro, es demasiado terrible y astuto.

—Hagamos lo que Su Majestad había dicho, vamos a… llevar la cuenta.

Para cuando ella necesite pagar las deudas, ¡sería el final de su vida!

—Espera, majestad. ¿No dijiste que llevaríamos la cuenta? ¿Por qué quitas la ropa de Chen Qie? —Xia Yuqing gritó de miedo. Tirando de sus prendas, ya estaba llorando por la partida de su ropa.

—Sí, llevaremos la cuenta. Pero los días son largos. Es mejor que Zhen cobre algo de interés antes de tiempo. Ai Fei no te preocupes. Zhen sabe qué hacer. Por lo tanto, Ai Fei... simplemente debes obedecer, obedientemente, a Zhen.

Es por eso que, desde el principio, esto fue solo una forma para que ese hombre de dos caras se divirtiera. Esta fue la epifanía de ser enviado por el oponente.

¡Una noche, siete veces… mariposa elegante!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *