¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 67: Ella y la noche prometida (2)

Traducido por Lucy

Editado por Ayanami


Freed, que sonreía significativamente, me sujetó las caderas y, de un tirón, llevó sus caderas hacia delante.

Mi cuerpo, que por fin recibía el estímulo que estaba esperando impacientemente, reaccionó antes que otra cosa… Aah, se siente bien. 

—Haan.

—Mira… he entrado hasta el fondo. ¿Puedes notar que he entrado hasta el fondo de tu interior, Lidi?

Sintiendo como su miembro se retorcía dentro, como si afirmara su existencia, asentí repetidamente.

—Haa… Sip… puedo.

—Estás muy mojada, no lo he tocado del todo y, sin embargo, el interior de Lidi se aflojó y está muy húmedo.

—Nnn.

De repente, me golpearon el cuello del útero y se me escapó un jadeo.

La hombría de Freed es muy grande. Su punta llega fácilmente hasta el fondo.

—A Lidi le gusta que entre hasta el fondo, ¿verdad?

—Sí, sí… ¡Eh, por favor, más!

—¡¡Bien!!

Para apelar a que yo también lo quiero bien adentro, empujé mis caderas de buena gana y, con los ojos seriamente entrecerrados, Freed empujó sus caderas profundamente.

—Hya… ¡Aaaa!

Al recibir la estimulación del roce, el momento del éxtasis llegó demasiado pronto.

Mi cuerpo seguía temblando por los efectos posteriores al orgasmo. Se siente tan bien que mis lágrimas se derramaron espontáneamente.

Freed las lamió.

—Dulce. Fufu, las lágrimas de Lidi son dulces.

—Nn… eso no debería… ser…

—Son dulces. Pero, eso debe ser porque amo a Lidi.

—Hyan.

Mi abdomen inferior reaccionó obedientemente a sus palabras.

Mi cuerpo se apretó fuertemente alrededor de su polla que se metió muy adentro.

—Ha… Lidi… No aprietes tanto… Duele…

—Aa… Aunque digas eso… Es imposible…

No es algo que haga deliberadamente. Si pudiera aflojar cuando me lo dice, sería capaz de controlar la tensión desde el principio.

—Aah, jeez. Lidi es demasiado linda.

—¿Fuu?

En cuanto dijo eso, con toda su hombría aún dentro, me dio la vuelta y me encontré a cuatro patas.

Entonces, agarró mi cintura con ambas manos y al instante siguiente empezó a moverse ferozmente dentro y fuera.

—¡Ah, ah, ah, ah!

—A Lidi seguro le gusta esta posición.

—¡¡Hyan!!

Con la inserción desde atrás, el ángulo cambió y su polla dio en el punto perfecto.

Incluso al ser golpeada allí recibí tal descarga que sentí que me iba a correr de nuevo.

—¡Ah! ¡¡Así no es bueno!!

—¿Nn? ¿Así es bueno?

Ser golpeada fuertemente sin estar en la posición del misionero estimuló tanto mi cuerpo que perdí las fuerzas.

Mientras mi cara se hundía en las sábanas, Freed sujetó mis caderas con fuerza y continuó moviéndose dentro y fuera.

—Ah… Freed…

—Lidi… ¿Te gusta?

Cuando lo preguntó, mientras aumentaba la velocidad de sus movimientos, solo asentí sin palabras.

Al ser empujada seriamente desde atrás con solo mis caderas levantadas, solo pude alzar una voz vergonzosa.

—Se siente… bien…

—Sí, yo también me siento bien. El interior de Lidi está caliente, estrecho y envuelve mi miembro. Dice que quiere más.

—¡Hii!

Al tener mi interior frotado, dejé escapar una voz notablemente aguda. Entonces, Freed, que se siente bien, extendió una mano hacia mi pecho.

Al tener la punta pellizcada, me apreté aún más alrededor de Freed.

Cielos… qué es esto, se siente tan bien que siento que me estoy volviendo verdaderamente adicta. 

Fue así desde el principio, pero cómo decirlo, Freed es demasiado hábil en el sexo.

No es un oponente contra el que yo, que no soy mucho mejor que una aficionada, tenga alguna posibilidad.

—Ah jeez… ¿No te dije que no me apretaras demasiado…? Lidi, estoy a punto de llegar a mi límite… Estoy a punto de correrme.

—¡Sí! ¡Freed! ¡¡Vente!!

Asentí a sus palabras, sugiriendo la liberación y acompasé el ritmo de sus movimientos.

—¡Lidi, te amo!

—¡¡Aan!!

Con esas palabras, mis caderas fueron empujadas con fuerza.

Su miembro se hinchó aún más y estalló en mi interior. Sintiendo como liberaba su semilla, mientras empujaba sus caderas, yo también me he corrido de nuevo.

—Hyau… Caliente…

Mi cuerpo se convulsionó, sintiendo aún su líquido caliente. Cuando todo salió, respiró profundamente.

Acepté todo su esperma dentro de mi cuerpo y, perdiendo todas mis fuerzas, estuve a punto de desplomarme sobre la cama.

Pero, Freed no lo permitió, me apoyó tranquilamente desde detrás. A pesar de que se acercó, al no ver señales de que se retirara, tuve un mal presentimiento.

—¿Freed?

Cuando miré hacia atrás, me encontré con su mirada apasionada.

Sólo por esa expresión, aunque sea desagradable, puedo saber lo que va a pasar a continuación.

—¡¡¡Ah!!!

Tal como se predijo, su ritmo comenzó de nuevo.

Sin dejar de correrse una vez, me sujetó con fuerza y su dura espada violó mi interior.

—Ah, espera… Inmediatamente, así…

—No es bueno… Me vas a consolar, ¿verdad? Además, ya he tenido que esperar lo suficiente todo el día de hoy.

No tenía la intención de rechazar la segunda ronda, pero me gustaría que no se le ocurriera irrumpir en mi inmediatamente. Freed, que va por la segunda vez, después de haber acertado de lleno hace unos momentos, es un demonio.

Teniendo mi clítoris estimulado desde atrás, levanté una voz coqueta y aguda.

—Ah, ah… ¡Aaaah!

—Qué bonito. Ha… Más, necesito más. Gime más.

Maldita sea… Estaba demasiado ocupada como para pensar en hacerle sexo oral.

Mientras Freed golpeaba sin piedad mi punto débil por detrás, a pesar de que mi capacidad de pensar disminuía, pensé desesperadamente en una solución para mis planes que habían salido mal.

Aunque dije que lo consolaría y me dije a mí misma que haría lo mejor posible, con esto se arruina todo. No hay tiempo para ello.

Al final, debo seguir con Freed hasta que esté satisfecho, me pregunto si será así.

Recordé sus palabras diciendo que no me dejaría dormir.

Normalmente, uno se tomaría esas palabras como una broma, pero en su caso es aterrador, ya que no son, en absoluto, una broma.

Por supuesto, como prometí, estaba preparada hasta cierto punto. Pero, con él yendo a toda velocidad desde el principio, ya estoy agotada, aunque solo sea el segundo asalto.

Eh, ¿durante cuántas rondas continuará…?

—Lidi… Está saliendo.

Pude escuchar la voz de Freed desde atrás y sentí su miembro hincharse dentro de nuevo.

Con la misma fuerza que antes, su semen volvió a salir y se derramó dentro de mi cuerpo.

—Aah… Hyan… Salió mucho.

—Hay más. Estoy planeando dejar salir todo dentro de Lidi esta noche, así que por favor, acéptalo por completo.

Acepté su líquido caliente mientras pensaba seriamente.

¿Cuánto tiempo continuara esta dulce tortura llamada placer?

O más bien, ¿podré, realmente, volver a casa mañana?

Cuando las fuerzas me abandonaron por completo, Freed finalmente se retiró.

Cuando me sentí aliviada, me apoyó cuidadosamente en el respaldo de la cama.

De entre mis desaliñadas piernas abiertas goteaba una cantidad de semen dos veces superior.

Mientras lo miraba con una sonrisa de satisfacción, Freed habló.

—No pude ver la cara de Lidi durante dos rondas, así que…

—Eh.

Me sujetó sin esfuerzo y me puso en su regazo. Luego, se introdujo en una posición sentada cada a cara.

—Esta vez, déjame ver tu cara.

—¿He…? ¡Aah!

Mientras estaba desconcertada, escuché un sonido lascivo y húmedo, y su espada volvió a invadir mi interior.

O, mejor dicho, ya se ha corrido mucho dos veces, así que por qué demonios no pierde fuerza. Es un monstruo. 

Aun así, cuando acercó sus labios, abrí la boca espontáneamente y lo acepté.

Soy consciente de que me ha corrompido por completo…

—Nnn.

Mientras empujaba lentamente esta vez, chupó a fondo mi lengua.

De repente, con su expresión en mi mente, abrí los ojos y me encontré con los suyos mirándome con felicidad desde el fondo de su corazón.

—Ah…

En ese momento, mi corazón saltó con un golpe.

En el momento en que noté que esa cara se dirigía a mí, por alguna razón, el deleite se extendió por todo mi cuerpo.

—¿Eh…?

—Heh… has vuelto a apretar… ¿se siente bien?

—Ah… sí.

Freed sonrió alegremente ante mi desconcierto. Parece que me he apretado por reflejo. Cuando afirmé inconscientemente sus palabras, sin ningún indicio de duda, empujó con fuerza. El sonido de la piel chocando con la piel resonó. Fue tan exageradamente intenso que olvidé por completo la sensación de hace un rato.

O, más bien, ¿es la posición sentada cara a cara algo tan intenso?

—¡Nnnn…!

—La noche aún es joven. Ha pasado un mes, te daré mucho amor.

Mientras Freed declaraba eso, yo negaba débilmente con la cabeza.

Lo siento, ya estoy en mi límite. Por favor, perdóname.

Intenté apelar a él con ese sentimiento.

—Más… es imposible…

—¿Eh? Es solo la tercera vez. Además, no puedo confiar en lo imposible de voz de Lidi. Le preguntaré a tu cuerpo si es realmente imposible.

—Ah… Es imposible y, sin embargo… ¡Hinnn!

Se llevó la punta de mi pecho a la boca y la mordisqueó. Las lágrimas se derramaron por el nuevo estímulo. Mientras lo hacía me perforó con fuerza y espontáneamente se me escapó la voz.

Sí…

Lo entiendo…

Hoy Freed va en serio. Aunque no me guste, haga lo que haga, tiene ganas de abrazarme continuamente hasta el amanecer.

Entiendo que sucederá lo quiera o no, reflexioné fuertemente sobre el significado de la frase “se cosecha lo que se siembra”.

Dios mío…

Nunca más diré una frase tan terrible a la ligera.

—Lidi, ¿en qué estás pensando? Si puedes pensar, después de todo, todavía tienes algo de margen. ¿Eh? ¿Te estás concentrando bien en mí? Hoy voy a derretir a Lidi hasta el fondo…

Al ser frotada hasta el final, la sensación de clímax llegó de nuevo.

O, mejor dicho, eso es malo.

—¡Aaan, es justo ahí!

—Fufu, linda voz. Voy a hacer que la subas más.

—¡Sí, sí, ahí, justo ahí!

—Liberáte más… Muéstrame más, lo linda y hermosa que eres.

—Haaa… nn, Freed.

Extraño… Debería estar reflexionando y, sin embargo, estoy diciendo cosas para instigarlo. ¿Qué me pasa?

El hecho de que Freed me golpeara en el lugar correcto me hizo intolerablemente feliz, y con el reflejo de ahora en ninguna parte, abracé fuertemente a Freed y le supliqué más con una voz enfermizantemente dulce.

Tal vez, incitado por ese yo, la polla de Freed se hizo aún más grande y rígida.

—¡Aan, la espada de Freed… creció de nuevo!

—Es porque Lidi me agitó… Aah, está saliendo de nuevo…

—¡Aah!

De repente, mis caderas fueron empujadas. Al mismo tiempo, pude sentir de nuevo la sustancia caliente extendiéndose lentamente en mi interior.

—Nnn… Ha salido mucho…

—Se ha reunido la parte de un mes. Oye, Lidi, haz lo posible por absorberlo.

Con su esperma vertiéndose dentro, Freed dejó caer un beso sobre mí.

Mientras le respondía, acepté todo su semen por tercera vez.

Estoy agotada…

Mientras me abrazaban, apoyé mi cuerpo en el amplio pecho de Freed por el cansancio.

Pensé distraídamente. Tres veces. Tres asaltos sin apenas sacar nada. 

Ya está bien, ¿no?

En el momento en que intenté separarme de él, pensando que debería ser suficiente, entendí que el miembro de Freed reaccionaba con palpitaciones.

Mi mejilla se movió con sorpresa…

Debería haber terminado, sin embargo, está tan duro y caliente… ¿Por qué…?

La realidad de la que intenté apartar los ojos se me puso delante.

Oi oi…

Todavía no se ha marchitado, eh…

Pensé que la palabra inigualable ya era insuficiente, estaba tan sorprendida por su rigidez inmutable que no me salió ninguna voz.

Al verme así, Freed me tumbó en la cama boca arriba y dijo descaradamente.

—Entonces, la próxima será Lidi quien se moverá.

Mientras Freed sonreía como si confirmara una vez más que está bien abrazarme hasta la mañana, yo colgaba la cabeza cabizbaja.

Ah, es así… Por supuesto que es así. 

¡¡Mis pensamientos eran ingenuos!!

Parece que no era una metáfora o un saludo. Parece que realmente no me dejará ir hasta el amanecer.

¿A dónde fue a parar el ligeramente tímido Freed que dijo que quería ser consolado? Uugh… No necesitaba consolarlo, ¿verdad?

—Está bien…

Aunque sentí que prefería perder el conocimiento… Como había prometido, obedecí sus palabras.

Juré, desde el fondo de mi corazón, que nunca más le diría cosas descuidadas a Freed.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *